Lesiones Graves, ¿Qué son y en qué se diferencian de las lesiones leves?

0 Comentarios

Las lesiones graves derivadas de un accidente de circulación generan para la víctima no culpable el derecho a reclamar y percibir una indemnización por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro.

No todos los accidentes provocan delito por lesiones.  De hecho, los grandes perjudicados por la reforma del Baremo de Tráfico que entró en vigor en enero de 2016 son los lesionados leves, que constituyen según las estadísticas, casi el 80% de las víctimas de accidentes de circulación.

Sea por lesiones leves o graves, el perjudicado va a necesitar el asesoramiento de un abogado para accidente, ya que por desconocimiento de la normativa y de los derechos que le asisten, puede, si no se pone en manos de especialistas en la materia ajenos a las aseguradoras, recibir una indemnización muy por debajo de lo que realmente le correspondería.

Que son las lesiones graves y diferencia con las lesiones leves

En un accidente de circulación es muy habitual sufrir daños personales, o lo que es lo mismo, lesiones.

La entidad de estas lesiones depende de múltiples factores, como pueden ser el tipo de accidente sufrido, la posición ocupada por la víctima, sus antecedentes médicos, la edad, el sexo, etcétera.

No hay dos accidentes iguales, de la misma forma que no hay dos lesionados iguales, ni la misma lesión afecta de la misma manera a dos víctimas diferentes.

De la misma manera, el tratamiento de las lesiones leves y graves no es el mismo, ni el modo de interpretarlas, valorarlas y calcularlas.

lesiones graves

Las lesiones leves en accidente de tráfico

Los perjudicados por accidentes de circulación que sufren lesiones leves son la mayoría, como hemos visto.

Las lesiones leves se caracterizan por su temporalidad, es decir, tras un periodo de curación razonable, que puede incluir un tiempo de incapacidad corto y un periodo de rehabilitación que siempre es necesario, curan en muchas ocasiones sin secuelas, y en otras con secuelas de pequeña entidad que normalmente desaparecen con el tiempo (durante el primer año en el 40% de los casos).

La incidencia de las lesiones leves en la víctima es lógicamente mucho menor que cuando hablamos de lesiones graves. Así, la lesión leve por excelencia derivada de un accidente de circulación, es el famoso esguince cervical o “latigazo cervical”, que es la menor valorada por las aseguradoras y por supuesto la peor pagada.

Tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en enero de 2016, la reclamación de indemnizaciones por este tipo de lesiones leves se complica para las víctimas, gracias al triunfo de las aseguradoras en este sentido al introducir en la nueva normativa el ya famoso artículo 135.

Según dicho artículo, dedicado a las lesiones menores de la columna vertebral, es necesario cumplir unos requisitos si queremos ser indemnizados por lesiones leves.

Así, la necesidad de recibir asistencia médica antes de las 72 horas desde el siniestro, el criterio de intensidad (con daños materiales leves no se reconocen lesiones), el de exclusión (tiene que haber nexo causal entre el accidente y los daños sufridos) o el topográfico (relación entre la zona del cuerpo afectada y la lesión concreta padecida).

Por tanto, en caso de que quieras reclamar tu indemnización por un supuesto de estas características, debes conocer los pasos de estos proceso legales

lesiones graves

Las lesiones graves en un accidente de tráfico

En el caso de las lesiones graves, la cosa cambia. Aquí la indemnización a reclamar no se refiere únicamente a las lesiones temporales, y las secuelas, gastos y perjuicio patrimonial, como el caso de las lesiones leves.

Cuando hablamos de lesiones graves, nos referimos a daños de entidad importante, que requieren largos periodos de tratamiento, y que además de secuelas, y algún tipo de incapacidad según el caso, van a generar otra serie de derechos a favor de la víctima que no tienen los lesionados leves.

Como ya hemos dicho antes, el nuevo Baremos distingue entre diferentes conceptos indemnizatorios a la hora de calcular nuestra indemnización

Lesiones temporales en lesionados graves

En el caso de lesiones graves, frente a los días básicos (perjuicio personal básico) y moderados (perjuicio personal particular en grado moderado) propios de los lesionados leves, se va a indemnizar el perjuicio personal particular en grado de grave (cuando la víctima requiere estancia hospitalaria) o en grado de muy grave (si requiere ingreso en UCI o similar).

Durante este periodo, el lesionado pierde de manera temporal en mayor o menor medida según los daños sufridos, su autonomía para realizar las tareas más básicas de la vida diaria (asearse, comer, vestirse).

Naturalmente, en ocasiones la víctima con lesiones graves tiene también un periodo de perjuicio personal particular en grado moderado y/o básico, según va mejorando de sus lesiones.

El conjunto de todos estos días determina la partida correspondiente a la indemnización de un lesionado grave por lesiones temporales.

La indemnización por secuelas en víctimas con lesiones graves

Cuando la entidad de una sola secuela o la suma de varias de ellas concurrentes son de gravedad, entonces la víctima tiene derecho a una indemnización complementaria por daño moral (la suma de todas las secuelas supera los 80 puntos o una sola de ellas se valora en 60 puntos.

Además, la víctima con lesiones graves puede reclamar indemnización por perjuicio moral por pérdida de calidad de vida, recogiendo el Baremo 4 tipos de perjuicio en este sentido:

Muy grave, que podría equivaler a una gran invalidez, en los casos en los que la víctima, tras el alta médica por estabilización de sus lesiones, ha perdido su autonomía personal para realizar la mayoría de las labores propias de la vida diaria.

-Grave, que viene a equivaler a la incapacidad permanente absoluta en cuanto a la actividad profesional de la víctima, y se refiere a supuestos en los que el lesionado no puede hacer algunas actividades básicas o esenciales de la vida diaria.

Moderado, que equivale a una incapacidad permanente total para el desempeño de la actividad laboral o profesional de la víctima, y a supuestos en los que no puede desempeñar algunas de las actividades de desarrollo personal.

Leve, que vendría a ser el equivalente a la incapacidad permanente parcial. En este supuesto se incardinan los lesionados con más de 6 puntos de secuelas que no puede hacer alguna de las actividades que venía haciendo antes del accidente, o con menos de 6 puntos pero que no puede realizar alguna de las tareas inherentes a su profesión y ocupación habitual.

lesiones graves

La indemnización por perjuicio patrimonial en víctimas con lesiones graves

En este apartado los lesionados graves pueden reclamar la indemnización que les corresponda por lucro cesante y por daño emergente, prestando especial atención al perjuicio que puede suponer si la víctima sustituye el sueldo que recibía con su trabajo por la prestación que le corresponda a causa de la incapacidad sobrevenida a causa del accidente.

Además, las víctimas por lesiones graves también perciben indemnización por gastos de asistencia futura (Tabla 2.C del Baremo), que incluye gastos de sillas de ruedas, prótesis, ortesis, rehabilitación ambulatoria o domiciliaria, según el caso, y gastos por pérdida de autonomía personal (adecuación de vivienda, ayudas técnicas o incremento de los costes de movilidad).

Para poder reclamar con garantías todas estas indemnizaciones, que el caso de lesionados graves implica unas cantidades importantes, hay que contar con que las aseguradoras tenderán siempre a valorar cualquier concepto a la baja.

Para evitar dejar partidas sin reclamar y hacerlo solicitando lo que realmente corresponde al lesionado, hace falta la ayuda de un abogado especialista en accidentes de circulación que conozca a fondo la normativa y negocie con la compañía, o en caso de no alcanzarse un acuerdo, interponga contra el seguro un procedimiento judicial.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿Qué lesiones se penalizan tras la reforma del Código Penal en 2015?

El 1 de julio de 2015 entró en vigor la reforma de nuestro Código Penal, que supuso, entre otros cambios, la desaparición de los denominados Juicios de Faltas.

Antes de la reforma del Código Penal

Hasta entonces, muchas reclamaciones derivadas de accidentes de circulación se tramitaban a través de los Juicios de Faltas: el perjudicaba interponía una denuncia contra el conductor responsable, si había lesiones pasaba reconocimiento con el Médico Forense del Juzgado, quien emitía un Informe de Sanidad, se valoraban el resto de daños y se aportaban justificantes al procedimiento.

Finalmente, o bien antes de la celebración de la vista oral se llegaba a un acuerdo con la compañía de seguros, o bien se celebraba el juicio si no había acuerdo.

Tras la reforma, los Juicios de Faltas dejan de existir, y las reclamaciones derivadas de accidentes de circulación pasan a la Jurisdicción civil. Así desaparecieron las condenas penales y se tramitaba la responsabilidad civil derivada de los daños sufridos por las víctimas, es decir, la indemnización.

La consecuencia negativa de este cambio para los perjudicados era clara: se pasaba de un procedimiento penal “gratuito” (el Juicio de Faltas) que no generaba gastos a la víctima, a un procedimiento (el civil) que requiere para su tramitación que el perjudicado haga frente a una serie de gastos (abogado, procurador, perito médico).

Después de la reforma del Código Penal

Pese a la desaparición de los Juicios de Faltas, hay una serie de lesiones graves por accidente de tráfico que siguen penalizadas:

-Las lesiones graves tipificadas en los artículos 149 y 150 del Código Penal, aunque se hayan producido por una conducta calificada como imprudencia menos grave. Estos casos se van a tramitar como Delito Leve y la pena se contempla en el artículo 152 del Código Penal.

-Las lesiones menos graves, no incluidas en los artículos 149 y 150 del Código Penal, pero que son producidas por una conducta que se califica como imprudencia grave. En este caso se tramita como Delito Básico de Imprudencia (artículo 152.1 del Código Penal).

Por tanto, el elemento diferenciador es la gravedad, tanto en las lesiones como en el tipo de imprudencia cometida, tramitándose por vía penal las lesiones graves, aunque sean por imprudencia leve o menos grave del culpable, y las lesiones menos graves, pero con una imprudencia grave del responsable.

La víctima de un accidente con lesiones graves necesita ayuda legal para tramitar su reclamación y porque desde el principio, la aseguradora va a tratar de minimizar las lesiones y sobre todo valorar siempre en mínimos cualquier concepto al que tenga derecho.

lesiones graves

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en este tipo de reclamaciones, y nuestros abogados para accidentes, junto con un equipo de peritos médicos, tramitadores, y expertos en incapacidades laborales, ayudamos a los perjudicados a lo largo de todo el proceso para que perciban la indemnización por accidente de tráfico que realmente les corresponde y acorde con los daños efectivamente sufridos.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación y recopilar información estadística de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en el enlace que te indicamos. Aviso Legal, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button