Categoría: Uncategorized

¿Tienes que reclamar una indemnización por accidente in itinere? Conoce este tipo de accidentes, qué puedes solicitar, las indemnizaciones compatibles en estos casos y por qué necesitarás la ayuda de un abogado especializado en esta materia legal.

Muchas personas que se desplazan a su trabajo en su medio de transporte particular (coche, moto, bicicleta…) o público (autobús, metro…), pueden sufrir un accidente de tráfico, que ocurre durante su jornada laboral.

Como en cualquier otro siniestro, las víctimas pueden sufrir daños personales y/o materiales, con distintas consecuencias dependiendo del alcance de las lesiones y perjuicios sufridos. La indemnización por accidente in itinere dependerá en parte del alcance de dichas lesiones, una cantidad económica que tenemos derecho a reclamar  siempre que no hayamos sido culpables exclusivos del supuesto de hecho.

indemnización por accidente in itinere

No obstante, y a diferencia del siniestro de tráfico normal, hay una serie de aspectos concretos en estos casos que debes tener en cuenta para que tu indemnización por accidente in itinere englobe todos los conceptos a los que tienes derecho, y que, para una tramitación con garantías y sin sorpresas, van a requerir siempre de la ayuda de un abogado especializado.

¿Qué es un accidente in itinere?

Podemos definir el accidente “in itinere” como aquel que le ocurre al trabajador en el trayecto que va de su domicilio al trabajo o del trabajo al domicilio.

Se considera, a todos los efectos, un accidente laboral, de la misma manera que si el trabajador hubiera sufrido el siniestro en su propio lugar de trabajo, ya que para acudir al mismo necesariamente tiene que desplazarse para ir a trabajar, al margen de que ocurra fuera de la jornada laboral y del lugar donde trabaja la víctima.

El artículo 156.2 de la Ley General de la Seguridad Social, señala 4 elementos que tienen que darse para poder solicitar una indemnización por accidente in itinere,  los cuales son detallados a continuación

El elemento geográfico

La Ley y la jurisprudencia de los Tribunales exige que el accidente se produzca en el trayecto que va del domicilio habitual del trabajador a su lugar de trabajo, computándose desde el mismo momento en que se sale de casa hasta que se entra en la empresa, oficina o lugar de trabajo, y viceversa, una vez terminada la jornada laboral.

No se cumpliría este requisito, por tanto, si la víctima hiciera kilómetros de más en el recorrido.indemnización por accidente de tráfico in itinere

El elemento teleológico

La finalidad del desplazamiento del trabajador tiene que ser acudir a su lugar de trabajo. Por tanto, dicho desplazamiento no puede alterarse por algún motivo ajeno a los propiamente laborales, o, dicho de otra forma, no debe haber interrupciones de ningún tipo durante el trayecto.indemnización por accidente in itinere

El elemento cronológico

Para reclamar una indemnización por accidente in itinere es necesario que el siniestro se haya producido dentro del tiempo normal, habitual y adecuado que tarda el trabajador en recorrer el trayecto concreto de su domicilio al lugar de trabajo y viceversa.

Es decir, se exige que la distancia concreta entre el lugar de trabajo y el domicilio, se debe recorrer en un tiempo determinado, aunque dentro de unos márgenes de normalidad razonables aceptados por los Tribunales.indemnización por accidente in itinere

El elemento de idoneidad

A la hora de reclamar una indemnización por accidente in itinere,  el elemento de idoneidad hace referencia a la forma en la que se produce el desplazamiento.  Significa que el medio de transporte utilizado por el trabajador en el trayecto de su domicilio al trabajo y viceversa debe ser el habitual, o, dicho de otro modo, que sea el adecuado o idóneo y no genere situaciones de riesgo ni esté prohibido por la empresa.indemnización por accidente in itinere

Indemnización por accidente in itinere: Cuando sí y cuando no podemos reclamarla

A menudo hemos comprobado en nuestro despacho que muchas víctimas siguen teniendo dudas sobre si el siniestro que han sufrido se considera o no “in itinere”. Vamos a ver algunos casos concretos que se producen con mayor frecuencia

Cuando SÍ podemos hablar de accidente in itinere

Algunos ejemplos admitidos por los Tribunales que abrirían la posibilidad de solicitar una indemnización por accidente in itinere son:

✅ Cuando el trabajador se desvía del trayecto habitual para acudir al notario a una gestión de la empresa en la que trabaja.

✅ Si la víctima se desvía para entregar a un cliente unos papeles relacionados con su trabajo o el de la empresa.

✅ Igualmente ocurre cuando el trabajador sufre el siniestro al salir de casa, en las zonas comunes del edificio.

✅ Cuando el trabajador sufre un infarto mientras espera el autobús de regreso a su domicilio.

✅ Cuando se produce una parada por alguna causa ajena al trabajador.

Cuando NO podemos hablar de accidente itinere

Por el contrario, no sería viable solicitar una indemnización por accidente in itinere en los siguientes supuestos de hecho detallados a continuación:

❌ El trabajador modifica su trayecto para dejar a sus hijos en el colegio o a su mujer en su oficina.

❌ Cuando lo hace para realizar alguna gestión personal o privada que no tiene que ver con su trabajo, como acudir a su asesor fiscal para tramitar su declaración de la renta.

❌ Cuando se excede en el tiempo habitual de su trayecto normal de su domicilio al lugar de trabajo.

❌ Cuando el trabajador se desvía para ver a un familiar enfermo al Hospital.

❌ Cuando sufre una caída dentro de su domicilio antes de salir para trabajar.

Indemnización por accidente in itinere: Indemnizaciones compatibles.

Cuando un trabajador tiene un siniestro “in itinere”, sufre un accidente de tráfico y un accidente laboral al mismo tiempo, lo que significa que la indemnización por accidente in itinere puede englobar dos indemnizaciones perfectamente compatibles.

Estas indemnizaciones dependerán, del tipo de lesiones sufridas en el siniestro y cómo las mismas van a afectar al trabajador en el desempeño de su actividad profesional.

De esta forma, el perjudicado puede percibir una indemnización  con cargo al Baremo de Tráfico por el accidente ocurrido por un hecho de la circulación, y otra indemnización con cargo al Baremo de Lesiones Permanentes no invalidantes, al tratarse también de un siniestro ocurrido dentro de su actividad laboral.

Indemnización por accidente de tráfico

En el caso de la indemnización por un siniestro de tráfico, habrá que acudir a lo dispuesto en el Baremo 2016 para cuantificar las cantidades a las que tendrá derecho la víctima a consecuencia del mismo.

Como en cualquier otro siniestro, hay que valorar, por un lado, el periodo de tiempo que el lesionado ha tardado en curar, desde la fecha del mismo hasta que recibe el alta médica por haberse estabilizado en sus lesiones.

Este periodo se divide en el perjuicio personal básico y el perjuicio personal particular, dependiendo de si la víctima ha requerido ingreso en UCI, hospitalización, tiempo de baja laboral o inmovilización, o tiempo sin baja de curación (normalmente el tratamiento rehabilitador).

Además, la indemnización comprenderá también el pago de las posibles secuelas funcionales o estéticas que hayan quedado a la víctima o de cualquier incapacidad  sobrevenida a consecuencia de las mismas.

A la hora de calcular un indemnización por accidente in itinere, el Baremo recoge también indemnizaciones por otros muchos conceptos como el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida, o el perjuicio patrimonial (lucro cesante y/o daño emergente), que, para poder reclamarse, van a requerir de los conocimientos de un abogado especializado en esta área legal.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Esto es así porque la víctima desconoce, como es natural, la normativa y todo lo que puede reclamar. Si no cuenta con asesoramiento legal, es más que seguro que la determinación de su indemnización por accidente in itinere estará por debajo de lo que podría percibir, ya que las aseguradoras suelen aprovechar este desconocimiento para pagar menos.

La particularidad que se da por tratarse de un accidente “in itinere” es que el trabajador lesionado tiene que acudir a su Mutua Laboral, para el tratamiento y seguimiento de su evolución médica, y es ésta quien se va a hacer cargo de los gastos médicos, en lugar de hacerlo la Seguridad Social.

Aunque la víctima puede optar por realizar tratamiento rehabilitador, al tratarse de un accidente de tráfico, en cualquier centro concertado con las aseguradoras, en virtud de la cobertura que tienen por el seguro su vehículo (de la clase que sea), las Mutuas Laborales no quieren esta opción, ya que no pueden realizar el correspondiente seguimiento de la evolución de las lesiones.

La explicación es sencilla: las Mutuas son entidades con sus propios intereses, lo que significa que, como es natural, quieren que el trabajador curse alta lo antes posible. Esto lo reflejan en sus informes, que además no suelen recoger secuelas porque no les conviene reflejarlas a la hora de abonar la correspondiente indemnización por accidente in itinere.

La consecuencia es a esta explicación es clara: Las compañías de seguros no van a incluir en su indemnización por accidente in itinere secuelas si sus informes médicos de la Mutua laboral no las recogen, por mucho que se queje la víctima, lo que lógicamente les causa un perjuicio porque su indemnización será menor y muchas veces no acorde con el estado físico final del perjudicado.indemnización por accidente in itinere

Indemnización por accidente laboral

Un accidente de tráfico “in itinere” puede provocar en el trabajador lesiones permanentes no invalidantes, es decir, que le dejan una serie de secuelas, pero no son incapacitantes. En estos casos, la indemnización por accidente in itinere puede incluir una compensación con cargo al Baremo de Lesiones Permanentes no invalidantes.

De la misma forma, si a consecuencia de las lesiones sufridas en el siniestro la víctima sufre una serie de secuelas que le incapacitan para poder realizar su trabajo o profesión habitual, podrá solicitar una incapacidad, que puede ser parcial, total, absoluta o una gran invalidez, y cuya prestación depende del tipo de incapacidad y de la base de contingencias del trabajador.

Además de lo anterior, algunos Convenios Colectivos tienen un seguro de convenio contratado, que paga una indemnización al trabajador al que se le ha concedido una incapacidad permanente, compatible con la puede percibir por el siniestro de circulación con cargo al Baremo de Tráfico.indemnización por accidente in itinere

Indemnización por accidente in itinere: La importancia de contar con ayuda especializada.

Si ya surgen problemas en la reclamación de una indemnización por un accidente de circulación, la cosa se complica, y a veces mucho, cuando el siniestro ha sido “in itinere”.

En DEMANDA TU LESION lo sabemos bien porque tramitamos de manera habitual este tipo de casos, y conocemos las dudas de los perjudicados así como los problemas que tienen para demostrar la entidad de los daños sufridos, sobre todo cuando las lesiones no son especialmente graves y las mutuas no reconocen secuelas pese a que existen.indemnización por accidente in itinere

✍ Ya hemos visto que las compañías de seguros tampoco facilitan las cosas.

Si a ello le unimos su desconocimiento sobre todos los conceptos a los que tienen derecho, las dificultades que tienen cuando el seguimiento médico se lo realiza una mutua laboral, y que las aseguradoras van a ofertar siempre cantidades inferiores a las que deberían pagar como indemnización, está claro que van a necesitar ayuda legal especial

Por todo ello, si tú o alguien de tu entorno ha sufrido un accidente “in itinere” con lesiones y daños, no esperes para consultar cuanto antes tu caso. Ponte en contacto con nosotros para informarte gratuitamente y asesorarte sobre los pasos a dar y cómo reclamar tu indemnización por accidente in itinere en los plazos y formas establecidas por la legalidad vigente. ¡Gracias por leernos!

 

La figura de la concurrencia de culpas en accidentes de tráfico ha sido siempre bastante confusa, tanto para las aseguradoras como para los abogados de las víctimas, y en la mayoría de las ocasiones, la defensa de siniestros que ofrecían dudas sobre la responsabilidad acababan en los Tribunales.

Pensemos, por ejemplo, en un caso de atropello, donde un peatón cruza por lugar indebido y es atropellado por un vehículo que circula con exceso de velocidad. El peatón no ha cruzado por lugar habilitado para ello. El conductor podría haber frenado y evitado el accidente de haber ido a la velocidad adecuada. ¿Existe concurrencia de culpas por responsabilidad de ambas partes?

Las aseguradoras alegaban en casos como el anterior la culpa exclusiva de la víctima, y de manera subsidiaria solicitaban una reducción de la indemnización en caso de existir concurrencia de culpas, con lo que, en definitiva, pagaban menos indemnización, porque la misma era proporcional al porcentaje de culpa de cada parte.

A raíz de la entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), conocido como Baremo de Tráfico, la figura de la concurrencia de culpas en accidentes de tráfico ha variado sustancialmente.

Teniendo en cuenta los cambios operados en la Ley y la complejidad de los accidentes donde la responsabilidad no está suficientemente clara, es necesario que la víctima, que desconoce tanto la normativa como los derechos que le asisten, acuda cuanto antes a un abogado.

Concurrencia de culpas: Definición

La concurrencia de culpas en accidentes de circulación hace referencia al porcentaje de culpabilidad o responsabilidad en la dinámica del siniestro, es decir, que en el hecho lesivo y el resultado final han contribuido activamente varias de las partes intervinientes.

Es más habitual de lo que pensamos que en un accidente puedan intervenir de manera activa dos o más conductores. Y que su intervención conjunta desencadene el resultado final, si bien la responsabilidad de cada uno pueda no ser la misma.

Un ejemplo clásico y habitual de concurrencia de culpas es el del conductor que se salta una señal de stop y colisiona con otro vehículo que circulaba correctamente, pero con exceso de velocidad.

En un supuesto así, la responsabilidad principal debe achacarse al conductor que se salta la señal de stop, mientras que el otro conductor tiene una responsabilidad accesoria, puesto que, de haber ido a la velocidad adecuada, podría haber minimizado los daños e incluso evitar la colisión.

A efectos de daños, se distinguía entre los daños a las personas y los daños a las cosas, y esto no ha variado con la entrada en vigor del nuevo Baremo.

 Daño a las personas

Los daños a las personas hacen referencia a las lesiones causadas a consecuencia del accidente de circulación, es decir, son daños personales.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 1.1 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, el conductor de un vehículo no resulta responsable en caso de poder demostrar que en un accidente los daños causados a otras personas se deben exclusivamente a la culpa o negligencia de la persona que los ha sufrido.

Tampoco es responsable si demuestra que esos daños se deben a causa de fuerza mayor ajena a la conducción o a la actividad del vehículo.

Y no se consideran casos de fuerza mayor los defectos en el vehículo o los fallos en alguna pieza o mecanismo del mismo.

Daño a los bienes

Los daños a los bienes se refieren a los daños materiales, es decir, los provocados en los vehículos y accesorios, como pueden ser el casco de una moto, teléfonos móviles, equipaje, gafas, etcétera.

En estos casos se considera responsable al conductor cuando por su propia culpa o negligencia provoca daños a terceros, de acuerdo con lo establecido en el artículo 1.1 mencionado, en los artículos 1.902 y siguientes del Código Civil, y artículos 109 y siguientes del Código Penal.

Concurrencia de culpas: Cambios en el Baremo de Tráfico 2016

El artículo 1.1 del nuevo Baremo 2016 no modifica la primera parte relativa a los daños a las personas y a los bienes, que queda como hemos visto.

Así, en caso de lesiones o daños personales, el conductor presuntamente responsable es quien debe demostrar la culpa exclusiva de la víctima.

Y en caso de daños materiales o daños en los bienes, debe demostrarlos quien los reclama.

Sin embargo, el nuevo Baremo de Tráfico 2016 modifica sustancialmente la figura de la concurrencia de culpas y la hace desaparecer, e introduce otro concepto denominado “contribución a la producción del daño”.

La concurrencia de culpas antes de la entrada en vigor del Baremo 2016

Antes de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico, el artículo 1.1 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor indicaba respecto de la concurrencia de culpas:

“Si concurrieran la negligencia del conductor y la del perjudicado, se procederá a la equitativa moderación de la responsabilidad y al reparto en la cuantía de la indemnización, atendida la respectiva entidad de las culpas concurrentes”.

Es decir, la indemnización dependía del porcentaje de culpa o responsabilidad de cada parte. Estos casos derivaban casi siempre en un procedimiento judicial.

Las compañías aseguradoras partían de alegar culpa exclusiva de la víctima, y subsidiariamente solicitaban la reducción de la indemnización por concurrencia de culpas en la proporción que correspondiera.

Se utilizaba entonces el criterio de culpa principal y culpa accesoria para valorar la responsabilidad.

Por ejemplo, en el caso mencionado del vehículo que se salta un stop, la culpa principal es suya, mientras que la accesoria es la del vehículo con el que colisiona que circulaba con exceso de velocidad.

 La concurrencia de culpas después de la entrada en vigor del Baremo 2016

Con la entrada en vigor, el 1 de enero de 2016 del nuevo Baremo de Tráfico, la cosa cambia.

La concurrencia de culpas desaparece dando paso al concepto de “contribución a la producción del daño”.

El artículo 1.1 queda modificado así:

“Sin perjuicio de que pueda existir culpa exclusiva de acuerdo con el apartado 1, cuando la víctima capaz de culpa civil sólo contribuya a la producción del daño se reducirán todas las indemnizaciones, incluidas las relativas a los gastos en que se haya incurrido en los supuestos de muerte, secuelas y lesiones temporales, en atención a la culpa concurrente hasta un máximo del setenta y cinco por ciento. Se entiende que existe dicha contribución si la víctima, por falta de uso o por uso inadecuado de cinturones, casco u otros elementos protectores, incumple la normativa de seguridad y provoca la agravación del daño.

En los supuestos de secuelas y lesiones temporales, la culpa exclusiva o concurrente de víctimas no conductoras de vehículos a motor que sean menores de catorce años o que sufran un menoscabo físico, intelectual, sensorial u orgánico que les prive de capacidad de culpa civil, no suprime ni reduce la indemnización y se excluye la acción de repetición contra los padres, tutores y demás personas físicas que, en su caso, deban responder por ellas legalmente. Tales reglas no procederán si el menor o alguna de las personas mencionadas han contribuido dolosamente a la producción del daño.

Las reglas de los dos párrafos anteriores se aplicarán también si la víctima incumple su deber de mitigar el daño. La víctima incumple este deber si deja de llevar a cabo una conducta generalmente exigible que, sin comportar riesgo alguno para su salud o integridad física, habría evitado la agravación del daño producido y, en especial, si abandona de modo injustificado el proceso curativo”.

El nuevo sistema cambia radicalmente la concurrencia de culpas, puesto que la refiere a los ocupantes y no a los conductores del vehículo.

Por ello el lesionado o bien no cobra ninguna indemnización porque es el culpable del accidente, o la cobra íntegramente, sin aplicarse ningún tipo de porcentaje.

Por otro lado, se incorporan dos supuestos de concurrencia de culpas donde puede reducirse la indemnización:

Cuando la víctima lesionada no utiliza los elementos de seguridad adecuados, como el cinturón de seguridad o el casco en el caso de las motos (salvo víctima menor de 14 años o incapaz)

Cuando la víctima no sea diligente y contribuya a curarse cuanto antes (por ejemplo, si no acude antes de 72 horas desde el siniestro al médico o si no realiza el tratamiento rehabilitador de manera adecuada o deja de hacerlo).

Concurrencia de culpas: ¿Cómo se reclama la indemnización?

Para reclamar una indemnización por los daños sufridos en el nuevo escenario creado por el Baremo de Tráfico 2016, es imprescindible que la víctima cuente siempre con la ayuda de un abogado.

Ya sabemos que la concurrencia de culpas en accidentes de tráfico ha desaparecido. Por tanto, hay que atenerse a la nueva regulación establecida en el Baremo para poder reclamar una indemnización en estos casos.

Si bien la teoría parece bastante clara, sigue existiendo mucha confusión en este ámbito, porque en la realidad se producen multitud de accidentes en los que resulta complicado acreditar la responsabilidad. Y en muchas ocasiones no solo el contrario puede negar la culpa, sino que a veces no hay forma de demostrarla.

Como punto de partida, la víctima de un accidente:

Puede reclamar indemnización a la aseguradora del conductor que haya sido responsable exclusivo del accidente.

✓ Si resulta él mismo culpable exclusivo, no puede cobrar indemnización alguna.

Podrá percibir indemnización, pero la misma se reducirá cuantitativamente, si no hace uso del cinturón de seguridad o no lleva casco en el caso de las motocicletas (ocupantes).

La indemnización también se reducirá si la víctima no adopta las medidas necesarias para mitigar el daño (acudir al médico en el plazo de 72 horas desde el siniestro, y seguir el tratamiento pautado con diligencia y sin faltas ni ausencias, para recuperarse lo antes posible)

Para reclamar la indemnización es fundamental contar con la ayuda de un abogado especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación.

En la práctica, son muchos los casos dudosos que se pueden dar en la producción de un siniestro. Recabar medios de prueba (Atestado  de la Policía o Guardia Civil, parte amistoso, testigos) ayuda mucho en la determinación de la culpa o responsabilidad.

¿Qué ocurriría, por ejemplo, en un accidente donde no hay culpa exclusiva de ninguno de los intervinientes, y resultan lesionados los conductores de ambos vehículos?

En la práctica y según los cambios que hemos visto, los dos podrían reclamar indemnización a la aseguradora contraria y que se les pagara íntegramente la misma, atendiendo a lo dispuesto en el nuevo Baremo.

Habrá muchos casos que pueden arrojar dudas en su tramitación, por lo que es conveniente buscar asesoramiento legal con un especialista en accidentes de tráfico.

Si has sufrido un accidente de tráfico, no esperes a consultar con un abogado. Con los cambios introducidos en el nuevo Baremo, es necesario que cuentes con ayuda legal especializada. En DEMANDA TU LESION atendemos tu consulta de manera gratuita y te damos las primeras pautas para que tu reclamación prospere con garantías.

 

Los Atestados de la Guardia Civil son uno de los cauces para iniciar un procedimiento penal, mediante el cual se pone en conocimiento de un Juez instructor unos hechos de carácter delictivo, lo que va a poner en marcha un proceso judicial.

Es, por tanto, una de las tres vías que tenemos para iniciar un proceso penal, junto con la denuncia y la querella, y quizá el más utilizado.

La figura del Atestado se recoge someramente en la Ley de Enjuiciamiento criminal  (artículos 292 a 298), si bien en ningún caso se define exactamente lo que es.

El Atestado es un documento de carácter administrativo, que contiene una serie de Diligencias practicadas por los Agentes de la Autoridad y que son un indicio o una prueba de un hecho delictivo.

La influencia del Atestado es fundamental en la fase de instrucción de un proceso penal, yendo más allá de la simple denuncia, independientemente de que sea emitido por la Guardia Civil, la Policía Nacional o cualquier otro Cuerpo o Fuerza de Seguridad.

En el ámbito de los accidentes de tráfico, los Atestados de la Guardia Civil se convierten en un instrumento de prueba fundamental a la hora de determinar la responsabilidad en el siniestro, y, por tanto, los derechos que se generan a favor de las víctimas no culpables a ser indemnizados por los daños sufridos, y nuestro abogado para accidentes es lo primero que va a solicitarnos para empezar a gestionar los trámites del proceso judicial.

Atestado, denuncia y querella: ¿Cómo podemos diferenciarlos?

Un procedimiento penal puede iniciarse en virtud de denuncia, querella o atestado.

atestados de la guardia civil

El Atestado, como hemos visto, es un documento administrativo, en el que los agentes de la autoridad hacen constar una serie de Diligencias en relación a unos hechos que pueden tener la consideración de delito.

Mediante el Atestado, que se remite al Juzgado de Instrucción competente, los agentes ponen en conocimiento del Juez estos hechos, que incluyen una investigación que en muchas ocasiones resulta fundamental para el desarrollo de la fase de instrucción, sobre todo cuando se practican Diligencias en el momento sobre pruebas que luego desaparecerán.

atestados de la guardia civil

Por ejemplo, en el ámbito de los accidentes de tráfico, los Atestados    de la Guardia Civil van a incluir, entre otras cosas, una inspección ocular del lugar de los hechos, posiciones finales de los vehículos implicados, huellas de frenada o vestigios encontrados en la calzada, elementos que después van a desaparecer, por lo que su importancia probatoria es clave a la hora de reconstruir el accidente.

Concepto jurídico de denuncia

La denuncia es una declaración que interpone una persona en relación a unos hechos que considera que pueden ser constitutivos de delito, y que pone en conocimiento de un Juez, los agentes de la autoridad o el Ministerio Fiscal.

La gran diferencia con la querella es que mientras en la denuncia el denunciante no interviene en el proceso penal como acusación, en la querella el querellante sí asume la función de parte acusadora en el mismo.

atestados de la guardia civil

En cuanto a su diferencia con un Atestado de la Guardia Civil, la denuncia la interpone cualquier persona que tenga conocimiento de unos hechos que pueden ser delictivos, frente al Atestado, que se emite por los agentes de la autoridad.

La denuncia se puede interponer por escrito o verbalmente (lo que requiere la firma de la declaración) ante los funcionarios correspondientes, de manera personal o mediante representante autorizado mediante Poder.

Los delitos que pueden ser objeto de denuncia pueden ser públicos, perseguibles por tanto de oficio por las autoridades, o privados, en cuyo caso solo serán perseguibles cuando se presenten por aquellas personas determinadas en la Ley.

Concepto jurídico de querella

Mediante la querella, el querellante ejerce la acción penal de manera personal, convirtiéndose en la parte acusadora en el procedimiento incoado a consecuencia de los hechos objetos de la misma, y pudiendo denunciar hechos tanto públicos como privados.

Esto la diferencia de la denuncia, donde, como hemos visto, el denunciante no se constituye en acusación, y del Atestado, donde son los agentes de la autoridad quienes ponen los hechos en conocimiento del Juez de Instrucción que corresponda, dando así inicio al procedimiento penal.atestados de la guardia civil

El querellante se convierte, de ese modo, en parte del proceso penal desde el primer momento, debiendo indicar en su declaración su intención de intervenir como acusación, aunque puede apartarse de la misma en cualquier momento, al margen de las responsabilidades civiles o penales que se le puedan exigir por ello.

Atestados de la Guardia Civil: Estructura administrativa

Los Atestados de la Guardia Civil contienen una estructura, que se reparte en una serie de Diligencias que comprenden las distintas actuaciones practicadas por los agentes para la investigación de los hechos delictivos.

Diligencias iniciales

Las Diligencias Iniciales en los Atestados de la Guardia Civil hacen referencia al modo a través del cual los agentes que van a elaborar el Atestado tienen conocimiento del hecho presuntamente delictivo, lo que normalmente suele hacerse por comparecencia, bien del perjudicado o cualquier otra persona, o bien por el propio funcionario judicial.

atestados de la guardia civil

Por ejemplo, se recibe en la Central una llamada (denuncia telefónica) de un particular indicando que se ha producido un atropello  con víctimas, lo que provoca que una Unidad de la Guardia Civil se desplace al lugar del siniestro para inspeccionar lo ocurrido y levantar el correspondiente Atestado por el accidente.

Diligencias de trámite

Las Diligencias de trámite son aquellas que se refieren al procedimiento rutinario que deben seguir los agentes y que forman parte de su actuación policial en el ejercicio de sus funciones.

Un ejemplo sería, en una detención, la información por parte de los agentes de derechos que asisten al detenido (que es siempre de obligado cumplimiento), o la diligencia de reconocimiento médico (por ejemplo, de una víctima de accidente de tráfico que necesita asistencia inmediata por los servicios de emergencias).

Diligencias indagatorias

Las Diligencias indagatorias en los Atestados de la Guardia Civil consisten, básicamente, en la fase de investigación de los agentes, destinada a averiguar todo lo posible relacionado con el hecho delictivo y las circunstancias que hayan podido observar que rodean al mismo y que puedan ser indicio del delito cometido.

atestados de la guardia civil

Dentro de estas Diligencias estarían, por ejemplo, la inspección ocular del lugar donde han ocurrido los hechos, la toma de declaraciones a los testigos del hecho delictivo, la entrada o el registro domiciliario, la identificación del delincuente y las ruedas de reconocimiento, o el cacheo (por ejemplo, en el caso de un delito de drogas).

Diligencias de terminación y remisión

Mediante las Diligencias de terminación y remisión los agentes remiten el Atestado al Juzgado de Instrucción que corresponda al partido judicial del lugar donde hayan ocurrido los hechos.

Puede, también, darse el caso de remisión de Diligencias de ampliación de un Atestado que se ha instruido con anterioridad. Por ejemplo, cuando comparece posteriormente un nuevo testigo de los hechos delictivos a prestar declaración, y la misma debe unirse al Atestado ya remitido al Juzgado.

Atestados de la Guardia Civil: ¿Cómo afectan en los procedimientos relacionados con accidentes de tráfico?

Los Atestados   de la Guardia Civil se convierten en un elemento de prueba fundamental en el ámbito de los accidentes de circulación.

Pensemos en que la víctima de un accidente de tráfico tiene la carga de la prueba de cara a la compañía de seguros, y esto significa que necesita demostrar que no es culpable exclusivo del mismo, para poder reclamar la indemnización que le corresponda por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro.

A través de los Atestados de la Guardia Civil el perjudicado cuenta con un medio de prueba lo suficientemente consistente como para poder demostrar tanto la dinámica del siniestro como los intervinientes y la responsabilidad.

atestados de la guardia civil

Y esto es así porque se incluye la Diligencia de parecer e informe, donde los agentes concluyen, en base a las pruebas practicadas (inspección ocular, declaración de testigos, posición de los vehículos, vestigios encontrados, etcétera) indicando quien resulta responsable del siniestro.

Los Atestados de la Guardia Civil solucionan, por ejemplo, los casos donde hay discrepancias o dudas en el modo de ocurrir el accidente, o las partes no se ponen de acuerdo sobre quien ha tenido la culpa , o hay una concurrencia de culpas  , y este punto es tan importante que va a condicionar la viabilidad de la reclamación posterior de una indemnización.

Pensemos, por ejemplo, en el clásico accidente en cadena entre varios vehículos en una vía interurbana. Saber quién ha colisionado primero y desencadenado el choque en cadena es fundamental para poder reclamar, ya que en estos supuestos intervienen varias compañías de seguros y cada una tratará de culpabilizar a otra, por lo que una reclamación puede complicarse mucho si no hay un Atestado.

La importancia de conseguir los Atestados de la Guardia Civil en las reclamaciones por accidentes de tráfico

Conseguir los Atestados de la Guardia Civil no siempre es fácil, puesto que, como hemos visto, se van a remitir al Juzgado de Instrucción que corresponda, esto tarda un tiempo, y para poder solicitarlo será necesario personarse en el Juzgado como perjudicado con abogado y procurador.

Debemos tener en cuenta que, tras la reforma del Código Penal en 2015, son muy pocos los accidentes de tráfico que van a tramitarse en vía penal, al haber desaparecido los Juicios de Faltas, y, sin embargo, en cualquier caso, las víctimas necesitan conseguir los Atestados de la Guardia Civil como prueba de cara a su reclamación.

Para poder agilizar los trámites de solicitud de los Atestados de la Guardia Civil, es muy importante contar con la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico, tanto para personarse en el Juzgado en nombre del cliente y solicitarlo, como para localizarlo.

atestados de la guardia civil

Y no solo por ello, sino también porque en alguna ocasión los Atestados de la Guardia Civil pueden estar equivocados, es decir, no son infalibles al cien por cien. Con un Atestado en contra, hará falta asesoramiento legal para valorar la viabilidad de la reclamación y pruebas adicionales, como un perito reconstructor de accidentes.

Por todo ello solicitar por las víctimas los Atestados de la Guardia Civil se convierte en una de los trámites fundamentales de la reclamación por accidente de tráfico, y servirá para demostrar a la compañía de seguros obligada al pago el derecho a solicitar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos en el accidente

Los abogados de DEMANDA TU LESION hemos recomendado siempre, en caso de accidente, avisar de inmediato a los agentes de la autoridad, para contar con el Atestado como elemento probatorio, que facilita mucho la reclamación posterior tanto en vía amistosa como en un procedimiento judicial.

Si has sufrido un accidente de tráfico, vas a necesitar ayuda legal, y en DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados  que te van a hacer una valoración inicial gratuita, y te van a indicar qué y cómo debes hacer para que la reclamación de tu indemnización se realice con garantías.

El Atestado Policial por accidente de tráfico es el medio de prueba fundamental y más fiable que tienen las víctimas para acreditar la dinámica de un siniestro.

Su importancia es tal, que en muchas ocasiones donde hay dudas sobre cómo ha sucedido el siniestro o en supuestos de culpa discutida, la existencia de un Atestado Policial por accidente de tráfico va a resultar determinante para poder reclamar una indemnización.

atestado policial por accidente de tráfico

👉 Y es un hecho constatado por los abogados de DEMANDA TU LESION en su experiencia jurídica de tantos años, que la falta de un Atestado Policial por accidente de tráfico puede provocar, en algunos accidentes, la imposibilidad de reclamar una indemnización, aunque tengamos razón y no seamos culpables.

Sin embargo, también debemos tener en cuenta que un Atestado no es infalible, y que los Agentes de la Autoridad también se pueden equivocar, por lo que siempre es conveniente contactar con un abogado especialista.

¿Qué es un Atestado Policial por accidente de tráfico?

Un Atestado Policial por accidente de tráfico es un documento elaborado por los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en el que se recogen de manera objetiva unos hechos (en este caso el accidente de tráfico), se analizan las circunstancias que los rodean, y se concluye con un juicio crítico de los agentes que lo elaboran.

atestado policial por accidente de tráfico

La gran mayoría de las actuaciones penales se inician en virtud de un Atestado, dedicando la Ley de Enjuiciamiento Criminal  a esta figura los artículos 292 a 298.

En el ámbito de la responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación, el Atestado se convierte en una pieza clave para demostrar la dinámica de un siniestro y poder determinar la responsabilidad en el mismo.

Qué debe contener un Atestado

El Atestado Policial por accidente de tráfico suelen contener, en términos generales, los siguientes datos:

✔ Fecha, hora del siniestro, y lugar exacto. Normalmente el Atestado será remitido al Juzgado de Instrucción del partido judicial donde ha ocurrido el accidente.

✔ Fuerza actuante que interviene y agentes instructores que acuden al lugar de los hechos. Los datos de los agentes nos permiten citarles a declarar a juicio cuando es necesario en un procedimiento judicial interpuesto a consecuencia del accidente.

✔ Datos identificativos de los vehículos implicados, matrículas y aseguradoras, que facilitan a la víctima conocer a quién deben dirigir la reclamación.

✔ Datos de las personas involucradas en el siniestro-conductores, ocupantes, peatones-, y cómo han resultado afectadas (ileso, herido leve, herido grave, fallecido, etcétera).

✔ Análisis pormenorizado de las circunstancias del accidente, que depende del tipo de siniestro serán más o menos exhaustivo, tales como huellas de frenada, señales existentes en el lugar, vestigios en la calzada (cristales, restos de los vehículos), posición final de los mismos tras el siniestro, etcétera

✔ Declaración de las personas intervinientes en el siniestro: conductores implicados, ocupantes, testigos presenciales, etcétera.

✔ Descripción de la dinámica el accidente, atendiendo a las circunstancias analizadas del mismo, testimonio de testigos presenciales (cuyos datos también suelen incluirse) y las propias declaraciones de los implicados.

✔ Juicio crítico, donde en base a todo lo analizado, los agentes determinan sus conclusiones (cómo se ha producido el accidente y la responsabilidad en el mismo).

Diferencia entre Atestado, Parte Policial e Informe Arena

El Atestado Policial por accidente de tráfico no es igual en todos los casos, ya que dependen de factores como el tipo o gravedad del siniestro, los Agentes intervinientes (Policía, Guardia Civil), el lugar de ocurrencia (vía urbana o interurbana) y otra serie de datos a tener en cuenta.

Así, por ejemplo, si el siniestro ocurre en una vía urbana y se trata de un alcance leve  como puede ser una colisión trasera, con daños materiales y poco más, los agentes no van a intervenir si las partes implicadas están de acuerdo y firman un parte amistoso.

atestado policial por accidente de tráfico

Por el contrario, los agentes acudirán-y es muy importante llamarlos siempre– cuando los conductores implicados en un siniestro no se pongan de acuerdo sobre la culpabilidad, en caso de que haya heridos, en los siniestros donde hay alcoholemias, o en los supuestos de conductores que se den a la fuga tras el accidente.

Sin embargo, no siempre van a levantar un Atestado como tal. En ocasiones redactan lo que se denomina un “Parte o Informe Policial”, mucho más conciso, que recoge los datos de los implicados en el siniestro, un croquis y una valoración crítica del modo de ocurrir el accidente.

Estos Partes o Informes Policiales son también elementos de prueba para las víctimas a la hora de acreditar la culpa, puesto que en la mayoría de las ocasiones indican quien resulta responsable del siniestro.

atestado policial por accidente de tráfico

En cuanto al Informe Arena, se trata de un informe estadístico de accidentalidad, utilizado tanto por la Guardia Civil como por la Dirección General de Tráfico.

Este tipo de Informes recogen datos básicos de un siniestro y tienen como finalidad generar un fichero de accidentes de tráfico, que incluye en muchos casos la descripción de la dinámica del mismo y una Diligencia de parecer o informe de los agentes, y por tanto también puede servir como medio de prueba para la víctima.

Cómo solicitar el Atestado Policial por accidente de tráfico

Para solicitar el Atestado Policial por accidente de tráfico se puede optar por varias vías, dependiendo del tipo de actuación practicada:

📚 Los Atestados levantados por la Guardia Civil suelen remitirse al Juzgado de Instrucción correspondiente al partido judicial del lugar del accidente y sirven como denuncia judicial. Para solicitar una copia es necesario personarse en el Juzgado como perjudicado.

En otras ocasiones pueden pedirse en el Cuartel que corresponda a la dotación o Destacamento que haya intervenido en el accidente, siendo más sencillo hacerlo a través de un abogado previa autorización de la víctima.

📚Para solicitar los Partes o Informes de Accidente o Atestados levantados por Policía Local, debe tenerse en cuenta que en cada ciudad o localidad el procedimiento para solicitarlo es distinto, siendo lo habitual tener que rellenar una solicitud y pagar una tasa, cuyo importe varía de unas a otras.

atestado policial por accidente de tráfico

Normalmente, si la víctima está asesorada por un abogado, será este quien se ocupe de realizar las gestiones necesarias para conseguir el Atestado Policial por accidente de tráfico a la mayor brevedad posible.

¿Por qué es importante el Atestado Policial por accidente de tráfico para reclamar una indemnización?

Como ya hemos contado en varias ocasiones, la víctima no culpable de un accidente es quien tiene la carga de la prueba en un siniestro, y debe demostrar tanto quien ha sido responsable del mismo, como la entidad de los daños materiales y personales sufridos y que se van a reclamar.

El Atestado Policial por accidente de tráfico es decisivo para acreditar la culpa del contrario y exigir a su aseguradora el pago de la indemnización correspondiente

La importancia en una reclamación extrajudicial o amistosa con la aseguradora

En una reclamación amistosa, el abogado que defiende los intereses de la víctima realizará el requerimiento a la compañía responsable adjuntando toda la documentación que acredita el siniestro, incluyendo el Atestado Policial por accidente de tráfico.

La resolución del proceso de reclamación en vía amistosa ahorra mucho tiempo y gastos a la víctima, por lo que es recomendable acudir a esta vía para intentar llegar a un acuerdo con la aseguradora.

atestado policial por accidente de tráfico

Si contamos con un Atestado favorable, la culpa estará claramente probada y solo quedará negociar con la compañía el alcance de los daños y la cuantía de la indemnización a percibir.

Sin embargo, como hemos visto, un Atestado no es 100% fiable, puesto que puede no ser claro, arrojar dudas sobre la responsabilidad, o incluso dar culpable a la víctima siendo otra la realidad, por falta de datos o errores en la valoración.

👉 En DEMANDA TU LESION hemos tenido varios casos de víctimas no culpables con Atestados en contra, y si bien es complicado darle la vuelta, puede conseguirse en ciertos casos con la ayuda de un perito reconstructor de accidentes.

Eso sí, estos casos tendrán que resolverse judicialmente, ya que la aseguradora automáticamente va a negar su obligación de indemnizar si el Atestado Policial por accidente de tráfico arroja la más mínima duda sobre la culpa.

La importancia en una reclamación judicial contra la aseguradora

La importancia del Atestado Policial por accidente de tráfico en una reclamación judicial contra la aseguradora parte de la base de que, si es favorable a la víctima, se minimiza el riesgo de perder el pleito y tener que abonar las costas.

atestado policial por accidente de tráfico

Así, se puede interponer una demanda contra la compañía porque, aunque ésta ha asumido culpa porque el Atestado considera responsable a su asegurado, la oferta por lesiones o daños es insuficiente o no se corresponde con la realidad.

Sin embargo, también puede ser necesario interponer una reclamación judicial:

  • Si el Atestado Policial por accidente de tráfico no está claro, ofrece dudas en cuanto a la culpa o está mal hecho. En estos supuestos es fundamental que el abogado que asesora a la víctima valore bien el caso, porque si la demanda se pierde, hay riesgo de costas.

Muchos de estos casos pueden resolverse satisfactoriamente con la ayuda de un perito reconstructor de accidentes.

  • Cuando en el Atestado Policial por accidente de tráfico exista una culpa compartida, es decir, que sean varios los conductores responsables del siniestro. En estos supuestos la aseguradora casi siempre va a partir de rechazar responsabilidad para no pagar indemnización, por lo que habrá que acudir a un procedimiento judicial.

En estos casos de concurrencia de culpas es posible reclamar una indemnización, si bien la misma será proporcional al porcentaje de culpa de cada parte.

Por todo ello es importante que la víctima con la ayuda de un abogado para accidentes, que sea especialista en la materia, y pueda analizar el Atestado Policial y valorar la viabilidad de la reclamación judicial, minimizando los riesgos para el cliente.

Su importancia en los casos especiales de accidentes con alcoholemias

La particularidad de los accidentes con alcoholemia   es que se van a tramitar siempre por la vía penal, ya que, si el conductor responsable del siniestro da positivo en el control de alcoholemia, será imputado por un Delito contra la Seguridad del Tráfico.

El Atestado Policial por accidente de tráfico en estos casos será remitido al Juzgado de Instrucción que corresponda, y recogerá, además de todas las circunstancias del accidente, la tasa de alcoholemia arrojada por el infractor.

atestado policial por accidente de tráfico

Los Atestados por accidentes con alcoholemia son muy completos y garantizan a la víctima la posibilidad de reclamar indemnización, si bien la aseguradora del culpable puede eximirse de pago en virtud de las cláusulas de exención de responsabilidad incluidas en la mayoría de las pólizas para los casos de alcoholemia.

La práctica habitual, no obstante, es que la compañía de seguros pague la indemnización a la víctima del accidente de tráfico con alcoholemia y después ejerza el derecho de repetición contra el imputado por el delito de alcoholemia, que tendrá que hacerse cargo personalmente de abonar esas indemnizaciones adelantadas por la aseguradora.

atestado policial por accidente de tráfico

👔 Los abogados de DEMANDA TU LESION se han enfrentado a multitud de reclamaciones de siniestros con Atestado Policial por accidente de tráfico a favor y en contra y conocen los procedimientos y mecanismos para defender este tipo de casos con garantías frente a la aseguradora responsable.

Si has sufrido un accidente de tráfico, contacta  con nosotros cuanto antes para recibir asesoramiento gratuito y sin compromiso y una valoración previa de tus opciones para reclamar tu indemnización.

La dorsalgia postraumática es una de las lesiones más habituales que se producen tras un accidente de tráfico, junto con la cervicalgia y la lumbalgia.

Sin embargo, es un daño personal muy discutido, poco reconocido por las compañías de seguros, y, en consecuencia, mal pagado en una indemnización.

Todas las lesiones derivadas de un accidente de tráfico que tienen como punto en común la columna vertebral (cervicalgia, lumbalgia y dorsalgia postraumática) han sido, desde hace años, las más difíciles de reclamar.

dorsalgia postraumática

Por todo ello, para garantizar una indemnización justa derivada de una dorsalgia postraumática por accidente de tráfico va a hacer falta siempre la ayuda de un abogado especialista y contar con ese asesoramiento desde el primer momento.

El nuevo Baremo de Tráfico ha perjudicado a los lesionados con este tipo de daño y los momentos inmediatamente posteriores al siniestro son claves para que este tipo de lesiones puedan reclamarse.

Dorsalgia Postraumática: ¿En qué consiste esta lesión?

La dorsalgia es un dolor que aparece en la zona central de la espalda. La columna vertebral se divide en tres zonas (cervical, dorsal y lumbar), y la dorsal es la zona de esa columna que coincide con las costillas, y que forma una especie de estructura que protege el corazón y los pulmones (la caja torácica).

Muchos son los factores que pueden desencadenar un cuadro de dorsalgia, como una mala postura continuada, alteraciones del sistema respiratorio, situaciones de estrés continuado o incluso algunas enfermedades autoinmunes.

dorsalgia postraumática

Sin embargo, cuando hablamos de dorsalgia postraumática, nos referimos a ese dolor dorsal originado por un trauma, en este caso, por el accidente de tráfico.

Imaginemos un atropello donde la víctima es lanzada varios metros, cayendo violentamente a la calzada, y golpeándose la columna. O el clásico alcance trasero, donde la fuerza del impacto provoca un movimiento brusco de toda la columna.

Son ejemplos muy comunes de tipos de accidentes que pueden provocar un cuadro de dorsalgia postraumática, que puede resultar muy incapacitante, requiere un tratamiento específico, y en muchas ocasiones puede dejar secuelas.

¿Cuáles son los síntomas de la Dorsalgia Postraumática?

Para un correcto diagnóstico de la dorsalgia postraumática, es muy importante identificar los síntomas más comunes, y, sobre todo, que éstos se recojan claramente en los informes médicos, y en especial, como hemos visto, en el informe inicial de urgencias.

dorsalgia postraumática

En este sentido es muy importante recordar que, con el nuevo Baremo, las lesiones que vayamos a reclamar después deben estar especificadas en los informes iniciales que tienen que emitirse en el plazo de las 72 horas posteriores al accidente de tráfico.

Los síntomas más habituales de la dorsalgia postraumática

La sintomatología más común de la dorsalgia postraumática se caracteriza por:

-👨‍⚕️ Dolor en las vértebras, que se puede ir haciendo más agudo según pasan las horas.

-👨‍⚕️ Dolor en las costillas, causando dificultades para respirar, y que puede extenderse a todo el tronco y a las articulaciones.

-👨‍⚕️ Sensación de pesadez en la espalda, contracturas musculares y limitación en los movimientos.

En ocasiones ese dolor puede ser síntoma de lesiones traumáticas más graves causadas por el accidente de tráfico, como puede ser la fractura de una vértebra dorsal, más habitual en un atropello o en un accidente de moto.

En muchas ocasiones, la víctima del accidente inicialmente no siente mucho dolor, lo que puede llevarle a cometer el error de no acudir al médico en el convencimiento de que esas molestias son pasajeras.

Sin embargo, es un hecho demostrado que, según pasan las horas, el dolor aumenta, y la sintomatología aparece mucho más recrudecida.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Por tanto, si es necesario, se debe acudir a urgencias las veces que haga falta, y, sobre todo, asegurarnos de que el diagnóstico sea correcto y muy específico, y pedir que nos hagan pruebas diagnósticas como radiografías o resonancias, que descarten lesiones más graves.

El tratamiento para la dorsalgia postraumática

Inicialmente el tratamiento que se va a indicar en urgencias para la dorsalgia postraumática va a ser reposo relativo y medicación (antiinflamatorios, AINES, analgesia) para reducir el dolor causado por la lesión derivada del accidente.

Sin embargo, los medicamentos mitigan los dolores, pero no curan, por lo que va a ser necesario realizar una rehabilitación adecuada y adaptada a la lesión concreta sufrida por la víctima.

dorsalgia postraumática

El informe final del traumatólogo y del rehabilitador resultan fundamentales para reclamar la indemnización, y debe especificar tanto las sesiones dadas, como el tratamiento realizado, y, sobre todo, las secuelas que hayan podido quedar tras finalizar la rehabilitación.

Indemnización por Dorsalgia Postraumática causada en un accidente de tráfico

Como ya hemos visto, las lesiones de la columna vertebral, entre las que se encuentra la dorsalgia postraumática, son las más habituales en los accidentes de tráfico.

Sin embargo, precisamente por ello, las compañías de seguros las discuten y las pagan mal, llegando incluso a no reconocerlas cuando el impacto es de baja intensidad, con lo que una indemnización por dorsalgia postraumática siempre va a necesitar ayuda legal.

La presión de las aseguradoras tuvo como consecuencia que el nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor en enero de 2016, dedicara un artículo en exclusiva a este tipo de daños.

dorsalgia postraumática

Y esta novedad ha supuesto un claro perjuicio para todos los lesionados que sufren una cervicalgia , lumbalgia o dorsalgia postraumática a causa de un siniestro.

Para reclamar una indemnización por estos conceptos, se hace absolutamente necesaria la ayuda de un abogado para accidentes especialista en accidentes de tráfico, que realice el asesoramiento jurídico y la negociación con la compañía, pero también el seguimiento médico de la víctima desde el principio.

Dorsalgia Postraumática: ¿Dónde se regula en la legalidad vigente?

El nuevo Baremo de Tráfico  dedica íntegramente el artículo 135   a los denominadas “Traumatismos menores de la columna vertebral”, entre los cuales se encuentra la dorsalgia postraumática.

En este artículo se especifican una serie de criterios que deben cumplirse para que una aseguradora pague indemnización por este concepto:

CRITERIO DE EXCLUSIÓN:  Es decir, que no haya otra causa ajena al accidente que justifique totalmente la patología.

CRITERIO CRONOLÓGICO: O lo que es lo mismo, que los síntomas aparezcan en un tiempo médicamente explicable y con un límite de las 72 horas posteriores al siniestro. De ahí que es fundamental que el diagnóstico de dorsalgia postraumática se haga inicialmente en el informe de urgencias.

CRITERIO TOPOGRÁFICO:  Es decir, que exista relación entre la zona corporal afectada en el accidente y la lesión padecida.

CRITERIO DE INTENSIDAD: Que implica que tiene que haber una adecuación entre la lesión y el mecanismo que la ha producido.

Este último criterio permite a las aseguradoras negar la existencia de lesiones cuando los daños materiales son escasos o el accidente es leve, y será necesario acudir a un informe biomecánico que demuestre que la lesión existe.

dorsalgia postraumática

En cuanto a la indemnización por secuelas   derivadas de una dorsalgia postraumática, el artículo 135 del Baremo indica que solo se pagaran secuelas si hay un informe médico “concluyente” que acredite su existencia tras el alta médica por estabilización lesional.

Dorsalgia Postraumática: ¿Qué indemnización me corresponde?

La indemnización por dorsalgia postraumática va a depender del tiempo que haya tardado en curar el lesionado y de las posibles secuelas que le hayan quedado.

Como las compañías de seguros parten, para valorar estas lesiones “menores”, de que se trata de daños leves, las ofertas son muy bajas, casi nunca incluyen secuelas, y no siempre reconocen la totalidad del periodo de curación de la víctima.

La labor del abogado para accidentes en la defensa de estos casos para valorar y reclamar la indemnización será fundamental, y está centrada en demostrar su existencia, su relación causal con el siniestro, y las consecuencias tanto en tiempo de curación como en secuelas.

dorsalgia postraumática

Para calcular la indemnización debe computarse, por un lado, el periodo de estabilización que ha tenido el lesionado (perjuicio personal básico y perjuicio personal particular), a contar desde la fecha del accidente hasta que recibe el alta, y que suele estar entre los 60 y los 90 días, según el caso.

Y por otro lado debe computarse, en caso de existir y demostrarse en los informes médicos, la secuela correspondiente, que en el caso de la dorsalgia postraumática se valora entre 1 y 5 puntos atendiendo a su intensidad.

dorsalgia postraumática

👩‍⚖️ CASO REAL DE NUESTRO DESPACHO DE ABOGADOS: Uno de los casos que tramitamos en DEMANDA TU LESION correspondió a una lesionada de 32 años que sufrió en un atropello una dorsalgia postraumática.

Estuvo 30 días de baja y otros 45 días haciendo rehabilitación, y al alta le quedó un dolor en la zona dorsal que no se reconocía por la aseguradora pese a que constaba en el informe de rehabilitación.

La oferta inicial de la compañía fue únicamente de de 30 días de baja (1560 euros), sin contemplar los 45 de curación y sin secuelas, y no fue posible llegar a un acuerdo amistoso.

Fue necesario, a través de los abogados de DEMANDA TU LESION, demandar a la compañía aportando un informe pericial que recogía tanto el tiempo total de curación como la valoración de una secuela por dorsalgia postraumática.

La sentencia condenó a la compañía a pagar a la lesionada los 75 días de curación y dos puntos de secuela, casi triplicando la oferta inicial de la aseguradora, consiguiendo para la víctima en total 4581,96 euros.

dorsalgia postraumática

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados especialista desde hace años en traumatismos menores de columna vertebral por siniestros de tráfico.

Si es tu caso y has sufrido un accidente de tráfico con dorsalgia postraumática, contacta con nosotros   lo antes posible para que tu reclamación de indemnización prospere con garantías frente a la compañía de seguros responsable.

Muchos accidentes de tráfico con lesiones derivan en unas secuelas de tal entidad que provocan en la víctima una incapacidad permanente total para desempeñar su trabajo o profesión habitual.

De la misma manera que una misma lesión no afecta por igual a dos personas, las secuelas derivadas de esas lesiones no afectan de la misma manera a todas las víctimas, ya que, según la situación laboral, el trabajo o la profesión de cada uno, las secuelas podrán ser más o menos incapacitantes.

incapacidad permanente total

La incapacidad permanente total está recogida en el nuevo Baremo de Tráfico 2016, que establece una indemnización para las víctimas de accidentes de tráfico que, como consecuencia de las secuelas originadas por las lesiones sufridas, no puedan volver a desempeñar su trabajo o profesión habitual.

En términos generales, es muy difícil que una compañía de seguros reconozca una indemnización por incapacidad permanente total a un lesionado, partiendo de que su interés es pagar siempre la menor cantidad posible.

Por ello es necesario acreditar muy bien la situación médica funcional de la víctima, y para conseguir que la reclamación de la indemnización por incapacidad permanente total prospere es fundamental que el perjudicado cuente con la ayuda y el asesoramiento de un abogado  para accidente especialista en accidentes de tráfico.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿Qué es la incapacidad permanente total?

Muchos accidentes de tráfico en España provocan lesiones incapacitantes, que alteran en mayor o menor medida la vida que la víctima llevaba hasta ese momento.

La incapacidad implica que el perjudicado, en este caso por un accidente de tráfico, se ve imposibilitado para realizar las tareas habituales de su día a día o para desarrollar su trabajo o profesión  

Esta incapacidad puede ser más o menos grave, lo que determina los distintos grados de incapacidad reconocidos.

incapacidad permanente total

La incapacidad permanente total es uno de esos grados, que se produce cuando la víctima del accidente tiene unas secuelas de tal entidad que queda imposibilitada para realizar la mayoría o todas las funciones de su trabajo o profesión habitual.

Si la víctima no está trabajando (por ejemplo, cuando el lesionado es un niño, un jubilado, o un ama de casa) puede tener igualmente una incapacidad permanente total por las secuelas sufridas si no puede realizar alguna de las actividades de desarrollo personal.

¿Son iguales todas las incapacidades permanentes?

Como hemos visto, existen distintos grados de incapacidad permanente, en función de la gravedad de las lesiones y secuelas sufridas, por tanto, no son iguales todas las incapacidades permanentes.

De la misma manera, las indemnizaciones a percibir también son diferentes   variando la cuantía de un tipo de incapacidad a otra.

Los tipos de incapacidades que hay, atendiendo a la gravedad de las secuelas, son:

Incapacidad permanente parcial para la profesión o trabajo habitual, que implica que la víctima tiene a consecuencia de las lesiones y secuelas una limitación parcial para realizar su profesión o trabajo habitual, que no sea superior al 33%.

Incapacidad permanente total para la profesión o trabajo habitual, que implica que la víctima no puede desempeñar el trabajo o profesión que venía realizando hasta ese momento, pero sí podría realizar otro diferente.

Incapacidad permanente absoluta para la profesión o trabajo habitual, que implica que a consecuencia de las lesiones y secuelas la víctima queda completamente incapacitada para realizar cualquier tipo de trabajo, oficio o profesión.

Gran invalidez, para casos muy graves, que supone para la víctima que va a requerir la ayuda de terceras personas para las actividades básicas de la vida diaria, como comer, vestirse, asearse, o desplazarse.

incapacidad permanente total

Cada tipo de incapacidad permanente tiene unas prestaciones diferentes.

Así, a nivel de Seguridad Social se traduce en forma de pensión salvo en la incapacidad permanente parcial, donde se hace un pago único.

Y en el ámbito de la responsabilidad civil por el accidente de circulación sufrido se indemniza con una cantidad económica que fluctúa según el grado y la gravedad de la incapacidad.

¿Qué indemnización se reclama por una incapacidad permanente total?

Lo primero a tener en cuenta es que si una víctima de un accidente de tráfico tiene lesiones que derivan en una incapacidad permanente total, podrá reclamar, en base al Baremo de Tráfico     una indemnización por lo que se denomina el “perjuicio moral por pérdida de calidad de vida”.

Pero, además, la víctima también podrá percibir por su incapacidad permanente total la prestación o pensión que le corresponda con cargo a la Seguridad Social. Para ello el requisito es que esté dado de alta en el Régimen de la Seguridad Social en el momento de sufrir el accidente.

incapacidad permanente total

Es decir, ambas prestaciones por la incapacidad permanente total no son excluyentes, sino complementarias, y el lesionado percibirá dos indemnizaciones.

Así, por parte de la Seguridad Social el lesionado en el accidente podrá percibir por una incapacidad permanente total una pensión vitalicia del 55% de su base reguladora.

En cuanto a la indemnización que le correspondería por responsabilidad civil, las cantidades a abonar por la compañía de seguros responsable de indemnizar en concepto de incapacidad permanente total se recogen en el Baremo de Tráfico.

Así, dentro del perjuicio moral por pérdida de calidad de vida se establecen en el Baremo cuatro categorías o grados: perjuicio leve (incapacidad permanente parcial), moderado (incapacidad permanente total), grave (incapacidad permanente absoluta) y muy grave (gran invalidez).

La incapacidad permanente total está incardinada, por tanto, dentro del perjuicio en grado moderado.

El Baremo establece las indemnizaciones para cada categoría con una horquilla económica. La valoración de la cantidad exacta a percibir por el lesionado deberá ser establecida por un perito médico, atendiendo a la gravedad de las secuelas, que no es igual en todos los casos.

incapacidad permanente total

Para la incapacidad permanente total, el perjuicio moral moderado establece una horquilla de indemnización que oscila entre los 10.000 y los 50.000 euros.

Como es fácil imaginar, la aseguradora obligada al pago puede, o bien no reconocer la incapacidad permanente total, por considerar que es una parcial, o bien directamente reconocerla, pero valorarla en mínimos.

Por ello, hay que atender al caso concreto, y valorar todas las circunstancias personales, laborales (si está o no trabajando en el momento del siniestro)   y médicas de la víctima.

Para determinar la existencia de la incapacidad permanente total derivada de un accidente de tráfico va a ser necesario acudir a un informe de un perito médico especialista en valoración del daño corporal, que haga una valoración de todas las lesiones y secuelas que han derivado en la incapacidad.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Es fundamental en estos casos de lesiones graves que derivan en una incapacidad permanente total, contar con la ayuda y el asesoramiento de un abogado para accidente especialista en gestionar siniestros con daños personales importantes.

Se trata de casos donde las indemnizaciones se disparan, por lo que las aseguradoras casi siempre van a discutirlas, y en la mayoría de los casos no es posible el acuerdo amistoso y se hace necesario acudir a un procedimiento judicial.

incapacidad permanente total

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados para accidente especialistas en lesiones graves y muy graves, y contamos también con peritos médicos expertos en incapacidades y laboralistas para resolver cualquier cuestión laboral derivada del accidente.

Si tienes alguna duda o quieres saber más, o has sufrido un accidente de tráfico con lesiones graves, contacta con nosotros  y en DEMANDA TU LESION te haremos un estudio gratuito de tu caso y te asesoraremos sin compromiso.

 

La indemnización por incapacidad temporal puede reclamarse a la aseguradora del responsable del siniestro siempre que no hayamos sido culpables exclusivos del mismo.

Los accidentes de tráfico suelen producir de una u otra manera daños personales, es decir, lesiones. Estas lesiones tienen que cuantificarse para poder valorarlas de cara a pedir la indemnización por incapacidad temporal.

Las dificultades surgen cuando las aseguradoras discuten de una u otra forma el alcance de esas lesiones. Esto supone que ofrecen una indemnización por incapacidad temporal que en la mayoría de los casos está por debajo de lo que correspondería percibir a la víctima del accidente.

Cada siniestro es un mundo, y cada lesionado también. En la valoración de las lesiones intervienen muchos factores (edad, posición ocupada en el vehículo, antecedentes médicos, etcétera) que es lo que determina que el mismo daño no tenga las mismas consecuencias en dos víctimas distintas, y, por tanto, la indemnización por incapacidad temporal sea diferente.

De la misma manera no es igual sufrir una cervicalgia postraumática, que una fractura de húmero. Cada tipo de lesión tarda un tiempo en curar, y ese tiempo determina la indemnización por incapacidad temporal que podremos reclamar a la aseguradora.

incapacidad permanente total

En este post os contamos en qué consiste la indemnización por incapacidad temporal, qué supuestos pueden valorarse, cómo se calcula y el modo de reclamarla.

Es fundamental tener en cuenta que siempre es necesario que la víctima cuente, en la tramitación de su reclamación, con ayuda externa de abogados para accidente expertos en reclamaciones derivadas de accidentes de tráfico  para que la indemnización por incapacidad temporal sea justa y acorde con los daños sufridos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿Qué es una indemnización por incapacidad temporal?

Cuando hablamos de indemnización por incapacidad temporal en un accidente de tráfico nos referimos a la situación de una persona, generada al sufrir el siniestro, que le va a impedir desarrollar su profesión o trabajo habitual, o realizar las tareas básicas de su vida diaria.

En estos casos hablamos de temporalidad, es decir, se trata de un periodo de tiempo que se inicia en el momento de sufrir el accidente y termina en el momento en el que la víctima recibe el alta médica porque se han estabilizado sus lesiones.

Dentro de este periodo de incapacidad temporal, la situación de la víctima puede ser de distinto grado de incapacidad. Así, no es lo mismo estar recibiendo tratamiento rehabilitador para curar los daños sufridos, pero continuar trabajando, que estar hospitalizado.

Lógicamente, si las lesiones sufridas son de mayor gravedad, la indemnización por incapacidad temporal será de mayor cuantía, ya que el lesionado habrá requerido más tiempo para restablecerse.

Los problemas a la hora de determinar el periodo de incapacidad temporal de un lesionado surgen cuando las compañías de seguros reducen ese periodo por entender que ha llegado antes la estabilización de las lesiones.

Y es ahí donde deben acreditarse muy bien los tiempos de curación para rebatir los argumentos de la compañía, sobre todo en los casos de lesionados de larga duración y también en los más leves, como una cervicalgia o una lumbalgia donde las compañías dan por hecho que curan en un tiempo record y sin secuelas.

¿Cómo se calcula la indemnización por incapacidad temporal según el Baremo de Tráfico?

El nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor en el año 2016 modificó el modo de calcular la indemnización por incapacidad temporal (antes denominado periodo de sanidad) respecto del Baremo antiguo, modificando las cantidades que se pagaban antes por este concepto y la nomenclatura.

indemnización por incapacidad temporal

Según el Baremo de Tráfico 2016, para calcular la indemnización por incapacidad temporal dividiremos según el caso el periodo de curación en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, y este último, a su vez, puede ser muy grave, grave, y moderado.

El perjuicio personal básico

Se recoge en la Tabla 3.A del nuevo Baremo de Tráfico, y comprende los días que cualquier víctima de un accidente de tráfico tarda en curar las lesiones que ha sufrido en un siniestro.

Podemos equipararlo a lo que en el sistema antiguo se denominaban “días no impeditivos o de curación”.

La indemnización por incapacidad temporal correspondiente al perjuicio personal básico se estableció a 30 €/día, si bien esta cantidad se ha ido actualizando cada año desde 2016 con la revalorización de las pensiones, pasando a pagarse 30,075€/día en el año 2017 y en 2018 a 30,15 €/día.

El perjuicio personal particular

Se recoge en la Tabla 3.B del nuevo Baremo de Tráfico, y supone una indemnización por incapacidad temporal adicional que solamente van a percibir algunas víctimas de accidente de tráfico que cumplan los requisitos que se indican en el Baremo para estos casos.

La indemnización por incapacidad temporal derivada del perjuicio personal particular es diferente dependiendo del tipo de grado de este perjuicio, distinguiéndose tres categorías:

Perjuicio personal particular en grado muy grave:

El perjuicio personal particular en grado muy grave se refiere a los días en los que la víctima del accidente haya tenido que permanecer en la UCI, UVI o similar.

La indemnización por incapacidad temporal por este concepto empezó en 2016 pagándose a 100€/día, pasando a pagarse a 100,25€/día en 2017 y en el presente año 2018 a 100,50€/día con las actualizaciones que hemos comentado.

Perjuicio personal particular en grado grave:

El grado grave del perjuicio personal particular viene a ser el número de días que la víctima haya necesitado ingreso hospitalario, es decir, días de estancia en el Hospital.

La indemnización por incapacidad temporal por este concepto empezó en 2016 pagándose a 75 €/día, pasando a pagarse a 75,18 €/día en 2017 y en el presente año 2018 a 75,375 €/día.

Perjuicio personal particular en grado moderado:

El grado moderado se refiere a los días en los que la víctima ha permanecido de baja laboral o incapacitado para realizar sus actividades habituales, y equivale a lo que en el antiguo sistema se denominaba “días impeditivos”.

La indemnización por incapacidad temporal por días moderados se pagaba en 2016 a 52€/día, y con las actualizaciones pasa a pagarse a 52,13€/día en 2017 y 52,26€/día en el presente año 2018.

Dentro de este apartado se incardinan casos de lesionados que, por ejemplo, deben guardar reposo relativo o absoluto por prescripción médica, aunque no tengan una baja laboral, como podrían ser las amas de casa o los estudiantes que no pueden acudir a clase, o incluso los niños que no pueden hacer deporte en el colegio durante cierto número de días.

La cuantificación de estos días para calcular la indemnización por incapacidad temporal no siempre es sencilla, porque las aseguradoras en muchas ocasiones pretenden pagar por perjuicio personal básico lo que es perjuicio personal particular moderado – especialmente cuando no hay baja laboral – para pagar como moderados días que deben computarse como graves.

indemnizacion por incapacidad temporal

⚖️ EJEMPLO REAL DEMANDA TU LESION: una víctima que sufre accidente de moto que le provoca una fractura de húmero. El lesionado tuvo que estar de baja laboral a consecuencia del accidente y con el brazo inmovilizado.

La compañía ofrecía la indemnización por estos días como perjuicio particular moderado, al estar el lesionado de baja. Sin embargo, durante el tiempo inicial de convalecencia, el lesionado necesitó ayuda de terceras personas para realizar las tareas básicas de su día a día, tales como vestirse, ducharse o comer.

Por tanto, esos días de inmovilización deberían computarse a efectos del cálculo de la indemnización como grave y no como moderado.

¿Cómo se reclama la indemnización por incapacidad temporal?

Para reclamar la indemnización por incapacidad temporal, es fundamental que la víctima cuente con la ayuda de un abogado para accidentes especialista en la materia y que pueda defender con garantías a la víctima frente a la aseguradora.

Esta reclamación no puede valorarse en su totalidad hasta que el perjudicado ha recibido, como hemos visto, el alta médica por estabilización de sus lesiones.

indemnizacion por incapacidad temporal

Sin embargo, en ocasiones, cuando se trata de lesionados de larga duración, es posible que las compañías de seguros realicen uno o varios pagos a cuenta de la indemnización por incapacidad temporal final que le corresponda al perjudicado.

Estas cantidades deben ser valoradas por el abogado para accidente de cara al cómputo final de la indemnización, y en su momento, cuando la víctima haya finalizado el proceso de curación, dividir los días totales en función de la clasificación que hemos visto.

indemnización por incapacidad temporal

La reclamación se realiza a la compañía de seguros con un requerimiento de pago con los requisitos especificados en la Ley y adjuntando toda la documentación médica de la víctima.

La aseguradora tiene un plazo de tres meses para contestar al requerimiento con una oferta o una respuesta motivada de pago.

Cuando la indemnización no es conforme con la realidad lesional de la víctima, y no es posible llegar a un acuerdo amistoso, es necesario acudir a la vía judicial y reclamar mediante una demanda civil contra la compañía.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Tanto para llegar a una solución extrajudicial como en vía judicial, en muchas ocasiones es necesario acudir a una pericial médica para que un perito especialista en valoración del daño corporal.

La importancia del perito es básica cuando la compañía discute, por ejemplo, la indemnización por incapacidad temporal, porque en muchas ocasiones la aseguradora ni siquiera paga la totalidad del tiempo de curación de la víctima, alegando que, si ya no hay mejoría, la situación del lesionado se encuentra estabilizada.

Por todo ello, el abogado para accidente que defienda los derechos de la víctima, le indicará las vías y opciones de reclamar la indemnización por incapacidad temporal y por todos los demás conceptos a los que tenga derecho (secuelas, perjuicio patrimonial, etcétera).

indemnización por incapacidad temporal

Los abogados de DEMANDA TU LESION llevamos más de 20 años defendiendo el interés de los perjudicados en accidentes de circulación. Como especialistas, sabemos cuál es la actitud de las compañías de seguros y cómo en la mayoría de las ocasiones ofrecen indemnizaciones por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima.

Si has tenido un accidente de tráfico y has sufrido lesiones, acude cuanto antes a un abogado para accidentes para resolver todas tus dudas o consultas que tengas, y un abogado de DEMANDA TU LESION te atenderá en una consulta gratuita y sin compromiso.

Si quieres reclamar una indemnización por accidente de moto este post te interesa para conocer cuáles son tus derechos como perjudicado, cómo hacer la reclamación, qué puedes reclamar como indemnización por los daños sufridos en el accidente y cómo se calcula la misma.

La moto se ha convertido en los últimos años en uno de los medios de desplazamiento más utilizados. Es un sistema rápido, más económico que un vehículo, menos contaminante, facilita los desplazamientos, el aparcamiento y evita las congestiones de tráfico.

Paralelamente al aumento en el uso de la moto, ha crecido la siniestralidad. Los accidentes de moto suelen ser de gravedad, igual que sus lesiones. El motorista está especialmente expuesto y recibe el impacto directamente en su cuerpo. Los daños son mayores y en ocasiones fatales.

Para reclamar con garantías una indemnización por accidente de moto, la víctima necesita ayuda. Las aseguradoras tienden a derivar la culpa al motorista para no pagar porque las lesiones son mayores y las pólizas de las motos tienen menos coberturas, por lo que hace falta que un abogado particular y especialista en accidentes de moto oriente al perjudicado en la reclamación.

 ¿Qué supone un accidente de moto?

Un accidente de moto supone siempre una experiencia traumática para la víctima. En la mayoría de las ocasiones, los siniestros se producen por colisiones entre turismos y motos en más del 50% de los casos, siendo el turismo el culpable por no respetar la preferencia de paso de la moto o por exceso de velocidad.

Cuando el motorista no es culpable exclusivo del accidente, tiene derecho a reclamar la indemnización por accidente de moto que le corresponda por los daños y perjuicios sufridos, tanto materiales como personales.

Pero también hay ocasiones en las que puede existir una concurrencia de culpas o responsabilidad compartida entre ambas partes, lo que no significa que el motorista no pueda reclamar, ya que tendrá derecho a percibir la indemnización por accidente de moto, si bien la misma será proporcional al porcentaje de culpa de cada parte.

Un accidente de moto puede producirse sin que exista colisión. En estos casos la pericia del motorista es fundamental, que realiza una maniobra evasiva para evitar el mal mayor que es el choque, perdiendo el control de la moto, sufriendo el accidente.

En estos casos también es posible reclamar una indemnización por accidente de moto sufrido

¿Qué peligros puede cubrir una indemnización por accidente de moto?

Las motos ya son de por sí peligrosas, pues carecen de la seguridad que ofrece un vehículo por la especial exposición tanto del motorista como del ocupante de la misma a lesionarse en un eventual accidente de tráfico.

Los peligros a los que se enfrenta un motorista son distintos en ciudades y en vías interurbanas. En las ciudades son muy peligrosos los cruces, donde no se respeta el derecho de paso de la moto, y las colisiones por alcances (principalmente traseros), por despistes, faltas de atención o por no guardar la debida distancia de seguridad.

indemnizacion por accidente de moto

En vías interurbanas el peligro de un accidente de moto se acrecienta, al intervenir un factor determinante como es la velocidad. En estos casos, los siniestros pueden ser mortales para el motorista, o especialmente graves, un factor determinante a la hora de determinar la indemnización por accidente de moto.

Otros peligros para las motos que ocasionan accidentes de tráfico son el mal estado del pavimento (socavones, aceites derramados, gravilla o arena, etcétera), y las condiciones meteorológicas adversas (viento, lluvia o nieve), donde es mucho más fácil que un motorista pierda el control de la moto y sufra el accidente.

¿Se puede pedir indemnización por accidente de moto?

Se puede pedir indemnización por accidente de moto siempre que no seamos los culpables o responsables exclusivos del accidente. Para reclamar la indemnización por accidente de moto es necesario acreditar la responsabilidad, ya que es lo primero que nos puede discutir la compañía de seguros obligada a indemnizarnos.

Ahora bien, como hemos visto, en casos de culpa compartida (es decir, ambas partes, motorista y contrario, tienen responsabilidad en el accidente), también se puede pedir indemnización por accidente de moto, si bien la misma será proporcional a la parte de culpa de cada uno.

En supuestos de concurrencia de culpas la postura inicial de las aseguradoras siempre va a ser tratar de responsabilizar al motorista considerándolo culpable exclusivo, para no pagar indemnización alguna.

En estos casos que son los que más discuten las compañías, es fundamental que la víctima sea defendida por un abogado especialista en accidentes de moto.

EJEMPLO CONCRETO: El motorista circula con exceso de velocidad, pero el vehículo que viene de frente realiza un cambio de sentido invadiendo el carril por el que circula el motorista, que colisiona con él.

Es evidente que este accidente no se produce si el vehículo no realiza el cambio de sentido. Pero también es cierto que, si el motorista hubiera circulado a la velocidad adecuada, podría haber tenido tiempo para reaccionar y evitar el accidente.

¿Quién es más culpable? La labor del abogado especialista en accidentes de tráfico   aquí es fundamental, para negociar con la aseguradora el porcentaje de culpa de cada parte, que lógicamente en este caso será mayor para el vehículo y menor para el motorista.

Igualmente se puede pedir indemnización por accidente de moto cuando no exista colisión, pero se produce el accidente al realizar el motorista una maniobra evasiva para evitar el choque. Las compañías de seguros suelen discutir la dinámica del siniestro y será necesaria acreditarlo documentalmente para poder reclamar los daños y perjuicios sufridos.

¿Cómo reclamar una indemnización por accidente de moto?

Lo primero que debe hacerse para reclamar una indemnización por accidente de moto es asesorarse lo antes posible con un abogado especialista en accidentes de moto y ajeno a las compañías de seguros.

indemnización por accidente de moto

Para que prospere la reclamación es necesario que la víctima acredite, por un lado, la culpa del contrario, y por otro, la entidad de los daños materiales y personales sufridos, que son los dos puntos que puede discutirnos una compañía de seguros.

En el caso del ocupante o pasajero de una moto, podrá reclamar indemnización siempre, independientemente de quien haya tenido la culpa en el siniestro.

Los pasos a dar para reclamar con garantías la indemnización por accidente de moto son:

  • Parte Amistoso: Rellenar con el contrario un parte amistoso, y en cualquier caso llamar de inmediato a los Agentes de la Autoridad para que acudan al lugar del siniestro y levanten un Atestado, donde recojan la dinámica del accidente, los intervinientes, y el juicio crítico donde se especifique la responsabilidad.
  • Avisar a los servicios de emergencias para que realicen la primera asistencia médica a las víctimas in situ. Y, en cualquier caso, acudir de inmediato al Hospital más cercano, y siempre antes de que pasen 72 horas desde el accidente, porque de lo contrario, no podremos reclamar las lesiones.
  • Si es posible, recabar datos de testigos presenciales. En caso de dudas sobre el modo de ocurrir el accidente, su declaración puede ser fundamental para aclarar las circunstancias del mismo y obtener la indemnización por accidente de moto, tanto en vía extrajudicial como en caso de ser necesario reclamar en juicio a la aseguradora del culpable.
  • Acreditar los daños materiales de la moto, con fotos, presupuesto o factura de arreglo, y cualquier otro daño sufrido en casco, indumentaria, gafas, teléfonos, etcétera, siempre que puedan demostrarse como causados por el accidente.
  • Acreditar la entidad de las lesiones sufridas con la documentación médica de todo el proceso curativo, y cuanta más, mejor (Informes del Hospital, partes de baja y alta laboral, informes del médico de cabecera, del traumatólogo y del rehabilitador, pruebas diagnósticas, y cualquier otro documento que demuestre tanto la entidad de los daños como las secuelas, o posibles incapacidades derivadas del siniestro).

indemnización por accidente de moto

Para reclamar con garantías de éxito es fundamental seguir las instrucciones del abogado especialista en accidentes de tráfico que nos asesore, que nos indicará los pasos a dar en cada momento.

A la hora de solicitar la indemnización por accidente de moto, muchas reclamaciones de se han frustrado por cometer la víctima el error de acudir a un abogado demasiado tarde.

No olvidemos que las aseguradoras defienden el interés de la compañía, no de la víctima. Y que un perjudicado por un accidente de moto desconoce no solo los derechos que le asisten, sino los plazos, los documentos, el modo de reclamar, y por supuesto la normativa que le es de aplicación a su caso concreto.

Esto pone en situación de inferioridad a las personas que quieren solicitar una indemnización por accidente de moto, pues conocer todos estos datos relacionados es vital para adentrarse en el proceso judicial de manera efectiva.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿Cómo se puede calcular una indemnización por accidente de moto?

Para calcular una indemnización por accidente de moto, debemos acudir a la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, conocido también como nuevo Baremo de Tráfico

Interpretar el nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor en 2016, no es fácil, debido a su complejidad, y a la cantidad de Tablas y conceptos que deben valorarse y tenerse en cuenta para aplicar a cada caso concreto.

Es fundamental tener claro que la aseguradora obligada al pago de la indemnización por accidente de moto va a realizar ofertas siempre por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima del siniestro.

Por lo tanto, ésta debe contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico, que conoce a fondo la normativa, y su forma de aplicarla, y que reclamará todas y cada uno de los conceptos a los que el perjudicado tiene derecho dentro del cómputo total obtenido en la indemnización por accidente de moto.

El cálculo de la indemnización abarca numerosas partidas que no se aplican a todos los casos, sino a la situación concreta de la víctima, y es fundamental conocer en qué casos podemos y en cuales no reclamar esos conceptos concretos.

Para calcular la indemnización por lesiones, debe valorarse, en primer lugar, el tiempo en número de días que la víctima ha tardado en restablecerse (Perjuicio personal básico y Perjuicio personal particular, Tablas 3.A y 3.B del Baremo).

A esos días se le debe añadir la indemnización por secuelas, tanto funcionales como estéticas, que en el caso de las víctimas motoristas pueden ser muy elevadas si el siniestro ha sido grave, y que se calculan en base a las Tablas contenidas en el Baremo, que tienen en cuenta el número de puntos de secuela del perjudicado y su edad.

Si a consecuencia del accidente de moto la víctima resulta con alguna incapacidad derivada directamente de las lesiones sufridas, también se reclama indemnización por este concepto (Perjuicio moral por pérdida de calidad de vida).

indemnizacion por accidente de moto

Y en casos de lesiones graves, como son muchas de las padecidas por los motoristas, se reclama también el perjuicio patrimonial (lucro cesante y daño emergente) y la indemnización por gastos de asistencia futura (Tabla 2.C del Baremo).

Por otro lado, para calcular la indemnización por daños materiales de la moto, tendremos que partir de si es posible su reparación, en cuyo caso se reclama el arreglo, con presupuesto o factura justificativa, o si, por el contrario, es declarada siniestro, en cuyo caso debe reclamarse el valor del mismo (valor venal más valor de afección o mejorado).

Si tienes alguna duda o quieres consultarnos para reclamar tu indemnización por accidente de moto con garantías de éxito, en Demanda tu lesión tenemos un completo equipo de abogados especialistas que te asesorarán desde el primer momento y defenderán tus derechos frente a la aseguradora responsable.

Conseguir tu indemnización por accidente de moto es sencillo si cuentas con el apoyo legal adecuado. Demanda tu Lesión: Estudiamos su caso gratis y sin ningún compromiso

Muchos de nosotros conocemos la mayoría de las causas de accidentes de tráfico más frecuentes en nuestro país. Algunas de ellas se mencionan en los medios de comunicación constantemente a propósito de siniestros producidos por una u otra.

Sin embargo, tras un periodo de descenso en la siniestralidad, el número de accidentes de tráfico ha vuelto a crecer en los últimos años.

Después de 11 años de descenso significativo en el número de siniestros, a partir del año 2014 las cifras de fallecidos empezaron a dispararse de nuevo, y el número de accidentes también.

Los datos están ahí. La Dirección General de Tráfico emitió a principios del presente año el Balance de siniestralidad correspondiente al año 2017 que evidencia un incremento de un 3% en la cifra de fallecidos en 2017 en comparación con el año anterior.

causas de accidentes de tráfico

Casi a diario vemos en los medios de comunicación noticias relacionadas con causas de accidentes de tráfico en nuestro país. Y en la mayoría de los casos, interviene alguna causa que de una u otra forma tiene que ver con la conducta del conductor.

Muchos de estos siniestros originados por alguna de las causas de accidentes de tráfico que vamos a ver podrían haberse evitado.

Y es labor de todos los conductores concienciarnos del peligro que creamos no solo para nosotros y nuestros acompañantes, sino también para el resto de los usuarios de la vía.

Es importante recordar que si eres víctima de un accidente de circulación en el que no has sido culpable exclusivo, sea cual sea la causa que lo ha provocado, puedes reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Y también es importante saber que las reclamaciones derivadas de accidentes de tráfico no son sencillas, en muchos casos por la gravedad del siniestro y las terribles consecuencias para las víctimas y sus familias.

Las compañías de seguros no ayudan en los trámites de una reclamación porque defienden el interés de la propia compañía.

Por eso es necesario que las víctimas de siniestros debidos a las distintas causas de accidentes de tráfico estén asesoradas por abogados independientes y externos  cuya labor es, única y exclusivamente, defender el interés del perjudicado y que realmente se le compense por todos los daños que haya sufrido sin ser culpable.

En este post vamos a analizar cuáles son las causas de accidentes de tráfico más frecuentes. Estamos seguros de que te vas a sentir identificado con alguna de ellas, porque en la mayoría de los casos, todos en alguna ocasión hemos cometido alguna de las infracciones que vamos a comentar.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

Causas de accidentes de tráfico por utilizar el móvil al volante

Quizá esta es una de las causas de accidentes de tráfico más conocidas por todos y que con mayor frecuencia se repite en nuestro país.

Constantemente vemos en el tráfico diario conductores que, sin reparo alguno, utilizan el teléfono móvil mientras conducen. Muchos de ellos no lo consideran ni siquiera peligroso, en el convencimiento de que controlan perfectamente la situación.

causas de accidentes de trafico

Esta causa de accidentes de tráfico no solo se produce mientras se circula por las vías urbanas. Mucho más peligroso resulta utilizarlo circulando por carreteras y autovías, donde unos segundos son suficientes para perder el control del vehículo y provocar un accidente de tráfico.

Casi el 30% de los accidentes de tráfico graves se producen por esta causa. El uso del teléfono móvil distrae, y esta distracción puede costar la vida, son solo unos segundos, pero suficientes para estar con la mirada puesta en otro lugar que no es la carretera y prestando atención a lo que no es estrictamente la conducción.

Pueden recorrerse muchos metros a ciegas en esos segundos de distracción por el uso de los móviles como una de las causas de accidente de tráfico, con lo que las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico se multiplican.

Causas de accidentes de tráfico por los despistes

Los despistes suponen otra de las causas de accidentes de tráfico que más se produce en nuestro país.

Todos nos hemos despistado alguna vez mientras conducimos, por ejemplo, cambiando una emisora de radio, o manipulando un GPS. Esos segundos en los que distraemos la atención de la carretera pueden provocar la invasión de un carril contrario y un choque frontal, o una salida de la vía.

Los despistes son una de las causas de accidentes de tráfico que están también detrás de muchas colisiones traseras, porque no vamos atentos a las circunstancias del tráfico y golpeamos al vehículo que nos precede, que se ha detenido en un semáforo, un paso de peatones, o incluso antes de acceder a una rotonda.

Otros despistes muy comunes como causas de accidentes de tráfico, son los que originan un accidente porque nos distraemos y no vamos atentos a la señalización. Saltarse un STOP o un CEDA EL PASO son algunos de los casos más comunes.

Causas de accidentes de tráfico debido al exceso de velocidad

El exceso de velocidad es una de las causas de accidentes de tráfico que más heridos graves y fallecidos provoca y la causa de más de 300 fallecidos al año por accidentes de circulación, según indica la DGT.

De hecho, la velocidad está detrás de muchos atropellos, que podrían haberse evitado circulando respetando los límites establecidos. Un vehículo circulando a 80 kilómetros/hora tiene un 80% de posibilidades de matar a un peatón, mientras que si circula a 30 kilómetros/hora el porcentaje desciende hasta un 10%.

El exceso de velocidad como una de las causas de accidentes de tráfico más comunes está también detrás de muchos atropellos a ciclistas en carreteras convencionales, y es especialmente peligrosa en vías interurbanas.

causas de accidentes de trafico

La capacidad de reacción ante un eventual peligro, como puede ser algo tan común como encontrarnos un animal en la carretera o un vehículo detenido en el arcén, queda muy reducida cuando se circula con exceso de velocidad.

Causas de accidentes de tráfico debido al consumo de drogas y alcohol

El consumo de alcohol o de drogas al volante se ha incrementado de manera alarmante en los últimos años, siendo hoy una de las causas de accidentes de circulación que más preocupan por haberse convertido el algo muy habitual.

En España, el 40% de los fallecidos por accidentes de circulación habían consumido alcohol o drogas. Son muy habituales los siniestros que se producen por esta causa entre los jóvenes, sobre todo en fines de semana y ratos de ocio.

Pero conducir habiendo consumido drogas o alcohol ya no es un problema solo de los más jóvenes. Pese a las campañas de concienciación que vemos muy a menudo, el alcohol y las drogas al volante como una de las causas de accidentes de tráfico es, junto con el exceso de velocidad y el uso de los móviles, la que más accidentes de circulación provoca.

Muchos conductores que circulan bajo los efectos del alcohol o las drogas lo hacen convencidos de que controlan y que no hay peligro alguno. Nada más lejos de la realidad. Los riesgos se multiplican.

causas de accidentes de tráfico

Y si un conductor provoca un accidente de tráfico con víctimas superando la tasa permitida, tendrá, por un lado, responsabilidades penales al ser imputado por un Delito Contra la Seguridad del Tráfico, con una condena segura.

Y lo que es más grave, deberá asumir con cargo a su propio patrimonio el coste de las indemnizaciones que deban pagarse a las víctimas del accidente que haya provocado ya que en esos supuestos las aseguradoras se quedan al margen gracias a las cláusulas de exención de responsabilidad incluidas en la mayoría de las pólizas.

Causas de accidentes de tráfico debido a la deshidratación

La deshidratación, o lo que es lo mismo, la falta de un adecuado consumo de agua mientras conducimos, es una de las causas de accidentes de tráfico en la que es posible que no se haya caído en cuenta.

Circular encontrándonos deshidratados merma nuestra atención, nuestro estado de ánimo y en casos de circulación prolongada y monótona, por ejemplo, en una autovía, puede provocar alteraciones que nos lleven a cometer errores en la conducción que resulten fatales.

La deshidratación puede originar pérdida de las capacidades cognitivas y de atención en la carretera. Para evitarlo, es necesario detenerse en cuanto se pueda en una estación de servicio o restaurante, y recuperar los niveles adecuados para seguir circulando sin poner en peligro la propia vida y la de los demás usuarios de la vía.

Si bien no es de las causas de accidentes de tráfico más habituales, precisamente por el desconocimiento sobre los efectos de la deshidratación, merece la pena conocerla al tratarse de algo de lo que no nos damos cuenta que hacemos.

Causas de accidentes de tráfico debidas a la fatiga

El deseo de llegar cuanto antes al destino lleva a muchos conductores a no detenerse y seguir conduciendo pese a sentir fatiga o sueño, siendo esta otra de las causas de accidentes de tráfico que los propios conductores consideran más peligrosas.

causas de accidentes de trafico

Las estadísticas indican que más de la mitad de los conductores no se detienen a descansar en un viaje. En la fatiga intervienen factores como haber dormido poco, el uso de medicamentos que provocan ese efecto o la somnolencia, o los cambios de horarios.

La fatiga mientras se conduce como una de las causas de accidentes de tráfico más peligrosas va a reducir la capacidad de conducir, provoca distracciones y no ir atentos lo suficiente a las circunstancias del tráfico. En consecuencia, las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico por esta causa se multiplican.

Causas de accidentes de tráfico por inseguridad en la conducción

La inseguridad en la conducción como otra de las causas de accidentes de tráfico puede darse no solo en los conductores noveles, sino en cualquiera que por distintas razones se sienta inseguro al volante.

Ello les lleva a conducir en tensión y en muchas ocasiones no son capaces de reaccionar ante un imprevisto.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Conducir inseguro es otra de las causas de accidentes de tráfico que pueden darse por la falta de experiencia al volante. En las grandes ciudades, porque son muchos los vehículos en circulación, lo que provoca que esa inseguridad se transforme incluso en pánico por miedo a no saber desenvolverse en el caos del tráfico diario.

Y en las vías interurbanas, porque entra en juego la velocidad y los muchos imprevistos que pueden producirse a los que un conductor inseguro no es capaz de hacer frente con diligencia.

Causas de accidentes de tráfico por culpa del mal tiempo

Las malas condiciones meteorológicas es otra de las causas de accidentes de tráfico que pueden jugar malas pasadas a los conductores. Conducir con fuerte lluvia, con rachas de viento, con niebla o con nieve, se puede convertir en un verdadero infierno si no se adoptan todas las precauciones necesarias.

Muchos conductores prefieren arriesgarse y seguir circulando en lugar de detenerse cuando el mal tiempo dificulta la conducción.

Las consecuencias pueden ser fatales cuando los vehículos derrapan, se produce el temido “aquaplaning” o el clásico alcance en cadena de varios vehículos por falta de visibilidad a causa de la niebla

causas de accidentes de trafico

En todos estos casos, la prudencia exige que los conductores valoren si deben o no seguir circulando, para evitar situaciones de riesgo y, por tanto, accidentes de tráfico.

Y por supuesto, nunca salir de viaje si la previsión de malas condiciones meteorológicas lo desaconsejan, lo que reduciría en gran medida los siniestros por alguna de estas causas de accidentes de tráfico.

Causas de accidentes de tráfico debido al mal estado de los neumáticos

La reciente crisis sufrida en nuestro país provocó que muchos conductores pasaran por alto las revisiones de los neumáticos de sus vehículos por motivos económicos, saliendo a la carretera sin que los mismos estuvieran en condiciones óptimas para circular.

El mal estado de los neumáticos es una de las causas de accidentes de tráfico que se repite en muchas ocasiones por no revisar los vehículos cuando corresponde.

Los neumáticos son el punto de conexión del vehículo con la calzada, por lo que llevarlos en buen estado evita el riesgo de accidentes. Lógicamente, se van desgastando con el paso del tiempo, siendo más fácil sufrir pinchazos o reventones, con el peligro que ello conlleva.

causas de accidentes de trafico

Para evitar situaciones de peligro y reducir por este motivo las causas de accidentes de tráfico, no solo deben mantenerse, sino también revisarse, en especial cuando se sale de viaje.

Causas de accidentes de tráfico debido a factores ajenos al conductor

En ocasiones, los conductores tienen que enfrentarse a factores ajenos a ellos mismos que, sin embargo, pueden desencadenar un accidente de tráfico.

Se trata de otras causas de accidentes de tráfico que de una u otra forma provocan siniestros con daños personales y/o materiales.

Uno de los casos más comunes se produce cuando se circula por carreteras en mal estado. Son especialmente peligrosas sobre todo para las motocicletas, que tienen que enfrentarse en muchas ocasiones a socavones, gravilla, o incluso manchas de aceite que hacen derrapar las motos.

Otra de las causas de accidentes de tráfico debido a factores ajenos al conductor, se producen cuando irrumpe en la calzada de manera sorpresiva un animal, lo que provoca 14.000 accidentes de tráfico al año. Encontrarse con un animal en la carretera provoca siempre una situación de peligro al volante.

Pero es que, además, en estos casos y tras la reforma de Ley 6/2014, del 7 de abril, sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, se repercute toda la responsabilidad al conductor del vehículo, limitando la responsabilidad de los dueños de los cotos privados de caza de los que se escapen los animales y de la Administración .

En definitiva, estas son algunas de las más comunes, existiendo no obstante otras muchas causas de accidentes de tráfico que pueden producirse por diversos motivos. En estos y cualquier otro supuesto, las víctimas no culpables pueden reclamar una indemnización por los daños sufridos.

La ayuda de un abogado para accidentes ajeno a las aseguradoras y especialista en reclamación de indemnizaciones por este concepto es fundamental para que la gestión del siniestro, y la compensación económica a percibir por el perjudicado, se realice con garantías.

En DEMANDA TU LESION somos abogados especialistas en defensa de los derechos de las víctimas de accidentes de circulación, con una experiencia de más de 20 años en el sector. Si tienes alguna duda o has sufrido un siniestro por alguna de estas causas de accidentes de tráfico puedes contactar con nosotros y te asesoraremos sin compromiso.

Cuando se sufre un accidente de tráfico con lesiones de gravedad, es muy posible que la víctima quede tras el periodo de curación y recibir el alta médica, con alguno de los grados de incapacidad reconocidos para desempeñar algunas o todas sus actividades diarias, tanto profesionales como en su día a día.

Para una correcta valoración de los grados de incapacidad derivados de un accidente de tráfico es necesario contar con ayuda legal y siempre al margen de las aseguradoras.

La contratación de un abogado especializado en indemnizaciones por accidentes de tráfico  resulta fundamental para que la víctima reciba el asesoramiento adecuado durante todo el proceso, y sobre todo, que los daños y perjuicios sufridos, que le van a afectar en estos casos para toda la vida, se vean justamente resarcidos por la aseguradora responsable.

Muchos siniestros de gravedad cambian drásticamente la vida de los perjudicados, que se ven abocados a una nueva situación que no solo les afecta a ellos, sino también a sus familias.

Atropellos, accidentes de moto o colisiones a alta velocidad. Se tratan de accidentes que muy fácilmente pueden provocar diferentes grados de incapacidad.

En este post vamos a abordar estos casos, distinguiendo entre los diferentes tipos de incapacidad, las causas motivan la solicitud de incapacidad  y la indemnización correspondiente en función de los distintos grados de incapacidad reconocidos por la legalidad vigente.

Haz tu consulta online GRATIS

a nuestros abogados expertos.

 

¿Qué es la incapacidad?

La incapacidad es la situación de un individuo, temporal o permanente, que le impide poder realizar su trabajo o profesión habitual, o las actividades básicas de la vida diaria.

En el ámbito laboral la invalidez profesional supone que el trabajador se encuentra parcial o totalmente imposibilitado de llevar a cabo su profesión. En el ámbito físico, la incapacidad implica una falta de capacidad de la persona para hacer su vida normal

Las lesiones sufridas en un accidente de tráfico pueden desembocar en una incapacidad, cuando las secuelas de las mismas, una vez que la víctima ha alcanzado la estabilidad lesional, son de tal entidad que le impiden desarrollar la vida que estaba haciendo hasta el momento del accidente.

El grado de estas secuelas es lo que está ligado directamente con los diferentes grados de incapacidad.

Cuando esas lesiones son graves la víctima causa baja laboral tras el accidente, y cuando ese periodo de baja supera los 18 meses, el lesionado va a ser revisado por un Tribunal Médico, que se ocupa de valorar las incapacidades de la Seguridad Social.

El dictamen del tribunal es arbitrario, y puede dictaminar una paga por incapacidad permanente, el alta médica o la prróroga de su incapacidad por un periodo de seis meses, hasta nueva revisión.

Esto se aplica a las víctimas que hayan sufrido el accidente sin estar trabajando, puesto que esa incapacidad se traduce en la imposibilidad de poder realizar las tareas básicas o habituales en su vida diaria.

Pensemos, por ejemplo, en las amas de casa, los jubilados, o los menores de edad.

grados de incapacidad

Grados de incapacidad: ¿Qué debo saber sobre ellos?

Los distintos grados de incapacidad se clasifican en función del tipo de limitación que le queda a la víctima a causa de las secuelas derivadas de las lesiones sufridas en el accidente de tráfico.

Los grados de incapacidad se dividen en tres: parcial, total y absoluta, a los que hay que añadir otro tipo de incapacidad que es la gran invalidez.

Para poder solicitar un expediente de incapacidad permanente es requisito indispensable que la víctima esté dada de alta en la Seguridad Social en el momento de sufrir el accidente.

Grados de incapacidad permanente parcial para la profesión habitual

Se determina cuando la víctima tiene una limitación parcial para realizar su profesión o trabajo habitual que no sea superior al 33%.

En estos casos, el lesionado puede seguir trabajando, pero se encuentra incapacitado para realizar una parte de su trabajo o profesión, regulado en el artículo 137 de la Ley General de la Seguridad Social.

Respecto a la incapacidad permanente parcial para la profesión habitual, el perjudicado puede percibir una indemnización consistente en 24 mensualidades de su base reguladora de la Seguridad Social

Grados de incapacidad permanente total para la profesión habitual

Dentro de los grados de incapacidad,  se caracteriza porque la víctima del accidente no puede realizar todas o la gran mayoría de las funciones propias de su profesión o trabajo habitual, es decir, su limitación es total.

No obstante, en estos casos el lesionado sí podría realizar otro trabajo o profesión, pero distinto al que venía realizando hasta sufrir el accidente. Se recoge en el artículo 205 de la LGSS.

La pensión de invalidez total corresponde, según los criterios establecidos por la ley, a una pensión vitalicia del 55% de su base reguladora

Grados de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo

Dentro de los grados de incapacidad,  se concede en aquellos casos en los que el tipo de secuelas que le quedan a la víctima del accidente son de tal entidad que la misma queda incapacitada para realizar cualquier tipo de profesión, oficio o trabajo.

La paga por incapacidad permanente que nos da la seguridad social  es del 100% de la base reguladora de la víctima.

Gran Invalidez

Dentro de los grados de incapacidad, es el más grave de todos. El lesionado ha sufrido tales secuelas que pierde toda funcionalidad, y requiere de la ayuda de terceras personas para sus actividades básicas del día a día, como vestirse, comer o hacer su aseo personal.

En estos casos se añade un complemento económico para costearse esa asistencia de otra persona para ayudarle con las tareas básicas de la vida diaria.

Si superamos el proceso de solicitud de gran invalidez , la Seguridad Social reconoce una pensión del 150% de la base reguladora del perjudicado.

grados de incapacidad

¿Cuáles son las causas de los distintos grados de incapacidad?

Determinado tipo de enfermedades pueden provocar esas limitaciones que deriven en la concesión de una incapacidad, algo muy relacionado con las enfermedades psiquiátricas como la depresión u otras más complejas como la fibromialgia.

Otra de las causas por la que a un trabajador se le puede dar la incapacidad laboral son las denominadas “enfermedades profesionales”, contraídas a consecuencia del trabajo desempeñado por el trabajador.

Estas quedan reguladas en el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el Sistema de la Seguridad Social

Al hablar de accidentes de tráfico, las causas de los distintos grados de incapacidad son evidentes, puesto que se trata de un hecho de la circulación, traumático, y que provoca unas lesiones a la víctima que le impiden o dificultan, en mayor o menor medida, llevar la misma vida que antes de sufrir el accidente.

La incapacidad permanente en cualquiera de sus grados o la gran invalidez por accidente de tráfico deriva de siniestros graves, pero algunos supuestos son consecuencia de accidentes menos graves, donde la situación física de la víctima, y la evolución de sus lesiones, que inicialmente no revestían tanta gravedad, ha ido a peor hasta el punto de provocar la incapacidad.

grados de incapacidad

Indemnización correspondiente a los  grados de incapacidad

Lo primero y más importante que debemos tener en cuenta en este punto es que se puede solicitar indemnización en función de los grados de incapacidad  y que la misma no es excluyente con la prestación recibida por la Seguridad Social.

Es decir, el lesionado en un accidente de tráfico puede reclamar la indemnización por la incapacidad derivada del siniestro de acuerdo con lo dispuesto en el Baremo de Tráfico, y por otro lado la pensión o prestación que le corresponda a la Seguridad Social.

La indemnización que se puede solicitar conforme al Baremo de Tráfico por incapacidad deriva de las secuelas que le quedan a la víctima después del alta por estabilización de sus lesiones graves .

Las secuelas se valoran en el Baremo por puntos. En estos casos donde es habitual que las víctimas tengan muchos puntos de secuelas por se indemniza, por un lado, lo que se denomina el “daño moral”, de aplicación cuando las secuelas que le han quedado al lesionado superan los 80 puntos o cuando una sola de ellas es de más de 60 puntos.

grados de incapacidad

Por otro lado, el Baremo regula las incapacidades en el apartado denominado “Perjuicio moral por pérdida de calidad de vida”, estableciendo cuatro tipos de perjuicio moral que equivalen a los distintos grados de incapacidad:

Perjuicio moral leve

Viene a equivaler a la incapacidad permanente parcial. La indemnización oscila entre 1500 y 15000 euros, según la gravedad.

Se aplica en supuestos donde el lesionado tiene o bien más de 6 puntos de secuelas que le impiden hacer alguna de las actividades que realizaba antes del accidente, o bien menos de 6 puntos, pero no pueden hacer alguna de las tareas de su profesión u oficio habitual.

El perjuicio moral moderado

Equivale a la incapacidad permanente total y se indemniza con cantidades que oscilan entre los 10.000 y los 50.000 euros, según el caso.

Se aplica en los casos en los que la víctima o bien no puede desempeñar su profesión u oficio habitual, o bien no puede realizar alguna de las actividades propias de su desarrollo personal.

Perjuicio moral grave

Sería el equivalente a la incapacidad permanente absoluta de la víctima para realizar su profesión, oficio o trabajo habitual, y la indemnización oscila entre 40.000 y 100.000 euros dependiendo de la gravedad.

También entran en esta categoría las víctimas que no pueden realizar alguna de las actividades esenciales de la vida diaria.

Perjuicio moral muy grave

Es el supuesto que se equipara a la gran invalidez, se indemniza con cantidades que oscilan entre 90.000 y 150.000 euros, según el caso y la gravedad de las secuelas.

Se aplica a supuestos en los que la víctima ha perdido a consecuencia del accidente de tráfico su autonomía personal, y, por tanto, requiere de la ayuda de terceras personas para realizar las actividades básicas de su vida diaria.

A estas indemnizaciones, en casos de grandes lesionados, habría que añadir el denominado “perjuicio patrimonial” (Tabla 2.C del Baremo), cuando hace falta sufragar gastos de asistencia futura (sillas de ruedas, prótesis, adecuación de vivienda o de vehículo, gastos de rehabilitación bien ambulatoria o bien domiciliaria, etcétera)

grados de incapacidad

Para calcular y cuantificar indemnizaciones por los distintos grados de incapacidad derivados de accidentes de circulación, hace falta la ayuda de abogados especializados, dado que la complejidad del Baremo requiere de conocimientos jurídicos y experiencia en negociaciones extrajudiciales o judiciales con las compañías de seguros, que tienden siempre a ofertar indemnizaciones por debajo de lo que corresponde a los lesionados.

Los abogados de Demanda tu lesión hemos tramitado multitud de reclamaciones de indemnizaciones por lesiones y secuelas que han derivado en distintos grados de incapacidad.

Siempre recomendamos por la experiencia acumulada que cuanto antes se organice el caso, mejores serán los resultados, por lo que, si has tenido un accidente con lesiones graves, contacta con Demanda tu lesión y recibirás el mejor asesoramiento y ayuda para gestionar tu caso.

 

 

Conocer los tipos de accidentes de tráfico influye de manera determinante en la gestión de la reclamación de las posibles indemnizaciones que nos correspondan por los daños sufridos.

Es fundamental conocer abogados especialistas en accidentes de tráfico, pues las circunstancias que rodean a los distintos tipos de accidentes de tráfico condicionan la cantidad recibida al final del procedimiento judicial.

La clasificación de los accidentes de tráfico no depende únicamente del medio de transporte utilizado. Otras cuestiones como la velocidad, el consumo de sustancias o las distracciones al volante influyen a la hora de establecer la culpabilidad del litigio.

Podemos dividir también los tipos de accidentes más frecuentes dependiendo de otros elementos externos, como el número de vehículos que intervienen o las causas meteorológicas que han podido influir.

Sea cual sea el tipo de accidente sufrido, si el mismo genera unos daños personales y/o materiales, existe el derecho de la víctima a reclamar una indemnización por los perjuicios sufridos. Esta dependerá de las circunstancias que rodeen al suceso

Tipos de accidentes de tráfico producidos por agentes externos

En el año 2017 se ha producido un aumento de la siniestralidad en nuestras carreteras en un 3% respecto del año anterior, con 1200 fallecidos y casi 5000 heridos.

Entre los factores que han determinado este aumento podemos encontrar los distintos tipos de accidentes de tráfico.

Tipos de accidentes producidos por distracciones producidas por el uso de nuevas tecnologías al volante

A pesar de las múltiples campañas de concienciación a los conductores, el uso del teléfono móvil mientras se conduce sigue siendo, sin duda, la infracción más recurrente, contribuyendo a aumentar el riesgo al volante no solo para el propio conductor, sino también para el resto de los usuarios de la vía.

El uso del teléfono móvil, los navegadores o los reproductores de música, distraen al conductor y son una de las causas más frecuentes de un accidente de tráfico.

Estos tipos de accidentes suelen producirse circulando en coche y en vías interurbanas pueden ser de mucha gravedad.

tipos de accidentes

Accidentes producidos por el exceso de velocidad

El exceso de velocidad constituye uno de los motivos que provoca un mayor número de accidentes de circulación.

Es un elemento de riesgo que multiplica las opciones de sufrir un siniestro de tráfico grave, ya que las colisiones son muy fuertes y en la mayoría de casos no permiten reaccionar, lo que provoca lesiones muy graves que llegan a ser mortales.

El conductor que circula con exceso de velocidad tiene muchas más posibilidades de perder el control de su vehículo. Además, la meteorología multiplica el peligro de sufrir un accidente y agrava el peligro de los accidentes sucedidos en carretera.

Uno de los efectos más peligrosos del exceso de velocidad con lluvia es el temido “aquaplaning”, un fenómeno de riesgo provocado al deslizarse las ruedas sobre una superficie muy mojada, denominadas balsas de agua, perdiendo el contacto con el asfalto.

Tipos de accidentes producidos por circular bajo los efectos del alcohol o las drogas

En los últimos años la siniestralidad provocada por la circulación bajo los efectos del alcohol o las drogas se ha multiplicado hasta el punto de constituir uno de los tipos de accidentes más frecuentes en nuestro país.

Los accidentes provocados por esta causa no solo han aumentado, sino que las estadísticas demuestran que en más de la mitad de los siniestros de tráfico con víctimas ha intervenido de una u otra forma el alcohol y las drogas.

El problema derivado de estos accidentes no es solamente de índole económica, sino que puede tener consecuencias jurídicas,  puesto que puede constituir un Delito contra la Seguridad del Tráfico, castigado incluso con pena de carcel

Dentro de los tipos de accidentes de tráfico, las aseguradoras no se hacen cargo de las mismas en virtud de las cláusulas de exención de responsabilidad que incluyen en sus pólizas para estos casos y el conductor debe abonarlas personalmente.

Es muy importante contratar a un abogado especialista en todos los tipos de accidentes de tráfico con alcoholemias para estos casos en los que las lesiones pueden ser muy graves, sobre todo cuando se producen en vías interurbanas, y al tratarse de un delito, se van a incoar actuaciones penales en el Juzgado que van a requerir que las víctimas estén debidamente asistidas por abogado y procurador.

tipos de accidentes

Tipos de accidentes producidos por distracciones y despistes

Los despistes de los conductores, no ir atento a las circunstancias del tráfico, o distraerse, es otra de las causas que provocan accidentes muy frecuentes en nuestro país.

De hecho, las estadísticas indican que el 45% de los accidentes de circulación podrían prevenirse si los conductores circularan atentos a la conducción.

Los despistes son, por ejemplo, una de las causas más frecuentes de atropellos a peatones por parte de los conductores, y es una realidad que los atropellos suelen provocar lesiones importantes a las víctimas que van a requerir de asistencia especializada por un abogado para accidente para reclamar la indemnización que corresponda:

Los despistes pueden llevarnos, por otro lado, a circular a velocidad inadecuada por ir distraídos, o a saltarnos un stop o invadir un cruce.

El riesgo se incrementa en las carreteras secundarias, donde es necesario extremar las medidas de atención porque existen más riesgos que en las autovías y autopistas. No olvidemos que en este tipo de vías un choque frontal por un despiste que provoque la invasión del carril del sentido contrario es casi seguro incrementa el riesgo de mortalidad en un 70%.

Otro tipo de accidente muy frecuente por esta causa se produce por las distracciones provocadas por dejar de prestar atención a la carretera para mirar mientras se circula, por ejemplo, un coche averiado en el arcén, un paisaje espectacular, o un accidente. El efecto “mirón” puede provocar siniestros con consecuencias muy graves tanto para el conductor desatento como para los demás conductores.

Si el vehículo o motocicleta lleva ocupante/s, aunque el conductor sea culpable los pasajeros pueden reclamar indemnización por los daños siempre, por lo que van a necesitar el asesoramiento de un abogado para accidentes de tráfico que sea especialista en la materia.

tipos de accidentes

Accidentes producidos por la somnolencia o el cansancio al volante

Pese a que la mayoría de los conductores saben que debe descansarse en los trayectos largos, muchas veces al ansia por llegar al destino deseado provoca que se acumulen horas al volante sin descanso.

La DGT señala que entre el 20 y el 30% de los accidentes de tráfico se producen de alguna manera por intervención de la fatiga o el cansancio.

Conducir cansado aumenta la capacidad de reacción ante un imprevisto, y puede llegar al extremo de quedarnos dormidos al volante, lo que casi seguro va a tener consecuencias dramáticas no solo para el conductor sino también para los demás usuarios de la vía.

Para evitar este tipo de accidentes frecuentes, debemos detenernos para descansar como mucho cada 200 o 300 kilómetros, cambiar de conductor si es posible o incluso detenernos en una gasolinera o zona de servicios para descansar el tiempo que haga falta.

tipos de accidentes

Accidentes producidos por averías mecánicas

Muchos conductores emprenden un viaje sin asegurarse de que su vehículo o motocicleta se encuentra en condiciones óptimas para circular sin riesgo.

Por otro lado, el efecto de la crisis en nuestro país se tradujo en un aumento del parque automovilístico antiguo, y a no realizar un mantenimiento adecuado por ahorrar costes.

Constituye uno de los tipos de accidentes más frecuentes los producidos por el mal estado del vehículo, y, sobre todo, de los neumáticos, que en muchas ocasiones están gastados y no son revisados antes de viajar.

De hecho, en tres de cada cuatro accidentes de tráfico se detectan neumáticos en mal estado.

Los niveles de líquidos (de freno, aceite, dirección) deben revisarse también antes de viajar, así como la amortiguación y el alumbrado. No podemos olvidar que una avería en la carretera es un elemento de riesgo para el conductor y ocupantes del vehículo y para el resto de usuarios de la vía.

¿Has tenido un accidente de tráfico?

Calcula tu indemnización GRATIS

Incluso sin peritaje médico

En 2015 el RACE emitió un informe sobre el aumento en las averías mecánicas que de una u otra forma inciden en los accidentes de tráfico:

Si has sufrido un accidente de tráfico, sea de la clase que sea, y seas conductor u ocupante, necesitas lo antes posible consultar los derechos que te asisten como víctima frente a la aseguradora responsable.

Contar con la ayuda de un abogado especialista en la materia para reclamar tu accidente es fundamental desde el principio del proceso.

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de profesionales cualificados que resolverán todas tus dudas desde el primer momento para que tú solo te ocupes de restablecerte lo antes posible.

Las lesiones graves derivadas de un accidente de circulación generan para la víctima no culpable el derecho a reclamar y percibir una indemnización por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro.

No todos los accidentes provocan delito por lesiones.  De hecho, los grandes perjudicados por la reforma del Baremo de Tráfico que entró en vigor en enero de 2016 son los lesionados leves, que constituyen según las estadísticas, casi el 80% de las víctimas de accidentes de circulación.

Sea por lesiones leves o graves, el perjudicado va a necesitar el asesoramiento de un abogado para accidente, ya que por desconocimiento de la normativa y de los derechos que le asisten, puede, si no se pone en manos de especialistas en la materia ajenos a las aseguradoras, recibir una indemnización muy por debajo de lo que realmente le correspondería.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

Que son las lesiones graves y diferencia con las lesiones leves

En un accidente de circulación es muy habitual sufrir daños personales, o lo que es lo mismo, lesiones.

La entidad de estas lesiones depende de múltiples factores, como pueden ser el tipo de accidente sufrido, la posición ocupada por la víctima, sus antecedentes médicos, la edad, el sexo, etcétera.

No hay dos accidentes iguales, de la misma forma que no hay dos lesionados iguales, ni la misma lesión afecta de la misma manera a dos víctimas diferentes.

De la misma manera, el tratamiento de las lesiones leves y graves no es el mismo, ni el modo de interpretarlas, valorarlas y calcularlas.

lesiones graves

Las lesiones leves en accidente de tráfico

Los perjudicados por accidentes de circulación que sufren lesiones leves son la mayoría, como hemos visto.

Las lesiones leves se caracterizan por su temporalidad, es decir, tras un periodo de curación razonable, que puede incluir un tiempo de incapacidad corto y un periodo de rehabilitación que siempre es necesario, curan en muchas ocasiones sin secuelas, y en otras con secuelas de pequeña entidad que normalmente desaparecen con el tiempo (durante el primer año en el 40% de los casos).

La incidencia de las lesiones leves en la víctima es lógicamente mucho menor que cuando hablamos de lesiones graves. Así, la lesión leve por excelencia derivada de un accidente de circulación, es el famoso esguince cervical o “latigazo cervical”, que es la menor valorada por las aseguradoras y por supuesto la peor pagada.

Tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en enero de 2016, la reclamación de indemnizaciones por este tipo de lesiones leves se complica para las víctimas, gracias al triunfo de las aseguradoras en este sentido al introducir en la nueva normativa el ya famoso artículo 135.

Según dicho artículo, dedicado a las lesiones menores de la columna vertebral, es necesario cumplir unos requisitos si queremos ser indemnizados por lesiones leves.

Así, la necesidad de recibir asistencia médica antes de las 72 horas desde el siniestro, el criterio de intensidad (con daños materiales leves no se reconocen lesiones), el de exclusión (tiene que haber nexo causal entre el accidente y los daños sufridos) o el topográfico (relación entre la zona del cuerpo afectada y la lesión concreta padecida).

Por tanto, en caso de que quieras reclamar tu indemnización por un supuesto de estas características, debes conocer los pasos de estos proceso legales

lesiones graves

Las lesiones graves en un accidente de tráfico

En el caso de las lesiones graves, la cosa cambia. Aquí la indemnización a reclamar no se refiere únicamente a las lesiones temporales, y las secuelas, gastos y perjuicio patrimonial, como el caso de las lesiones leves.

Cuando hablamos de lesiones graves, nos referimos a daños de entidad importante, que requieren largos periodos de tratamiento, y que además de secuelas, y algún tipo de incapacidad según el caso, van a generar otra serie de derechos a favor de la víctima que no tienen los lesionados leves.

Como ya hemos dicho antes, el nuevo Baremos distingue entre diferentes conceptos indemnizatorios a la hora de calcular nuestra indemnización

Lesiones temporales en lesionados graves

En el caso de lesiones graves, frente a los días básicos (perjuicio personal básico) y moderados (perjuicio personal particular en grado moderado) propios de los lesionados leves, se va a indemnizar el perjuicio personal particular en grado de grave (cuando la víctima requiere estancia hospitalaria) o en grado de muy grave (si requiere ingreso en UCI o similar).

Durante este periodo, el lesionado pierde de manera temporal en mayor o menor medida según los daños sufridos, su autonomía para realizar las tareas más básicas de la vida diaria (asearse, comer, vestirse).

Naturalmente, en ocasiones la víctima con lesiones graves tiene también un periodo de perjuicio personal particular en grado moderado y/o básico, según va mejorando de sus lesiones.

El conjunto de todos estos días determina la partida correspondiente a la indemnización de un lesionado grave por lesiones temporales.

La indemnización por secuelas en víctimas con lesiones graves

Cuando la entidad de una sola secuela o la suma de varias de ellas concurrentes son de gravedad, entonces la víctima tiene derecho a una indemnización complementaria por daño moral (la suma de todas las secuelas supera los 80 puntos o una sola de ellas se valora en 60 puntos.

Además, la víctima con lesiones graves puede reclamar indemnización por perjuicio moral por pérdida de calidad de vida, recogiendo el Baremo 4 tipos de perjuicio en este sentido:

Muy grave, que podría equivaler a una gran invalidez, en los casos en los que la víctima, tras el alta médica por estabilización de sus lesiones, ha perdido su autonomía personal para realizar la mayoría de las labores propias de la vida diaria.

-Grave, que viene a equivaler a la incapacidad permanente absoluta en cuanto a la actividad profesional de la víctima, y se refiere a supuestos en los que el lesionado no puede hacer algunas actividades básicas o esenciales de la vida diaria.

Moderado, que equivale a una incapacidad permanente total para el desempeño de la actividad laboral o profesional de la víctima, y a supuestos en los que no puede desempeñar algunas de las actividades de desarrollo personal.

Leve, que vendría a ser el equivalente a la incapacidad permanente parcial. En este supuesto se incardinan los lesionados con más de 6 puntos de secuelas que no puede hacer alguna de las actividades que venía haciendo antes del accidente, o con menos de 6 puntos pero que no puede realizar alguna de las tareas inherentes a su profesión y ocupación habitual.

lesiones graves

La indemnización por perjuicio patrimonial en víctimas con lesiones graves

En este apartado los lesionados graves pueden reclamar la indemnización que les corresponda por lucro cesante y por daño emergente, prestando especial atención al perjuicio que puede suponer si la víctima sustituye el sueldo que recibía con su trabajo por la prestación que le corresponda a causa de la incapacidad sobrevenida a causa del accidente.

Además, las víctimas por lesiones graves también perciben indemnización por gastos de asistencia futura (Tabla 2.C del Baremo), que incluye gastos de sillas de ruedas, prótesis, ortesis, rehabilitación ambulatoria o domiciliaria, según el caso, y gastos por pérdida de autonomía personal (adecuación de vivienda, ayudas técnicas o incremento de los costes de movilidad).

Para poder reclamar con garantías todas estas indemnizaciones, que el caso de lesionados graves implica unas cantidades importantes, hay que contar con que las aseguradoras tenderán siempre a valorar cualquier concepto a la baja.

Para evitar dejar partidas sin reclamar y hacerlo solicitando lo que realmente corresponde al lesionado, hace falta la ayuda de un abogado especialista en accidentes de circulación que conozca a fondo la normativa y negocie con la compañía, o en caso de no alcanzarse un acuerdo, interponga contra el seguro un procedimiento judicial.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿Qué lesiones se penalizan tras la reforma del Código Penal en 2015?

El 1 de julio de 2015 entró en vigor la reforma de nuestro Código Penal, que supuso, entre otros cambios, la desaparición de los denominados Juicios de Faltas.

Antes de la reforma del Código Penal

Hasta entonces, muchas reclamaciones derivadas de accidentes de circulación se tramitaban a través de los Juicios de Faltas: el perjudicaba interponía una denuncia contra el conductor responsable, si había lesiones pasaba reconocimiento con el Médico Forense del Juzgado, quien emitía un Informe de Sanidad, se valoraban el resto de daños y se aportaban justificantes al procedimiento.

Finalmente, o bien antes de la celebración de la vista oral se llegaba a un acuerdo con la compañía de seguros, o bien se celebraba el juicio si no había acuerdo.

Tras la reforma, los Juicios de Faltas dejan de existir, y las reclamaciones derivadas de accidentes de circulación pasan a la Jurisdicción civil. Así desaparecieron las condenas penales y se tramitaba la responsabilidad civil derivada de los daños sufridos por las víctimas, es decir, la indemnización.

La consecuencia negativa de este cambio para los perjudicados era clara: se pasaba de un procedimiento penal “gratuito” (el Juicio de Faltas) que no generaba gastos a la víctima, a un procedimiento (el civil) que requiere para su tramitación que el perjudicado haga frente a una serie de gastos (abogado, procurador, perito médico).

Después de la reforma del Código Penal

Pese a la desaparición de los Juicios de Faltas, hay una serie de lesiones graves por accidente de tráfico que siguen penalizadas:

-Las lesiones graves tipificadas en los artículos 149 y 150 del Código Penal, aunque se hayan producido por una conducta calificada como imprudencia menos grave. Estos casos se van a tramitar como Delito Leve y la pena se contempla en el artículo 152 del Código Penal.

-Las lesiones menos graves, no incluidas en los artículos 149 y 150 del Código Penal, pero que son producidas por una conducta que se califica como imprudencia grave. En este caso se tramita como Delito Básico de Imprudencia (artículo 152.1 del Código Penal).

Por tanto, el elemento diferenciador es la gravedad, tanto en las lesiones como en el tipo de imprudencia cometida, tramitándose por vía penal las lesiones graves, aunque sean por imprudencia leve o menos grave del culpable, y las lesiones menos graves, pero con una imprudencia grave del responsable.

La víctima de un accidente con lesiones graves necesita ayuda legal para tramitar su reclamación y porque desde el principio, la aseguradora va a tratar de minimizar las lesiones y sobre todo valorar siempre en mínimos cualquier concepto al que tenga derecho.

lesiones graves

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en este tipo de reclamaciones, y nuestros abogados para accidentes, junto con un equipo de peritos médicos, tramitadores, y expertos en incapacidades laborales, ayudamos a los perjudicados a lo largo de todo el proceso para que perciban la indemnización por accidente de tráfico que realmente les corresponde y acorde con los daños efectivamente sufridos.

RECLAMAR INDEMNIZACION POR ACCIDENTE COMO TAXISTA

Los taxistas son profesionales del volante que dedican muchas horas del día a circular, ya que el taxi es su profesión, lo que hace que en su caso de incremente el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

En los casos de accidentes de taxi, además, debe tenerse en cuenta también la posibilidad de que, en el momento de sufrir el accidente, lleve pasajeros u ocupantes en el taxi.

Mientras que el taxista podrá reclamar indemnización por los daños y perjuicios sufridos siempre que no haya sido culpable exclusivo del siniestro, en el caso de los ocupantes del taxi van a poder reclamar y cobrar siempre, al margen de quien haya sido culpable del mismo.

En cualquier caso y teniendo en cuenta la cantidad de variantes que pueden darse en un accidente de tráfico, y que cualquier factor adicional, por pequeño que sea, puede condicionar la reclamación, es muy importante que el taxista accidentado, y en su caso los ocupantes, cuenten siempre con la ayuda jurídica de abogados especialistas en accidente de taxi.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

TUS DERECHOS COMO TAXISTA ANTE UN ACCIDENTE

La particularidad de las reclamaciones de indemnizaciones por accidente de tráfico de un taxista estriba en el hecho de para ellos el taxi es su medio de trabajo, con el que se gana la vida.

Por tanto, si sufren un accidente, y el taxi tiene que estar reparándose y por consiguiente el taxista no puede salir a hacer su trabajo, o está de baja laboral a causa del siniestro, su perjuicio patrimonial es importante, y deberá determinarse y cuantificarse para reclamarlo en su momento a la aseguradora del responsable.

Si el taxista es víctima de un siniestro provocado por un tercero, tanto él como los posibles ocupantes reclamarán a la compañía de ese vehículo culpable.

Pero si es el taxista quien provoca el accidente, entonces no podrá reclamar para sí indemnización alguna, pero sí los ocupantes del taxi que reclamarán a la compañía de seguros del taxi.

Para que el taxista se asegure de que podrá reclamar por al accidente sufrido, deberá acreditar la responsabilidad del contrario, lo que puede hacer o bien rellenando un parte amistoso que debe firmarse por ambos conductores, o bien avisando a los agentes de la autoridad para que elaboren un Atestado o Parte de Accidente que recoja los datos de todos los implicados y la dinámica del siniestro.

Una vez que esté acreditada la culpa o responsabilidad del contrario, toda la discusión con la compañía contraria de referirá a la entidad de los daños sufridos, tanto personales como materiales, con algunas particularidades propias de los casos de los taxistas, como ahora veremos.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CUÁL ES TU INDEMNIZACIÓN COMO TAXISTA?

La indemnización como taxista abarca tanto los daños materiales como los personales, y además, mención especial debe hacerse a la reclamación, en el caso de los taxistas, del lucro cesante (perjuicio patrimonial).

En cuanto a los daños personales o lesiones, se reclama indemnización por los días que el taxista haya tardado en curarse (sean de UCI, hospital o moderados-perjuicio personal particular-, o sean de curación –perjuicio personal básico). Los días que el taxista esté de baja laboral se computan como perjuicio personal particular en grado de moderado.

Además de lo anterior, una vez que el taxista se haya recuperado y haya sido dado de alta por su médico por estabilización de las lesiones, pueden haberle quedado secuelas. Estas secuelas pueden ser leves, pero si el accidente ha sido grave, pueden resultar de tal entidad que le impidan volver a desempeñar su trabajo como lo venía haciendo, en cuyo caso será necesario tramitarle también una incapacidad, que pude ser parcial, total, absoluta o una gran invalidez en los casos más delicados.

Las secuelas no son abonadas por las compañías de seguros de manera voluntaria, y mucho menos las incapacidades, por ello es muy importante que el taxista cuente con ayuda externa de abogados especialistas en accidentes de taxi que defiendan sus derechos frente al seguro.

RECLAMAR EL LUCRO CESANTE

Además de la indemnización por daños personales, el taxista puede reclamar la indemnización que le corresponda por daños materiales. En este punto debe tenerse en cuenta que el taxista utiliza el taxi como medio de trabajo, de modo que, si no lo puede utilizar porque tiene que repararse, ya s ele está causando un perjuicio económico que hay que reclamar.

Como siempre, la carga de la prueba la tiene el perjudicado, y en el caso de los taxistas, suele acudirse a las Certificaciones de las Asociaciones Gremiales de Taxistas, y también se solicita al taller un Certificado donde se indique también el tiempo que ha permanecido el taxi en el mismo, para computar el perjuicio patrimonial.

Normalmente lo que se reclama es la ganancia que el taxista ha dejado de percibir como consecuencia del accidente. El problema que se plantea con los taxistas es que los mismos tributan por módulos, y de esa forma es complicado poder conocer cuál es su facturación real. Las aseguradoras suelen discutir estos conceptos, si bien en general la jurisprudencia suele aceptar estos medios de prueba. En cualquier caso, siempre será fundamental contar con la ayuda de un abogado experto en reclamaciones por accidente. 

QUE CUBRE EL SEGURO DEL TAXI

El seguro del taxi tendrá unas u otras coberturas dependiendo de lo que haya contratado el taxista.

Normalmente los taxistas suelen buscar coberturas más completas, teniendo en cuenta que, al pasar tantas horas al volante, las opciones de sufrir un accidente son mayores, y por lo tanto se incrementa el riesgo.

Además de lo anterior, los taxis son vehículos de transporte de pasajeros, y por lo tanto, las coberturas tienen que ser lo suficientemente completas como para cubrir los daños y perjuicios que pueda causar el taxista a los ocupantes de su taxi, en el supuesto de ser el culpable exclusivo de un accidente de tráfico. En esos supuestos el seguro del taxi indemnizará a los pasajeros, e incluso a terceros si en el accidente ha habido otras víctimas en otros vehículos implicados.

En DEMANDA TU LESION somos abogados especialistas en accidentes de taxi desde hace años, gestionando reclamaciones tanto en vía amistosa como en vía judicial, cuando las necesidades del caso así lo han requerido y las ofertas de la compañía no ha sido justa y acorde con la realidad de los daños sufridos.

Teniendo en cuenta que por norma en los accidentes de tráfico como taxistas es muy habitual que las compañías discutan la indemnización, recomendamos informarse antes de dar ningún paso y luego decidir cómo se quiere enfocar la reclamación, para lo que los abogados especialistas en accidentes de tráfico de DEMANDA TU LESION nos ponemos a disposición del perjudicado desde el primer momento.

¿PUEDO RECLAMAR UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TAXI?

Los taxis son vehículos de transporte público de pasajeros, que pasan muchas horas circulando, por lo que las posibilidades de sufrir un siniestro son elevadas.

En un accidente de tráfico en el que se ve involucrado un taxi, pueden darse varios supuestos, pues no es que el mismo el caso para ocupantes que conductor. En el caso del conductor es primordial ser libre de culpa para reclamar una indemnización por accidente de tráfico, en caso de ser ocupante sea o no responsable del siniestro, puedes reclamar una indemnización por los daños a consecuencia del mismo.

QUE PASOS DEBO SEGUIR PARA CONSEGUIR MI INDEMNIZACION

Para reclamar una indemnización por un accidente de taxi, en el caso del conductor del mismo, es necesario que el taxista no sea el culpable exclusivo del accidente. Así, si en el siniestro es responsable otro vehículo, podrá reclamar indemnización tanto el taxista como los ocupantes del mismo, haciéndose cargo de la misma la aseguradora del otro vehículo.

Ahora bien, si el responsable del accidente es el propio taxista, no podrá reclamar indemnización, pero si podrán hacerlo los ocupantes del taxi, que reclamarán a la aseguradora del taxi, y que cobran siempre, independientemente de quien haya sido el responsable del siniestro.

Los pasos para reclamar la indemnización que nos pueda corresponder son los mismos para el taxista y para los ocupantes, si bien el conductor del taxi puede reclamar otra serie de partidas anexas a su condición de taxista, como son el lucro cesante, considerado un perjuicio patrimonial porque implica una ganancia dejada de percibir por el taxista a consecuencia del accidente.

Los primeros pasos, por tanto, son en primer lugar asegurarnos de tener acreditada la responsabilidad en el siniestro, o bien con un parte amistoso firmado y rellenado correctamente que demuestra la culpa del contrario, o mediante un parte de accidente o Atestado levantado por la Guardia Civil o la Policía que demuestre cómo ha ocurrido el siniestro y quien es responsable. Los testigos también son importantes sobre todo si los conductores no se ponen de acuerdo sobre la responsabilidad.

En el caso de los ocupantes del taxi, es importante que en el parte amistoso se haga constar que viajaban en el mismo y que resultaron lesionados.

Si es posible, también es conveniente sacar fotografías del lugar del siniestro y el estado y posición de los vehículos implicados.

El siguiente paso es acudir lo antes posible al Hospital más cercano para que nos hagan una primera valoración, al margen de que nos hayan atendido los servicios de emergencias en el lugar del accidente. El primer informe médico es fundamental, siendo necesario que especifique claramente todas las lesiones sufridas y que estos primeros informes médicos se hayan realizado antes de pasar 72 horas desde el siniestro.

La reclamación de la indemnización por accidente correspondiente no podrá realizarse hasta que las lesiones estén estabilizadas, y en el caso del taxista la indemnización incluirá los daños materiales sufridos en el taxi, así como los perjuicios sufridos durante el tiempo en que no pueda ejercer su actividad.

COMO RECLAMAR LA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE D ETRAFICO QUE ME CORRESPONDE

Para reclamar la indemnización por accidente de tráfico correspondiente es importante contar con el asesoramiento de abogados especialistas en accidentes de taxi.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

A través de la calculadora de indemnizaciones de DEMANDA TU LESION, la víctima puede hacerse una idea aproximada de los conceptos que puede reclamar, si bien luego la cuantía de la indemnización va a depender de diversos factores a tener en cuenta, que nos serán especificados por el abogado que designemos para nuestra defensa.

Así, el ocupante de un taxi que ha sufrido lesiones en un accidente, podrá reclamar los daños personales sufridos, que dependerán del tiempo que haya tardado en curarse y de las secuelas, tanto funcionales como estéticas, y posibles incapacidades que le hayan quedado, cuantificadas conforme al Baremo de Tráfico 2016. Igualmente podrán reclamar los gastos que hayan podido tener (facturas de farmacia o rehabilitación, daños en gafas, móviles o cualquier objeto que se haya deteriorado en el accidente) siempre que se acredite que la relación causal entre los mismos y el siniestro.

En cuanto al taxista no culpable, puede reclamar igualmente como daños personales el tiempo de curación hasta la estabilización lesional, que incluye días de hospital, días de baja o incapacidad y días de curación, así como las secuelas o incapacidades consecuencia del siniestro.

Además, el taxista puede reclamar los daños materiales de su vehículo y el lucro cesante, considerado un perjuicio patrimonial, ya que a consecuencia del accidente el taxista no puede desempeñar su trabajo, bien por no tener el taxi operativo (reparación de los daños materiales), bien porque a consecuencia de las lesiones, no puede desempeñar su trabajo. Debe tenerse en cuenta que para un taxista, su taxi es el medio a través del cual desempeña su trabajo, por lo que si el mismo tiene que permanecer en un taller un tiempo para reparase, el taxista no podrá trabajar ese tiempo y por tanto sufrirá perjuicios económicos que deben valorarse también.

LA VENTAJA DE RECLAMAR CON UN ABOGADO INDEPENDIENTE AL DE LAS COMPAÑIAS DE SEGURO

En un accidente de taxi, tanto el taxista como los ocupantes deben buscar asesoramiento lo antes posible por parte de un abogado independiente.

Las aseguradoras velan por los intereses de la compañía, nunca de las víctimas, por lo que debe externalizarse el servicio y que la víctima cuente con una ayuda externa y ajena a los intereses de las aseguradoras.

Solicita tu asesoría GRATIS
a nuestros abogados expertos.

La ventaja del abogado independiente, como el equipo de DEMANDA TU LESION, es que su trabajo va unido al de la víctima porque comparten el mismo interés. Los abogados especializados en accidentes de tráfico funcionan al margen de las aseguradoras, y sus honorarios se hacen depender del resultado obtenido, por lo que cuanto mayor es la indemnización que consigan para la víctima, mayor es su beneficio, lo que garantiza que el abogado trabaje defendiendo solo el interés del lesionado frente a la aseguradora.

Además, en la mayoría de las ocasiones los honorarios del abogado independiente que contratemos pueden salirnos gratis, gracias a la defensa jurídica. En el caso del taxista, la cobertura por defensa jurídica de su póliza le cubrirá en todo o en parte los honorarios del abogado particular que designe, hasta el límite de la misma. Y en el caso de los ocupantes, si disponen de póliza de hogar es muy probable que la misma le cubra dichos honorarios del abogado particular en todo o en parte.

Los abogados y profesionales de DEMANDA TU LESION están especializados en reclamaciones de accidentes de taxi, tanto en defensa de los intereses del taxista como de los ocupantes del mismo.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación y recopilar información estadística de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en el enlace que te indicamos. Aviso Legal, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies