Categoría: Preguntas frecuentes Indemnizacion por accidente

¿Tienes que reclamar una indemnización por atropello en un paso de peatones?  En este post te contamos qué dice el Baremo de Tráfico, la importancia del Atestado como prueba, qué ocurre con la culpa y por qué necesitas un abogado.

Los peatones son, junto con los ciclistas, el colectivo más vulnerable en los accidentes de circulación, especialmente los niños y las personas mayores.  Su especial desprotección implica como consecuencia que en la mayoría de los casos la víctima sufre lesiones de gravedad, y en casos extremos, el fallecimiento.

El número de atropellos en nuestro país ha crecido de manera alarmante, siendo lo más habitual que se produzcan en los núcleos urbanos. De entre todos, el más común es el que se produce en los pasos de peatones.

Pese a lo que pueda parecer, hasta en este tipo de siniestros pueden provocarse muchas dudas a la hora de determinar el responsable de asumir la indemnización por atropello en un paso de peatones. Son muchos los factores que pueden intervenir en los hechos y que deberán analizarse y tenerse en cuenta para conocer las opciones de reclamación posibles en un litigio legal.indemnización por atropello en paso de peatones

Teniendo en cuenta que las compañías de seguros del responsable buscarán siempre la vía para evitar el pago a la víctima de cuantías económicas que pueden llegar a ser muy elevadas en caso de lesiones graves, conviene siempre contar con la ayuda de un abogado especializado en la reclamación de una indemnización por atropello en un paso de peatones para salir con éxito del procedimiento legal.

Indemnización por atropello en paso de peatones: La importancia de contar con un Atestado policial

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de saber si puedes reclamar una indemnización por atropello en un paso de peatones es que resulta fundamental acreditar la responsabilidad, es decir, quién ha sido el culpable del accidente.

Esto, que parece ser sencillo, resulta un verdadero quebradero de cabeza para muchas víctimas, debido a las circunstancias que pueden rodear este tipo de siniestros y que, en muchas ocasiones, provocan dudas para demostrar la culpa, y, por tanto, la posibilidad de señalar al responsable de asumir la cuantía económica.

La cosa se complica más en los pasos de peatones que no están regulados por semáforos, ya que, en estos casos, el peatón cruza muchas veces confiando en que los vehículos van a detenerse, y la realidad demuestra que cada día, son más los conductores que no los respetan, provocando el atropello del peatón.indemnización por atropello en paso de peatones

Por eso, y en la medida de lo posible, es fundamental actuar con rapidez en los momentos posteriores al accidente. Y entre los pasos previos fundamentales para solicitar a posteriori una indemnización por atropello en un paso de peatones es a avisar de inmediato a los agentes de la autoridad.

✍ El Atestado   se convierte en una pieza clave a efectos de acreditar la dinámica de un siniestro.

En un atropello, es muy fácil que haya testigos presenciales y que sean éstos quienes llamen a la Policía o Guardia Civil, sobre todo cuando la víctima, que en ningún caso debe moverse, ha sufrido lesiones de consideración.

Contar con un Atestado permite al perjudicado disponer de un elemento de prueba clave de de cara a la aseguradora del conductor responsable.

Imaginemos un atropello en un paso de peatones regulado por semáforo, donde el contrario puede negar la culpa con el argumento de que el semáforo estaba rojo para el peatón y verde para el vehículo. Y la víctima mantiene lo contrario.

O, por ejemplo, un atropello en un paso de cebra sin semáforo, donde hay versiones contradictorias, y el conductor puede argumentar, por ejemplo, que el peatón cruzaba fuera del mismo, y no por él, mientras que el perjudicado tiene una versión diferente y los testigos corroboran la declaración del atropellado.

¿Cómo dejar constancia de la dinámica del siniestro? Evidentemente, el Atestado será el medio de prueba más fiable que determine cómo se ha producido el accidente.

Los agentes de la autoridad realizarán un análisis de los vestigios encontrados en el lugar, posición final del vehículo y del peatón, huellas de frenada, distancia entre el vehículo y la víctima, análisis de la frecuencia semafórica, declaraciones de testigos, y cualquier otro dato que les permita reconstruir los hechos.

Por tanto, es fundamental siempre, aunque el atropello haya sido leve, no abandonar el lugar de los hechos, llamar a los agentes, a los servicios de emergencia, y recabar los datos que se puedan de testigos presenciales. El atestado supone una información muy fiable sobre la cual elaborar una futura reclamación de indemnización por atropello en paso de peatones.

indemnización por atropello en paso de peatones

Indemnización por atropello en paso de peatones: ¿Quién es el culpable del suceso?

Aunque pueda parecer obvio, no todos los atropellos en un paso de peatones son fáciles de demostrar, y son muchas las circunstancias que pueden darse que lleven al conductor, y, por tanto, a su aseguradora, a negar los hechos y a discutir la responsabilidad a la hora de asumir la indemnización por atropello en un paso de peatones.

Culpa exclusiva de la víctima

Casi todos sabemos ya que es posible reclamar una indemnización en un accidente de tráfico en los casos en los que la víctima no haya sido culpable exclusiva del siniestro.

Pero, ¿Puede haber culpa exclusiva cruzando un paso de peatones? Parece razonable pensar que no, si bien se han dado casos que hemos tramitado en DEMANDA TU LESIÓN en los que el conductor responsable ha negado la culpa con el argumento de que el peatón no cruzaba por el paso de peatones en sí, sino junto a él o fuera de él.

Se trata de supuestos controvertidos que en la mayoría de las ocasiones acaban en los Tribunales. Sin embargo, lo que debe quedar claro es que, si el peatón provoca el atropello con su conducta negligente e incluso dolosa de forma que el conductor no pueda de ninguna de las maneras reaccionar o prever el accidente, no tendrá opciones de reclamar.

indemnización por atropello en paso de peatones

Concurrencia de culpas.

A la hora de reclamar una indemnización por atropello en un paso de peatones, la concurrencia de culpas es un supuesto mucho más habitual a tramitar en la realidad jurídica de nuestros tribunales competentes. Imaginemos que el peatón cruza por lugar indebido (fuera del paso de peatones) y el conductor circula por ese tramo con exceso de velocidad. ¿Podría haberse evitado el atropello?

El nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor en 2016, elimina la figura de la concurrencia como tal y la sustituye por la contribución de la víctima en la producción del daño. Con esto se trata de promover la actitud proactiva y diligente de las víctimas a la hora de minimizar los perjuicios en caso de accidente.

Estos casos también provocan discrepancias entre las partes y muchas veces obligan a la víctima a acudir a los Tribunales, y será necesario estudiar bien, por parte de un abogado experto en la materia, e incluso con un perito reconstructor de accidentes, las circunstancias de cada caso concreto para determinar si es viable solicitar nuestra correspondiente indemnización por atropello en paso de peatones. indemnización por atropello en paso de peatones

Culpa de terceros.

Parece claro que cuando no existe responsabilidad alguna por parte del peatón y la culpa exclusiva del contrario queda claramente acreditada, no hay problema alguno para reclamar una indemnización por atropello en paso de peatones en la forma establecida en nuestra legalidad vigente.

La mayoría de los atropellos en paso de peatones, cuando la culpa está probada debidamente, con un Atestado principalmente, se reclaman sin problema en cuanto a la determinación de la responsabilidad del supuesto de hecho.

En estos casos la discusión con la aseguradora de turno se ceñirá, básicamente, a la valoración económica de las lesiones y daños sufridos, habida cuenta que las compañías siempre ofrecen al perjudicado cantidades muy por debajo de lo que correspondería a la hora de calcular tu indemnización por accidente en un paso de peatones.indemnización por atropello en paso de peatones

Indemnización por atropello en paso de peatones ¿Qué se establece en el Baremo de tráfico?

Las estadísticas indican que cada año se producen cerca de 11.000 atropellos en España.

La indemnización por atropello en un paso de peatones se va a valorar y cuantificar según lo dispuesto en el Baremo de Tráfico.  Sin embargo, no resulta fácil interpretarlo y mucho menos aplicar todos los factores y conceptos que en el mismo se detallan para determinar la indemnización a percibir por la víctima.

En la mayoría de los casos, la reclamación por este tipo de accidentes comprende el pago de las lesiones sufridas. Sin embargo, no solo se abonan los daños personales. Una indemnización por atropello en paso de peatones puede englobar también daños de carácter material.

Y, además, el Baremo incluye también el pago del denominada perjuicio patrimonial, que se divide en lucro cesante y daño emergente.indemnización por atropello en paso de peatones

✅ INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO EN PASO DE PEATONES → SUPUESTO DE PRÁCTICO: Imaginemos un peatón que resulta atropellado en un paso de peatones, sufriendo una fractura de cadera. A causa de la colisión, es desplazado varios metros cayendo sobre la calzada.

En la caída se le rompen las gafas graduadas que lleva, el teléfono móvil, y un ordenador portátil que llevaba en una mochila. Además, a causa de estar de baja laboral, su empresa le reduce una parte de la nómina, tampoco cobra una serie de incentivos o comisiones que tiene en su trabajo, y, además, ha tenido que pagar gastos de pruebas médicas, de farmacia, y de desplazamiento.

Pues bien, en este caso, la víctima, de acuerdo con lo dispuesto en el Baremo, la indemnización por atropello en paso de peatones de este sujeto englobará una indemnización por lesiones, por daños materiales y por perjuicio patrimonial.

La indemnización por lesiones comprenderá el perjuicio personal básico (tiempo de curación) y el perjuicio personal particular (según haya requerido ingreso en UCI/hospital/o baja laboral), además de secuelas funcionales y/o estéticas y cualquier tipo de incapacidad sobrevenida al accidente.

La indemnización por daños materiales incluirá la reparación o sustitución de las gafas, el ordenador y el teléfono móvil, previa presentación de presupuestos de arreglo o facturas de compra.

Y la indemnización por perjuicio patrimonial incluirá el pago del daño emergente (facturas de todos los gastos que haya tenido derivados el accidente) y del lucro cesante (cantidades dejadas de percibir a consecuencia de estar de baja laboral).

El Baremo de Tráfico recoge otros muchos conceptos indemnizables dependiendo del tipo de lesión (por ejemplo, el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida), cantidades que como es natural, la víctima no tiene por qué conocer, por lo que siempre va a necesitar ayuda legal.

indemnización por atropello en paso de peatones

Los abogados de DEMANDA TU LESION conocemos muy bien las dificultades de las víctimas para reclamar una indemnización por atropello en paso de peatones.

Negativas a pagar por negar culpa, ofertas motivadas insuficientes, discusiones sobre responsabilidad, son algunos de los problemas que plantean las compañías a los que se enfrentan los perjudicados por este tipo de siniestros. ¿Tienes dudas? ¿Te encuentras en alguna de estas situaciones? ¿No sabes cómo reclamar?

✍ Si tú o alguien de tu entorno ha sufrido un atropello, sea más leve o más grave, discutan o no culpa, no lo dudes y contacta  lo antes posible con DEMANDA TU LESION. Nuestros abogados te harán una primera valoración sin compromiso para que conozcas las opciones de reclamación de tu caso.

Y no olvides que, si dispones de póliza de hogar, los honorarios del abogado que designes te pueden salir gratis en todo o en parte gracia a la cobertura por defensa jurídica que también te tramitamos gratuitamente. Hasta aquí nuestro post sobre la indemnización por atropello en paso de peatones ¡Gracias por leernos!

¿Quieres reclamar una indemnización por accidente en autobús? Conoce cuándo se puede reclamar y a quién, la posibilidad de cobrar dos indemnizaciones (SOV y SOA) y cómo tramitar tu reclamación.

El autobús es uno de los medios de transporte más utilizados en nuestro país, no solo en las vías urbanas, sino también en trayectos de largo recorrido. Puede ser por motivos laborales, de ocio, de vacaciones o por turismo.

Contrariamente a lo que pudiera parecer, muchos usuarios de este sistema de desplazamiento desconocen la posibilidad de reclamar una indemnización por accidente en autobús, motivo por el cual muchas veces desisten de hacerlo por la creencia de que se trata de un proceso largo y complicado solo apto para casos muy graves.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Aunque los siniestros de autobús pueden ser gravísimos, sobre todo cuando hay varios accidentados (por ejemplo, en un vuelco o una salida de vía), hay otras muchas lesiones y daños más leves que pueden producirse viajando y que darían lugar a una posible indemnización por accidente en autobús.

Sin embargo, como todos los accidentes de circulación, en el caso del autobús se dan una serie de particularidades específicas que hay que conocer para que la reclamación llegue a buen término, para lo cual la víctima debe siempre buscar la ayuda de un abogado independiente de las compañías de seguros para asesorarse.

Indemnización por accidente en autobús: ¿Quién es el responsable del siniestro?

El primer punto que hay que tener en cuenta para saber si existe derecho o no derecho a la reclamación de una indemnización por accidente en autobús es el sujeto responsable del supuesto de hecho.

Y para ello hay que partir de una premisa fundamental: El viajero de un autobús, sea urbano o interurbano, es un ocupante del mismo, y como tal, un mero elemento pasivo en caso de que ocurra un accidente.

Por lo tanto, si se produce un siniestro, tendrá derecho a cobrar indemnización siempre, al margen de quien haya sido el culpable del mismo. Solo hay una excepción a esta regla general, que ahora veremos.

Es importante tener en cuenta, por lo demás, que como en cualquier otro accidente, es fundamental poder acreditar la culpa, como paso previo a reclamar una indemnización.

✅ Solicitar el Atestado,  recabar datos de testigos, sacar fotografías, interponer una reclamación en la propia empresa de autobuses, conservar el billete utilizado ese día, y avisar a los servicios de emergencias y al conductor en el momento de producirse el accidente, son pasos fundamentales para gestionar este tipo de siniestros.

Vamos a ver qué diferentes supuestos de responsabilidad pueden darse.

La responsabilidad del accidente recae sobre el conductor del vehículo contrario.

Este caso se produce cuando el conductor del autobús se ve obligado a realizar algún tipo de maniobra para evitar el accidente, o bien no puede evitarlo, porque la culpa es de un tercero que es el responsable.

El supuesto más habitual se produce cuando el conductor tiene que pegar un violento frenazo para evitar una colisión porque se atraviesa una moto o un vehículo en su trayectoria, a consecuencia del cual se caen en su interior uno o varios pasajeros que se lesionan.

Otro ejemplo sería el siniestro con colisión (choque frontal, lateral) provocado por un tercero que se ha saltado un stop o una señal de ceda el paso, y ha interceptado la normal trayectoria del autobús.

En este caso, la indemnización por accidente en autobús corre a cargo de la compañía de seguros del vehículo contrario, incluyendo la del propio conductor si ha resultado lesionado.indemnización por accidente en autobús

La responsabilidad del accidente recae sobre el conductor del autobús

Este supuesto es muy común sobre todo en las vías urbanas, y ocurre cuando los daños a los pasajeros se producen por algún tipo de maniobra negligente, poco cuidadosa o violenta del conductor del autobús.

El caso más habitual es el frenazo brusco del conductor por algún motivo no imputable a nadie más que a él, que provoca la caída de uno o varios pasajeros en el interior del autobús, o, por ejemplo, el cierre de puertas antes de tiempo que provoca daños en alguno de los viajeros que en ese momento se disponen a bajar del mismo.

En estos siniestros, la indemnización por accidente en autobús dependerá de la compañía aseguradora del autobús en cuestión.indemnización por accidente en autobús

No es posible identificar la responsabilidad del suceso. ¿Seguimos teniendo derecho a una indemnización?

Casos donde no es posible hacerse con los datos del responsable son muy habituales sobre todo en las vías urbanas, cuando un vehículo se cruza en la trayectoria del autobús obligándole a frenar violentamente, y a consecuencia del mismo se produce la caída de uno o varios pasajeros en su interior.

El ejemplo más clásico se produce en la intersección de un carril bus con un cruce. El vehículo atraviesa el cruce invadiendo el carril bus sin apercibirse de la presencia del autobús, que tiene que frenar para evitar la colisión.

Y el vehículo causante continúa su trayecto normalmente, porque muchas veces desconoce que con su maniobra ha provocado el frenazo y las consiguientes lesiones a los pasajeros.

¿Qué ocurre entonces que no hay datos sobre el vehículo culpable porque se ha marchado del lugar?

En estos casos el accidente puede acreditarse, tanto por la declaración del propio conductor como de otros pasajeros testigos del mismo, y como suele avisarse si hay lesionados a los servicios de emergencia y a la Policía, un Atestado y las declaraciones de las partes servirán para hacer una reclamación al Consorcio de Compensación de Seguros, que se hará cargo de la indemnización por accidente en autobús.

indemnización por accidente en autobús

El responsable es el propio viajero

Cuando la responsabilidad recae sobre el viajero, a la hora de reclamar una indemnización por accidente en autobús pueden darse dos casos:

  • VIAJERO RESPONSABLE DEL SUPUESTO DE HECHO: Cuando la víctima, pese a ser viajero de un autobús, no puede reclamar indemnización por accidente en autobús si se lesiona, porque es él mismo quien provoca el accidente.

Las causas pueden ser varias: viajar en estado de embriaguez, o encontrase bajo los efectos de algún tipo de droga, o cometiendo algún tipo de acto doloso a bordo del autobús.

  • EL VIAJERO NO PUEDE CULPAR A NADIE MÁS: Y el otro caso se produce cuando el viajero se lesiona por una caída en el interior del autobús accidental o fortuita, sin culpa de nadie más.

En este segundo caso no podrá reclamar una indemnización por accidente en autobús con cargo al seguro de responsabilidad civil, pero sí podrá hacerlo con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV, que le indemnizará de una sola vez y por la lesión concreta sufrida de acuerdo a lo dispuesto en un Baremo específico.

indemnización por accidente en autobús

Indemnización por accidente en autobús: La posibilidad de cobrar 2 veces

Una de las particularidades de los siniestros de autobús es que según en qué casos, la víctima puede percibir dos indemnizaciones diferentes, una con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV, y la otra con cargo al Seguro Obligatorio de Automóviles o SOA.

La víctima tiene que estar muy atenta en estos casos, porque muchas veces, a la hora de reclamar una indemnización por accidente en autobús desconoce esa doble posibilidad, y esa falta de conocimiento les lleva a cometer errores en la valoración de las indemnizaciones a percibir.

Así, nos hemos encontrado consultas en DEMANDA TU LESION de víctimas que desconocían la posibilidad de cobrar dos tipos de indemnizaciones, y solo han percibido una de ellas por no estar correctamente asesorados.

✍ Un caso real que hemos visto varias veces se ha dado cuando tiene que indemnizar al pasajero la aseguradora del autobús, y la compañía de seguros ofrece la indemnización correspondiente al seguro de responsabilidad civil, pero no dice nada sobre la correspondiente al SOV.

La víctima, que, por supuesto no tiene esta información, acepta alegremente la indemnización por escrito firmando el finiquito. 

Cuando se entera de que podía reclamar también una indemnización con cargo al SOV, la aseguradora la deniega con el argumento de que la víctima ya ha firmado un finiquito con renuncia y por tanto ya no puede reclamar nada más.

Y el perjudicado se queda, por supuesto, sin ella. Ejemplos reales como este evidencian la necesidad de que las víctimas cuenten siempre con la ayuda de un abogado para tramitar su correspondiente indemnización por accidente en autobús.

indemnización por accidente en autobús

La indemnización con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV)

El Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV  es una cobertura que tiene cualquier ocupante o pasajero de un medio de transporte público por el mero hecho de adquirir el billete correspondiente, y constituye una modalidad del Seguro Privado de Accidentes Individuales.

Es decir, los beneficiarios de esta cobertura son todos los pasajeros de cualquier tipo de medio de transporte público de viajeros, si bien será requisito fundamental conservar el correspondiente abono, billete o título de transporte utilizado el día del siniestro para poder reclamar esta cobertura.

La indemnización por el SOV se reclama en base a un Baremo específico, que está recogido en el Real Decreto 1575/1989, donde se establecen hasta 14 categorías de lesiones susceptibles de ser indemnizadas.

En la realidad, se trata de un sistema muy obsoleto donde las cantidades que se pagan por lesiones son mínimas y se alejan mucho de las que se abonan en concepto de responsabilidad civil conforme al Baremo de Tráfico.

¿Qué cubre el SOV de nuestra indemnización por accidente en autobús?

El Seguro Obligatorio de Viajeros cubre las lesiones sufridas por los pasajeros mientras viajan en un medio de transporte público (autobús, tren, metro) o cuando suben o bajan de él.

La indemnización por accidente en autobús con cargo a este seguro cubren solamente las lesiones, bien sean con resultado de muerte, o bien por incapacidad permanente o temporal de la víctima.

Dependiendo del daño personal sufrido, el viajero percibirá una cantidad concreta y de usa sola vez, dependiendo del tipo de lesión que haya tenido, y según la categoría (hay 14) en la que esté incluida en ese Baremo específico.

La cobertura por el SOV incluye también los gastos de asistencia sanitaria de la víctima (el tratamiento que necesite para recuperarse), así como los de hospitalización y de rehabilitación.

¿Qué no cubre el SOV de nuestra indemnización por accidente en autobús?

El Seguro Obligatorio de Viajeros no paga secuelas, ni tampoco paga el tiempo de curación de la víctima, a diferencia del Seguro Obligatorio de Automóviles que sí incluye este tipo de indemnizaciones. Tampoco cubre el pago de daños materiales de ningún tipo.indemnización por accidente en autobús

La indemnización con cargo al Seguro de Responsabilidad Civil (SOA)

El Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) va a cubrir las indemnización por accidente en autobús relativa a la responsabilidad civil que haya que pagar a los pasajeros por los daños y perjuicios que hayan podido sufrir en aquellos accidentes que se hayan producido bien por culpa del conductor del autobús en el que viajan, bien por culpa de un tercero que sea responsable del mismo.

En este caso se calculan en base al Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), conocido como Baremo de Tráfico.

Las indemnizaciones por accidente en autobús incluyen el pago tanto de daños personales (lesiones) como de daños materiales (objetos dañados en el siniestro, como unas gafas o un teléfono móvil).

Para el cálculo de la indemnización por el SOA se siguen los mismos pasos que en cualquier otro tipo de accidente de circulación, valorándose en cuanto a los daños personales tanto el tiempo de curación del lesionado desde la fecha del siniestro hasta su estabilización lesional (perjuicio personal básico y particular), como las secuelas, posibles incapacidades, factores de corrección, y otros.

Y, además, se indemnizan también los daños materiales, siempre que estén acreditados (fotos, presupuestos o facturas de reparación), y el perjuicio patrimonial (lucro cesante y daño emergente).indemnización por accidente en autobús

Cómo reclamar una indemnización por accidente en autobús

Que el pasajero de un autobús que sufre un accidente va a necesitar ayuda legal, parece ya fuera de toda duda.

Ya hemos visto lo que puede ocurrir cuando el desconocimiento y la desinformación de los afectados les lleva a aceptar la primera oferta que se les hace la aseguradora, que siempre será mínima y nunca recogerá todos los conceptos que puede reclamar por los daños sufridos.

Seguramente desconozcan que pueden cobrar en algunos casos dos indemnizaciones que no son excluyentes y son compatibles. O incluso, que no sepan qué documentos van a necesitar para tramitar la reclamación.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

A eso le unimos que no siempre es fácil demostrar, por ejemplo, una caída dentro de un autobús por culpa de una maniobra violenta de su conductor, porque la tendencia de las aseguradoras es a responsabilizar siempre al propio pasajero, para así no tener que pagar indemnización alguna.

E incluso puede pasar que la compañía realice una oferta de pago por lesiones muy baja y sea necesario acudir a una pericial médica para demostrar su alcance y exigir su indemnización, lo que evidentemente el viajero por sí mismo no va saber gestionar.

Esto son solo algunos de los problemas a los que se enfrentan las víctimas en un siniestro de este tipo y que los abogados de DEMANDA TU LESION conocemos muy bien, después de haber atendido y tramitado multitud de reclamaciones con la indemnización por accidente en autobús.

✍ ¿Te ha ayudado este post? ¿Necesitas más aclaraciones? ¿Quieres consultar tu caso concreto a un abogado sin coste y de manera gratuita, con el objetivo de determinar la posibilidad real de conseguir tu indemnización por accidente en autobús?

Si tú o alguien de tu entorno ha resultado perjudicado, contacta con DEMANDA TU LESION y te haremos una valoración sin compromiso de tu caso.

¿Quieres saber si tienes derecho a una indemnización por accidente en bicicleta? Conoce cómo se producen, quién puede reclamar, cuándo hacerlo y por qué necesitas la ayuda de un abogado especializado en este tipo de litigios.

Si estás leyendo este post es porque eres usuario habitual de la bici, o porque tú o alguien que conoces ha tenido un percance circulando con ella.

Sufrir un accidente con una bicicleta se ha convertido, por desgracia, en algo común en nuestro país a día de hoy, en gran parte por el enorme incremento que se ha producido en el uso de este medio de transporte para desplazarse.

Paralelamente, el ciclista se ha convertido, junto con el peatón, en una de las víctimas más vulnerables en los siniestros de circulación, y no solamente en siniestros producidos en vías urbanas, sino también en vías interurbanas donde hay muchas posibilidades de perder la vida en uno de estos incidentes.

indemnización por accidente en bicicleta

Como es natural, el ciclista siempre se lleva la peor parte (de hecho, los accidentes con usuarios de la bici se consideran atropellos a todos los efectos), lo que va a requerir siempre de ayuda legal especializada frente a las compañías de seguros para obtener nuestra indemnización por accidente en bicicleta de manera eficaz.

Indemnización por accidente en bicicleta: ¿Por qué?

Mientras la bicicleta hace un tiempo se venía utilizando únicamente por motivos deportivos o de ocio, hoy en día muchos ciudadanos la utilizan para desplazarse en su trabajo, para hacer recados, o incluso para hacer turismo.

Todo ello ha venido apoyado por la implantación de tramos de carril bici en muchas ciudades españolas y por la aparición de sistemas de alquiler público de bicicletas, que funcionan en grandes núcleos urbanos como Madrid, Sevilla, Barcelona, Valencia o Zaragoza.

Como era de esperar, todo ello ha llevado aparejado un incremento importante en el número de accidentes con ciclistas, y con ello, la problemática asociada a este tipo de siniestros, donde la víctima se ve especialmente expuesta a recibir en su propio cuerpo el impacto de un tercero, con las gravísimas consecuencias que ello tiene para su integridad física.

No podemos sino recordar, el pasado año 2018, la multitud de casos de ciclistas fallecidos en las carreteras españolas, al ser arrollados por vehículos que circulaban con exceso de velocidad, o bajo la influencia de alcohol o las drogas.

No es de extrañar, por tanto, que también hayan aumentado el número de reclamaciones de una posible indemnización por accidente en bicicleta, lo que, en cualquier caso, debe hacerse apoyándose siempre con el consejo legal de abogados expertos en responsabilidad civil derivada de siniestros de circulación.

¿Quién puede reclamar una indemnización por accidente en bicicleta?

Esta cuestión sigue generando muchas dudas a clientes de DEMANDA TU LESION. A pesar de ese aumento de usuarios de este medio de transporte, cuando acuden a nuestro despacho, muchos de ellos no saben con seguridad si pueden o no reclamar una indemnización por accidente en bicicleta, incluso siendo los sujetos directamente perjudicados por ello

Y en este punto, tenemos que recordar que, si bien son los ciclistas un colectivo vulnerable y expuesto a sufrir un siniestro con lesiones y daños, también en ocasiones son los propios usuarios de este medio de transporte quienes lo provocan, en cuyo caso son responsables de los daños que a su vez puedan haber causado a terceros, debiendo asumir ellos la indemnización por accidente en bicicleta.

¿Quién SÍ puede reclamar una indemnización por accidente en bicicleta?

La respuesta es sencilla: puede reclamar la víctima NO culpable exclusiva del siniestro, como en cualquier otro accidente de circulación.

Es decir, cuando en el siniestro haya intervenido un tercero, que tenga la culpa clara e inequívoca en el desarrollo de los hechos, y su conducta imprudente haya causado daños personales y/o materiales al ciclista, la víctima puede reclamar a su aseguradora la indemnización que le corresponda por todos esos perjuicios.

Algunos de los ejemplos más habituales relativos a la indemnización por accidente en bicicleta que hemos tramitado en nuestro despacho son:

Atropello de ciclista en un carril bici.

Arrollamiento por colisión lateral de un ciclista que circula correctamente en una carretera secundaria.

Impacto fronto lateral con un ciclista que circula a la derecha de un vehículo que gira colisionando con él al no verle por encontrarse en un punto ciego.

Impacto lateral con un ciclista en un cruce de calles al saltarse el contrario una señal de ceda el paso o stop.

Colisión trasera con una bicicleta por alcance.

indemnización por accidente en bicicleta

¿Quién NO puede reclamar una indemnización por accidente en bicicleta?

Cuando es el propio ciclista el responsable o culpable del accidente, no podrá reclamar indemnización alguna.

La cosa se complica si es el usuario de la bici quien provoca un siniestro causando víctimas con daños, porque entonces, además de no percibir indemnización alguna si se lesiona, deberá hacerse cargo de abonar los daños o perjuicios que pueda haber causado a terceros.

Los supuestos más habituales de este tipo relacionados con la indemnización por accidente en bicicleta son:

Atropellos de bicicletas a peatones en pasos de cebra.

Accidente con un vehículo por culpa del ciclista que provoca daños materiales y personales a los ocupantes del mismo.

Atropellos a peatones circulando en bici por aceras y zonas peatonales.

Siniestros causados por no respetar el ciclista las normas de circulación.

indemnización por accidente en bicicleta

Indemnización por accidente en bicicleta: ¿Dónde?

Como hemos visto, hay una serie de casos que se repiten con más asiduidad, donde los ciclistas se ven involucrados en supuestos de hecho sin tener culpa alguna y que, por tanto, generan su derecho a reclamar una indemnización por accidente en bicicleta a la aseguradora del responsable.

De entre ellos, vamos a destacar 2 por su frecuencia y peligrosidad, respectivamente.

1.      Accidente en el carril bici

La proliferación de tramos de carril bici en las ciudades impulsados por los Ayuntamientos para fomentar el uso de la bicicleta, ha traído como consecuencia muchas dudas en el colectivo ciclista a la hora de utilizarlos.

La más frecuente es si tienen que circular obligatoriamente por ellos o pueden utilizar también la calzada. La respuesta pasa, ante la duda, siempre por obedecer las señales, principalmente las que prohíban circular por la calzada, y utilizar este carril siempre que se pueda.

Esto no exime a los ciclistas de sufrir un siniestro por invasión de un vehículo del carril bici, en cuyo caso, lógicamente, podrán reclamar a la aseguradora del mismo la correspondiente indemnización.

También se han dado casos de invasión del carril bici por peatones, resultando atropellados. En estos supuestos la responsabilidad recae sobre el peatón, que será el responsable de pagar la indemnización por accidente en bicicleta que tendrá que abonar al ciclista damnificado con cargo a su propio patrimonio en caso de que éste haya sufrido daños personales o materiales en el siniestro.indemnización por accidente en bicicleta

2.      Accidente por arrollamiento en carretera de un ciclista

Ya hemos visto que este tipo de siniestros se produjeron con bastante asiduidad el pasado año, y que, en la mayoría de los casos,  resultaron mortales para los usuarios de la bici.

Normalmente, en el desarrollo de los mismos interviene como factor principal, la velocidad, seguido de conductores que circulan bajo los efectos de las drogas o el alcohol, y en ambos casos, sin respetar el vehículo la preceptiva distancia de seguridad.

En algunos de estos accidentes la situación se ha complicado por darse a la fuga y abandonar el lugar de los hechos el conductor responsable, si bien en la mayoría de los casos se les ha podido localizar. En supuestos así, además de la responsabilidad civil, entra en juego la correspondiente responsabilidad penal de la que tiene que responder el infractor.

También se han dado casos en los que de una u otra forma puede existir una responsabilidad compartida entre ciclista y conductor. Estos supuestos son siempre discutidos por las compañías de seguros y normalmente acaban en los Tribunales competentes.

Sin embargo, la víctima duda en ocasiones sobre la posibilidad de reclamar su indemnización por accidente en bicicleta, y estamos seguros de que en algunos casos ni siquiera se lo plantea en el convencimiento de que es culpable, cuando en realidad puede no ser así.

Lo mejor, por tanto, es asegurarse siempre de si hay o no opciones de pedir indemnización consultando con un abogado experto en este tipo de siniestros.indemnización por accidente en bicicleta

Indemnización por accidente en bicicleta: ¿Cuándo?

Siempre hemos insistido desde DEMANDA TU LESION en que, en un accidente de tráfico, los tiempos y plazos juegan un papel fundamental a la hora de reclamar una indemnización  por los daños sufridos.

Pues bien, en los siniestros de bicicleta, la rapidez en la reacción de la víctima, sobre todo en los momentos y días inmediatamente posteriores a los hechos, resulta de gran importancia para garantizar el éxito de la reclamación, o justamente lo contrario, para condenarla al fracaso.

Pongamos un ejemplo muy habitual que hemos visto en varias ocasiones en nuestro despacho: Un ciclista sufre un accidente en vía urbana por alcance. Aparentemente no sufre daños, salvo el susto, aunque se encuentra dolorido.

En medio de la vorágine y la confusión, el conductor responsable del siniestro se interesa por su estado y, al ver que no hay lesiones ni daños a la vista, abandona el lugar de los hechos.

La víctima no toma datos del conductor ni acude al médico. En las horas siguientes se siente peor y trata de solucionarlo con analgesia. Pasados tres o cuatro días y ante el aumento de los dolores acude al Hospital, siendo diagnosticado de un esguince cervical, la lesión más clásica y peor pagada por las aseguradoras.indemnización por accidente en bicicleta

El problema es doble: por un lado, la víctima no tiene a quien reclamar la indemnización por accidente en bicicleta. En el momento del siniestro ni tomó los datos del vehículo, ni avisó a la Policía, ni se hizo con los datos de testigos presenciales. Por tanto, el accidente es como si no hubiese existido.

Por otro lado, no acudió al médico hasta pasados tres o cuatro días desde el accidente. Aunque hubiera tenido los datos del contrario para reclamar, ninguna compañía de seguros le habría pagado cantidad alguna porque se rompe el nexo causal, es decir, la Ley exige contar con un informe de primera asistencia emitido antes de las 72 horas posteriores al siniestro.

La reclamación se complica y puede hacerse inviable, y casi siempre será necesario valorar la opción de contar con un informe pericial que pueda acreditar las lesiones.

La conclusión es obvia: El ciclista no conoce la norma, ni tampoco los plazos. Por eso, debe buscar cuanto antes ayuda legal de un abogado especializado. Y, sobre todo, aunque aparentemente se encuentre bien, no dejar de tomar los datos del responsable y acudir siempre, se sienta mejor o peor, al Hospital más cercano de inmediato.

¿Cómo reclamar una indemnización por accidente en bicicleta?

Para reclamar con garantías una indemnización por accidente en bicicleta es fundamental contar con ayuda legal especializada. En este sentido, la víctima debe buscar a un experto en la materia, de la misma manera que acudiría a un abogado de familia si quiere divorciarse o a un penalista si tiene un problema de esa índole.

No podemos olvidar que la responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación es una materia específica y concreta, y que sólo un abogado especialista tendrá los conocimientos y experiencia que hacen falta para reclamar frente a la aseguradora del culpable los daños y perjuicios sufridos.

No hay que olvidar que las compañías de seguros abusan de la falta de información y conocimientos de las víctimas, lo que les lleva a ofertar cantidades insuficientes cuando ofrecen su definitiva indemnización por accidente en bicicleta.indemnización por accidente en bicicleta

En nuestro despacho conocemos muy cerca estos casos porque son muchos los ciclistas que han acudido a nosotros en busca de apoyo y asesoramiento.

Es importante también saber que muchos ciclistas tienen ya contratadas sus propias pólizas de seguro para sus bicis, lo que les cubre en caso de ser ellos los que causen algún tipo de daño, y a la vez, gracias a la cobertura por defensa jurídica, les permite recuperar en todo o en parte los honorarios pagados al abogado.

Y si el ciclista no tiene seguro para su bici, pero dispone de póliza de hogar, es muy probable que también la misma les cubra una parte o el total de los honorarios del abogado que designen para su defensa.

¿Te ha quedado alguna duda? ¿Has sufrido un accidente de este tipo y no eres culpable? ¿Has tenido daños y tienes que reclamar una indemnización? No esperes y contacta con DEMANDA TU LESION para una consulta gratuita y sin compromiso de tu caso por nuestros abogados especialistas en este tipo de siniestros.

 

 

 

Los accidentes de tráfico por alcohol provocan en nuestro país más de 50.000 heridos al año, siendo una de las causas más frecuentes de siniestros que se han incrementado en los últimos años de manera alarmante.

Ya no se trata de conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas o drogas, sino de las consecuencias que esa conducción puede tener no solo para el infractor, sino para el resto de los usuarios de la vía, si se provoca un accidente de tráfico por alcohol.

La alcoholemia hace referencia a la cantidad de alcohol que una persona tiene en la sangre, y no afecta igual a todas las personas, interviniendo factores como la edad, el sexo, haber ingerido alimentos con el alcohol, el tipo de bebida alcohólica consumida, y otros.

Cuando somos víctimas de un accidente de tráfico con alcohol, porque el conductor que lo ha provocado circulaba bajo la influencia de bebidas alcohólicas, podremos reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

accidente de trafico por alcohol

Sin embargo, el conductor que circula habiendo ingerido bebidas alcohólicas y tiene un accidente sufriendo daños materiales y/o personales, no podrá reclamar indemnización alguna.

La tasa de alcoholemia arrojada en el control de alcoholemia va a determinar las consecuencias de la infracción, que puede ser una sanción administrativa con retirada de puntos del carnet, o puede ser un delito penal cuando se supera la tasa de alcohol permitida.

Para reclamar con garantías la indemnización que nos pueda corresponder en un accidente de tráfico con alcohol, necesitaremos siempre ayuda legal, puesto que se van a incoar actuaciones judiciales penales contra el culpable donde la presencia de un abogado es necesaria.

La víctima de un accidente de tráfico por alcohol necesita el asesoramiento y la defensa de un abogado para accidentes     pero siempre es fundamental que sea especialista en alcoholemias, dada las especiales características y particularidades de este tipo de procedimientos.

¿Cuál es la sanción en un accidente de tráfico por alcohol?

Lo primero que debe quedar claro es que para saber si conducir bajo los efectos del alcohol va a ser una infracción administrativa o un delito penal, hay que partir de la tasa de alcohol que arroje el conductor en un control de alcoholemia.

Si la tasa está por debajo de los límites establecidos en la Ley (entre 0,25 mg/l y 0,50 mg/l), habremos cometido una infracción administrativa.

En estos casos la multa para el infractor es de 500 euros y se le van a retirar 4 puntos del carnet de conducir. Y si la tasa supera los 0,50 mg/l  de alcohol en sangre las multas por alcoholemia a imponerse serán el doble y se le retiran 6 puntos del carnet de conducir.

En el caso de sanciones por alcoholemia en conductores reincidentes la multa se duplica, y en el caso de conductores noveles y profesionales la tasa oscila entre 0,5 g/l y 0,15 mg/l.

Ahora bien, cuando el conductor que circula bajo los efectos del alcohol arroja un resultado positivo en el control de alcoholemia y supera la tasa de alcohol en aire espirado de 0,60 miligramos/litro (1,2 g/l en sangre), ya no se tratará de una sanción administrativa, sino de un delito penal.

accidente de trafico por alcohol

En estos casos el conductor será imputado por un Delito contra la Seguridad del Tráfico, que se recoge en el artículo 379.2 del Código Penal     que está castigado con penas de privación del permiso de conducir de 1 a 4 años, prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos de 31 a 90 días.

Si además el conductor ha provocado un accidente de tráfico por alcohol, las consecuencias penales son más graves, ya que con su conducta ha causado daños materiales y/o personales a otros usuarios de la vía.

¿Quién puede reclamar una indemnización por accidentes de tráfico por alcohol?

Cualquier víctima que haya sufrido daños personales y/o materiales al sufrir un accidente de tráfico por alcohol donde resulta responsable un tercero, puede reclamar la indemnización que le pueda corresponder por los perjuicios sufridos.

La reclamación de indemnizaciones por accidente de tráfico con alcohol tiene una serie de particularidades frente a la gestión de siniestros donde no interviene el alcohol.

Así, en un accidente sin alcoholemia, la tramitación de la indemnización puede realizarse en vía extrajudicial o amistosa contando con la ayuda de un abogado para accidente, y acudiendo solo a un procedimiento civil si la aseguradora ofrece una indemnización por debajo de lo que corresponde a la víctima.

Sin embargo, en un accidente por alcohol, necesariamente se van a incoar actuaciones penales, al existir un Delito contra la Seguridad del Tráfico recogido en el Capítulo IV de nuestro Código Penal.

accidente de trafico por alcohol

La víctima del accidente por alcohol tiene que personarse en el procedimiento penal como perjudicado con un abogado para accidente especialista en alcoholemias, quien ejercerá su defensa y reclamará en su nombre las indemnizaciones que le correspondan por los daños sufridos  

En ocasiones el conductor que ha provocado un accidente de tráfico por alcohol, ha causado daños materiales a elementos de mobiliario urbano o de particulares (por ejemplo, colisiona con una farola, un semáforo, un escaparate o vehículos aparcados correctamente en una calle).

En estos supuestos, los perjudicados también pueden personarse en el procedimiento penal que se incoe contra el infractor para reclamar las indemnizaciones que correspondan por esos daños materiales sufridos.

Accidente de tráfico por alcohol y delito penal: juicio por alcoholemia

El infractor que ha dado positivo en alcohol superando la tasa permitida, será imputado por un Delito contra la Seguridad del Tráfico que se regula en el artículo 379.2 del Código Penal.

Los agentes de la autoridad que le han realizado la prueba de alcoholemia le entregarán en el mismo momento una citación donde consta el día, hora y Juzgado donde tendrá que acudir a un Juicio Rápido.

En otras ocasiones y dependiendo de la tasa de alcohol que el conductor haya arrojado en la prueba de alcoholemia, y si además de dar positivo ha provocado un accidente de circulación, los agentes de la autoridad pueden ordenar el traslado a comisaría para tomarle declaración.

El Juicio Rápido suele celebrarse dentro de los 5 días posteriores a la comisión de los hechos y procede cuando las penas por el delito cometido no superan los 5 años de cárcel.

accidente de trafico por alcohol

Este tipo de juicio procede cuando el conductor bebido ha dado positivo en un control de alcoholemia superando la tasa permitida pero no ha causado daños ni accidentes, y suele resolverse, si el culpable admite los hechos y no es reincidente, con un acuerdo con el fiscal que supone una reducción de un tercio de la pena.

Sin embargo, en el caso de un accidente de tráfico por alcohol, que ha causado víctimas con daños materiales y/o personales, el procedimiento penal se inicia con unas Diligencias Previas, porque hay que practicar una serie de trámites encaminados a valorar la responsabilidad civil, además de la penal.

Las víctimas del accidente de tráfico por alcohol se personan en este procedimiento asistidas de abogado, y tienen que acreditar los daños y perjuicios sufridos en el siniestro.

Por un lado, se procederá a tasar y valorar los daños materiales en los vehículos afectados, y cualquier otro daño sufrido que sea susceptible de indemnizarse. Se aportarán asimismo justificantes de gastos relacionados con el siniestro y facturas que deben ser reembolsadas.

Por otro lado, deben valorarse las lesiones de las víctimas de un accidente de tráfico por alcohol. Esta función la realiza el Médico Forense del Juzgado que tramita las Diligencias Previas.

Los perjudicados deberán aportar cuantos documentos médicos vayan teniendo que acrediten las lesiones sufridas, y acudirán al reconocimiento forense las veces que sean necesarias a lo largo de su proceso curativo, hasta que reciban el alta médica y el forense pueda emitir un Informe de Lesiones que las valore de cara la indemnización

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Sin embargo, el procedimiento de reclamación es sustancialmente distinto en caso de un accidente de tráfico por alcohol, porque en estos casos, es el conductor que ha dado positivo en alcohol quien va a tener que pagar a las víctimas las indemnizaciones que correspondan con cargo a su propio patrimonio.

Esto es así porque las aseguradoras no cubren las alcoholemias, en base a las cláusulas de exención de responsabilidad incluidas en la inmensa mayoría de las pólizas de seguro.

Esto significa que el conductor que es imputado por un delito de alcoholemia y ha causado un accidente de tráfico, tiene que abonar todas las indemnizaciones por los daños provocados de su propio bolsillo, lo que, en casos de siniestros graves, puede llevarle a la ruina económica.

Una vez practicadas todas las pruebas en la fase de Diligencias Previas, el Juez decidirá si las actuaciones pasan a un Procedimiento Abreviado.

En ese momento el fiscal y la acusación particular preparan los escritos de acusación que corresponda solicitando las penas y las indemnizaciones que correspondan y el abogado defensor del imputado por el delito de alcoholemia su escrito de defensa, y a continuación se decreta la apertura de juicio oral, que se celebra en un Juzgado de lo Penal.

Debido a los retrasos de estos Juzgados, el procedimiento puede demorarse años, por lo que es práctica habitual que el abogado para accidente que defiende a la víctima trate de llegar en esta fase a un acuerdo con la aseguradora del responsable del accidente de tráfico por alcohol.

Normalmente la aseguradora suele pagar la indemnización, pero luego ejercerá el derecho de repetición contra el conductor culpable, para reclamarle las cantidades abonadas a las víctimas por el accidente de tráfico sufrido.

accidente de trafico por alcohol

Aunque las víctimas hayan cobrado su indemnización, el juicio penal siempre va a celebrarse, practicándose la prueba que en su caso hayan solicitado las partes, y finalmente se dictará por el Juez la sentencia que corresponda.

Ya hemos visto que tramitar los accidentes con alcohol requieren conocimientos específicos. Por eso las víctimas deben asesorarse cuanto antes con un abogado para accidente especialista en alcoholemias.

En DEMANDA TU LESION contamos con un departamento específico de abogados expertos en accidentes de tráfico por alcohol con amplia experiencia judicial en tramitación y reclamación de indemnizaciones en estos siniestros.

Si has sido víctima de un accidente de tráfico donde el culpable ha dado positivo en alcohol y has sufrido lesiones y daños, contacta  con DEMANDA TU LESION para una valoración gratuita y sin compromiso de tu caso y la indemnización que puedes percibir.

El accidente en una rotonda es un siniestro muy común, que en la mayoría de los casos ocurre por el desconocimiento de los conductores sobre cómo se debe circular por ellas.

En muchas ocasiones, un accidente en una rotonda genera problemas para determinar quién ha sido el culpable del siniestro, sobre todo cuando se producen en el interior de la misma, porque es habitual que se vean implicados más de dos vehículos.

En nuestro país utilizamos indistintamente los términos rotonda y glorieta, si bien el Reglamento de Circulación establece la diferencia práctica entre una y otra.

Así, la glorieta es un tipo de intersección que se caracteriza porque en ella confluyen distintos tipos de vías que se entrelazan en un anillo donde se circula de manera rotatoria en torno a una isleta central.

Y la rotonda es el dibujo central que permite el establecimiento de los carriles en anillo.

accidente en una rotonda

Para tramitar correctamente una reclamación por accidente en una rotonda, es importante que la víctima acuda cuanto antes a consultar a un abogado para accidente sobre todo cuando hay varios vehículos implicados en el siniestro, pues si la culpa no está bien acreditada, puede haber problemas para reclamar la indemnización.

En este post explicaremos por qué es tan habitual sufrir un accidente en una rotonda, cuales son los más comunes y qué pasos deben seguirse para reclamar una indemnización por accidente en una rotonda.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿Por qué los accidentes en una rotonda son tan habituales?

Sin lugar a dudas, podemos afirmar que el accidente en una rotonda se produce en la mayoría de los casos por desconocimiento del Reglamento de Circulación  sobre las mismas, y en concreto, sobre la forma de acceder a ellas, cómo circular dentro de ellas y cómo salir de ellas.

En menor medida, este tipo de siniestro se produce no por desconocimiento del conductor sobre la manera de circular por ellas, sino por despiste, falta de atención o falta de cuidado en la forma de conducir.

Así, conductas como no respetar la prioridad de paso de los vehículos que ya están circulando por el interior de la rotonda, o cruzarse de golpe varios carriles para salir de la misma, son muy habituales y generan mucha confusión a la hora de determinar quién ha sido responsable del accidente.

Casi el 80% de los conductores cometen infracciones circulando en las rotondas. El error más común de los conductores es no saber el uso destinado a cada uno de sus carriles.

Otro error muy común es utilizar mal los carriles de la rotonda, circulando por el que no corresponde, perjudicando al resto de los conductores. También se señalizan de manera inadecuada con los intermitentes las maniobras que se realizan en el interior de las rotondas.

accidente en una rotonda

Todos estos errores, que se cometen todos los días de manera habitual, son los que pueden dar lugar a un accidente en una rotonda, donde en muchas ocasiones existen grandes dificultades para determinar quién ha sido el culpable del siniestro.

¿Cuáles son los accidentes en una rotonda más comunes?

Tres son los tipos de accidente en una rotonda más comunes, y se producen en los tres escenarios posibles: al entrar en la rotonda, mientras se circula por el interior de la misma, y al salir de la rotonda.

Accidente en una rotonda al acceder a la misma

En este tipo de siniestro es donde más fácilmente puede demostrarse la culpa, al tratarse sobre todo de alcances traseros.

El siniestro se produce cuando un vehículo se detiene para ceder el paso a los vehículos que circulan por la misma, y es colisionado por detrás por otro vehículo que daba por hecho que el que le precedía iba a incorporarse directamente, en lugar de detenerse.

Aunque suele tratarse de despistes, es importante saber que el conductor que va a entrar en la rotonda no tiene la prioridad, que es para los vehículos que ya se encuentran circulando por el interior de la misma.

También puede haber dudas al acceder a la rotonda sobre el carril al que el conductor se debe incorporar. Para hacerlo bien, si los carriles están delimitados se puede acceder al que más interese, pero si no lo están, debe accederse siempre por el carril externo.

accidente en una rotonda

Si quien se incorpora es un camión, podrá utilizar dos carriles si sus dimensiones lo exigen. Y si se incorporan un grupo de ciclistas, hay que extremar la precaución porque se consideran una sola unidad, y, por tanto, no se puede acceder a la rotonda hasta que lo haya hecho el último de todos ellos.

Accidente en una rotonda circulando por su interior

Cuando se produce un accidente en una rotonda mientras se circula por el interior de la misma, pueden darse problemas para determinar quién ha sido el culpable del siniestro.

Normalmente se producen en los cambios de carril, que muchas veces se realizan sin señalizar la maniobra, provocando la colisión con el vehículo que está circulando correctamente, colisión que en ocasiones puede ser múltiple.

Para evitar un accidente en una rotonda por este motivo, es importante saber que cuando la salida a tomar es la más próxima hay que coger el carril más exterior, y si es la última, circular por el interior hasta aproximarse a la salida que queramos, cambiando de carril con antelación.

Y si no se puede cambiar de carril con seguridad para tomar la salida, deberá seguirse circulando por la rotonda hasta poder realizar la maniobra con seguridad.

Accidente en una rotonda al salir de la misma

El tipo más común de accidente en una rotonda al salir de la misma se produce por circular en el carril equivocado en el momento de querer tomar la salida.

Sucede cuando circulamos por el carril interno de la rotonda y para coger la salida cruzamos de manera brusca y de un tirón varios carriles, interceptando la normal trayectoria de los vehículos que circulan correctamente por los mismos.

Para evitar este tipo de accidente en una rotonda, es importante saber que el vehículo que quiere salir tiene la prioridad, pero que solo puede salir desde el carril exterior, por lo que, si circulamos por el interno, deberemos cambiar de carril cuando podamos, señalizando la maniobra y poco a poco.

¿Quién es el culpable en un accidente en una rotonda?

Determinar la culpabilidad en un accidente en una rotonda es una de las dificultades que se puede encontrar la víctima de este tipo de siniestros.

Así, los casos con culpa exclusiva que son claros por la dinámica del accidente, no suelen dar problemas. Esto ocurre, por ejemplo, en los alcances traseros al entrar en una rotonda, donde no hay dudas sobre la responsabilidad exclusiva del vehículo que golpea por detrás.

Los problemas surgen, por un lado, en los supuestos de culpa compartida  es decir, cuando varios vehículos son responsables del accidente, lo que no significa que tengan el mismo porcentaje de culpa.

En estos supuestos, es posible reclamar una indemnización, si bien será proporcional al porcentaje de responsabilidad de cada parte.

El otro problema de culpa que puede surgir en un accidente en una rotonda se produce cuando el presunto culpable niega del todo su responsabilidad.

accidente en una rotonda

En estos casos, no adoptar las medidas de precaución necesarias para demostrar la dinámica del siniestro puede condenar al fracaso la reclamación de la indemnización.

👨‍⚖️ CASO REAL DEMANDA TU LESIÓN: Hace unos meses una lesionada acudió a nuestro despacho por un accidente en una rotonda. Un autobús de línea cambió de carril para tomar la salida que le correspondía invadiendo el carril por el que ella circulaba y colisionando con su lateral izquierdo.

Esta clienta no llamó en ese momento a los agentes de la autoridad para levantar Atestado ni cogió los datos del autobús, pese a que su conductor le ofreció llamar a los servicios de emergencia. Tampoco formalizó parte amistoso alguno.

El resultado fue que no tenía modo alguno de demostrar la dinámica del accidente. Su coche tenía daños materiales y ella sufrió lesiones en cuello y hombro. Su seguro era a terceros. Y sin prueba ninguna que demostrara el siniestro, fue imposible reclamar indemnización alguna, y tuvo que hacerse cargo de sus daños materiales.

Esta situación se repite con mucha facilidad en un accidente en una rotonda, por lo que es importante conocer qué debe hacerse en ese momento para evitar el fracaso de la reclamación.

¿Qué pasos hay que seguir para reclamar una indemnización por accidente en una rotonda?

Lo primero que debe hacerse para reclamar una indemnización por accidente en una rotonda es acreditar, como hemos visto, la responsabilidad.

Para ello, los pasos son mantener la calma, llamar de inmediato a la Policía o Guardia Civil para que acudan in situ a levantar un Atestado, y si es posible, firmar un parte amistoso con el contrario bien rellenado asegurándonos de que queda clara la responsabilidad.

accidente en una rotonda

Cuando hay varios vehículos implicados, es importante coger todos los datos y firmar cuantos partes amistosos sean necesarios, y por supuesto, avisar a los Agentes de la autoridad.

Los testigos presenciales (otros conductores o incluso peatones) también son un medio de prueba importante en este tipo de siniestros, y su testimonio puede ser fundamental para determinar la responsabilidad. Deben cogerse sus datos y si es posible, indicarlo a los Agentes para que los incluyan en el Atestado.

Lo antes posible es fundamental contactar con un abogado para accidente para gestionar la reclamación. No hay que olvidar que al menor indicio de duda sobre culpabilidad las compañías de seguros tratarán de rechazar responsabilidad para no pagar indemnización.

accidente en una rotonda

Lo segundo que debe hacerse en un accidente en una rotonda para reclamar la indemnización por los daños    es demostrarlos, tanto los materiales como los personales.

Los daños materiales se acreditan con la peritación, factura o presupuesto de arreglo de los mismos. Se incluyen también daños en las cosas, es decir, objetos portados en el momento del siniestro (gafas, teléfonos, equipaje, casco e indumentaria en el caso de los motoristas, etcétera).

Los daños personales en un accidente en una rotonda se demuestran con la documentación médica, que incluye informes de servicios de emergencia, de urgencias, de traumatólogos, médicos de cabecera, rehabilitación, y todas las pruebas diagnósticas necesarias para acreditar las lesiones sufridas.

El abogado para accidente designado por la víctima indicará los pasos a dar en el proceso, y los documentos a solicitar, y realizará el requerimiento de pago a la compañía. Si no es posible el acuerdo amistoso será necesario interponer un procedimiento judicial.

¿Tienes dudas? ¿Has sufrido un accidente en una rotonda y te niegan la culpa? ¿Hay varios implicados y no sabes cómo reclamar?

Contacta con DEMANDA TU LESION y un abogado especialista en este tipo de siniestros te asesorará y valorará tu caso sin compromiso para ayudarte en la reclamación de tu indemnización.

La mayoría de los siniestros de tráfico producen daños personales o lesiones en las víctimas, que en muchas ocasiones desconocen si pueden reclamar una indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral, y qué cuantía supone.

A la hora de calcular una indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral, muchos perjudicados piensan, erróneamente, que si no están de baja laboral no te van a indemnizar con cantidad alguna, o ésta va a ser mínima.

Sin embargo, para percibir una indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral hay que tener en cuenta otro tipo de factores, especificados en el Baremo de Tráfico, que implican que se pueden equiparar determinadas situaciones, aun sin baja laboral, a la que tendríamos estando de baja, según el tipo de lesión.

indemnizacioon por accidente de trafico sin baja laboral

Ya sabemos que las aseguradoras ofrecen indemnizaciones siempre por debajo de lo que realmente correspondería percibir al lesionado.

También sabemos que cuando no hay baja laboral las compañías de seguros aprovechan para minimizar el efecto lesivo y pagar menos indemnización.

Pero la realidad es bien distinta y con la ayuda de un abogado para accidente  la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral puede reclamarse solicitando el pago de los días equiparándolos a una baja laboral, según el caso.

En este post vamos a explicar qué es la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral, cómo se reclama y se calcula, y el supuesto más común que genera controversia y que es el caso de los latigazos cervicales en accidente.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral: qué es

Cuando sufrimos un accidente de tráfico con lesiones o daños personales de cierta importancia, nos vemos obligados si estamos trabajando, a pedir la baja laboral.

En otras ocasiones, las circunstancias laborales de la víctima le impiden coger la baja por accidente de tráfico, aunque en realidad se encuentre incapacitado a causa de las lesiones sufridas.

Muchas veces el miedo a perder el trabajo al estar de baja, encontrarse en medio de un proyecto profesional, o por imperativo de la empresa, obligan a la víctima a tratarse de sus lesiones compatibilizándolo con su trabajo o profesión.

indemnizacion por accidente de trafico sin baja laboral

A la hora de tramitar el caso y reclamar la indemnización por accidente sin baja laboral, surgen dudas sobre cómo se van a pagar esos días de curación.

Y esas dudas se originan porque una cosa es no coger una baja laboral tras el accidente cuando se está trabajando, y otra bien distinta es cómo valorar una indemnización por accidente sin baja laboral cuando la víctima no trabaja, está desempleada, está jubilada o se trata de un niño, un estudiante, o un ama de casa.

A efectos de la reclamación derivada de un siniestro en cualquiera de los casos anteriores, si se demuestra que la víctima se encuentra incapacitada para el desempeño de sus tareas habituales o de su vida diaria, se va a equiparar a efectos de indemnización a un accidente con baja laboral.   

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral: diferencia con la indemnización con baja laboral.

La diferencia entre una indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral y en casos con baja laboral se refiere, sobre todo, a la valoración del importe económico a percibir por esos días de curación.

Para ello debemos acudir al Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación   (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), más conocido como Baremo de Tráfico.

En la Tabla 3 del Baremo, se regula la indemnización por lesiones temporales, que se refiere al tiempo que tarda la víctima en recuperarse o curarse de las lesiones sufridas, desde la fecha del accidente hasta que recibe el alta médica.

Dentro de las lesiones temporales, se indemniza, por un lado, el perjuicio personal básico (Tabla 3.A del Baremo), y por otro el perjuicio personal particular (Tabla 3.B del Baremo).

La diferencia fundamental es económica, pues mientras el primero se paga a 30,15 € diarios, el segundo se paga a 52,26 euros diarios.

indemnizacion por accidente de trafico sin baja laboral

De ahí que si no hay baja laboral la indemnización a percibir es menor.

Así, en una indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral (la víctima continúa trabajando, pero realiza rehabilitación para curarse) solo se computan los días que hemos tardado en curarnos, como perjuicio personal básico, y se pagan a 30,15 €/día.

Por el contrario, en una indemnización por accidente de tráfico con baja laboral, los días de baja se computan como perjuicio personal particular en grado moderado, y, por tanto, se pagan a 52,26 €/día

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Y para casos en los que se trate de lesionados sin baja laboral pero que se encuentren incapacitados para realizar las actividades propias de la vida diaria, también se computarían como perjuicio personal particular en grado de moderado, y, por tanto, se pagarían también a 52,26 €/hora.

Ejemplos de este último caso serían víctimas de accidentes que no trabajan, desempleados, o menores con lesiones que requieren inmovilización (por ejemplo, una fractura de cadera), o que les incapacitan para realizar las tareas básicas diarias, como vestirse o comer (una fractura de húmero o de radio que les obliga a ir escayolados).

En estos supuestos la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral se va a equiparar a todos los efectos a la situación de baja laboral, puesto que el lesionado no puede desempeñar sus actividades normales o necesita ayuda para hacerlo.

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral: el caso del latigazo cervical.

El latigazo cervical (o esguince cervical), que como todos sabemos ya es una lesión de las denominadas por las aseguradoras “menores”, puede curar satisfactoriamente o en otros casos resultar muy incapacitante para la víctima.

La indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral con un diagnóstico de latigazo cervical suele ser muy baja, puesto que, si ya las aseguradoras tienen a minimizarla, en casos donde no hay baja laboral, suelen pagar el mínimo y nunca valorar secuelas.

indemnizacion por accidente de trafico sin baja laboral

En estos supuestos, deben cumplirse además los requisitos que establece el artículo 135 del Baremo de Tráfico   por lo que el perjudicado con lesiones cervicales tiene que asegurarse de que el diagnóstico es claro y consecuencia del accidente, y que, además, de una forma u otra va a requerir tratamiento rehabilitador.

En estos supuestos, la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral y con cervicalgia comprenderá los días que ha tardado en curar el lesionado, que se van a pagar como perjuicio personal básico.

Para poder reclamar en estos casos el pago de secuelas será necesario contar con pruebas diagnósticas complementarias (resonancias, radiografías) que evidencien la existencia de la lesión y que el informe de alta en rehabilitación recoja la existencia de secuelas a fecha del alta de manera clara. En muchas ocasiones, las ofertas motivadas de pago de las aseguradoras de la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral y con lesiones cervicales acaba en un procedimiento civil contra la compañía, debido a que las cantidades ofrecidas son muy bajas y sin secuelas pese a estar acreditadas.

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral: cómo podemos reclamar

Para reclamar la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral, es fundamental que la víctima esté bien asesorada por un abogado para accidente especialista en la materia y ajenos a las compañías de seguro.

Ya hemos visto que las aseguradoras ofrecen indemnizaciones siempre por debajo de lo que corresponde al lesionado. Y que cuando no hay baja laboral se reducen aún más.

Por eso, y aunque siempre debe intentarse la vía amistosa, es muy difícil llegar a un acuerdo extrajudicial, por muy completa que sea la documentación del lesionado y por muy acreditadas que estén las lesiones y las secuelas.

El abogado para accidentes será quien indique al perjudicado cómo reclamar su indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral, y quien tratará de llegar primero al acuerdo amistoso, y si no es posible, acudir a un procedimiento judicial contra la compañía de seguros.

En este caso, la demanda tendrá que ir acompañada, además de por toda la documentación médica que acredite las lesiones, por un informe pericial, donde un especialista en valoración del daño corporal valorará tanto los días de curación sin baja laboral, pero hasta el alta médica, como las posibles secuelas.

indemnizacion por accidente de trafico sin accidente laboral

Para los casos de lesionados sin baja laboral, pero que han estado un tiempo incapacitados para realizar las tareas básicas de su día a día (jubilados, desempleados, amas de casa, estudiantes, niños) deberá acreditarse en los informes médicos el tiempo que han permanecido en situación de incapacidad para manejarse o inmovilización.

La indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral dependerá del número de días de curación que haya tenido el lesionado, y de las posibles secuelas acreditadas que le hayan quedado.

Indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral: cómo se calcula

El cálculo de la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral se realiza tomando como referencia lo dispuesto en el Baremo de Tráfico 2016

Para calcular los días acudimos a la Tabla 3 del Baremo (lesiones temporales), que se divide en la Tabla 3.A, que corresponde con el perjuicio personal básico, y a la Tabla 3.B que se corresponde con el perjuicio personal particular.

La indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral de un lesionado que solo ha requerido tratamiento para curarse (rehabilitación) se calcula multiplicando el número de días a contar desde el accidente hasta el alta médica por 30,15€/día.

Para lesionados que están incapacitados temporalmente para realizar las tareas básicas de su día a día, aunque no tengan baja laboral, los días que se encuentren en esta situación se computan como perjuicio personal particular en grado moderado y la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral se pagará a 52,26€/día.

A esas cantidades deberán añadirse las que correspondan por secuelas y cualquier otro concepto incluido en el Baremo Tráfico susceptible de ser indemnizado.

El cálculo de la indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral no siempre es fácil, porque las aseguradoras tratarán de reducir en la medida que puedan el número de días para pagar lo menos posible.

Por ello, si eres víctima de un siniestro y no eres culpable exclusivo del mismo, contacta con nosotros   sin ningún compromiso para que te asesoremos sobre las opciones y vías para reclamar tu indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral.

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados de accidentes de tráfico especialistas en este tipo de reclamaciones, y hemos tramitado multitud de siniestros con víctimas que necesitaban asesoramiento para tramitar su indemnización por accidente de tráfico sin baja laboral.

Consulta gratuitamente tu caso y un abogado especializado te informará sin compromiso de los derechos que te asisten. Recuerda que los honorarios del abogado particular que elijas te serán reembolsados en todo o en parte gracias a la cobertura por defensa jurídica incluida en tu póliza y hasta el límite que tengas contratado.

Cuando reclamamos una indemnización por accidente de coche, el modo de ocurrir el mismo o dinámica del siniestro, las partes implicadas y otra serie de factores externos, van a condicionar la viabilidad de la reclamación.

La víctima del accidente es quien tiene la carga de la prueba, de manera que tendrá que demostrar cómo ha ocurrido y contar con elementos de prueba suficientes para reclamar su indemnización por accidente de coche.

No siempre es fácil probar la dinámica de un siniestro. De hecho, algunos accidentes ocurren de tal manera que resulta complicado acreditar no sólo cómo se han producido, sino también quiénes han participado en el mismo.

indemnización por accidente de coche

A esta dificultad se le añade el desconocimiento de las propias víctimas, que, en muchas ocasiones y en una experiencia traumática como un accidente de coche, se ven incapaces de reaccionar en esos primeros momentos y no adoptan las medidas necesarias para acreditar posteriormente la dinámica del siniestro.

En estos casos, la indemnización por accidente de coche puede peligrar, puesto que, si no hay forma de demostrar no solo la existencia del siniestro, sino la presunta responsabilidad, será difícil que la reclamación sea viable.

Por ello siempre es conveniente asesorarse con un abogado para accidente  y hacerlo lo antes posible, porque los primeros momentos e incluso días posteriores al siniestro resultan fundamentales para construir la prueba de cara a la reclamación de la indemnización por accidente de coche.

 ¿Qué cubre la indemnización por accidente de coche sin contrario?

Uno de los casos que pueden ser más controvertidos a la hora de reclamar una indemnización por accidente de coche son los siniestros sin contrario.

indemnización por accidente de coche

En este tipo de casos, hay distintas variantes que repercuten en las consecuencias del mismo y, por tanto, influyen en quien puede reclamar y en qué casos. Hablamos de accidentes donde no hay contrario y la responsabilidad es del conductor, y de accidentes donde hay un contrario, pero se da a la fuga tras el siniestro.

Accidentes de tráfico donde no hay contrario

En los siniestros donde no hay contrario no es posible reclamar una indemnización por accidente de coche.

Pongamos el caso de un vehículo que se sale de la vía, que es uno de los ejemplos más característicos. Los motivos pueden ser muy variados, desde perder el control del coche, hasta una distracción o despiste.

En estos supuestos, el conductor es el único responsable, y, por tanto, al tener la culpa directa en el siniestro, no puede reclamar para sí una indemnización por accidente de coche, al no estar cubierto por el seguro de responsabilidad civil.

No obstante, si tiene la cobertura del seguro del conductor contratada en su póliza, si podrá beneficiarse de la asistencia médica o el tratamiento rehabilitador que se le cubre en caso de haber sufrido lesiones o daños personales.

Otra cosa ocurre en estos casos con los ocupantes de ese vehículo. El ocupante cobra indemnización por accidente de coche sin contrario siempre, al margen de quien haya resultado responsable del siniestro, como luego veremos.

Accidente de tráfico con contrario que se da a la fuga

Estos supuestos, por desgracia bastante comunes, se producen cuando un conductor provoca un accidente de tráfico causando daños materiales y/o personales a terceros, y en lugar de detenerse, se marcha del lugar del accidente, es decir, se da a la fuga.

En la mayoría de estos supuestos, el conductor culpable sabe que ha provocado un accidente, marchándose del lugar en la mayoría de los casos por miedo a las consecuencias de su imprudencia.

Son muy comunes los conductores que se dan a la fuga porque conducen bajo la influencia de bebidas alcohólicas o drogas.

Siempre puede reclamarse una indemnización por accidente de coche en estos casos. Sin embargo, muchas de estas reclamaciones se echan a perder por no haber dado los pasos adecuados tras el siniestro.

En estos supuestos, el organismo que se va a hacer cargo de la indemnización por accidente de coche será el Consorcio de Compensación de Seguros, pero eso sí, siempre que sea posible demostrar la intervención del vehículo fugado.

indemnizacion por accidente de coche

👨‍⚖️ CASO REAL DEMANDA TU LESIÓN: Un caso real que atendimos en el despacho donde no pudo reclamarse indemnización por accidente de coche se produjo cuando un conductor se cruzó de carril de manera sorpresiva y sin señalizar la maniobra en la incorporación a la M-40 en Madrid, chocando lateralmente con otro vehículo que circulaba correctamente por su carril.

El culpable de este accidente continuó su camino y no se detuvo. La conductora del vehículo accidentado se detuvo cuando le fue posible, y aunque otros vehículos se detuvieron para interesarse por su estado, continuó su marcha cuando comprobó que podía seguir circulando.

Unas horas después la conductora se vio obligada a acudir a urgencias aquejada de fuertes dolores cervicales   y en el hombro izquierdo, donde había recibido la fuerza del impacto del vehículo culpable.

Cuando dio el parte a su compañía, tanto por los daños materiales de su vehículo como por las lesiones, no tenía ningún modo de demostrar que el accidente fue culpa de otro vehículo.

Dado que tenía el seguro a terceros, no solo no pudo reclamar una indemnización por accidente de coche, debido a que no tenía ni testigos, ni Atestado, ni prueba alguna que demostrara la dinámica del siniestro y la intervención de otro coche que se había dado a la fuga, sino que tampoco le arreglaron los daños materiales de su vehículo.

indemnizacion por accidente de coche

¿Qué se puede reclamar en este tipo de accidentes de coche sin contrario?

La indemnización por accidente de coche que se puede reclamar en este tipo de accidente dependerá siempre, como hemos visto, de que podamos acreditar la intervención de un tercer vehículo que se ha dado a la fuga.

Esa indemnización comprenderá los daños personales sufridos, que tienen que acreditarse.

La reclamación se dirige al Consorcio de Compensación de Seguros. Pero eso sí, este organismo no paga ningún siniestro donde no esté perfectamente acreditado que el causante es un vehículo fugado.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

El Consorcio solo paga lesiones en estos casos de vehículos dados a la fuga, y excepcionalmente daños materiales solo en los supuestos de víctimas que permanezcan más de 7 días en el Hospital a consecuencia de las lesiones sufridas.

Estos son los pasos que debes seguir para reclamar la indemnización por accidente de coche:

  1. Lo primero que se debe hacer es llamar siempre a la Policía o la Guardia Civil, sin moverse del lugar del siniestro, para que acudan a levantar un Atestado, que es el medio de prueba más fehaciente de cara a la reclamación de la indemnización por accidente de coche.
  2. Tomar datos de testigos presenciales del siniestro. En casi todos estos casos, otros vehículos suelen detenerse para auxiliar a las víctimas, momento que debe aprovecharse para recabar datos, o solicitarles su declaración a la Guardia Civil o Policía para que incluyan en el Atestado su versión de los hechos.
  3. Acreditarse los daños efectivamente sufridos, igual que en cualquier otro accidente, ya que la indemnización por accidente de coche va a depender de la entidad de esos daños.
  4. Deberá recopilarse toda la documentación acreditativa de los daños sufridos (informes médicos, pruebas diagnósticas, partes de baja y alta laboral, facturas de gastos, etcétera) que se enviarán al Consorcio de Compensación de Seguros para reclamar la indemnización por accidente de coche que nos corresponda.

* En ese sentido, conviene recordar que debe acudirse a Urgencias de inmediato (y siempre antes de que pasen 72 horas desde el siniestro) e incluso si es posible, avisar a los servicios de emergencias desde el lugar del accidente para una primera asistencia médica.

¿Qué necesito para reclamar como ocupante la indemnización por accidente de coche?

Como ya hemos visto, los ocupantes de un accidente de tráfico cobran indemnización por accidente de coche siempre.

Si viajan en el vehículo culpable, la indemnización corre a cargo de la compañía de seguros del mismo.

Para reclamar, es importante actuar como en cualquier accidente, es decir, por un lado, demostrando la dinámica del mismo. Si se trata de un siniestro sin contrario, es importante también llamar a la Policía o Guardia Civil, y a los servicios de emergencia.

En la indemnización por accidente de coche en estos casos, se paga a los ocupantes tanto por las lesiones como por daños en objetos o cosas (por ejemplo, maletas, gafas de sol o de ver, teléfonos móviles) y gastos acreditados (facturas rehabilitación, farmacia, etcétera).

indemnizacion por accidente de coche

Si los ocupantes viajan en un vehículo que ha sufrido un accidente por culpa de un tercero que se ha dado a la fuga, igualmente pueden reclamar la indemnización por accidente de coche al Consorcio de Compensación de Seguros, lo mismo que el conductor no culpable, y siempre que cuenten, como ya hemos visto, con los medios de prueba que lo acredite.

¿Cómo calcular una indemnización por accidente de coche sin contrario?

Para calcular una indemnización por accidente de coche  sin contrario, acudiremos, al igual que en cualquier otro tipo de siniestro, al Baremo de Tráfico 2016 

El cálculo de la misma requiere de conocimientos específicos que solo un abogado para accidente especialista en la materia conoce para poder hacer la reclamación con garantías en cualquiera de los casos que hemos visto.

Por ello, cuanto antes se ponga en contacto con un abogado la víctima de un accidente de tráfico sin contrario mucho mejor, sea ocupante, que puede reclamar siempre, o sea conductor perjudicado por un vehículo fugado

Como ya hemos contado en el caso que tuvimos en el despacho, donde no fue posible reclamar a la víctima su indemnización por accidente de coche, el desconocimiento sobre los pasos a dar o una mala gestión inicial puede provocar la imposibilidad de que prospere la reclamación.

indemnización por accidente de coche

En función de los daños sufridos por la víctima, la indemnización por accidente de coche será de mayor o menor cuantía, computándose, en el caso de daños personales, tanto el tiempo de curación del lesionado como las posibles secuelas que le hayan quedado después de recibir el alta médica.

El abogado para accidente que asesore a la víctima se ocupará de dar las pautas necesarias para recopilar los medios de prueba que acrediten la intervención de un vehículo que se dio a la fuga tras el siniestro, así como todos los documentos que sean necesarios para demostrar la entidad de los daños sufridos.

indemnizacion por accidente de coche

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados para accidentes de tráfico sin contrario especialistas en gestionar este tipo de siniestros, y con amplia experiencia el reclamar al perjudicado la indemnización por accidente de coche que le corresponda como víctima.

Si has sufrido un accidente de tráfico sin contrario, sea cual sea tu caso, y tengas la duda que tengas, llámanos para que un abogado experto te asesore  y te valore, sin compromiso alguno, la viabilidad de la reclamación de indemnización por accidente de coche que te pueda corresponder.

En muchas ocasiones, utilizar un informe médico pericial para demostrar frente a una aseguradora la realidad de las lesiones sufridas en un accidente, es la mejor manera de conseguir que verdaderamente se reconozcan los daños reales de la víctima del siniestro.

La mayoría de los accidentes de tráfico producen lesiones de diversa índole, dependiendo del tipo de accidente y de otros factores que intervienen, como puede ser la edad del lesionado, su constitución física, la posición ocupada en el momento del siniestro, sus antecedentes médicos, etcétera.

informe medico pericial

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la postura de las compañías de seguros siempre tiende a minimizar la entidad de esas lesiones, con el fin de pagar cuanta menos indemnización mejor.

Es por ello por lo que a la víctima no le queda más remedio que utilizar el informe médico pericial para demostrar a la compañía de seguros obligada al pago que la oferta por lesiones que está haciendo dista mucho de ser justa y adecuarse a los daños realmente sufridos.

Para optar por realizarse un informe médico pericial, la víctima necesita la ayuda de un abogado para accidente  que sea especialista en esta materia y esté acostumbrado a negociar con las compañías y si no es posible el acuerdo amistoso, interponer una reclamación judicial.

En uno y otro caso, pero especialmente si es necesario acudir a un procedimiento civil contra la compañía de seguros que ha ofertado una indemnización no acorde con la realidad de las lesiones de la víctima, el informe médico pericial es un elemento fundamental.

En este post vamos a explicar lo que es un informe médico pericial, cuándo es necesario, para qué va a servir en la reclamación a la compañía, y sus diferencias con el informe médico forense.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿Qué es un informe médico pericial?

El informe médico pericial es un documento emitido por un médico especialista en valoración del daño corporal, en la mayoría de los casos, que valora las lesiones sufridas por la víctima de un accidente de circulación.

Esta valoración que realiza el perito en el informe médico pericial incluye todos los conceptos susceptibles de valorarse como daños personales o lesiones en base a los recogido y dispuesto en el Baremo de Tráfico.

Hay muchos tipos de periciales médicas, de la misma forma que hay muchas clases de peritos que los realizan.

informe medico pericial

Sin embargo, no todos los peritos sirven para emitir cualquier informe médico pericial de un lesionado, ya que tal y como hemos comentado muchas veces cada víctima es un mundo, y a veces es necesario que el perito que realiza el informe médico pericial esté especialmente cualificado o especializado en la disciplina médica objeto de la pericial.

De ahí que sea tan importante la elección del perito, y de ahí, por tanto, que sea también muy importante el consejo y el asesoramiento a la víctima por parte de un abogado para accidentes que sea especialista y conozca el tipo de informe médico pericial que necesita el lesionado y el perito que mejor le conviene para su caso concreto.

El informe médico pericial y la diferencia con el informe médico forense

Las principales diferencias entre el informe médico pericial y el informe médico forense deben verse desde dos perspectivas: antes de la Reforma del Código Penal en 2015 y después de dicha Reforma  y tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico 2016.

Hasta la reforma del Código Penal en el verano de 2015, la mayoría de los accidentes de tráfico se tramitaban por la vía del juicio de faltas.

La víctima interponía una denuncia contra el conductor responsable del accidente y contra su aseguradora, que se turnaba a un Juzgado de Instrucción Penal. Este Juzgado tramitaba el procedimiento recabando el Atestado y practicando las diligencias necesarias.

Entre estas diligencias estaba la valoración de las lesiones del perjudicado, y de ello se encargaba el médico forense del Juzgado de turno.

El lesionado acudía al Juzgado para ser reconocido por el forense las veces que hacía falta hasta que éste estimaba que ya estaba estabilizado de sus lesiones, y emitía un Informe de Sanidad Forense donde indicaba el tiempo de curación y las secuelas que, en su caso, le habían quedado al perjudicado.

Una vez emitido el mismo, se citaba a las partes a juicio, y entre medias, el abogado para accidente de la víctima (porque en casi todos los casos los perjudicados acudían con abogado) trataba de llegar a un acuerdo con la aseguradora, que si pagaba lo que constaba en el Informe de sanidad forense evitaba el juicio.

En la práctica, muchos juicios no llegaban a celebrarse porque se alcanzaba el acuerdo amistoso. Cuando la compañía discutía el informe del médico forense, la culpa en el accidente o ambas cosas, el procedimiento seguía con el juicio que culminaba con la sentencia, que era susceptible de apelación.

La diferencia con el informe médico pericial es que este lo contrata y paga la víctima, mientras que el forense actuaba en el marco de sus competencias en el procedimiento del juicio de faltas, y, por tanto, no tenía ningún coste para el lesionado.

informe medico pericial

Como es fácil imaginar, había forenses mejores y peores, de la misma manera que peritos particulares.

Con la reforma del Código Penal, desaparecen los juicios de faltas y los forenses quedan relegados en el nuevo sistema, a raíz también de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en 2016, a una posición secundaria.

Esto es así puesto que solo intervienen en los casos en los que lo solicita la propia víctima, y además sus honorarios los paga la aseguradora responsable, por lo que es fácil imaginar que su objetividad queda hasta cierto punto en entredicho.

No obstante, se sigue acudiendo a su criterio en muchos casos cuando la víctima no tiene medios económicos, ya que, por el contrario, el informe médico pericial conlleva un gasto adicional para el perjudicado que oscila entre los 300 y los 600 euros de media, pudiendo ser más caros dependiendo del perito y si las lesiones son más graves y el informe más exhaustivo.

El informe médico pericial se realiza por un especialista en valoración del daño corporal, ajeno a las compañías de seguros, y con una objetividad e independencia mayor.

Elegir bien un perito es importante, puesto que será quien defienda las lesiones y secuelas de la víctima frente a la compañía de seguros obligada al pago, que en la mayoría de las ocasiones contará con su propio informe pericial, pero eso sí, elaborado por peritos adscritos a la aseguradora.

Normalmente, el abogado para accidente que tramite el caso es quien aconsejará a la víctima, dependiendo de las lesiones que tenga, el mejor perito para realizar el informe médico pericial y que mejor se adapte a ese caso concreto.

Importancia del informe médico pericial en una indemnización por daños personales en accidente de tráfico

La importancia del informe médico pericial en una indemnización por daños personales en accidente de tráfico es fundamental si tenemos en cuenta la actitud y postura de las aseguradoras en la valoración de las lesiones de las víctimas.

En la inmensa mayoría de los casos, las ofertas de las compañías están por debajo de lo que realmente corresponde percibir al lesionado. Es obvio que la aseguradora tratará de pagar la menor indemnización posible, y lo hace recortando sobre todo en la parte relativa a lesiones.

Por otro lado, es práctica común de las compañías de seguros enviar al lesionado a un médico que trabaja para la aseguradora, quien realizará un informe de lesiones y secuelas, pero como es lógico, en beneficio siempre de la compañía.

Por eso, la víctima debe contar con su propio perito, un médico independiente que le explore, le reconozca las veces que haga falta, y emita un informe médico pericial que recoja la totalidad de las lesiones, secuelas y posibles incapacidades derivadas del accidente.

El informe médico pericial puede utilizarse por el abogado para accidente que tramite la reclamación para negociar la indemnización con la compañía de seguros obligada al pago.

informe medico pericial

Pero también y, sobre todo, cuando no es posible un acuerdo amistoso, el informe médico pericial será una de las pruebas fundamentales a aportar junto con la demanda civil en caso de interponer un procedimiento judicial contra la compañía.

En esos casos, no basta con aportar el informe médico pericial, sino que además en el juicio que se celebre comparecerán ambos peritos, el particular de la víctima y el de la compañía de seguros, a defender ante el Juez sus informes.

Hace unos meses tramitamos en el despacho el accidente de una clienta que sufrió un atropello con fractura de meseta tibial. La aseguradora envió un perito médico que la visitó en tres ocasiones y emitió un informe donde la estabilizaba cuando la lesionada aún seguía de baja y en tratamiento rehabilitador.

Mientras, la clienta fue reconocida varias veces por uno de nuestros peritos especialistas en valoración del daño corporal, quien emitió un informe médico pericial que recogía la totalidad de los días de curación hasta que recibió el alta médica y todas las secuelas que le habían quedado.

No fue posible el acuerdo amistoso porque la diferencia económica entre la pericial de la compañía y la particular de la cliente era de más del doble, y fue necesario interponer una demanda judicial contra la aseguradora.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Pues bien, después de celebrarse el juicio, donde ambos peritos, el de la compañía y el particular, defendieron cada uno su informe médico pericial, obtuvimos una sentencia íntegramente favorable para nuestra clienta, que recogía la totalidad de la valoración realizada por nuestro perito.

Gracias al informe médico pericial, la lesionada consiguió una indemnización que casi triplicaba la oferta inicial de la aseguradora.

¿Quién determina y valora un informe médico pericial?

La necesidad del informe médico pericial depende de cada caso concreto. Teniendo en cuenta la postura de las compañías de seguros, cada vez resulta más necesario contar con este medio de prueba para acreditar ante la aseguradora las lesiones de la víctima.

Cuando el lesionado cuenta con un abogado para accidente experto en la materia, este profesional es quien determina, según el tipo de accidente, las lesiones sufridas, la compañía de seguros y otros factores, la conveniencia de contar con un informe médico pericial.

En cuanto a la valoración, el informe médico pericial de parte que se remite a la compañía de seguros cuando se le requiere de pago suele ser valorado por los servicios médicos de la aseguradora.

informe medico pericial

En alguna ocasión esta valoración puede servir para que la compañía suba la oferta de indemnización realizada inicialmente.

Cuando esto no es posible y se acude a un procedimiento judicial, la valoración del informe médico pericial la va a realizar el Juez, quien se apoyará en la documentación médica aportada con la demanda, las periciales tanto de la compañía como del perjudicado, y las declaraciones de los peritos en el acto del juicio.

Si has sufrido un siniestro con lesiones y necesitas asesoramiento o tienes dudas sobre tu caso puedes contactar con nosotros y te asesoramos sin compromiso.

En DEMANDA TU LESION somos abogados para accidentes especialistas daños y lesiones, contando con un equipo de peritos médicos que valorarán tu caso y emitirán si es necesario un informe médico pericial que recoja la totalidad de las lesiones y secuelas sufridas.

 

La indemnización por fallecimiento de una víctima de accidente de tráfico implica una valoración completa de las circunstancias personales, familiares y laborales del fallecido, que van a determinar la cuantía a percibirse por los beneficiarios que la reclaman.

En España, las cifras de fallecidos en accidentes de tráfico han aumentado en los últimos años. Cada caso concreto es un mundo, y requiere un asesoramiento por parte de abogados para accidente a las familias de las víctimas, que desconocen el proceso a seguir y lo que pueden reclamar.

indemnizacion por fallecimiento

Tramitar una indemnización por fallecimiento no es sencillo tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en el año 2016. Esta nueva normativa mejora sustancialmente las cuantías de una indemnización por fallecimiento respecto al sistema antiguo, si bien las dota de una complejidad que requiere conocimientos específicos para reclamar con garantías.

En nuestro país, las cifras de fallecidos en distintos tipos de accidentes de tráfico vuelven a crecer, a pesar de las campañas de concienciación y prevención de la Dirección General de Tráfico

En la tramitación de una indemnización por fallecimiento, las compañías de seguros actúan con mucha rapidez. Las familias, que lógicamente están viviendo un verdadero drama, se enfrentan a una serie de gestiones que no solo desconocen, sino que también ignoran como actuar y proceder en su reclamación.

Por eso es fundamental que reciban ayuda, no solo legal, sino de cualquier índole para sobrellevar un proceso que es desagradable, pero necesario. Y ahí entran los abogados para accidente especializados en responsabilidad civil derivada de los siniestros de circulación.

En este post vamos a analizar la indemnización por fallecimiento, sus causas, beneficiarios de la misma, y el modo de calcularla y reclamarla a la compañía de seguros responsable de pagar.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿Cuáles son los accidentes más habituales por los que se solicita una indemnización por fallecimiento?

En términos generales la indemnización por fallecimiento en accidente de tráfico suele estar vinculada a siniestros de especial gravedad.

Pero en ocasiones, accidentes que no parecen revestir importancia provocan la muerte del conductor o el ocupante por otra serie de circunstancias que pueden tener que ver con la posición que ocupa, los antecedentes médicos e incluso la mala suerte en el momento del siniestro.

El tipo de accidente puede ser determinante para el resultado lesivo. Así, los peatones tienen grandes posibilidades de fallecer en un atropello, sobre todo si se produce por un vehículo del tipo que sea que circula con exceso de velocidad, generando el derecho a reclamar indemnización por atropello mortal.

indemnizacion por fallecimiento

En los accidentes donde interviene una motocicleta o una bicicleta también hay posibilidades de que la víctima fallezca en el impacto, ya que los motoristas y ciclistas se encuentran especialmente desprotegidos y reciben en su cuerpo la fuerza del golpe.

En cuanto a la indemnización por accidente de coche, los fallecimientos se producen, sobre todo, en choques frontales que se producen en vías interurbanas, o en salidas de la vía.

Factores como la conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas, hablar por el teléfono móvil, los despistes o distracciones, o el exceso de velocidad, intervienen activamente en los accidentes más graves que en muchas ocasiones provocan la muerte de alguna de las víctimas, generando el derecho a reclamar por sus beneficiarios la indemnización por fallecimiento.

¿Quiénes son los beneficiarios de una indemnización por fallecimiento?

El nuevo Baremo de Tráfico 2016 introdujo importantes mejoras en la valoración de la indemnización por fallecimiento.

Es de destacar los nuevos beneficiarios recogidos en el Baremo, que tendrán derecho, en función de los requisitos que cumplan y su vinculación o grado de parentesco con la víctima fallecida, a reclamar su indemnización por muerte en accidente.

Así, los artículos 61 a 92 del nuevo Baremo de Tráfico 2016 regulan todo lo relativo a la indemnización por fallecimiento, dividiendo en grupos a los siguientes beneficiarios:

indemnizacion por fallecimiento

Cónyuge viudo

Para poder percibir la indemnización por fallecimiento debe acreditar una convivencia mínima de 15 años con la víctima fallecida, y a partir de los 15 años podrá percibir más indemnización por cada año adicional de convivencia.

El requisito para el cónyuge es que cobra indemnización por fallecimiento siempre y cuando a fecha del accidente no estuviera separado legalmente ni hubiera iniciado los trámites de separación.

En este grupo se incluyen a las parejas de hecho.

Ascendientes

Los padres de la víctima, también cobran indemnización por fallecimiento de su hijo/a. Si el fallecido tenía más de 30 años en el momento del accidente, la indemnización se incrementa.

Si los padres de la víctima han fallecido, pueden percibir la indemnización por fallecimiento los padres de sus progenitores, es decir, los abuelos de la víctima.

indemnizacion por fallecimiento

Descendientes

Son los hijos de la víctima fallecida. La indemnización por fallecimiento en estos casos va a ser mayor o menor dependiendo de la edad de cada hijo, y se calcula de acuerdo con las tablas que se recogen en el Baremo.

Hermanos del fallecido

Perciben una indemnización por fallecimiento que va a depender del criterio de la edad.

Allegados

Es una nueva figura recogida en el Baremo actual, y que podrán percibir indemnización por fallecimiento cuando acrediten como mínimo 5 años de convivencia con la víctima, y que tengan una cierta relación de parentesco o afinidad con la víctima.

En este grupo estarán, por ejemplo, los hijos de padres divorciados que conviven con la nueva pareja de su progenitor, que es la víctima fallecida en el accidente.

¿Cómo se calcula una indemnización por fallecimiento?

Para calcular la indemnización por fallecimiento, deberemos acudir a las Tablas especificadas en el Baremo de Tráfico para estos casos.

Es importante tener en cuenta que estos cálculos no son sencillos, y que las compañías de seguros no van a ayudar, pese a lo delicado de la situación en todos los casos de muerte por accidente.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Por eso, para calcular todos los conceptos que engloban una indemnización por fallecimiento, es fundamental que las familias de las víctimas cuenten siempre con el asesoramiento especializado de abogados para accidente de tráfico.

La indemnización por fallecimiento en accidente de tráfico comprende varios apartados regulados en Tablas:

El perjuicio personal básico

Recogido en la Tabla 1.A, referido al perjuicio que sufre cada beneficiario de la víctima fallecida solo por el hecho de serlo.

indemnizacion por fallecimiento

Perjuicio personal particular

Recogido en la Tabla 1.B, que es otra parte de la indemnización por fallecimiento que se adiciona a la correspondiente por perjuicio personal básico.

Comprende otra serie de perjuicios que van a estar en función de la dependencia o vinculación de ese beneficiario con la víctima, y que son los siguientes:

  • Discapacidad física o psíquica del beneficiario (superior al 33%), que se tiene en cuenta siempre que sea previa al accidente o consecuencia del mismo.
  • Convivencia del beneficiario con la víctima.
  • Perjudicado único de su categoría.
  • Condición de único perjudicado.
  • Fallecimiento de progenitor único.
  • Fallecimiento de ambos progenitores en el mismo accidente.
  • Fallecimiento del único hijo.
  • Fallecimiento de víctima embarazada con pérdida de feto.
  • Perjuicio excepcional: este apartado es una especie de “cajón de sastre” en el que entrarían otros supuestos distintos a los anteriores, que es seguro que se discutan por las compañías, por lo que debemos esperar a que vaya habiendo jurisprudencia que pueda permitir la reclamación de indemnización por fallecimiento en estos supuestos.

Perjuicios patrimoniales

Quedan estipulados en la Tabla 1.C del Baremo, y comprenden la indemnización por fallecimiento relativa a los perjuicios económicos sufridos a consecuencia de la muerte de la víctima.

El Baremo lo divide en lucro cesante y daño emergente. Dentro de este apartado se incluirían, por ejemplo, los gastos de entierro de la víctima fallecida o los de desplazamiento de la familia al lugar donde ha ocurrido el accidente.

¿Cómo reclamar una indemnización por fallecimiento?

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que para reclamar una indemnización por fallecimiento es fundamental realizar un estudio de cada caso concreto, pues las circunstancias personales, familiares, laborales, o la edad, son factores que están directamente relacionados con la valoración económica del caso.

Lo segundo a tener en cuenta es que en ocasiones puede haber problemas para reclamar la indemnización por fallecimiento. Pongamos, por ejemplo, los casos de siniestros donde hay un fallecido o varios y la compañía de seguros contraria o bien niega la culpa en el accidente o existe una concurrencia, es decir, varios culpables.

Determinar la responsabilidad, en estos casos, es básico si queremos reclamar con garantías frente a la aseguradora responsable la indemnización por fallecimiento de nuestro ser querido.

Para ello necesitaremos contar con pruebas que acrediten quien ha sido culpable del accidente, como puede ser el Atestado levantado por los agentes de la autoridad, y otros como parte amistoso, testigos presenciales, etcétera.

indemnizacion por fallecimiento

Es muy importante tener en cuenta que en casos donde pueden existir dudas sobre la culpabilidad o exista una posible concurrencia de culpas, o incluso en algún supuesto muy concreto donde en principio la compañía alega culpa exclusiva de la víctima, es posible reclamar una indemnización por fallecimiento.

En estos supuestos la ayuda del abogado para accidente especialista en este tipo de siniestros resulta fundamental, ya que en muchas ocasiones la familia del fallecido desconoce que, pese a la culpabilidad, puede haber derecho a una indemnización por fallecimiento.

Un caso real tramitado en DEMANDA TU LESION consistió en el atropello de un peatón con resultado de muerte del mismo. La compañía alegó culpa exclusiva del peatón, que cruzaba por lugar indebido.

Pero nuestros abogados demostraron, con un estudio del Atestado y un perito reconstructor de accidentes, que el vehículo responsable del atropello conducía con exceso de velocidad, y que el mismo podía haberse evitado, en una zona de total visibilidad, de no haber circulado a más velocidad de la permitida, por lo que la familia del peatón cobró una indemnización por fallecimiento.

Los abogados de DEMANDA TU LESION   se han enfrentado en varias ocasiones a casos de accidentes con fallecidos, por lo que contamos con la experiencia y conocimientos necesarios para acompañar a las familias de los fallecidos en todo el proceso, ayudándoles en todo momento a reclamar con garantías su indemnización por fallecimiento de su familiar.

La indemnización por atropello comprende tanto los daños personales como los materiales sufridos por el peatón atropellado.

Para reclamar y calcular esa indemnización por atropello, la víctima necesita ayuda legal, ya que, por lo general, las aseguradoras tienden a minimizar las consecuencias lesivas con el fin de pagar lo menos posible al perjudicado.

Sin embargo, es una realidad que los atropellos suelen generar lesiones de gravedad y en ocasiones el peatón puede haber contribuido de alguna manera en la dinámica del accidente. Esto lo aprovecha de inmediato la compañía de seguros para negar culpa y no pagar indemnización por atropello.

Un ejemplo muy común de lo anterior se produce en los casos en los que el peatón cruza por lugar indebido. Esto, sin embargo, no significa que no pueda reclamar una indemnización. Incluso en estos supuestos, es factible reclamar al seguro.

El asesoramiento a la víctima por abogados laborales especialistas en atropellos resulta clave para que la reclamación prospere con garantías

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

CASOS PARA REALIZAR EL CÁLCULO DE LA INDEMNIZACIÓN

Como confirman las estadísticas por accidentes de tráfico, los atropellos se han incrementado en los últimos años.

Un atropello puede producirse tanto en vías urbanas como interurbanas, por ejemplo, en un paso de peatones. Aunque la víctima cruzará por un lugar indebido, esto no exime de abonar la indemnización por atropello.

Es muy importante que el perjudicado cuente desde el principio con el asesoramiento de abogados especialistas en accidentes de tráfico.

Para calcular la indemnización por atropello que pueda corresponder a la víctima, se toma como base el Baremo de accidentes de 2016.

El importe que resulte del cálculo de indemnización dependerá de los daños causados.  

No es lo mismo reclamar una indemnización por atropello donde la víctima ha sufrido una fractura de cadera que una indemnización por atropello mortal, donde ha fallecido la víctima.

En ese caso, son los familiares quienes recibirán la indemnización por atropello, los beneficiarios, es decir, las personas a quien se debe indemnizar.

calcular indemnización por atropello¡

QUÉ NECESITAS PARA RECLAMAR TU INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO

Para calcular la indemnización por accidente de tráfico por atropello es necesario acreditar la culpa o responsabilidad del contrario, y por otro lado demostrar los daños y perjuicios sufridos.

Para acreditar la culpa, se necesita contar con un atestado o parte de accidente elaborado por los agentes de la autoridad, a los que se debe llamar nada más ocurrir el atropello.

Puede haber una culpa compartida entre peatón y conductor, por lo que es importante en ese sentido contar no solo con el atestado sino también con el testimonio de testigos presenciales del atropello, que en caso de duda pueden ratificar nuestra versión del siniestro y declarar en caso de que haya que reclamar la indemnización por atropello.

Para reclamar los daños personales necesitaremos acreditar las lesiones sufridas, para lo cual es fundamental recibir una primera asistencia por parte de los servicios de emergencias en el lugar del atropello.

Inmediatamente después, 72 horas después del accidente,  debemos acudir al Hospital más cercano para que nos hagan un examen completo, asegurándonos de que en el informe se hagan constar todas las lesiones sufridas (Por ejemplo, un latigazo cervical)

Pueden reclamarse asimismo los perjuicios económicos y daños materiales que hayamos podido tener a consecuencia del atropello. La indemnización por atropello engloba diferentes tipos de reclamaciones

Por ejemplo, es habitual que se dañen teléfonos móviles, o gafas de sol o de ver, cuya reparación podremos reclamar aportando facturas o presupuestos de arreglo. También podrán reclamarse los gastos derivados del atropello, como pueden ser facturas de rehabilitación, taxis para desplazarnos a los centros médicos o gastos de farmacia.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

CÓMO SE CALCULA LA INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO

Para calcular la indemnización por atropello debemos contar con la ayuda y el asesoramiento de un despacho de abogados de accidentes, ya que por norma general las víctimas desconocen la normativa vigente y los conceptos a los que tienen derecho, así como los documentos necesarios para poder reclamar a la aseguradora que tiene que indemnizarles.

Las indemnizaciones se calculan en base al Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación , más conocido como Baremo de Tráfico 2016.

La cuantía de la indemnización va a depender del tipo de lesiones sufridas, así como del periodo que tardemos en curar y de los gastos y daños que hayamos tenido.

CALCULAR LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS PERSONALES

Para calcular la indemnización por atropello contamos  el tiempo que hayamos invertido en restablecernos, que se divide en perjuicio personal particular y perjuicio personal básico.

El primero valora los días de estancia en UCI, hospitalización, y los días que hayamos estado incapacitados para las tareas propias de nuestra vida diaria, que pueden ser con baja laboral, o sin ella, pero con tiempo de inmovilización o reposo prescrito por el médico.

Un ejemplo de esto es si el lesionado tiene que permanecer en reposo absoluto en su domicilio a causa de una fractura de cadera y que por tanto no puede realizar las actividades propias de su vida diaria.

El perjuicio personal básico se refiere al periodo fuera del de incapacitación en el que nos hemos tratado para curarnos, y que principalmente abarca el tiempo que estemos haciendo rehabilitación.

Tendremos que calcular los puntos por secuelas funcionales o estéticas que nos hayan quedado tras el alta médica, y en base a la tabla de indemnización accidente tráfico 2016, obtener el número de puntos y el valor total atendiendo a la edad de la víctima en el momento del accidente.

Existen otros aspectos que se reclaman como indemnización por daños personales, como son las posibles incapacidades derivadas del atropello (parcial, total, absoluta o gran invalidez en los casos más graves de grandes lesionados), o las operaciones médicas a las que se haya tenido que someter la víctima a causa de las lesiones sufridas

calcular indemnización por atropello

CALCULAR LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MATERIALES Y PERJUICIO PATRIMONIAL

Existen otros muchos factores a tener en cuenta para calcular la indemnización contenidos en el Baremo 2016, como puede ser el perjuicio patrimonial, dividido en lucro cesante y daño emergente. El lucro cesante se refiere a todas aquellas ganancias o cantidades dejadas de percibir por la víctima a consecuencia del atropello (por ejemplo, una reducción en la nómina al estar de baja a consecuencia de accidente).

El daño emergente hace referencia a todos aquellos gastos derivados del siniestro (daños en las cosas, facturas de farmacia o rehabilitación, etcétera)

Puede reclamarse, por último, cualquier otra partida derivada directamente del siniestro (por ejemplo, un viaje de placer pagado antes del atropello que no puede disfrutarse a consecuencia de sufrir el accidente).

Por tanto,  necesitaremos el asesoramiento de abogados de accidentes de tráfico que nos indique todo lo que es indemnizable en nuestro caso concreto, para no dejar ningún concepto sin reclamar a la aseguradora.

QUÉ HACER SI EL RESPONSABLE DEL ATROPELLO SE FUGA

En ocasiones se producen atropellos en los que el vehículo responsable se da a la fuga.

Estos casos pueden reclamarse siempre que se acredite de manera indubitada que el atropello ha existido, y la reclamación se realizará al Consorcio de Compensación de Seguros, entidad pagadora en supuestos de vehículos que se dan a la fuga.

Para poder reclamar al Consorcio con garantías, es necesario acreditar las circunstancias del atropello y que este ha existido realmente. Para ello hará falta un Atestado o Parte de accidente emitido por la Policía o Guardia Civil que indique la dinámica del accidente y recoja que el vehículo responsable se ha dado a la fuga.

Los testigos en estos casos juegan un papel fundamental, no solo para que manifiesten como testigos presenciales lo que han visto, sino también para acreditar que el responsable se dio a la fuga tras el accidente.

Conductores fugados tras un atropello se han dado en casos de muerte del peatón, básicamente porque el culpable del accidente se asusta y opta de manera instintiva por ausentarse del lugar con intención de eludir su responsabilidad.

En estos casos las indemnizaciones por atropello mortal se disparan y es muy importante que la familia de la víctima esté asesorada permanentemente por letrados especialistas ajenos a las aseguradoras.

El letrado que nos asesore nos indicará como hacer la declaración de los testigos, que se remitirá al Consorcio junto con el resto de la documentación necesaria para reclamar.

En estos supuestos, deberán acreditarse igualmente las lesiones y daños sufridos. El Consorcio podrá solicitar documentación adicional, por lo que debemos contar con ayuda jurídica para que la reclamación se realice con garantías.

calcular indemnización por atropello

En DEMANDATULESION somos abogados especialistas en ayudar a las víctimas de atropellos. Ponemos nuestros conocimientos y todos los medios legales para conseguir tu indemnización por accidente de tráfico.

Defendemos los derechos de las víctimas frente a la compañía de seguros responsable, incluyendo reclamaciones al Consorcio de Compensación de Seguros, acompañando a la víctima durante todo el proceso.

Si la víctima cuenta con seguro de hogar, es muy posible que, gracias a la cobertura de defensa jurídica incluida en dicha póliza, los honorarios del abogado particular que designe sean cubiertos en todo o en parte dependiendo del límite de dicha cobertura.

Contacte con nosotros y solicite una asesoría personalizada de su caso totalmente gratis y sin ningún compromiso.

Cuando se sufre un accidente de tráfico con lesiones, el cálculo de la indemnización comprende una serie de conceptos que han variado con el nuevo Baremo de Tráfico 2016 respecto de la anterior regulación sobre esta materia.

Ya hemos visto en otros post que se indemnizan los días de curación, es decir, el tiempo que tarda el lesionado en restablecerse, que se dividen según el nuevo Baremo en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, que a su vez puede ser muy grave, grave, o moderado (dependiendo de si la víctima ha requerido ingreso en UCI-muy grave-, hospitalización-grave- o baja laboral o incapacidad para realizar las tareas básicas de la vida diaria –moderado).

Pero existen otros muchos conceptos susceptibles de ser indemnizados, entre los que se encuentra el denominado “perjuicio patrimonial por secuelas”.

Vamos a ver en que consiste y recalcar, que, para una adecuada valoración del mismo y para evitar que la víctima perciba menos indemnización de la que realmente le corresponde, será fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico, como profesional que conoce la normativa de aplicación y que asesorará al perjudicado y defenderá su derecho frente a la aseguradora.

 

EL PERJUICIO PATRIMONIAL POR SECUELAS EN ACCIDENTE DE TRAFICO

El perjuicio patrimonial por secuelas se recoge en la Tabla 2.c del nuevo Baremo de Tráfico 2016, y se divide en dos conceptos susceptibles de ser indemnizados: el lucro cesante y el daño emergente.

El primero hace referencia al perjuicio económico referido al dinero que dejamos de percibir a consecuencia de las secuelas padecidas en el accidente, mientras que el daño emergente recoge los gastos a que hemos tenido que hacer frente o vamos a necesitar a consecuencia de las secuelas padecidas.

El lucro cesante se recoge en las Tablas 2.C.4 a 2.C.8 inclusive del Baremo, distinguiéndose cinco categorías en función de la incapacidad sobrevenida a la víctima a causa de las secuelas derivadas de las lesiones sufridas.

Así, se distingue:

  • La incapacidad para realizar cualquier trabajo o actividad profesional (equivalente a una incapacidad permanente absoluta-Tabla 2.C.4)
  • La incapacidad para realizar su trabajo o actividad profesional (que equivale a la incapacidad permanente total-Tabla 2.C.5)
  • La incapacidad que provoca una disminución parcial de ingresos en la actividad o trabajo habitual de la víctima (que equivale a una incapacidad permanente parcial-Tabla 2.C.6)
  • La incapacidad absoluta de la víctima pendiente de acceder al mercado laboral (Tabla 2.C.7)
  • La incapacidad total del lesionado pendiente de acceder al mercado laboral (Tabla 2.C.8)

En cuanto al daño emergente, la Tabla 2.C del Baremo distingue entre gastos de asistencia sanitaria futura, prótesis y ortesis, y rehabilitación domiciliaria o ambulatoria, por un lado, y gastos por pérdida de autonomía personal por otro lado.

Se trata de una serie de gastos que normalmente corresponde percibir a víctimas graves, que van a requerir una serie de cuidados posteriores a la estabilización de sus lesiones y derivados de las mismas.

Cada una de estas Tablas recogen una serie de cantidades a añadir a la indemnización por este concepto.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

LOS GASTOS DE ASISTENCIA SANITARIA FUTURA

Como hemos visto, dentro del perjuicio patrimonial por secuelas, y en el apartado correspondiente al daño emergente, uno de los conceptos que se valoran a efectos de indemnización son los gastos de asistencia sanitaria futura de la víctima.

Se recogen en la Tabla 2.C.1 del Baremo y se refieren a todos aquellos gastos que va a precisar el lesionado en el futuro, relativos a atención y cuidados médico, rehabilitación o incluso intervenciones quirúrgicas.

Así, se recoge indemnización de hasta 50.000 € por recambio de prótesis u ortesis, según el caso. Se valora también la rehabilitación domiciliaria o ambulatoria, estableciéndose unas cantidades que dependen del supuesto concreto.

Por ejemplo, para supuestos de estados vegetativos crónicos y tetraplejias igual o por encima de C-4 se establece una indemnización de hasta 13.500€/anuales; y para tetraplejias, tetraparesias graves, secuelas graves del lenguaje y trastornos graves neuropsicológicos, se establece una indemnización de hasta 9.500€ anuales.

Es importante fijarse en que el importe de la indemnización por estos conceptos indica “hasta”, lo que significa que va a depender de la gravedad de la secuela su cuantificación, y esta cantidad no va a ser percibida por el lesionado, sino que lo que se establece es que la compañía de seguros abona una cantidad y la misma es entregada a la Seguridad Social para que se ocupen de la víctima una vez estabilizada de sus lesiones y abonada la indemnización que le corresponda.

El Baremo recoge una serie de requisitos para abonar estas cantidades, por ejemplo, que debe aportarse un informe médico que indique que la víctima requiere una prótesis y el importe o valor de la misma.  Será necesario que en estos casos tan delicados el perjudicado cuente con la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico para cuantificar y valorar las indemnizaciones conforme a cada caso concreto que le corresponda.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

PERJUICIO PATRIMONIAL POR SECUELAS POR PERDIDA DE AUTONOMIA PERSONAL

En cuanto a la pérdida de autonomía personal, en la tabla 2.C se distinguen varios supuestos susceptibles de ser indemnizados:

-Por un lado, se pagan las ayudas técnicas (hasta un máximo de 150.000 euros) que pueda necesitar la víctima incorporar a su domicilio para su día a día.

-Por otro lado, se pagan los gastos de adecuación de vivienda (hasta 150.000 euros), para adaptarla a la nueva situación del lesionado (pensemos, por ejemplo, en un perjudicado que queda en silla de ruedas, y necesita que su vivienda sea adaptada en todas sus estancias para facilitar su deambulación por la casa y que pueda en la medida en que sea posible, desenvolverse en ella de la manera más cómoda y fácil posible).  Cuando es inviable la adaptación, se recoge la compra o el alquiler de una vivienda adaptada, asumiendo la compañía de seguros responsable la diferencia entre la vivienda antigua y la nueva.

-También se indemnizan los costes de movilidad (hasta 60.000 euros), que incluyen los gastos de desplazamiento que requiera el perjudicado, o, en su caso, la adaptación de su vehículo a las nuevas circunstancias físicas.

-Por último, se pagan también los gastos derivados de la ayuda de una tercera persona que requiera la víctima, dividiéndose en dos Tablas (2.C.2 y 2.C.3) en función de horas de ayuda a domicilio según las secuelas padecidas, o indemnizaciones de ayuda de tercera persona.

Para el cálculo de las indemnizaciones que corresponden a la víctima por todos estos conceptos, es necesario contar con la ayuda de abogados expertos en la materia. Hará falta abundante documentación justificativa de cada necesidad del lesionado, informes médicos, una pericial de un perito especialista en valoración del daño corporal ajeno a las compañías, y un abogado que dirija toda la reclamación, máxime en estos casos donde las cuantías de las indemnizaciones se disparan, y las aseguradoras van a regatear todo lo que pueda.

En DEMANDA TU LESION tenemos amplia experiencia en este tipo de accidentes y por desgracia hemos tramitado siniestros con grandes lesionados y sabemos lo importante que es que la víctima está protegida, informada y asesorada por abogados especialistas. No debe esperarse nunca a consultar a un profesional en la materia, para tener garantías de éxito en este tipo de reclamaciones y no dejar ninguna partida sin reclamar.

Cuando en un accidente de tráfico sufrimos daños personales, tenemos derecho a reclamar la indemnización que nos corresponda si no hemos sido culpables del accidente. Y si somos ocupantes, podremos reclamar esa indemnización siempre, al margen de quien haya tenido la culpa en el siniestro.

Para realizar el cálculo de la compensación económica a la que tenemos derecho, tenemos que saber qué conceptos se indemnizan y de qué manera.

La modificación de la normativa con la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en el año 2016 cambió una serie de conceptos que deben tenerse en cuenta a la hora de realizar el cálculo.

Partiendo de la base de que en la inmensa mayoría de los casos las compañías de seguros realizan ofertas motivadas de pago que están por debajo de lo que realmente corresponde percibir a la víctima, es muy importante acudir a un abogado especialista en accidentes de tráfico para que nos oriente y nos informe y defienda nuestros derechos frente a la aseguradora con garantías.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

QUÉ ES EL PERIODO LESIONAL Y QUE IMPLICA EN LA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO

La indemnización por daños personales comprende las lesiones que la víctima haya sufrido en el siniestro, valorándose:

-Por un lado, el periodo lesional, o tiempo de curación, que son los días que haya tardado el perjudicado en recuperarse de las lesiones padecidas, a computar desde la fecha del accidente hasta el momento en que recibe el alta médica por estabilización lesional.

-Por otro lado, las secuelas, tanto funcionales como estéticas, que hayan podido quedar a la víctima después de haber sido dado de alta.

En la indemnización por daños personales también se incluyen otros conceptos, como puede ser cualquier incapacidad sobrevenida y derivada directamente de las lesiones sufridas.

Cuando el periodo de curación está muy bien delimitado, es muy difícil que la compañía de seguros nos pueda discutir su pago. Sin embargo, en muchas ocasiones este periodo se alarga en el tiempo, por ejemplo, en el caso de lesiones de gravedad, o tras un alta laboral se produce una baja por recaída, y en supuestos como éstos las aseguradoras van a tender a reducir ese tiempo o incluso a discutir si se paga como días básicos o moderados, por ejemplo.

Por ello es muy importante que la documentación médica de la víctima recoja una continuidad clara en el tiempo de curación, y que los informes de los distintos profesionales que han tratado a la víctima (médico de cabecera, traumatólogo, rehabilitador) sean lo suficientemente concluyentes en cuanto a la evolución de las lesiones del perjudicado para que pueda rebatirse el argumento de la aseguradora.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

DIAS IMPEDITIVOS Y NO IMPEDITIVOS, BÁSICOS Y MODERADOS

Hasta la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico, en 2016, hablábamos de periodo de sanidad, que era el tiempo de curación de la víctima. Los días que el lesionado tardaba en curarse de sus lesiones sin estar de baja laboral o incapacitado se denominaban no impeditivos, mientras que los días acreditados de baja laboral o incapacidad eran los impeditivos.

Estas denominaciones cambian a raíz de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico, pasando a denominarse “indemnización por lesiones temporales” lo que antes era el periodo de sanidad, y se recoge en la Tabla 3 del actual Baremo, pasando a calcularse los días de acuerdo a la siguiente clasificación:

Perjuicio personal básico (Tabla 3.A), entendido como la indemnización a percibir por los días que toda persona que ha sufrido un accidente tarda en curar por las lesiones padecidas en el mismo. Vienen a ser los antiguos días no impeditivos o de curación del Baremo anterior.

Perjuicio personal particular por pérdida temporal de calidad de vida (Tabla 3.B), que corresponde a la indemnización adicional que percibirán solo algunos de los lesionados en un accidente de tráfico siempre que se cumplan los requisitos especificados en el Baremo para tener derecho a ellos, y que se dividen en varias categorías:

  • Perjuicio personal particular muy grave, que equivaldría al ingreso en UCI o similar del perjudicado.
  • Perjuicio personal particular en grado grave, que viene a ser el número de días que la víctima haya requerido ingreso hospitalario, y que vienen a ser los antiguos “días de hospital”.
  • Perjuicio personal particular en grado moderado, que incluye aquellos días en los que el lesionado ha estado de baja laboral o incapacitado para realizar las tareas básicas de su vida diaria. Equivaldrían a los antiguos “días impeditivos” del Baremo anterior.

Las cantidades que se pagan por cada una de estas categorías se establecen en el Baremo 2016, y cada año se actualizan con la revalorización de las pensiones.

Así, el día de perjuicio personal básico en 2016 se paga a 30€/día, mientras que en 2017 asciende a 30,075€/día y en 2018 a 30,15 €/día.

El día de perjuicio personal particular en grado moderado se paga a 52€/día en 2016, 52,13€/día en 2017 y 52,26€/día en 2018.

El perjuicio personal particular en grado grave se paga en 2016 a 75€/día, en 2017 a 75,18€/día y en 2018 a 75,375€/día.

Y por último el perjuicio personal muy grave se calcula a 100€/día en 2016, pasando a 100,25€/día en 2017 y 100,50€/día en 2018.

 

¿Y SI NO TENGO BAJA LABORAL, PERO ESTOY INCAPACITADO?

Este es un tema algo controvertido porque en muchas ocasiones genera discusiones con las compañías de seguros a la hora de valorarlos.

Según el Baremo 2016, como hemos visto, el perjuicio personal particular en grado moderado se paga a aquellos lesionados que se encuentren incapacitados para realizar las tareas básicas de su vida diaria.

Esta incapacidad puede venir dada por una baja laboral, pero puede haber otros casos en los que la víctima, por ejemplo, es un menor que no puede ir al colegio ni hacer deporte al tener que guardar reposo. O el caso de una persona mayor, jubilada, que sufre una fractura de cadera y tiene que estar inmovilizada en casa sin poderse mover ni hacer sus labores cotidianas. O el caso clarísimo de una víctima que no trabaja en una oficina, pero lo hace en casa en las tareas del hogar, y tiene un brazo escayolado, por lo que no puede realizar ninguna de las labores del día a día.

Todos estos casos implican que el perjudicado está incapacitado temporalmente para realizar las tareas propias de su vida habitual, y por tanto, los días que se encuentren en esta situación deben computarse como perjuicio personal particular en grado moderado, igual que si hubiesen tenido una baja laboral.

Para ello, es muy importante que la víctima cuente con la ayuda de un abogado especialista en accidentes. Será necesario acreditar ese periodo con la documentación médica, por lo que es fundamental que el perjudicado sepa lo que tiene que pedir a los médicos para demostrar el tiempo que ha estado incapacitado.

Los abogados de DEMANDA TU LESION que conocen a fondo la normativa tanto antigua como actual, tienen los conocimientos necesarios para asesorar desde el principio a la víctima en los pasos que deben dar para conseguir acreditar ante la aseguradora responsable de pagar la indemnización los días que han requerido para curarse y por tanto la compensación a la que tienen derecho por el accidente de tráfico sufrido.

Cuando sufrimos un accidente de tráfico en el que no somos culpables exclusivos, tenemos derecho a reclamar una indemnización por todos los daños y perjuicios que hayamos tenido a consecuencia del siniestro.

La mayoría de las víctimas saben que tienen derecho a reclamar esa compensación económica por parte de la compañía de seguros del responsable del accidente.

Ahora bien, casi todas las víctimas desconocen el proceso, la normativa de aplicación, los plazos, la documentación necesaria, o la manera de acreditar tanto la responsabilidad como la entidad de esos daños sufridos.

¿Qué pasos iniciales tengo que dar? ¿A qué medico acudir? ¿qué ocurre si estoy de baja laboral por el accidente? ¿Tengo que ir al centro de rehabilitación que me indique mi compañía? ¿Cómo solicitar pruebas diagnósticas complementarias? ¿Qué hacer si me niegan la culpa? ¿Y si el vehículo se ha dado a la fuga? ¿Qué hago con todos los gastos que estoy teniendo por el accidente? ¿Y si pierdo un viaje a consecuencia de estar de baja por el accidente? ¿Cómo cuantifico las lesiones que he tenido?

Estas y otras muchas preguntas se las hacen muchos perjudicados, y es obvio que para poder gestionarlas con garantía van a necesitar ayuda, y esta ayuda debe pedirse siempre a un abogado especialista en accidentes.

¿CÓMO CONTRATAR A UN ABOGADO INDEPENDIENTE?

En el mundo del derecho, hay profesionales dedicados a varios sectores, o especializados en uno solo. Así, acudiremos a un abogado matrimonialista si tenemos un asunto de familia, o aun laboralista si tenemos un problema con nuestra empresa.

De la misma manera, la responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación es una especialidad jurídica como cualquier otra.

A la hora de contratar a un abogado para que nos gestione nuestro accidente de tráfico, lo primero que debemos tener en cuenta es no equivocarnos a la hora de elegir. No es aconsejable acudir a un abogado que no conoce la materia (el ejemplo clásico de un amigo o familiar que es abogado y se ofrece a gestionarnos el asunto). Esto es un error.

Y no lo aconsejamos de la misma manera que no se debe acudir a un abogado generalista, sino a un especialista, precisamente por lo ya dicho, y es que esta materia es necesario dominarla y conocerla y tener experiencia con ella para poder defender con garantías los derechos de la víctima del accidente.

Despachos de abogados especialistas en accidentes de tráfico hay muchos. Basta meterse en internet para encontrar multitud de páginas web con información de todo tipo relacionada con esta disciplina.

Para contratar un abogado independiente, es muy importante valorar la confianza, la experiencia y la profesionalidad. La mayoría de los despachos ofrecen las visitas gratuitas y sin compromiso, por lo que el perjudicado puede acudir a varios de ellos y optar por contratar el que más confianza le inspire.

En otras ocasiones optamos por el boca a boca. Quién no ha tenido un familiar o conocido que ha tenido un accidente que se lo llevó un despacho de abogados en su día.

El consejo desde DEMANDA TU LESION como despacho de abogados especialista desde hace muchos años en accidentes de tráfico, es probar con varios despachos, y elegir libremente aquel que más nos haya gustado, informado, y asesorado mejor.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

LOS HONORARIOS DE LOS ABOGADOS PARA ACCIDENTES

Una creencia extendida es que los abogados somos caros. Muchos perjudicados piensan que contratar a un abogado particular les va a costar mucho dinero, y ello les lleva a cometer el fallo de no externalizar el servicio y acudir a la vía cómoda o fácil de acudir a los abogados de la compañía.

Gran error. La inmensa mayoría de los abogados especialistas en accidentes de tráfico funcionan cobrando un pequeño porcentaje sobre la indemnización conseguida al cliente. Esto significa dos cosas:

-Que el abogado particular no va a cobrar honorarios por adelantado, y que sólo cobra si lo hace el cliente.

-Que el perjudicado tiene la garantía de que el abogado que contrata va a pelear por defender sus derechos frente a la aseguradora de la mejor manera posible, puesto que sus honorarios dependen del resultado de la gestión del caso.

Es decir, cuanta mayor sea la indemnización conseguida al cliente, mayores serán los honorarios del abogado.

Y algo muy importante: es necesario que el cliente firme una hoja de encargo profesional con el abogado donde se especifique lo que incluye el servicio y los honorarios pactados, para que luego no haya dudas ni problemas en este sentido.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

VENTAJAS DE CONTRATAR UN ABOGADO INDEPENDIENTE

Las ventajas de contratar a un abogado independiente son muchas, y siempre benefician a la víctima.

Ya sabemos que las compañías de seguros defienden el interés de la propia compañía, y que todas ellas tienen una serie de acuerdos y convenios entre ellas en los que lo que prima es el “hoy por ti, mañana por mí”, y lo que menos importa es lo que se pague al perjudicado, y menos aún cómo quede después del accidente.

El abogado particular no va a ser un mero negociador, sino que acompaña a la víctima desde el principio. En todo el proceso el perjudicado va a estar acompañado y asesorado, se le va a indicar qué tiene que hacer, dónde acudir, qué documentos necesita, y finalmente se va a requerir a la compañía en su nombre.

El abogado valora el caso desde el primer momento, lo cuantifica, y en caso de que la oferta motivada de la aseguradora esté por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima (lo que ocurre en prácticamente todos los casos), valorará desde el punto de vista profesional las opciones a seguir para una mejor defensa de los derechos del perjudicado.

Y en el caso de que sea necesario interponer una demanda judicial civil contra la aseguradora, será quien defienda el interés del cliente en juicio, negociará si es necesario, y procurará en todo momento que la víctima sea debidamente indemnizada por todos los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

No podemos olvidar, además, que en muchas ocasiones los honorarios del abogado particular elegido por el perjudicado pueden salirle gratis en todo o en parte, gracias a la cobertura por defensa jurídica que tienen incluida en su póliza, y que le cubre esos honorarios hasta el límite contemplado en dicha cobertura.

En DEMANDA TU LESION ofrecemos compromiso, profesionalidad y experiencia. Nuestra mayor satisfacción es la de nuestros clientes y por eso contamos con un equipo especializado de abogados, procuradores, peritos, y tramitadores al servicio de la víctima desde el primer momento.

Uno de los temas que pueden generar más confusión en las víctimas, es el de los plazos para reclamar la indemnización por accidente de tráfico. Básicamente, se trata de una cuestión de vital importancia para asegurarnos que podemos reclamar, ya que en caso de no cumplirse estos plazos es posible que nos encontremos con el problema de que la compañía de seguros nos deniegue el pago de la indemnización.

Para evitar confusiones y errores que puedan dar lugar a quedarnos sin poder reclamar, la mejor opción es siempre acudir a un abogado especialista en accidentes de tráfico, quien controlará esos plazos para evitar problemas de modo que la víctima se ocupe únicamente de seguir las instrucciones de su letrado y recuperarse lo mejor posible de los daños sufridos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA IMPORTANCIA DE LOS TIEMPOS Y PLAZOS CON EL NUEVO BAREMO

El artículo 7 de la Ley de Responsabilidad Civil y seguro en la circulación de Vehículos a Motor contempla el tema de los plazos, que ha cambiado sustancialmente en relación a la normativa anterior.

Por un lado, el plazo establecido para poder reclamar indemnización por accidente de tráfico es de un año, a contar desde la fecha de estabilización de las lesiones (es decir, el momento en que la víctima recibe el alta médica por su médico o traumatólogo, tras haber finalizado su proceso curativo).

La reclamación debe efectuarse antes de que transcurra ese año, y debe hacerse de manera fehaciente, es decir, por algún medio que deje constancia clara de que la compañía de seguros ha recibido el requerimiento, como puede ser un burofax o la presentación física de la reclamación en la propia compañía (y siempre debe exigirse que nos sellen una copia para que podamos tener constancia de haberla presentado).

Con esta reclamación presentada, se interrumpe la prescripción, y a partir de ese momento tendríamos un año más para poder interponer una demanda civil contra la compañía si hiciera falta reclamar por vía judicial.

Además, el artículo 7 nos indica también que ese año de más no empieza a contar hasta que la compañía de seguros conteste a nuestra reclamación con la oferta motivada de indemnización.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

PLAZO PARA CONTESTAR CON LA OFERTA POR LA COMPAÑÍA DE SEGUROS

Una vez que hayamos realizado el requerimiento a la compañía de seguros obligada al pago, la misma dispone de un plazo de tres meses para contestarla, según se indica en el punto 2 del artículo 7 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor.

La contestación de la compañía puede ser, por un lado, una oferta motivada de indemnización, si entiende que está acreditada su responsabilidad y cuantificado el daño sufrido.

La otra posible contestación de la compañía es la respuesta motivada, en caso de rechazar el requerimiento que se le efectúa, bien por no considerarse responsable y por tanto sin obligación de indemnizar, bien por rechazar el accidente o la relación causal entre el mismo y los daños que se reclaman (por ejemplo, en el caso de los famosos esguinces cervicales en caso de colisiones a baja velocidad con pocos daños materiales).

El artículo 7 indica también que la compañía de seguros está facultada para poder utilizar sus propios servicios médicos en el caso de que considere que la documentación aportada por la víctima es insuficiente para poder cuantificar el daño sufrido.

Muchas aseguradoras envían a sus médicos ara explorar y reconocer a los lesionados, lo cual debe tenerse siempre en cuenta porque como es natural, los médicos del seguro velan por el interés de la compañía, no de la víctima. En muchos de esos casos será necesario que, de la misma manera, el perjudicado cuente con un informe pericial elaborado por un especialista en valoración del daño corporal que igualmente valore, desde un punto de vista más objetivo, el alcance de las lesiones efectivamente sufridas por la víctima.

No es necesario, pues, a la vista de los dispuesto en el artículo 7, que sea el propio lesionado quien cuantifique el daño.

¿CUANDO RECLAMAR LOS INTERESES DE DEMORA?

Los intereses de demora se regulan también en el artículo 7 mencionado. En la antigua normativa los intereses de demora empezaban a correr desde el momento en que la compañía de seguros tenía conocimiento de la existencia del accidente de tráfico.

Sin embargo, ahora como es el propio perjudicado quien tiene que requerir de pago a la compañía de seguros, los intereses de demora empiezan a contar desde el momento en que la aseguradora recibe la reclamación de indemnización.

Una cuestión discutida es qué ocurre con los lesionados de larga duración, ya que, si no podemos enviar el requerimiento a la compañía hasta que la víctima alcance el alta médica por estabilización, y el lesionado tarda muchos meses en curar, no generaría intereses moratorios en todo ese tiempo, al estar condicionados los intereses a los plazos para requerir la indemnización por los daños sufridos.

Un dato importante es que el cómputo de los intereses de demora se cuenta desde la fecha del accidente. Esto significa que, si tengo el accidente en abril, requiero de pago a la aseguradora en junio y la compañía no me hace la oferta motivada en el plazo de los tres meses, podré reclamar intereses de demora que se van a calcular desde la fecha del accidente en abril.

Si la compañía de seguros realiza la oferta motivada, el perjudicado la acepta y la aseguradora no paga en el plazo de 5 días, o la consigna, también se van a devengar intereses de demora.

Lo mismo ocurre en caso de interponerse una demanda civil y ser favorable a nuestros intereses, en este caso los intereses de demora se aplican sobre la cantidad que hayamos ganado de más por sentencia sobre la oferta que en su día nos hizo la compañía de seguros.

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados especialistas en accidentes de tráfico. Ante las dudas que pueden plantear estos conceptos y la lógica falta de conocimientos e información que tienen las víctimas, es necesario que acudan cuanto antes a un despacho de abogados especialista, que valore el caso desde el primer momento y que acompañe al perjudicado desde el principio en todos los trámites de la reclamación de indemnización por los daños sufridos en el accidente.

Sufrir un accidente de tráfico es una experiencia traumática para la mayoría de las víctimas, máxime cuando el siniestro es grave y los daños también.

Ser víctima de un accidente de tráfico genera una serie de derechos para los perjudicados, que de acuerdo con el espíritu de la Ley pasan por una restitución íntegra del daño causado, lo que no siempre puede conseguirse.

Las compañías de seguros no ayudan en este sentido, primando siempre el interés de la aseguradora frente al de la propia víctima. Esto provoca que los perjudicados se sientan desamparados y desinformados, y que cuando sufren el accidente, no sepan bien qué deben hacer para poner en marcha la reclamación de su indemnización por el accidente de tráfico sufrido.

Por ello la ayuda de un abogado especialista en accidentes resulta fundamental en la gestión del proceso, y, sobre todo, para orientar e informar a la víctima y defender sus derechos desde una posición objetiva y justa.

LA OFERTA MOTIVADA DE LAS COMPAÑÍAS DE SEGUROS

El proceso real de reclamación de la indemnización por accidente de tráfico no comienza hasta que los daños tanto materiales como personales pueden de alguna manera cuantificarse, si bien no es necesario esperar para remitir la reclamación a tener el alta médica, sobre todo en siniestro con lesiones graves.

Esto es, si sufrimos un accidente y nos fracturamos la cadera, vamos a necesitar un tiempo, que no sabemos cuánto va a ser, para curarnos. Tampoco sabemos cómo vamos a evolucionar y mucho menos si nos van a quedar secuelas después del periodo de curación. Por tanto, inicialmente no podemos cuantificar esos daños, ni la aseguradora tampoco, si bien como ya tenemos claro que hay daños, puede realizarse una reclamación a la compañía.

La compañía de seguros puede realizar dos tipos de respuesta a una reclamación por accidente: la oferta motivada y la respuesta motivada.

La oferta motivada es, en esencia, un escrito de la compañía de seguros en el que pone a disposición de la víctima la cantidad económica que estima que le corresponde por los daños sufridos en el accidente.

Antes de los cambios en la normativa operados en 2016, la aseguradora disponía de tres meses para realizar la oferta motivada de pago, que se contaban desde que la misma tenía conocimiento de la existencia de daños en el accidente, lo que podía ocurrir por el propio parte dado por su asegurado, por un Atestado, etcétera. Y no era necesario la intervención de la propia víctima.

Esto, sin embargo, ha cambiado ahora con la nueva legislación, ya que es el propio perjudicado quien tiene que hacer el requerimiento a la aseguradora, que dispone de un plazo de tres meses para contestar con la oferta motivada de indemnización.

De la misma manera, puede la compañía, en lugar de hacer una oferta motivada, realizar una respuesta motivada, por ejemplo, si niegan culpa y no consideran que tienen obligación de indemnizar, o si no pueden cuantificar el daño (por ejemplo, por falta de documentación, o bien porque se trata de lesiones graves y duraderas en el tiempo que aún no pueden cuantificarse económicamente).

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿QUÉ SUELEN OMITIR LAS COMPAÑIAS DE SEGUROS EN LA OFERTA INICIAL?

Pasamos a contaros qué es lo que ocurre en las ofertas motivadas de las compañías.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que estas ofertas suelen ser, en la inmensa mayoría de los casos, por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima.

¿Cuál es la consecuencia de esta oferta inicial que realiza la aseguradora? Ni más ni menos que de aceptarla, la víctima no va a ser indemnizada por todos los conceptos a los que tiene derecho.

Y esto, a su vez, desemboca en otro problema, que es que teniendo en cuenta que la mayoría de las víctimas de accidentes desconocen cómo deben valorarse sus daños, y por supuesto todas las partidas y conceptos que pueden reclamar, si no cuentan con ayuda de un abogado especialista, pueden aceptar la oferta de la compañía y quedarse a medias, es decir, cobrar por debajo de lo que les corresponde.

Este desconocimiento también es aprovechado por las compañías de seguros, para moverse rápido y tratar de “tranquilizar” a la víctima con una oferta instando a aceptarla cuanto antes.

Y a su vez, puede darse otro problema que repercute negativamente en la víctima: supongamos que el perjudicado tiene unas lesiones que se valoran en 10.000 euros, y la oferta motivada de la compañía es de 8.000 euros. Para poder reclamar los 2.000 que quedan, la víctima tiene que interponer un procedimiento judicial, que conlleva unos gastos, por lo que en muchas ocasiones no compensa, y el resultado es que el perjudicado acepta la oferta y la compañía se ahorra tener que pagar esos 2.000 euros de diferencia.

Normalmente, las ofertas motivadas de las compañías suelen quedarse muy cortas sobre todo en la valoración de las secuelas, no solo porque en ocasione ni siquiera las reconocen (aunque haya, como requiere el baremo, documentos médicos que acreditan su existencia), sino porque si lo hacen, las valoran en mínimos.

Teniendo en cuenta que cada secuela tiene una horquilla de puntos que van desde la más leve (1 punto), pasando por moderada (mitad dela puntuación) hasta grave (el total de los puntos), y que esa valoración debe hacerse atendiendo a criterios médicos y periciales en su caso, nos encontramos con el mismo problema, es decir, que la indemnización estará muy por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima porque las secuelas no se valoran o se valoran en mínimos por las compañías.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿POR QUÉ NECESITAS UN ABOGADO EXTERNO Y AJENO A LAS COMPAÑÍAS?

Con este panorama, es fácil imaginar la importancia que tiene el abogado externo, independiente a las compañías, y especialista en accidentes de tráfico.

Primero, la víctima necesita ayuda legal, y sobre todo al principio, donde hay que preparar bien el caso para que luego no haya problemas para hacer la reclamación.

Segundo, la víctima desconoce la normativa, y no sabe a qué conceptos tiene derecho, más allá de conocer que le van a indemnizar por los días que haya tardado en curarse y poco más.

Tercero, la indemnización a reclamar a la compañía va a depender en gran medida, de todo el proceso curativo, el tipo de lesiones sufridas, la documentación médica, la edad de la víctima, y multitud de factores más. Sólo un abogado especialista en accidentes de tráfico puede valorarlo previamente e informar a la víctima de cuál pude ser el importe de su indemnización.

Cuarto, el requerimiento de pago debe hacerse de manera fehaciente, con los requisitos previstos en la Ley. Ese requerimiento debe hacerlo el abogado de la víctima, para cumplir con todo lo que se requiere, adjuntar la documentación necesaria, valorar esa oferta en su momento, y negociar con la aseguradora para tratar de que se ajuste a lo que realmente corresponde al perjudicado, o si es necesario, interponer un procedimiento judicial.

La experiencia de los abogados de DEMANDA TU LESION nos ha demostrado que cada caso es un mundo, que debe estudiarse, valorarse, que es fundamental que la víctima sepa siempre por donde va a ir su reclamación de la indemnización por accidente y todos los conceptos que puede reclamar, y que esa defensa de sus derechos sea realizada por un abogado especialista en accidentes de tráfico.

Para calcular la indemnización por accidente de tráfico debemos partir del nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación).

Esta nueva regulación que viene a sustituir a la anterior, que databa de 1995, ha supuesto muchas novedades, siendo la mejor de ellas el aumento significativo de las indemnizaciones para grandes lesionados y fallecidos.

Por el contrario, se han introducido una serie de cambios que en absoluto favorecen a la víctima, y en especial, en el caso de lesiones leves, entre las que está el famoso esguince cervical, que constituye, paradójicamente, la lesión clásica en el 80% de los accidentes de tráfico.

Para poder entender, y sobre todo aplicar a cada caso concreto, las novedades introducidas por el nuevo Baremo de Tráfico, la víctima de un siniestro debe hoy, más que nunca, asesorarse con un abogado especialista en accidentes de tráfico.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

NOVEDADES EN EL SISTEMA DE VALORACION DEL DAÑO CORPORAL DEL NUEVO BAREMO DE TRAFICO

El nuevo Sistema de Valoración del daño Corporal persigue, en su esencia, indemnizar íntegramente a la víctima, y que la misma sea restituida en su integridad por todos los daños y perjuicios que haya tenido a consecuencia del accidente de tráfico sufrido.

Esta valoración se basa en tres conceptos indemnizables, que son el perjuicio personal básico, el perjuicio personal particular, y por último el perjuicio patrimonial, que se divide en lucro cesante y daño emergente.

Desaparece la nomenclatura que utilizábamos hasta este momento, cuando hablábamos de periodo de sanidad del lesionado, y de días impeditivos y no impeditivos o de curación.

Así, en el nuevo Sistema de Valoración el perjuicio personal básico se refiere al periodo de curación que tendría cualquier persona que sufre un accidente de tráfico (y equivaldrían a los días no impeditivos o de curación del antiguo Sistema).

Y el perjuicio personal particular es un complemento del anterior, pero únicamente lo tienen algunos lesionados, de modo que, aunque dos personas sufran una misma lesión, una de ellas puede tener perjuicio personal particular y la otra no, dependiendo de sus circunstancias particulares.

En cuanto al perjuicio patrimonial, el lucro cesante hace referencia a la cantidad de dinero que la víctima ha dejado de percibir a causa del accidente sufrido (por ejemplo, comisiones por trabajo, un recorte o disminución de su nómina, las ganancias dejadas de obtener por los taxistas, etcétera), y el daño emergente se refiere a los gastos sufragados por el perjudicado, directamente relacionados con el siniestro.

A su vez el perjuicio personal particular se divide en días muy graves (que equivalen a estancia en UCI), días graves (equivalentes a los días de hospital, que también se recogían en el Baremo antiguo), y días moderados (que son los antiguos días impeditivos del anterior Sistema).

También desaparece la valoración que se hacía del perjuicio económico utilizando los factores de corrección, muy imprecisos y poco fiables, que se venía aplicando con el antiguo sistema a todo lesionado que estuviera en edad laboral, generalizando y sin especificar el caso concreto de cada perjudicado.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

FACTORES QUE SE INDEMNIZAN CON EL NUEVO BAREMO

Con el nuevo Baremo, pasan también a indemnizarse otra serie de conceptos no incluidos antes en el antiguo Sistema. Por ejemplo, se establecen unas cuantías económicas a pagar a aquellos lesionados que a consecuencia de las lesiones sufridas hayan tenido que pasar por operaciones quirúrgicas, que oscilan entre los 400 y los 1600 euros por operación.

Otros factores que se indemnizan tienen que ver con las necesidades futuras y gastos derivados de los grandes lesionados, estableciéndose un sistema mucho más completo que el que existía en la anterior normativa, incluyendo una serie de tablas a aplicar en diversas partidas para realizar el cálculo con mayor exactitud.

Otros factores a tener en cuenta en las indemnizaciones con el nuevo Baremo se refieren a los casos de fallecimiento en accidente de tráfico. La novedad principal es que la nueva normativa introduce una serie de beneficiarios nuevos, personas con una especial vinculación con la víctima fallecida que ahora sí serán compensadas económicamente.

Por ejemplo, se tienen en cuenta las parejas de hecho, y se introduce la figura el “allegado”, que es aquella persona con una especial vinculación afectiva con el fallecido, como pueden ser los hijos de parejas anteriores que convivían con el fallecido.

Otros factores nuevos a indemnizarse se especifican en el apartado relativo a las secuelas, que, si bien ya se valoraban en el anterior sistema, ahora están mucho más especificadas y se calculan con arreglo a unas tablas, no requiriendo, como antes, cálculos específicos. Se calculan los puntos de secuela, y en función de la edad de la víctima, se acude a la Tabla correspondiente donde ya viene calculada la cantidad concreta para esos puntos y esa edad del perjudicado.

Aparecen conceptos nuevos como las secuelas interagravatorias, duplicadas y concurrentes, que deben aplicarse a la hora de calcular la indemnización por este concepto que corresponda a la víctima.

 

CAMBIOS EN EL CÁLCULO A TENER EN CUENTA CON EL NUEVO BAREMO DE TRAFICO

Los cambios en el cálculo de la indemnización pasan por tener en cuenta todos los nuevos conceptos introducidos por el nuevo Baremo de Tráfico, y aplicarlos al caso concreto.

Para realizar el cálculo de los daños personales, acudiremos a la Tabla 3 (Indemnizaciones por lesiones temporales), donde se indica la cantidad a percibir por días de perjuicio personal básico, y días por perjuicio personal particular, dividido en pérdida temporal de calidad de vida, y las intervenciones quirúrgicas.

Debe tenerse en cuenta que, a diferencia del antiguo Sistema donde las cantidades se actualizaban en base al IPC, en el nuevo Baremo las cantidades especificadas en el Baremo se actualizan cada año con la revalorización de las pensiones. Esto significa que no hay un Baremo nuevo cada año, sino una actualización del actual.

Aparte, se calculan las secuelas, tanto funcionales como estéticas, de acuerdo a las Tablas que ya hemos comentado, y el perjuicio patrimonial.

También debe tenerse en cuenta la actualización de las bases técnicas actuariales, que se aplican a la hora de realizar el cálculo del lucro cesante, y las del servicio público de salud en cuanto a las Tablas del gasto de Asistencia sanitaria futura de los grandes lesionados.

La complejidad del nuevo Baremo requiere de la asistencia a las víctimas de abogados especialistas en accidentes de tráfico, que asesoren al perjudicado y, sobre todo, apliquen todas las especificaciones contenidas en el Baremo, a cada caso concreto.

Los abogados de DEMANDA TU LESION conocen a fondo los cambios normativos y se han formado en estos años más a fondo para defender con garantías los derechos de las víctimas de accidentes de circulación, a fin de reclamarles la indemnización que les corresponde para que se haga efectivo el espíritu de la Ley de resarcimiento total de los daños y perjuicios padecidos en el accidente.

 

El nuevo Baremo de Tráfico 2016, que entró en vigor en enero de dicho año y que lleva ya dos años más funcionando, trajo consigo importantes novedades, tanto en la cuantificación y valoración de lesiones y secuelas de víctimas de accidentes de circulación, como en la regulación de nuevos requisitos a tener en cuenta a la hora de gestionar una reclamación de indemnización.

Además de lo anterior, las modificaciones introducidas por el nuevo Baremo también afectan a los honorarios de los abogados, y lógicamente, al cliente, que es el perjudicado.

Aun así, sigue siendo fundamental, y ahora más que nunca, que la víctima de un accidente de circulación contrate siempre los servicios de un abogado particular, precisamente por su desconocimiento, por otro lado normal, de la normativa actual y cómo hasta qué punto saber cómo están reguladas ahora las reclamaciones influirá de manera determinante en el éxito del caso.

 

¿CAMBIAN LOS HONORARIOS DEL ABOGADO DE TRÁFICO CON EL NUEVO BAREMO?

La mayoría de los abogados que estamos especializados en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación funcionamos a resultados, es decir, hacemos depender nuestros honorarios de las indemnizaciones conseguidas al cliente.

Antes del verano de 2015, cuando se reformó el Código Penal, los accidentes de tráfico se tramitaban en la mayoría de los casos por la vía de la denuncia contra el conductor responsable, que se turnaba al Juzgado de Instrucción correspondiente.

Se incoaba un Juicio de Faltas, el lesionado era reconocido por el médico forense del Juzgado, quien emitía un Informe de Sanidad donde especificaba el periodo de curación de la víctima, las secuelas, y ese informe se traducía en la indemnización por lesiones, que junto con el resto de conceptos que pudieran reclamarse según el caso, se reclamaban a la aseguradora.

En la mayoría de las ocasiones era posible llegar a un acuerdo con la compañía de seguros, y los casos donde había discrepancia, se resolvían por sentencia tras celebrarse el Juicio de Faltas.

Este tipo de procedimientos penales eran gratuitos para la víctima, que recurría a la asistencia de un abogado especialista en accidentes para el seguimiento del caso, la negociación con la compañía, y si era necesario, la asistencia a la vista oral, siendo el único gasto que tenían.

Una vez que cobraba el cliente y pagaba al abogado, la defensa jurídica incluida en la póliza le devolvía todo o parte de lo abonado al letrado.  El cliente no tenía más gastos porque le reconocimiento médico se realizaba por el médico forense del Juzgado.

Tras la desaparición de los Juicios de faltas con la Reforma del Código Penal en 2015 y la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en enero de 2016, la situación cambió para las víctimas de manera radical.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿QUÉ CAMBIOS HAY EN LOS HONORARIOS DEL ABOGADO?

En la actualidad, sigue siendo viable que se pueda llegar a un acuerdo con la compañía de seguros en vía amistosa, pero si no es posible, la vía judicial civil es la única factible, y esta vía sí supone para el perjudicado el desembolso de una serie de gastos que antes no tenía.

De ellos, el primero es el correspondiente al perito médico para valoración de sus lesiones. Como hemos visto, con los Juicios de Faltas era el forense del Juzgado quien valoraba al lesionado sin coste alguno para el mismo.

Las opciones actuales pasan, si el lesionado no está conforme con la oferta de la compañía de seguros, por o bien acudir a un reconocimiento por un médico forense con la particularidad de que hay que esperar porque siempre hay lista de espera y es una prueba que paga la aseguradora (lo cual no siempre es recomendable por razones obvias) o bien contratar un perito privado que cobrará tanto por hacer el informe pericial como por defenderlo en juicio si es necesario.

Junto al perito el perjudicado tendrá que abonar, además de los honorarios del abogado, el coste de un procurador en caso de interponer una demanda civil.

Y salvo que se gane íntegra la sentencia, todos estos gastos no van a ser recuperados por la víctima, porque las defensas jurídicas no cubren, por ejemplo, los gastos del perito.

Si el caso se gana con costas, el perjudicado podrá recuperar los honorarios de abogado y procurador, estando a la espera de ver si nuestros Tribunales condenan también al seguro a abonar los gastos del perito, dado que la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro obliga a la víctima a disponer de un informe pericial para poder reclamar.

Con todos estos cambios, es de suponer que los honorarios del abogado junto con el procurador y el perito serán superiores a lo que se pagaba cuando estaban en vigor los Juicios de Faltas.

Además de lo anterior, hay que tener en cuenta que las compañías de seguros pagan a los perjudicados la defensa jurídica en base a las tarifas de honorarios profesionales de cada Colegio de Abogados de que se trate, y ello no coincide en la mayoría de los casos con el porcentaje facturado al cliente por el letrado.

Y la consecuencia de todo ello es que normalmente y salvo que se interponga un procedimiento judicial, las aseguradoras devolverán por la defensa jurídica una cantidad inferior si el asunto se cierra por transacción extrajudicial.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿POR QUÉ ES MEJOR CONTRATAR UN ABOGADO INDEPENDIENTE?

Con todo este panorama, es fácil pensar que la víctima se “lleve las manos a la cabeza” y se plantee si necesita o no un abogado independiente y particular.

Pues rotundamente la respuesta es SÍ. Y esto creemos que debe ser especialmente tenido en cuenta por las víctimas, cuyo desconocimiento, por otro lado normal, de la normativa y de todos los factores que deben tenerse en cuenta para tramitar una reclamación de indemnización por accidente de tráfico con garantías, siempre les va a perjudicar a corto o medio plazo.

Muchos despachos de abogados independientes ofrecen soluciones alternativas a los perjudicados para evitar que tengan que desembolsar cantidades por adelantado para poder ejercer su derecho a reclamar.

Y pese a que las aseguradoras han aprovechado todos estos cambios que les favorecen para ofertar indemnizaciones muy por debajo de lo que les corresponde, la tendencia después de estos años de vigencia del nuevo Baremo es de seguir acudiendo siempre a un abogado especialista en accidentes, particular y ajeno a las compañías de seguros.

No podemos olvidar que las aseguradoras defienden el interés de la compañía, nunca el de la víctima. Y por tanto la víctima tiene que contar con un respaldo legal de un abogado independiente que vele por sus intereses.

En DEMANDA TU LESION somos conscientes de la evolución y cambios normativos y como abogados especialistas en accidentes desde hace muchos años, hemos adaptado nuestro funcionamiento a los intereses del cliente, para que ninguna víctima se quede sin reclamar su indemnización.

La indemnización por secuelas en un accidente de tráfico es uno de los conceptos más controvertidos y que mayores problemas supone a la hora de cuantificar la compensación económica que le corresponda a la víctima por los daños sufridos.

Esto es así porque como punto de partida, las compañías de seguros en muchas ocasiones no las valoran en sus ofertas motivadas, y en caso de hacerlo, siempre es a la baja, puesto que cuantos más puntos de secuela tenga el perjudicado, mayor será la indemnización.

Por eso, y porque el nuevo Baremo de Tráfico establece una gran variedad de secuelas, y es necesario aplicar lo dispuesto en el mismo a cada caso concreto, es fundamental que la víctima cuente siempre con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico.

¿QUÉ SON LAS SECUELAS PERMANENTES?

Podemos definir una secuela como todo aquel dolor, limitación o sintomatología que va a tener la víctima de un accidente de tráfico una vez alcanzada la estabilización lesional, es decir, cuando reciba el alta médica porque sus lesiones se han estabilizado.

A veces estos daños sufridos curan y no dejan secuelas en la víctima, pero en la mayoría de las ocasiones queda secuela, y esta puede ser mayor o menor dependiendo de las lesiones sufridas. No es lo mismo, por ejemplo, sufrir un latigazo cervical, que una fractura de cadera, o, en supuestos más graves, una amputación de una pierna.

Las secuelas pueden ser funcionales o estéticas, y cada uno de estos tipos se valora por separado.

Debemos tener en cuenta, además, que, dependiendo del tipo de secuela, la misma puede resultar incapacitante para que la víctima siga realizando su trabajo o profesión habitual, o las tareas básicas de su vida diaria, y todo ello debe tenerse en cuenta a la hora de calcularlas y valorarlas.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CÓMO SE DETERMINAN LAS SECUELAS?

Para que puedan reclamarse secuelas derivadas de un accidente de tráfico, las mismas tienen que demostrarse. Es decir, no basta con que un lesionado diga que le duele algo, sino que tiene que haber documentos médicos que acrediten que ese dolor existe, y que, además, es consecuencia directa del accidente.

Por eso es tan importante que la documentación médica del perjudicado sea muy completa y además todo su proceso curativo esté bien acreditado desde el primer momento.

Así, en ocasiones, los informes finales del traumatólogo y/o de la clínica de rehabilitación son lo suficientemente específicos como para demostrar la existencia de las secuelas, y en esos casos, la compañía de seguros debería pagarlas.

Sin embargo, hay un segundo problema que consiste en la valoración de esa secuela concreta. Y esto es así porque la misma se realiza por puntos, es decir, cada secuela tiene una horquilla de puntos, siendo 1 punto la valoración correspondiente a la secuela en grado leve, y el máximo que se puntúe si es grave.

Aquí es donde se plantean por las compañías los problemas a la hora de valorar la indemnización, ya que la oferta siempre será mínima, y habrá que demostrar que la entidad de esa secuela es mayor mediante, principalmente, un informe pericial.

Un perito independiente examina y explora al lesionado, y en base a ello y al estudio de su documentación médica, valora desde un criterio médico objetivo cuál debe ser la puntuación que se le debe dar a esa secuela concreta.

Debemos tener en cuenta además que, en muchas ocasiones, sobre todo con daños personales de cierta entidad, la víctima es también reconocida por los servicios médicos de la compañía, y sus peritos, que defienden el interés de la aseguradora y no el del perjudicado, también tenderán a valorar las secuelas en mínimos.

Y ahí es donde la labor del abogado especialista en accidentes resulta fundamental, porque tiene que defender frente a la aseguradora el derecho del lesionado a percibir una valoración justa por sus secuelas, y hacerlo en vía amistosa o si la compañía no quiere reconocerlas, interponer un procedimiento judicial.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿CÓMO SE CALCULAN LAS SECUELAS?

Las secuelas se calculan atendiendo a lo dispuesto en el Baremo de Tráfico, según lo dispuesto en la Tabla 2.A.

Primero debe valorarse la secuela concreta, por ejemplo, 3 puntos por una agravación de artrosis previa al traumatismo que es lo que indica el perito en su informe médico (dentro de la horquilla de puntos de esa secuela concreta).

Después para su cálculo se atiende a la edad del lesionado, y se busca en las Tablas qué cantidad corresponde, por ejemplo, a un lesionado de 45 años por tres puntos de secuela, y la Tabla nos indica la cantidad a reclamar por la misma.

Debe tenerse en cuenta que cuando hay varias secuelas (secuelas concurrentes), no se trata de sumarlas todas y calcular el valor con las Tablas, sino que de la misma forma que se hacía con el baremo antiguo, debe aplicarse una fórmula correctora denominada Fórmula de Balthazar, y con ella se calcula el número total de puntos de secuela, ordenando los puntos de mayor a menor y aplicando dicha fórmula.

El resultado de la aplicación de la fórmula correctora implica que cuanto más altas sean las secuelas y mayor cantidad de ellas haya, menos puntos se obtendrán al final del cálculo.

Para evitar errores de cálculo en las secuelas y aplicar correctamente lo dispuesto en el Baremo de Tráfico, es muy importante que la víctima cuente con ayuda, porque como es natural no conoce la normativa ni el modo de calcularlas, y nunca debe aceptar la primera oferta que le haga la compañía sin consultar a un abogado especialista en accidentes de tráfico.

¿CÓMO SE RECLAMA LA INDEMNIZACIÓN POR SECUELAS?

Para reclamar la indemnización por secuelas hay que esperar a que la víctima alcance la denominada estabilización lesional, porque es en ese momento, una vez ha finalizado su periodo de curación, cuando podrá valorarse si le han quedado secuelas o no.

En ocasiones la secuela es clara desde el primer momento, por ejemplo, si la víctima sufre la amputación de una extremidad, y en ese caso ya es claro que va a tener secuelas tanto funcionales como estéticas.

Una vez valoradas las mismas, el abogado de la víctima es quien realiza el requerimiento de pago a la compañía, que dispone de tres meses para realizar la oferta motivada.

Como ya hemos dicho, lo habitual es que esa oferta sea baja y no se corresponda con el cálculo previo realizado por el abogado del perjudicado. Se inicia entonces una negociación que puede culminar con un acuerdo amistoso que ponga fin a la reclamación.

Sin embargo, en otras muchas ocasiones no es posible ese acuerdo porque sobre todo en el ámbito de las secuelas la valoración de la compañía es baja, y en esos supuestos será necesario interponer un procedimiento judicial civil contra la compañía de seguros.

En DEMANDA TU LESION llevamos muchos años defendiendo el interés de los lesionados por accidentes de tráfico y somos especialistas en reclamación de indemnizaciones pen las que hay que negociar, defender y reclamar secuelas, sobre todo en supuestos de lesiones de gravedad, recomendando siempre que no hay que esperar para asesorarse, para evitar luego problemas con la compañía y garantizar desde el principio la viabilidad de la reclamación.

INDEMNIZACIÓN SIN BAJA LABORAL

En un accidente de tráfico, y siempre que no hayamos sido culpables exclusivos del mismo, podemos reclamar la indemnización que nos pueda corresponder por los daños materiales y/o los daños personales sufridos.

Ahora bien, cada accidente es un mundo, y en su dinámica intervienen multitud de factores que de una u otra manera pueden influir en la gestión de la reclamación de la compensación económica que nos pueda corresponder como perjudicados.

No siempre es fácil determinar qué indemnización debe reclamarse, y por supuesto la víctima es quien menos sabe en ese sentido, porque no conoce la normativa, ignora los plazos y no recibe, por norma general, información alguna de su compañía, sintiéndose en todo momento desprotegido y desinformado.

Por eso es muy importante que, para gestionar la indemnización a percibir derivada de un siniestro, la víctima debe contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

LA BAJA LABORAL EN LOS ACCIDENTES DE TRAFICO

Tras los cambios normativos operados en los últimos años (la Reforma del Código Penal en 2015 con la desaparición de los Juicios de Faltas, y por otro lado la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en 2016), varios son los aspectos de una reclamación por accidente que han cambiado.

Uno de los puntos que debe tenerse en cuenta a la hora de valorar la indemnización a percibir es la baja laboral derivada de un accidente de tráfico.

Muchos siniestros provocan daños personales en las víctimas de tal entidad que las mismas tienen que causar baja laboral. Esta baja laboral podrá ser de mayor o menor entidad dependiendo del tipo de daños sufridos.

El antiguo Baremo de Tráfico distinguía entre días impeditivos y días no impeditivos, siendo a groso modo los primeros aquellos en los que la víctima estaba de baja laboral a causa de las lesiones, y los segundos, denominados también “de curación”, aquellos en los que el perjudicado no estaba ya de baja laboral, pero sí en tratamiento por las lesiones sufridas en el accidente (normalmente en rehabilitación).

El nuevo Baremo de Tráfico 2016 introduce los términos perjuicio personal básico y perjuicio personal particular. El primero equivaldría a los días no impeditivos o de curación antiguos, mientras que el segundo se refiere a los días de baja laboral o impeditivos del Baremo anterior (y los días de hospital, y de UCI).

No obstante, el perjuicio personal particular no se refiere solo a los días de baja laboral, sino que se divide en varias categorías: días muy graves (equivalentes a estancia en la UCI en el Baremo anterior), días graves (equivalen a los días de hospitalización), y días moderados, que equivalen a tiempo en que la víctima está de baja laboral a causa del accidente.

Ahora bien, existen una serie de días en los que el lesionado, aun sin baja laboral, se encuentra incapacitado para realizar las tareas propias de su vida diaria, y esos días, también deben considerarse como perjuicio personal particular, como ahora veremos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿PUEDEN RECLAMARSE DIAS MODERADOS SIN BAJA LABORAL? CRITERIOS MEDICOS

La respuesta a la pregunta es siempre positiva, ya que como hemos comprobado, el perjuicio personal particular derivado de accidente de tráfico engloba varias categorías.

Pongamos, por ejemplo, el atropello de un menor de edad que a causa del mismo tiene que estar escayolado durante un tiempo y no puede ni acudir al colegio ni realizar esfuerzos físicos.

Otro ejemplo, es el de una persona mayor, que ya está jubilada, y que a consecuencia de una caída en el interior de un autobús se fractura la cadera y tiene que estar inmovilizada un largo periodo de tiempo, sin poder realizar las actividades básicas de la vida diaria.

Otros ejemplos son los de estudiantes universitarios, personas que están en ese momento en situación de paro o sin trabajar, las amas de casa, etcétera.

Este tipo de perjudicados pueden sufrir lesiones derivadas del accidente que les imposibilite de hacer su vida normal, y por tanto se encuentren incapacitados para realizar sus tareas del día a día, sean ir al colegio, hacer deporte, trabajar en las labores del hogar, etcétera.

Esos días deben considerarse como perjuicio particular moderado, y a todos los efectos valorarse de la misma manera que en aquellas víctimas que tienen una baja laboral como tal. Normalmente los peritos médicos de parte lo hacen así, mientras que los servicios médicos de la compañía suelen no considerarlos equivalentes a una baja laboral.

No siempre, sin embargo, las compañías de seguros lo entienden así, ya que su criterio habitual es pagar días moderados por bajas laborales acreditadas, pero si se trata de otro tipo de días de incapacidad, no siempre se reconocen por las aseguradoras, de ahí que es importante que el perjudicado esté bien asesorado por un abogado especialista en accidentes de tráfico que sabe los documentos que deben pedirse y como debe probarse la existencia de estos días moderados aun sin baja laboral.

 

¿Y EN LAS LESIONES CERVICALES SIN BAJA LABORAL?

Las lesiones cervicales son, por norma, las menos reconocidas por las compañías de seguros y por supuesto las peor pagadas. Incluso el nuevo Baremo de Tráfico dedica un artículo completo solo a este tipo de traumatismos de la columna vertebral, que en general, perjudica bastante a las víctimas de accidentes de circulación, teniendo en cuenta, además, que el 80% de las lesiones por siniestros de la circulación, son de cuello.

Lo primero que debemos saber es que una lesión cervical puede complicarse en muchos casos y llegar a ser verdaderamente incapacitante para la víctima.

Cada lesionado es un mundo, y el mismo golpe no afecta a todos por igual, porque depende de muchas circunstancias tales como la posición ocupada en el coche, los antecedentes médicos, etcétera.

Cuando en un accidente con daños personales consistentes en cervicalgia, el lesionado no cursa baja laboral y está acreditada, es difícil que una aseguradora ofrezca en su oferta motivada días de perjuicio personal moderado.

Hay ocasiones, sin embargo, en las que la víctima no puede cogerse baja laboral por motivos de trabajo, o si no trabaja, no puede acudir al gimnasio ni hacer las tareas de casa, lo que no significa que no tenga que guardar reposo, absoluto o relativo según los casos.

Para intentar que la aseguradora responsable ofrezca una parte de los días como perjuicio personal particular, habrá que demostrar esa incapacidad o limitación de la víctima. Normalmente será el abogado especialista en accidentes de tráfico quien se ocupará de indicar al perjudicado qué tipo de documentos necesita para demostrar la existencia de días moderados.

Desde DEMANDA TU LESION siempre recomendamos acudir primero a informarse y asesorarse, y después, cuando la víctima tenga toda la información, decidir cómo quiere gestionar su caso. La realidad es que las compañías de seguros no lo ponen fácil, por lo que hoy más que nunca la víctima necesita de abogados especialistas en accidentes de tráfico que defiendan los derechos del perjudicado de manera independiente y ajeno a las aseguradoras.

 

 

En un accidente de tráfico donde no seamos culpables exclusivos, podemos reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Estos daños, que pueden ser tanto personales como materiales, se cuantifican de conformidad con lo dispuesto en el Baremo de Tráfico.

La complejidad del Baremo, que entró en vigor en enero de 2016, requiere que para su interpretación sea un abogado especialista en accidentes de tráfico quien asesore a la víctima en todo el proceso y cuanto antes mejor.

Esta necesidad es básica en los accidentes de tráfico más graves, pues cuanto mayor sea la indemnización a reclamar, mayores serán las dificultades que ponga la compañía de seguros para pagar todos los conceptos a los que el perjudicado tiene derecho. Lógicamente, dependiendo del tipo de daños sufridos, varía la indemnización, teniendo que tener especial cuidado con aquellos accidentes donde los daños son de tal entidad que pueden incluso generar una incapacidad en la víctima.

¿CUÁLES SON LOS GRADOS DE INCAPACIDAD?

Además de la indemnización por responsabilidad civil, hay ocasiones en las que las secuelas que hayan quedado al lesionado después de estabilizarse lesionalmente son de tal importancia, que le van a impedir en todo o en parte la realización de sus trabajo o profesión habitual.

En estos casos, debe tramitarse también la indemnización que corresponda al perjudicado por esa incapacidad, que puede ser de tres tipos: parcial, total, y absoluta.

La incapacidad permanente parcial implica una limitación parcial de la víctima para realizar su trabajo u ocupación habitual.

La incapacidad permanente total implica la imposibilidad por parte de la víctima para realizar todas las tareas o las más importantes de su trabajo o profesión habitual.

En cuanto a la incapacidad permanente absoluta, implica que el perjudicado no puede realizar ningún trabajo ni profesión.

Además de las anteriores, existe también la denominada gran invalidez, que no es una incapacidad en sentido estricto, sino que se refiere a aquellos casos en los que la víctima necesita la ayuda de terceras personas para realizar las tareas básicas de la vida diaria a causa de las limitaciones físicas o de carácter funcional que le hayan quedado al lesionado.

La gran invalidez se solicita ante los organismos correspondientes de la Seguridad Social, siendo necesario que la víctima esté dada de alta en la Seguridad Social a fecha del accidente, dictándose al final del procedimiento una Resolución, donde se indica el importe de la pensión, que depende de la base reguladora del perjudicado y del tipo de incapacidad que se le haya concedido.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CUAL ES LA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE EN CASO DE INCAPACIDAD PERMANENTE?

En las lesiones derivadas de un accidente de tráfico, se indemnizan, por un lado, las lesiones temporales, referidas al tiempo en el que el perjudicado se encuentra temporalmente incapacitado para realizar sus tareas habituales.

El ejemplo más común es el accidente que provoca que la víctima cause baja laboral, que se va a indemnizar como perjuicio personal particular según el nuevo Baremo de Tráfico. Cuanto más larga sea esta baja, mayor será la indemnización por este concepto.

En el caso de la incapacidad permanente, antes de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico en el año 2016, se establecían en el antiguo Sistema de Valoración unas horquillas de cantidades para cada tipo de incapacidad, lo que generó en su día mucha polémica para valorarse, puesto que las aseguradoras siempre tiraban a la baja, mientras que los abogados de los perjudicados trataban siempre de justificar por qué se solicitaban cantidades mayores atendiendo a las circunstancias del perjudicado y a sus condiciones médicas tras su proceso curativo.

Con el nuevo Baremo de Tráfico 2016, la incapacidad permanente se denomina perjuicio personal particular por secuelas, y se establecen una serie de condiciones necesarias para que pueda concederse la misma:

-Que una secuela funcional debe ser igual o mayor de 60 puntos, o bien si hay varias secuelas concurrentes al aplicar la fórmula correctora de Balthazar superen entre todas ellas los 85 puntos.

-Que a la víctima le haya quedado una secuela por perjuicio estético igual o superior a 36 puntos.

-Que las secuelas sufridas por el perjudicado tras su estabilización lesional supongan para el mismo una pérdida de calidad de vida.

En DEMANDA TU LESION hemos tramitado varios casos de víctimas de accidentes graves que han podido percibir indemnización por este concepto, como el reciente caso de un peatón que fue arrollado en un paso de cebra por una motocicleta que circulaba a gran velocidad, y a consecuencia del brutal impacto salió despedido cayendo sobre la calzada y sufriendo gravísimos daños medulares, además de la amputación de una de sus piernas.

En este supuesto, a nuestro cliente se le concedió una incapacidad permanente absoluta, aplicando lo dispuesto en el Baremo de Tráfico 2016.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿COMO SE VALORA EL GRADO DE INCAPACIDAD?

La incapacidad permanente se valora en el nuevo Baremo con cuatro posibles supuestos, que, en el fondo, vienen a ser como los tipos de incapacidad que existían en el antiguo Sistema, y así se está considerando.

Estos supuestos se denominan perjuicio muy grave, grave, moderado y leve. Para determinar el tipo de perjuicio a aplicar, es fundamental que la víctima esté conveniente asesorada por un abogado especialista en accidentes, puesto que las compañías de seguros son muy reacias a concederlas, y normalmente las discuten, por lo que es importante que sea un abogado experto en la materia quien represente los derechos del perjudicado frente a la aseguradora.

Los tipos de perjuicio equivalen a cada tipo de incapacidad de la siguiente manera:

En el denominado perjuicio muy grave la víctima está imposibilitado para realizar las tareas básicas de la vida diaria, al haber perdido su autonomía personal, y necesita la ayuda de terceras personas, lo que equivaldría a una gran invalidez.

En el caso del perjuicio grave el perjudicado no puede realizar ningún trabajo ni su profesión habitual, y no tiene autonomía personal para realizar alguna de las labores de la vida diaria, lo que equivale a la incapacidad permanente absoluta.

El perjuicio moderado se considera aquel en el que la víctima no puede hacer una parte importante de las labores de su vida diaria, incluyendo su profesión o trabajo habitual, y viene a equivaler a la incapacidad permanente total.

Y por último está el perjuicio leve, aplicable a aquellos perjudicados lesionados en accidente que tienen más de seis puntos de secuela y no pueden realizar una parte de sus actividades habituales, o bien no llega a los seis puntos de secuela, pero no puede realizar todas las tareas propias de su trabajo o profesión, lo que viene a equivaler a la incapacidad permanente parcial.

Como ya hemos visto, la incapacidad permanente, aunque sea muy evidente a la vista de la situación en la que queda el lesionado o las secuelas que le quedan, no suele ser indemnizadas por las compañías de seguros, y si lo hacen, suelen ofertar siempre una incapacidad inferior a la que realmente corresponde a la víctima.

Por ello, en DEMANDA TULESION siempre recomendamos a los perjudicados asesorarse siempre con un abogado especialista en accidentes de tráfico desde el primer momento y dejar que sea un experto en la materia quien se ocupe de defender sus derechos frente a la compañía.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRAFICO POR INFRINGIR PREFERENCIA DE PASO

Muchos son los factores que pueden intervenir en la dinámica de un accidente de tráfico, y por eso cada siniestro es distinto a los demás, de la misma manera que la misma lesión no afecta por igual a todos los perjudicados.

Cuando en el accidente no existen dudas sobre la dinámica del mismo y quien ha sido el responsable, la única discusión con la compañía de seguros obligada al pago se referirá al importe de la indemnización por accidente.

Pero cuando en un siniestro hay versiones distintas por parte de los implicados sobre el modo de ocurrir el mismo, o dudas sobre quien de las partes ha infringido normas de circulación, o problemas para dilucidar la responsabilidad de cada uno, entonces la posible reclamación de indemnización se complica, porque la aseguradora negará el pago si no se acredita la culpa de manera indubitada.

Por eso, sea cual sea el tipo de accidente sufrido, la víctima tiene siempre que asesorarse, y buscar la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico ajeno a las aseguradoras que desde el principio ayude a construir la reclamación de la indemnización con garantías.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

PREFERENCIAS DE PASO ENTRE VEHÍCULOS

Uno de los accidentes que se producen más frecuentemente es el que ocurre cuando uno de los implicados en el mismo no respeta la preferencia de paso del otro.

La preferencia de paso indica la prioridad de ese conductor frente al otro, y esta preferencia puede darse en varios supuestos: en un cruce, en una rotonda, en una calle donde hay una señal de stop o un “ceda el paso”, etcétera.

También debe tenerse en cuenta que en otras ocasiones podemos encontrarnos intersecciones sin señalizar, donde es fácil que pueda producirse una colisión si los conductores ignoran lo que indica la normativa al respecto.

Los tipos de accidentes más comunes por no respetarse la preferencia de paso son:

-Colisión en un cruce o intersección, señalizada o no, por adentrarse en el mismo sin respetar la prioridad del contrario.

-Entrar en una rotonda sin respetar la prioridad de paso de los vehículos que ya circulan por ella.

-Adentrarse en una vía, urbana o interurbana, sin respetar una señal de stop o ceda el paso que da preferencia a los vehículos que ya circulan por la vía a la que queremos incorporarnos.

-Realizar un giro hacia la derecha invadiendo el carril bus sin respetar la prioridad del autobús o motocicleta que circule por el mismo.

-Realizar un giro en una vía interurbana de doble sentido invadiendo el carril contrario por el que circula de frente otro vehículo que tiene prioridad de paso.

Este tipo de accidentes pueden ser muy violentos porque en muchas ocasiones no son esperados, y en otros casos interviene la velocidad, con lo que los daños, tanto materiales como personales, pueden ser importantes.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿QUÉ DICE LA LEY SOBRE TRÁFICO Y SEGURIDAD VIAL SOBRE EL PASO ENTRE VEHÍCULOS?

En el artículo 21 de la Ley sobre Tráfico y Seguridad Vial se recogen las normas más generales de preferencia de paso, debiendo partirse de las señales que podamos encontrarnos en primer lugar.

Si no hay señales que esté indicando quien tiene la preferencia de paso, la Ley establece que un conductor tiene que ceder el paso a los vehículos que se aproximen por la derecha, con las excepciones siguientes:

-Gozan de prioridad los vehículos que vayan por una vía pavimentada frente a los que vienen de otra sin pavimentar.

-Si el vehículo circula por raíles (por ejemplo, un tranvía), tienen prioridad sobre el resto de los conductores.

-En una glorieta, tienen preferencia de paso los vehículos que circulan por el interior de la misma frente a los que van a acceder a ella.

Igualmente, también se indica en la normativa que, en autovías y autopistas, tienen prioridad los vehículos que circulan por ella frente a los que quieren incorporarse a la misma.

Cuando tengamos señales que indiquen quien va a tener la preferencia, debe atenderse a lo que se indique en ellas, y en caso de que haya un agente de circulación, será él quien indique quien va a tener la preferencia de paso.

En una intersección de vías que esté regulada por señal de stop o ceda el paso, se debe ceder el paso siempre, independientemente del lado por el que circulen los vehículos con prioridad de paso, y si hace falta detenerse completamente, y no continuar ni incorporarse hasta estar seguros de que no hay peligro para los conductores que tienen prioridad.

Es importante siempre estar debidamente informados en estos casos si se desea reclamar una indemnización por accidente.

¿QUÉ HACER SI TENGO UN ACCIDENTE EN ESTAS CONDICIONES?

Lo primero que debe hacerse es avisar de inmediato a los agentes de la autoridad (Policía o Guardia Civil según el caso). Hay que tener en cuenta que en este tipo de siniestros en muchas ocasiones hay versiones contradictorias y un conductor acusa al otro de que ha sido responsable, por lo que será necesario contar con un Atestado para determinarse la culpa en el accidente.

En caso de que haya testigos presenciales deben recogerse sus datos por si hiciera falta su testimonio cuando se haga la reclamación a la compañía de seguros responsable, en caso de que la misma niegue responsabilidad.

En este tipo de accidentes suelen producirse daños materiales y personales importantes. Por ello y en cuanto sea posible, es importante contactar con un despacho de abogados especialistas en accidentes de tráfico, porque sobre todo si hay dudas en cuanto a la responsabilidad, la víctima necesitará ayuda de un abogado para recopilar toda la prueba que sea posible de cara a acreditar esa culpa, necesario para poder reclamar.

Una vez esté acreditada la culpa será necesario valorar los daños materiales y personales. Dentro de los materiales, se reclama la reparación del vehículo, y si no es susceptible de arreglo, se podrá reclamar el siniestro, además de cualquier otro daño en objetos portado en el coche en el momento  del siniestro (por ejemplo un teléfono móvil o unas gafas).

En cuanto a las lesiones, habrá que esperar para valorarlas a que la víctima sea dada de alta por estabilización de las mismas, tardando más o menos dependiendo del tipo de lesiones sufridas. La indemnización comprenderá tanto el tiempo que el lesionado haya tardado en curarse, como las posibles secuelas que le hayan quedado después del alta, y cualquier incapacidad derivada de las mismas.

Asimismo, podrá reclamarse el perjuicio patrimonial, dividido en lucro cesante y daño emergente, y cualquier otro perjuicio derivado del accidente que pueda acreditarse.

En DEMANDATULESION, como abogados especialistas en indemnizaciones por accidentes de tráfico, hemos tramitado multitud de accidentes en los que la dinámica del mismo era el no respetar la prioridad de paso por el vehículo responsable. Antes de dar cualquier paso, es muy importante asesorarse, a fin de que la víctima vea defendidos sus derechos frente a la aseguradora con profesionalidad y garantías.

 

 

 

Para percibir una indemnización derivada de un accidente de tráfico, es necesario un proceso que puede ser más o menos largo dependiendo del tipo de siniestro, de los daños sufridos, del tiempo que la víctima tarde en recuperarse, y del modo de negociar el pago de la compensación económica que nos corresponda, ya que puede llegarse a un acuerdo amistoso, pero si no es posible habría que acudir a un procedimiento judicial.

Para que la indemnización sea justa y acorde con los daños efectivamente sufridos, será necesario que la víctima esté asesorada por un abogado especialista en accidentes de tráfico, ya que es una realidad que las compañías de seguros realizan ofertas por debajo de lo que realmente corresponde al perjudicado, y es importante que un experto en la materia ajeno a las compañías, defienda el interés de la víctima para que sea debidamente indemnizada y por todos los conceptos a los que tiene derecho.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

PAGO DE INTERESES EN UNA INDEMNIZACION

Cuando la víctima de un accidente de tráfico sufre lesiones, a la cantidad que le corresponda por las mismas, se le puede añadir los intereses cuando la aseguradora que tiene que pagar incurre en mora, es decir, cuando tardan en pagar más tiempo del que la Ley les concede para hacerlo.

De acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Contrato de Seguro, las compañías de seguros disponen de un plazo de tres meses, desde que conocen la existencia de lesiones en la víctima del siniestro donde es culpable su asegurado, para realizar lo que se llama una oferta motivada de pago de indemnización, y en caso de no hacerlo en dicho plazo se generarán intereses de demora.

Si la aseguradora realiza una oferta motivada de pago y el perjudicado la acepta, no hay derecho a reclamar intereses de demora. Y si no la acepta y acude a juicio interponiendo una demanda civil contra la compañía, y por sentencia s ele concede la misma cantidad que ya s ele había ofrecido en su momento, tampoco podrán reclamarse intereses.

Sin embargo, si no hay conformidad con la oferta de la compañía y la víctima interpone una demanda civil contra la aseguradora, y por sentencia se le concede una cantidad superior a la que en su día ofreció la compañía de seguros, entonces podrán reclamarse los intereses de demora.

En estos casos, lo que se viene haciendo en la práctica jurídica es aplicar esos intereses sobre la cantidad obtenida de más sobre la oferta realizada en su momento por la compañía. Así, si nos ofrecieron 5000 euros y por sentencia hemos conseguido 8500, los intereses de demora deben aplicarse sobre esos 3500 euros de más conseguidos sobre la oferta de 5000 euros realizada en su día por la aseguradora.

Cuando la víctima ha sufrido lesiones graves, que implican un periodo largo de curación, las compañías de seguros suelen realizar pagos a cuenta de la indemnización que le pueda corresponder al final, porque lógicamente no puede cuantificarse la indemnización total mientras el lesionado no haya alcanzado la estabilización lesional.

En este sentido el nuevo Baremo de Tráfico modificó lo dispuesto en el artículo 9.b de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de Vehículos de Motor, indicando que “cuando los daños causados a las personas hubieses de sufrirse por éstas durante más de tres meses o su exacta valoración no pudiera ser determinada a efectos de la presentación de la oferta motivada……el órgano jurisdiccional correspondiente, a la vista de las circunstancias del caso y de los dictámenes e informes que precise, resolverá sobre la suficiencia o ampliación de la cantidad ofrecida y consignada por el asegurador, atendiendo a los criterios del Título IV y dentro de los límites indemnizatorios fijados en el Anexo de esta Ley”.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

TIPO DE INTERES A PAGAR POR LA ASEGURADORA

El tipo de interés a pagar por la aseguradora, según lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro, es el interés legal del dinero incrementado en un 50% durante los dos primeros años, a contar desde la fecha del siniestro hasta la fecha en la que la compañía de seguros responsable abone la indemnización correspondiente.

A partir del segundo año, los intereses a calcular por este concepto serán el 20% anual, de conformidad con lo dispuesto en la Ley de Contrato de Seguro.

Esto significa que, si por ejemplo en un accidente grave la compañía de seguros tarda 5 años en abonarnos la indemnización, los intereses correspondientes a los dos primeros años serán el legal más el 50%, y a partir del tercer año será el 20% para cada año de más.

COMO SE RECLAMAN LOS INTERESES DE DEMORA

Para reclamar los intereses de demora con garantías, es importante que la víctima de un accidente ponga la gestión de su caso en manos de un abogado especialista en accidentes de tráfico y ajeno a las compañías de seguros.

Lo habitual es que un perjudicado por un siniestro sepa que tiene derecho a reclamar una indemnización, pero desconozca no solo la normativa, sino también los plazos y requisitos esenciales para tramitar con garantías la reclamación. Esto puede llevarle, si no cuenta con un abogado que le asesore, a cometer errores que dificulten o incluso hagan inviable esa reclamación.

Es muy habitual también en un proceso de negociación con una aseguradora que se utilicen los intereses de demora para negociar de cara a conseguir un acuerdo amistoso, en cuyo caso normalmente van a rechazar el pago de los intereses con el argumento de obtener algún tipo de ventaja por el hecho de alcanzar un acuerdo y no tener que acudir a un juicio.

Para valorarlo correctamente, esto solo debe hacerlo un abogado especialista en defensa de los derechos de la víctima, ya que en ocasiones los intereses pueden alcanzar elevadas cantidades, y de lo contrario se corre el riesgo de cometer un error que repercuta negativamente en la reclamación.

Hay diversas herramientas que pueden servir para realizar un cálculo de los intereses de demora a pagar por la aseguradora, sin embargo, la mejor forma de no equivocarse es acudir a un abogado especialista, quien realizará el cálculo de manera correcta y nos indicará los pasos a dar y la viabilidad para reclamarlos, dependiendo del caso concreto.

En DEMANDA TU LESION somos abogados especialistas en accidentes de tráfico y muchos de nuestros casos se han resuelto incluyendo el pago de los intereses de demora principalmente en las reclamaciones judiciales. Siempre recomendamos a la víctima que antes de dar cualquier paso se informe, para tener una valoración inicial, completamente gratuita, antes de decidir cómo quiere gestionar su reclamación de indemnización por accidente de tráfico.

 

Cuando sufrimos un accidente de tráfico en el que no somos culpables exclusivos, podemos reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro a la compañía de seguros del responsable.

Para calcular la indemnización deben tenerse en cuenta multitud de factores, ya que cada siniestro es un mundo y por tanto no puede generalizarse, siendo necesario conocer bien la normativa para poder aplicarla a cada caso concreto, por lo que la víctima va a necesitar el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico que le ayude en el proceso de reclamación a la aseguradora.

Dentro de los daños a reclamar derivados de un siniestro, se encuentran tanto los personales (lesiones sufridas por la víctima), como los materiales.

INDEMNIZACION POR DAÑOS MATERIALES

Normalmente y en mayor o menor medida, un accidente de tráfico implica sufrir daños materiales en el vehículo, motocicleta, taxi, bicicleta, etcétera, que serán de mayor o menor entidad dependiendo del tipo de siniestro.

Estos daños materiales deben ser indemnizados, partiendo de la base de que la carga de la prueba la tiene el propio perjudicado, quien deberá demostrar la entidad de los mismos de cara a la reclamación a la aseguradora.

Cuando esos daños son susceptibles de repararse, la indemnización va a consistir en el arreglo de los mismos, para lo que será necesario peritarlos, y deben peritarse en su totalidad.

Por ejemplo, si el accidente ha sido un alcance en cadena y a consecuencia de la colisión nuestro vehículo es lanzado hacia adelante golpeando al que nos precede, los daños materiales consistirán en el arreglo tanto de los traseros como de los delanteros, siempre que la responsabilidad sea del vehículo que nos golpeó por detrás.

En otras ocasiones, sin embargo, los daños son de tal entidad que no son susceptibles de repararse. En estos casos, cuando se periten, nos van a declarar el vehículo siniestro total, y la indemnización consistirá en el abono del siniestro.

El siniestro total implica la pérdida de ese vehículo, motocicleta o bicicleta, que no va a poder repararse y queda inútil para el uso al que está destinado.

Muchos perjudicados creen que el valor del siniestro se paga por la compañía de seguros del culpable del accidente. Sin embargo, existen una serie de Convenios entre las distintas aseguradoras, lo que implica que realmente quien abona nuestros daños materiales va a ser la compañía propia, que después y en base a esos Convenios reclamará una cantidad concreta a la compañía contraria, aseguradora del responsable del siniestro.

En la mayoría de las ocasiones la declaración de siniestro total supone un perjuicio importante para las víctimas, ya que cuando los vehículos tienen cierta antigüedad se devalúan mucho, y aunque los tengamos perfectos para su uso, la valoración va a ser baja debido a los años que tiene, al ser un factor determinante en el cálculo del siniestro, por lo que difícilmente podremos adquirir un nuevo vehículo con la indemnización percibida en concepto de daños materiales en estos casos.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

¿COMO CALCULAR INDEMNIZACION POR SINIESTRO TOTAL?

El primer paso para la declaración de siniestro total es la peritación de los daños materiales sufridos. Si la reparación de los mismos excede del valor venal o de mercado del vehículo o no pueden arreglarse, automáticamente nos lo van a declarar siniestro.

El cálculo de la indemnización por el siniestro total de nuestro vehículo, de la clase que sea, se realiza normalmente a través de unas Tablas, denominadas GANVAM, que indican ese valor de cada uno de los modelos de vehículos que existen.

La referencia principal que se tiene en cuenta es el año de matriculación del vehículo, lo cual siempre es perjudicial, ya que sabemos que en poco tiempo los vehículos pierden mucho valor. Se han dado casos de perjudicados con vehículos de cierta antigüedad, pero que funcionaban perfectamente y además estaban muy cuidados y con varios extras, y sin embargo el valor del siniestro de ese vehículo era muy bajo debido a los años que tenía.

Normalmente las aseguradoras realizan el cálculo del valor venal a la baja, de ahí que es muy importante que el perjudicado cuente con la ayuda de un abogado especialista que le ayude a valorar la oferta realizada por la compañía y si es necesario y factible, reclamar una subida de la misma.

Así, a partir de 3 o 4 años de antigüedad del coche, las aseguradoras suelen ofertar el llamado “valor venal mejorado”, que supone incrementar en una cierta cantidad el importe del valor venal. En otras ocasiones lo que se reclama es el denominado “valor de afección”, que completa el valor venal, y que consiste en un incremento sobre el mismo que fluctúa entre el 10 y el 50% según los casos, dependiendo del modelo y antigüedad del vehículo y de sus estado y extras de que disponga.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿QUE NECESITAMOS PARA RECLAMAR LOS DAÑOS MATERIALES

Para asegurarnos de que la oferta de indemnización por daños materiales es correcta, es fundamental que acudamos a un abogado especialista en accidentes de tráfico que nos asesore.

En caso de tratarse de daños materiales susceptibles de reparación, hará falta justificarlos mediante la peritación, y con un presupuesto de arreglo que recoja la totalidad de los mismos. Si el perjudicado opta por arreglar por su cuenta los daños materiales deberá justificarlo mediante la factura correspondiente, teniendo cuidado de que el importe del arreglo no supere el valor venal, como hemos visto, porque en caso contrario la aseguradora puede negarse a su pago alegando que existe un enriquecimiento injusto.

En el caso de que el vehículo de la clase que sea dañado en el accidente disponga de seguro a terceros, la reclamación de los daños materiales puede demorarse en el tiempo, ya que no se van a reparar mientras la aseguradora del otro implicado no reconozca la culpabilidad. Si disponemos del Atestado o parte amistoso que reconoce esa culpa del contrario, podremos agilizar el proceso, de lo que se ocupará el abogado que defienda nuestros intereses.

Debe tenerse en cuenta que, en la mayoría de las ocasiones, unos daños materiales cuantiosos implican también la existencia de lesiones en los perjudicados. Y muchas veces esas lesiones suelen ser de gravedad, y no puede reclamarse la indemnización por las mismas mientras el lesionado no realice el tratamiento que corresponda y se recupere.

Por ello, es importante contar con el asesoramiento de un abogado particular y especialista, a fin de que se ocupe de la reclamación de daños materiales desde el primer momento, para intentar cerrar esta parte y luego continuar con la reclamación por lesiones, que suele tardar más.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas desde hace años en accidentes de tráfico, y conocemos perfectamente el modo de actuar de las compañías de seguros, por ello facilitamos al perjudicado todos los medios necesarios para agilizar la reclamación por daños materiales previamente a la correspondiente a daños personales, de manera que la víctima solo se preocupe de restablecerse lo mejor posible.

Cada accidente de tráfico es un supuesto único y particular, porque en ellos intervienen muchos factores que de una u otra forma van a condicionar el resultado de la posible reclamación.

Sin embargo, en ocasiones no puede reclamarse indemnización, incluso siendo víctima no culpable, porque en la tramitación de un accidente pueden darse multitud de factores que de una u otra forma van a influir en el resultado final.

Para poder valorar cada caso concreto, es fundamental que la víctima del accidente acuda a asesorarse con un abogado especialista, precisamente porque en ocasiones podemos estar convencidos de que tenemos derecho a percibir una indemnización y sin embargo visto el caso concreto no pude reclamarse.

En otras ocasiones puede ocurrir al revés, que, por desconocimiento, un perjudicado por un accidente de tráfico no sepa que puede reclamar una indemnización, y pierda ese derecho por no haberse informado.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

POR QUÉ SE PIERDEN LAS INDEMNIZACIONES POR ACCIDENTE

En la experiencia de DEMANDA TU LESION como abogados especialistas en accidentes de circulación, hemos atendido casos que, tras una valoración pormenorizada de todas las circunstancias a tener en cuenta, han resultado inviables, o directamente han sido descartados por no poderse reclamar la indemnización, por motivos varios que pueden darse.

La complejidad que puede rodear un siniestro de tráfico es muy variada, y así hay casos que son muy claros y no ofrecen dudas, como puede ser el típico alcance trasero, pero otras veces intervienen factores de diversa índole (varios implicados en un alcance en cadena, accidente donde puede haber culpa compartida, siniestros donde no queda clara la responsabilidad), que tienen que ser objeto de una valoración y estudio por abogados especialistas y siempre ajenos a las aseguradoras, para determinar si hay o no derecho a reclamar por el accidente sufrido.

Es muy importante tener en cuenta que por norma, en cuanto exista la más mínima duda sobre el modo de ocurrir el siniestro, o se de cualquier circunstancia que pueda ser utilizada por la aseguradora, ésta siempre va a negar la culpa y por ende la indemnización, con el fin de no tener que pagar, y esto ha provocado que muchas víctimas no se asesoren y descarten con la respuesta de la compañía la opción de reclamar, cuando era factible y posible si se les informa de los derechos que tienen y se estudia su caso.

Vamos a ver algunos de los casos más comunes en los que se pierde el derecho a reclamar una indemnización por los daños sufridos en el siniestro.

SI ERES CONDUCTOR

No se puede reclamar indemnización en estos supuestos:

Conductor culpable: este es el supuesto que más se repite, ya que solo se puede reclamar una indemnización por accidente de tráfico cuando el conductor no sea culpable exclusivo del mismo, es decir, que toda la responsabilidad den el siniestro sea suya.

En este apartado no obstante hay que llamar la atención sobre tipos de siniestros en los que se puede dar una concurrencia de culpas, es decir, que haya dos culpables. OJO con estos supuestos, porque hay muchos perjudicados que en estos casos no se informan, y dan por hecho que no pueden reclamar indemnización porque han cometido alguna falta que a su juicio y desde su desconocimiento, les veta la posibilidad de recibir una compensación económica, que en caso de concurrencia de culpas será proporcional al porcentaje de culpa de cada uno.

Si además de ser culpable, el conductor circula sin carnet de conducir, o sin puntos, o con una tasa de alcohol inferior a lo establecido como delito, podrá además sancionado con una multa administrativa.

Por ello es muy importante asesorarse, aunque se tenga la convicción de ser culpable, porque en ocasiones es posible reclamar, aunque el conductor sea parcialmente responsable del accidente.

 –Conductor culpable que da positivo en alcoholemia y provoca un accidente: prácticamente todo el mundo sabe que no se puede conducir bajo los efectos del alcohol. Cuando en un siniestro hay víctimas y el conductor, también lesionado, circulaba habiendo ingerido bebidas alcohólicas, y ha provocado el accidente, es evidente que no podrá reclamar indemnización alguna.

Pero es que además en estos casos, se expone a una posible condena penal por un Delito contra la Seguridad del Tráfico, y también, si ha provocado lesiones y daños a terceros, a tener que hacerse cargo de las indemnizaciones a los mismos, ya que en estos supuestos las aseguradoras no asumen ese pago por las cláusulas de exención de responsabilidad que incluyen en sus pólizas para los casos de alcoholemia.

Conductor no culpable que no puede acreditar la responsabilidad en el accidente: este caso se da en muchas ocasiones, una vez más, por desconocimiento del conductor sobre los pasos a seguir al sufrir un accidente, y otras veces porque por los nervios del momento, no se adoptan las medidas adecuadas para demostrar la culpa.

Por ejemplo, nos golpea un vehículo que se da a la fuga y del que no tenemos datos. Si no nos preocupamos de llamar de inmediato a los agentes de la autoridad para que levanten un Atestado, y no recogemos datos de testigos presenciales, aunque tenemos derecho a reclamar en este caso al Consorcio de Compensación de Seguros que se ocuparía de indemnizarnos, si no disponemos de algún medio probatorio que acredite el accidente y la intervención de un tercero que se ha dado a la fuga, no podremos reclamar, aunque tengamos ese derecho.

Conductor no culpable que no puede acreditar las lesiones y daños sufridos: sobre todo cuando esas lesiones son leves, si la víctima no puede acreditarlos y, sobre todo, cumplir con los requisitos exigidos en la normativa (Baremo de Tráfico 2016), por mucho que se empeñe en decir que la culpa es del contrario y que tiene lesiones, no podrá reclamar nada que no esté acreditado.

Así, se convierten en inviables conforme lo dispuesto en el nuevo Baremo de Tráfico casos como los de víctimas que no acuden a urgencias hasta más allá de las 72 horas después del accidente. La compañía de seguros va a negar el nexo causal y no le va a pagar nada. O lesionados que están mucho tiempo de baja laboral por el siniestro, pero no acuden a rehabilitación hasta dos meses después de tener el accidente. Son casos donde el desconocimiento de la víctima puede llevar a no realizar bien los pasos inmediatamente posteriores al accidente, lo que conlleva la negativa de la compañía a abonarles indemnización alguna porque no reconocen las lesiones sufridas.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 SI ERES OCUPANTE

En el caso de los ocupantes, lo más importante es tener en cuenta que cobran siempre indemnización, independientemente de quien haya sido el culpable del accidente.

Así, si viajamos en un vehículo y el conductor es culpable, reclamaremos a la aseguradora de dicho vehículo. Y si el culpable es un tercero, reclamaremos a la compañía de seguros de ese tercero interviniente y el conductor de nuestro vehículo podrá reclamar también.

Ahora bien, el ocupante que con su culpa o negligencia ha sufrido daños, no podrá reclamar indemnización alguna. Un caso muy habitual es el pasajero de un autobús que además de no ir debidamente sujeto para evitar caídas, se lesiona con su conducta dolosa y negligente sin que hayan intervenido terceros en el accidente. En ese caso no podrá reclamar indemnización por responsabilidad civil, porque esos daños han sido provocados por él exclusivamente, y su conducta dolosa o negligente ha intervenido decisivamente en el hecho lesivo.

En DEMANDA TU LESION, como abogados especialistas en accidentes de tráfico, recomendamos siempre a la víctima asesorarse antes de tomar decisión alguna. Precisamente una valoración del caso concreto es lo que va a permitir al perjudicado conocer si e so no viable reclamar por los daños sufridos, y evitar así que por desconocimiento o por no actuar debidamente en los momentos posteriores al accidente, pueda decaer el derecho a reclamar la indemnización que corresponda.

Reclamar una indemnización por accidente de tráfico viajando como ocupante en un medio de transporte público requiere cumplir una serie de requisitos básicos para asegurarnos de que el requerimiento a la aseguradora responsable pueda prosperar.

Muchos usuarios de medios de transporte público, como el metro, el autobús o el tren, saben que si sufren daños en un siniestro pueden reclamar una indemnización. Sin embargo, desconocen el modo de hacerlo, a quién, y sobre todo qué incluye la reclamación y cómo tramitarla.

Es importante, por ello, que cuanto antes, la víctima de un accidente como ocupante de un medio de transporte público, del tipo que sea, se asesore con un abogado especialista en accidentes, para recibir una valoración de su caso concreto y seguir las pautas necesarias para que prospere la reclamación a la aseguradora que corresponda.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 ACCIDENTES EN TRANSPORTE PUBLICO DE VIAJEROS

Cualquier ocupante o pasajero de un medio de transporte público puede sufrir un accidente. Son menos comunes los que se producen en el metro o en el tren, aunque en este último caso, por el contrario, cuando se produce un accidente suele ser de gravedad. Así, por ejemplo, el accidente ocurrido en Santiago de Compostela en el año 2013, donde fallecieron 80 personas y otras 150 resultaron heridas.

Lo más habitual y que mayor número de reclamaciones provoca son los accidentes ocurridos viajando como ocupantes de un autobús. Son muy frecuentes las caídas en el interior del mismo, que no siempre se producen por culpa del conductor o de un tercero, sino que es el propio pasajero quien con una conducta poco diligente sufre las lesiones. Así, las caídas por ejemplo provocadas por no ir debidamente agarrado en el autobús.

Es muy importante saber qué hacer en los primeros momentos tras un accidente en transporte público, ya que esos primeros pasos van a condicionar toda la reclamación posterior.

Así, para poder tramitar un accidente en transporte público de viajeros, los primeros pasos son:

  • Conservar el billete o título de transporte utilizado en el viaje donde se produce el accidente.
  • No abandonar el lugar sin hacer saber al conductor lo ocurrido, ya que todos ellos tienen obligación de hacer un parte de cualquier incidencia que se produzca durante el servicio.
  • Avisar tanto a la Policía o Guardia Civil para que acudan a realizar un Atestado o Parte de Accidente, que nos servirá para demostrar cómo ha ocurrido y saber a quién se puede reclamar, como a los servicios de emergencias, para que la primera asistencia sanitaria se realice en el mismo lugar del siniestro.
  • Recopilar datos de testigos presenciales del accidente, para que en caso de que la aseguradora obligada al pago niegue la responsabilidad, podamos acreditar la veracidad del siniestro y el modo de producirse.
  • Poner una reclamación, lo antes posible, en la empresa del medio de transporte de que se trate, indicando fecha y hora y lugar exacto del siniestro, un breve relato de lo ocurrido, fotografías si se dispone de ellas, copia del billete utilizado, datos de testigos presenciales, y el informe de urgencias del Hospital con el diagnóstico de las lesiones sufridas en el accidente.

BAREMO DE INDEMNIZACIONES, DIFERENCIA ENTRE SOV Y SOA

La víctima de un accidente en un medio de transporte público, tiene, según el caso de que se trate, la posibilidad de reclamar dos indemnizaciones por los daños sufridos, que no son excluyentes, y que pueden percibirse en determinados supuestos.

Por un lado, el ocupante de un autobús, tranvía, tren, metro, autocar, etcétera, cuenta con la cobertura del denominado Seguro Obligatorio de Viajeros, o SOV, que se contrata por el propio pasajero en el momento de comprar su billete, y que es de carácter obligatorio, y que va a cubrir los daños personales o lesiones sufridas por el pasajero en caso de siniestro, incluyendo los gastos de asistencia sanitaria.

Y, por otro lado, cualquier medio de transporte público dispone de un Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria o SOA, que va a cubrir los daños sufridos por el ocupante o pasajero lesionados por culpa, bien del conductor de ese medio de transporte, bien de un tercero, dependiendo de la dinámica del accidente.

Ambas coberturas son compatibles, aunque se valoran de manera diferente. Pongamos un ejemplo:

-Un pasajero sufre lesiones por una caída fortuita dentro de un autobús, donde la culpa es suya. En este caso no puede reclamar responsabilidad civil (SOA), pero sí podemos reclamar conforme al Seguro de Viajeros o SOV una indemnización por los daños sufridos.

-Un pasajero sufre daños al caerse dentro de un autobús por un frenazo brusco del conductor que conduce con falta de cuidado o diligencia. En este caso el ocupante podrá reclamar indemnización por los daños sufridos tanto con cargo al Seguro de Responsabilidad Civil, como con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros, por tanto, percibirá dos indemnizaciones que no son excluyentes.

-Un pasajero sufre daños en una caída dentro del autobús porque este ha colisionado con un vehículo que se salta un stop. En este caso igualmente el ocupante puede reclamar sendas indemnizaciones con cargo al SOV y al SOA, pero la diferencia es que la indemnización que le corresponda por responsabilidad civil la abonará la compañía de seguros del vehículo culpable que se ha saltado el stop, no la del autobús.

En cualquier caso, es muy importante contar con ayuda de un abogado especialista en accidentes en transporte público, quien se va a encargar de tramitar ambas reclamaciones indicando al lesionado qué necesita y los pasos a dar para acreditar la culpa y reclamar con garantías. 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

CÓMO SE VALORAN LAS LESIONES CORPORALES

Las lesiones corporales se valoran de distinta manera dependiendo de si la indemnización se percibe con cargo al SOV o al SOA.

Así, en el caso de Seguro Obligatorio de Viajeros, las lesiones se valoran conforme a un Baremo específico, que cubre en concreto los daños personales por fallecimiento de la víctima, por incapacidad permanente o por incapacidad temporal. Solo se indemniza con un pago único y de una sola vez, dependiendo del tipo de lesión, que se va a incardinar en alguna de las 14 categorías que se recogen en este Baremo específico, y en ningún caso se cubren daños materiales.

Si tenemos, además, derecho a percibir indemnización por responsabilidad civil, será de aplicación el Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), también conocido como Baremo de Tráfico, y la indemnización por daños personales es mucho más amplia, puesto que incluirá tanto el tiempo de curación, como las secuelas o incapacidades que nos hayan podido quedar, así como cualquier otro concepto de los incluidos en el Baremo como indemnizables.

Además, en este segundo caso no solo podremos reclamar la indemnización por daños personales, sino también por daños materiales (por ejemplo, daños en objetos como gafas o relojes, maletas, ordenadores o móviles portados en el momento del siniestro, etcétera).

Los abogados de DEMANDA TU LESION llevamos muchos años tramitando accidentes de ocupantes o pasajeros de un medio de transporte público. Es fundamental que para dar todos los pasos que conducen a la reclamación, el perjudicado cuente siempre con ayuda de un abogado especialista en indemnizaciones por siniestros en medios de trasporte público, que van a valorar el caso desde el primer momento y acompañar a la víctima en todo el proceso, sea extrajudicial o judicial.

RECLAMACION POR ACCIDENTE

Cuando sufrimos un accidente de tráfico y no somos culpables exclusivos del mismo, podemos realizar una reclamación por accidente a la compañía de seguros del responsable.

Esta reclamación varía de unos casos a otros, y va a depender de muchos factores, como son el tipo de daños sufridos, el tiempo que hayamos tardado en restablecernos, las secuelas o incapacidades que nos queden, los gastos que hayamos tenido, el perjuicio patrimonial sufrido, etcétera.

Para una correcta valoración de esos daños, y, sobre todo, para conocer cómo se pueden acreditar para que luego la aseguradora que tiene que abonarlos no ponga pegas o se niegue a pagarlos, es muy importante que la víctima esté bien asesorada por un abogado especialista en accidentes de tráfico.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿QUÉ GASTOS SON REEMBOLSABLES EN UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO?

Además de las lesiones o daños personales, y de los daños materiales sufridos en un siniestro, es muy habitual que el accidente genere a la víctima una serie de gastos, que también en si constituyen un perjuicio y que, por tanto, deben reclamarse como parte de la indemnización.

Acreditar estos gastos no siempre es sencillo. Pongamos el ejemplo de un lesionado que está tres meses de baja y que tiene pagadas las cuotas de un gimnasio que no va a poder disfrutar por estar convaleciente. O el caso de un perjudicado que ha contratado y pagado un viaje de ocio y que a causa del accidente no va a poder realizar. O un trabajo contratado y apalabrado que no puede realizarse por la víctima a causa de las lesiones padecidas en el siniestro.

Son ejemplos de perjuicios que de una u otra forma deben valorarse de cara a la reclamación de daños. Como norma, las aseguradoras son muy reacias a la hora de reembolsar este tipo de gastos, y en muchas ocasiones es necesario acudir a los Tribunales para reclamarlos.

No obstante, el espíritu de la Ley se basa siempre en un resarcimiento total del perjudicado, de modo que, partiendo de la base de que cada caso es distinto a los demás, es necesario que con la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico se reclamen como parte de la indemnización.

Otros gastos que son reembolsables son los médicos, como, por ejemplo, los de rehabilitación, o los de las pruebas diagnósticas que hayamos tenido que realizarnos para demostrar la entidad de las lesiones sufridas en el accidente.

También deben tenerse en cuenta los gastos de informes periciales o pruebas que la víctima se haya visto obligada a realizarse con el fin de demostrar a la compañía de seguros una serie de daños que inicialmente no reconoce.

Así, por ejemplo, en los casos de lesiones cervicales causadas por el siniestro, cuando los daños materiales no han sido de mucha entidad, la postura de las compañías tiende a no reconocerlas, alegando que con daños materiales escasos no se pueden haber producido lesiones. Nada más lejos de la realidad, pero en estos casos, la víctima tendrá que realizarse una prueba biomecánica que demuestre la relación causal entre el accidente y la lesión cervical, prueba que tiene un coste económico y que no debe soportar el lesionado que a fin de cuentas es el perjudicado en el siniestro.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿ME VAN A REEMBOLSAR LOS GASTO DE TRANSPORTE EL TIEMPO QUE ME QUEDE SIN VEHÍCULO?

Uno de los gastos más controvertidos a la hora de reclamarlos a la aseguradora es el correspondiente a transporte y desplazamiento.

Pongamos el ejemplo de un lesionado que se queda sin vehículo durante dos meses, que es el tiempo que el mismo permanece en taller reparándose. Este lesionado tiene familia y vive fuera de la ciudad, por lo que necesita el coche para desplazarse. O tiene que acudir a médicos, rehabilitación, etcétera, y no dispone de modo de desplazamiento.

En ocasiones, la aseguradora pone a disposición del asegurado si lo tiene incluido en su póliza, un coche de sustitución. Pero si no es así, muchas veces es el propio perjudicado quien tiene que alquilar un vehículo durante ese tiempo, lo que implica un gasto adicional para su bolsillo, directamente relacionado con el accidente, y que debe adelantar.

Otras veces, la víctima tiene que coger taxis u otro medio de transporte para desplazarse a los médicos o a la rehabilitación, porque no puede conducir por culpa de las lesiones sufridas (pensemos, por ejemplo, en un lesionado con una pierna o un brazo escayolado).

Todos estos casos constituyen un ejemplo claro de perjuicio patrimonial para la víctima, que de no haber sufrido el accidente no habría tenido que sufragar. Por tanto, todos ellos deben reclamarse como parte de la indemnización a percibir por la aseguradora obligada al pago.

Sin embargo, este tipo de gastos suelen ser negados o abonados de forma parcial por las compañías, y en muchas ocasiones no queda más remedio que reclamarlos a través de un procedimiento judicial.

 

ABOGADOS PARA ACCIDENTES DE TRÁFICO

La necesidad de contar con un abogado para accidente de tráfico que asesore a la víctima desde el primer momento en su reclamación, se ha hecho hoy indispensable teniendo en cuenta la actitud de las compañías, y la complejidad del nuevo Baremo de Tráfico, que es de aplicación a cada caso concreto a la hora de valorar la indemnización que corresponde a la víctima.

Como hemos visto, en una reclamación por accidente de tráfico son muchos los factores que intervienen y que se tienen que tener en cuenta para realizar el cálculo de la indemnización.

Daños materiales, daños personales, perjuicio patrimonial que se refiere tanto al lucro cesante como al daño emergente, gastos varios, en el caso de grandes lesionados gastos derivados de adquisición de prótesis, o sillas de ruedas, operaciones médicas, pruebas diagnósticas, gastos de transporte y desplazamiento, etcétera, son muchos los conceptos a tener en cuenta que en ocasiones ni siquiera las propias víctimas saben que pueden reclamar.

Por ello el asesoramiento tiene que ser completo y desde el principio, y que sea un abogado externo, independiente y ajeno a las compañías de seguros, quien vele por los intereses de la víctima y negocie y defienda, tanto a nivel extrajudicial como judicial si llegara el caso, sus derechos como perjudicado.

No podemos olvidar, además, que, en la mayoría de las ocasiones, los honorarios del abogado particular especialista que designe la víctima le serán reintegrados en todo o en parte por su aseguradora, gracias a la cobertura por defensa jurídica que tienen incluida en la póliza. Incluso en los casos de atropellos, caídas en centros comerciales o accidentes como ocupantes de un medio de transporte público, es muy habitual que, si la víctima dispone de seguro de hogar, el mismo cubra los gastos del abogado particular que designe para su defensa.

Como abogados especialistas en accidentes de tráfico, en DEMANDA TU LESION conocemos por todos los años que llevamos dedicados en exclusiva a defender los derechos de las víctimas de accidentes de circulación, que es fundamental que los perjudicados sepan lo que tienen que hacer desde el primer momento, y que además se sientan acompañados y asesorados en todo el proceso para que su indemnización sea justa y acorde con los daños padecidos en el siniestro.

 

EL PERITO MEDICO EN UN ACCIDENTE DE TRAFICO

Una de las partes más controvertidas a la hora de reclamar la indemnización que nos corresponde por un accidente de tráfico es la relativa a las lesiones sufridas en el siniestro.

Ya hemos visto en otros post que la indemnización debe comprender tanto los daños materiales, como los personales y cualquier otro perjuicio derivado del accidente.

Cuando ya tenemos acreditada la responsabilidad en el siniestro y sabemos que tenemos derecho a una indemnización, nos encontramos con que la aseguradora obligada al pago va a valorar la compensación económica correspondiente a las lesiones normalmente por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima.

Para poder acreditar esas lesiones de cara a la compañía, en muchas ocasiones necesitaremos acudir a una pericial médica, y para ello es muy importante saber por qué es necesaria y que no nos vale cualquier perito médico, por lo que deberemos contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico que nos indique los pasos a dar en este sentido.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿POR QUE NECESITO UN PERITO MEDICO AL MARGEN DEL PERITO DE LA COMPAÑÍA DE SEGUROS?

La nueva regulación contenida en el Baremo de tráfico indica la obligación del perjudicado que ha resultado lesionado en un accidente de tráfico, de facilitar el ser reconocido por los servicios médicos de la compañía de seguros que tiene que abonar la indemnización.

Como es fácil imaginar, el perito médico del seguro carece de la imparcialidad y objetividad que debería tener, puesto que su interés va unido al de la propia compañía que le contrata para hacer ese reconocimiento y el informe correspondiente.

Para que nos hagamos una idea de su importancia en el proceso, este médico o perito del seguro va a realizar un informe pericial, en base al cual la compañía aseguradora va a realizar la oferta por lesiones al perjudicado.

¿Qué es lo que ocurre? Pues sencillamente, que ya podemos empeñarnos en que tenemos una secuela derivada de las lesiones padecidas, aunque esté acreditada en los informes médicos que tenemos, que, si el perito de la compañía no la ha recogido en su pericial, la aseguradora no nos la va a pagar en ningún caso.

Por ello, es necesario que la víctima cuente con otra pericial, esta vez de un perito independiente, que no sea adscrito a las compañías de seguros, que examine la documentación médica y explore o reconozca al lesionado las veces que hagan falta, y que finalmente elabore un informe pericial donde haga constar su valoración del tiempo de curación, secuelas y posibles incapacidades que hayan quedado a la víctima después de recibir su alta médica.

Si el perjudicado cuenta con asesoramiento por parte de un abogado especialista, estará acompañado en todo el proceso y sabrá cómo hacer y qué esperar de esta pericial, que es fundamental porque va a ponerse en correlación con la pericial emitida por el médico de la aseguradora, y de esta forma, la negociación se realiza de igual a igual, valorando en base a dos periciales que, lógicamente, podrán coincidir en una parte y en otra no.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿EN QUE AFECTA LA PERICIAL MÉDICA EN LA INDEMNIZACIÓN?

Ya hemos visto la importancia de que el perjudicado que ha sido reconocido por los servicios médicos de la compañía se realice un informe pericial particular, para que recoja todos aquellos puntos no contemplados por el perito del seguro.

Lógicamente la pericial médica realizada por el perito particular, será más completa, exhaustiva, y sobre todo recogerá de forma pormenorizada la totalidad de las lesiones sufridas por la víctima, el periodo de curación de la misma y las secuelas sufridas, valorándolas y puntuándolas según la exploración del lesionado realizada en consulta y la documentación médica aportada por el mismo.

Esta pericial da un punto de referencia fundamental al abogado del perjudicado, porque le va a permitir negociar con el seguro todos aquellos aspectos que no se contemplan en la pericial realizada por los servicios médicos de la compañía, y que de otra manera sería mucho más complicado defender.

La negociación con las periciales puede ser amistosa, y llegarse a un acuerdo con la aseguradora utilizando para ello cada parte su propia pericial médica, o si no es posible llegar a una solución amistosa porque la compañía no tiene en cuenta nuestra pericial y se ciñe exclusivamente a la de su perito médico, será necesario acudir a un procedimiento judicial, demandando a la compañía y valorando en la demanda la indemnización que se reclama por lesiones en base a la pericial particular del lesionado.

ABOGADOS ESPECIALISTAS CON SERVICIOS COMPLETOS INDEPENDIENTES

Es importante que los perjudicados tengan en cuenta que no sirve cualquier perito médico para realizar la pericial por las lesiones sufridas. Peritos hay muchos, pero no todos son iguales, y además debe tenerse muy en cuenta que el elegido no esté trabajando para la compañía de seguros a la que nos tenemos que enfrentar.

Muchos despachos de abogados especialistas en accidentes de tráfico, tienen su propia cartera de peritos, que conocen y con los que habitualmente trabajan. En estos casos está asegurada la independencia de estos profesionales, y el perjudicado sabe de antemano que va a ser reconocido por un médico independiente, especialista en valoración del daño corporal, y que va a ser objetivo y claro a la hora de realizar su valoración.

Debe también tenerse en cuenta, que, si finalmente hay que acudir a un procedimiento judicial para reclamar la indemnización, no bastará con aportar con la demanda la pericial médica que nos hayan hecho, sino que según vaya avanzando el procedimiento, el abogado de la víctima propondrá como prueba la declaración en juicio del perito, para que se ratifique en su informe y conteste a todas las dudas o preguntas que puedan suscitarse sobre las lesiones del perjudicado y su valoración.

Lógicamente, la compañía de seguros demandada también llevará al juicio a su propio perito para defender su pericial. Es fundamental que esta prueba se prepare porque, en definitiva, será un Juez quien interprete la prueba practicada y dicte la sentencia que considere oportuna a la vista de la misma. En un altísimo porcentaje de casos, la pericial va a servir para que se tenga en cuenta y, por tanto, se indemnice por la compañía, uno o varios aspectos que no habían sido contemplados por el perito del seguro, ya sea en días, en secuelas, etcétera.

En DEMANDATULESION, como despacho de abogados independiente y especialista en ayudar a las víctimas de accidentes de circulación, contamos con un equipo que incluye peritos médicos reconocidos e independientes, que se van a poner al servicio del perjudicado desde el principio y van a valorar de manera objetiva e imparcial las lesiones sufridas de cara a que su indemnización sea justa y acorde con esos daños efectivamente demostrados y probados.

LA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE

La mayoría de los accidentes de tráfico provocan una serie de daños, que pueden ser materiales o personales. Según la gravedad del siniestro, estos daños pueden ser cuantiosos, sobre todo en lo que respecta a las lesiones.

Los daños y perjuicios sufridos en un accidente deben reclamarse a la compañía de seguros del responsable, a fin de que la víctima se vea completamente resarcida con la indemnización que se le abone.

Sin embargo, en muchas ocasiones, la reclamación de la indemnización puede complicarse, y, sobre todo, el desconocimiento de los perjudicados sobre cómo gestionar esa reclamación provoca que, si no están debidamente asesorados, puedan percibir indemnizaciones muy por debajo de lo que les corresponde.

De ahí la importancia de que las víctimas de accidentes de circulación acudan cuanto antes a informarse con un abogado especialista, a fin de conocer los derechos que le corresponden por el siniestro sufrido.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

CRITERIOS PARA ASIGNAR UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE

En una indemnización por accidente intervienen multitud de factores que de una u otra forma van a condicionar la reclamación.

Hay dos puntos clave que deben saberse de cara a tramitar la indemnización: la culpa y las lesiones. En ambos casos, es el perjudicado quien tiene la carga de la prueba, es decir, tendrá que demostrar frente a la aseguradora correspondiente ambos aspectos si quiere que la reclamación prospere con garantías.

En cuanto a la culpa, pueden reclamar indemnización todos aquellos perjudicados que no sean culpables exclusivos del siniestro. Es decir, debe acreditarse que la responsabilidad en el accidente ha sido del contrario, puesto que si somos nosotros quienes hemos provocado el mismo, no podremos reclamar indemnización alguna.

Esto, que parece tan sencillo, no siempre es fácil de demostrar, y además se dan muchos casos en los que puede haber duda sobre quien ha sido el responsable, porque o bien puede ser complicado demostrar quien ha sido el culpable (por ejemplo, cuando un vehículo atropella a alguien y se da a la fuga), o en otras ocasiones puede haber una culpa compartida o concurrencia de culpas en el siniestro.

Esto no quiere decir que no pueda reclamarse indemnización en estos casos, sino que es necesario saber qué debe hacerse para valorar si hay derecho a reclamar y en qué porcentaje. Por ejemplo, si en un accidente de tráfico se ven involucrados dos vehículos y ambos son culpables del siniestro, la víctima va a poder reclamar una indemnización, pero la misma se verá reducida a la parte proporcional en función del porcentaje de culpa que haya tenido cada uno.

Por todo ello, es necesario que la víctima sea guiada por un abogado especialista en accidentes de tráfico, porque de lo contrario, en un caso así es muy probable que la aseguradora parta directamente de negar indemnización alguna atribuyendo la responsabilidad total del siniestro al reclamante.

En cuanto a la prueba de los daños sufridos, igualmente será necesario demostrarlos, ya que la aseguradora obligada al pago no va a abonar cantidad alguna por ningún concepto que no esté debidamente acreditado en la documentación del perjudicado.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

DOCUMENTACION NECESARIA PARA PROBAR EL ACCIDENTE

La documentación necesaria para probar el accidente es, pues, la base a partir de la cual se va a construir la reclamación.

Partiendo de lo que hemos dicho sobre la carga de la prueba, lo primero que va a necesitar la víctima es demostrar la culpa del contrario, y para ello necesitará un parte amistoso rellenado correctamente y firmado por ambos conductores, que demuestre la dinámica del siniestro y responsabilidad de la otra parte, o un Atestado o parte de accidente elaborado por los agentes de la autoridad que recoja todas las circunstancias del siniestro y quien es el culpable del mismo.

Los testigos también sirven para demostrar la dinámica de un accidente, sobre todo en los supuestos en los que pueda haber duda sobre cómo han ocurrido, por ejemplo, cuando el contrario se da a la fuga, cuando en el siniestro hay que demostrar un cambio de semáforos, o cuando la víctima es ocupante de un autobús y ha caído en el interior del mismo por causas atribuibles al conductor o incluso a un tercero. Son supuestos muy comunes en los que la versión de testigos presenciales puede ayudar mucho para aclarar las circunstancias del accidente.

Como ya hemos visto, probar el accidente no siempre es fácil, y en ocasiones nos podemos encontrar con la respuesta negativa de la aseguradora a indemnizarnos, alegando que la responsabilidad no es de su asegurado.

Por ello necesitaremos la ayuda de un abogado independiente y especialista en accidentes que pueda interpretar las pruebas que tengamos y defender nuestro derecho jurídicamente frente a la compañía. Muchos casos donde la aseguradora negaba inicialmente el pago de la indemnización, se han tramitado con éxito gracias a la intervención de un abogado especialista, ya que frente a la víctima que no sabe, las compañías de seguros aprovechan para desvincularse de su obligación siempre que pueden.

 

¿DE QUÉ DEPENDE LA CANTIDAD QUE PERCIBO POR LESIONES?

Una vez que la culpa está acreditada, la discusión con la aseguradora responsable va a ceñirse a la entidad de los daños sufridos. En cuanto a los materiales, no se ciñen únicamente a los sufridos en el vehículo, motocicleta, bicicleta, etcétera, sino también a otros daños adicionales que también deben reclamarse, por ejemplo, en el caso de los motoristas, el casco, guantes, indumentaria, etcétera, y cualquier perjuicio patrimonial derivado del siniestro, como pueden ser daños en un teléfono móvil, en unas gafas, en un reloj, en el equipaje que se llevaba en el coche siniestrado, etcétera.

Lo importante en estos casos es siempre, acreditar esos daños, con fotografías, presupuestos o facturas de arreglo, etcétera. Otros perjuicios como pueden ser el lucro cesante en el caso de los taxistas o cualquier perjudicado que, por ejemplo, vea reducida su nómina a causa de estar de baja por el accidente, se deben reclamar igualmente acreditándolos de manera fehaciente con la documentación oportuna.

En cuanto a las lesiones, la cantidad a percibir como indemnización va a depender de los daños efectivamente sufridos. Cuanto más graves hayan sido, mayor será la compensación económica a recibir. Cualquier lesión que se reclame debe estar perfectamente acreditada en los documentos médicos, por ejemplo, el tiempo de baja, inmovilización, o incapacitación para realizar las tareas básicas del día a día, la rehabilitación realizada para el tratamiento o curación de esas lesiones, o incluso las secuelas que hayan quedado a la víctima tras el alta médica, que en muchas ocasiones van a requerir de una valoración por parte de un perito médico para acreditarlas de cara a la aseguradora.

El nuevo Baremo de Tráfico requiere para su interpretación de los conocimientos de un especialista, por ello la víctima, a quien la aseguradora nunca va a indicar lo que necesita, tiene que estar bien asesorada desde el primer momento.

En DEMANDATULESION somos abogados especialistas en accidentes de tráfico desde hace años, y somos expertos en negociar y reclamar indemnizaciones por accidentes de tráfico incluso cuando la compañía de seguros ha denegado inicialmente el pago. Contamos con expertos en todos los ámbitos relacionados con la reclamación, y ayudamos al perjudicado desde el primer momento guiándole en todo el proceso para garantizar que perciba la indemnización que le corresponde por los daños sufridos.

INDEMNIZACION POR ATROPELLO

En un accidente de tráfico, y en especial en los atropellos, acreditar la culpa y demostrar cómo ha ocurrido el accidente y quien ha sido el responsable, es fundamental de cara a poder reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

La función de un testigo es especialmente relevante en supuestos como las caídas en el interior de un autobús, las colisiones en el interior una rotonda, los accidentes donde el vehículo responsable se da a la fuga, etcétera.

En el caso de un atropello, no solo supone una experiencia traumática para quien lo sufre, también para quien lo presencia. Hay que tener en cuenta que las compañías de seguros van a buscar cualquier motivo que les exima de pagar una indemnización, por lo que el papel de los testigos es fundamental en este tipo de siniestros.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

EL PAPEL DE LOS TESTIGOS EN UN ATROPELLO

En un atropello, pueden darse multitud de circunstancias que influyen de manera determinante en el desarrollo del accidente, y que resultan fundamentales a la hora de depurar responsabilidades.

Así, en algunos atropellos puede ser muy clara la responsabilidad del contrario, por ejemplo, si el mismo de realiza a un peatón en un paso de peatones.

Pero en otros casos, pueden existir dudas sobre el modo de ocurrir el siniestro, o incluso si el peatón tiene una parte de responsabilidad. En la mayoría de las ocasiones, la víctima del atropello es evacuada del lugar por los servicios de emergencias, y esta circunstancia puede ser aprovechada por el conductor responsable para tratar de culpar al peatón.

Otras veces, cuando llegan al lugar del atropello los agentes de la autoridad, necesitan conocer de primera mano cual ha sido la dinámica del siniestro, para elaborar el Atestado, y para ello no solo cuenta la declaración de las partes intervinientes, sino también la de los testigos presenciales, que han visto cómo se ha desarrollado el accidente y pueden con su declaración, determinar la responsabilidad de una u otra parte.

Por tanto, el principal papel de un testigo en un caso de atropello consiste en que su declaración va a servir para construir el caso y sobre todo para ayudar a la víctima, en el supuesto en que haya versiones contradictorias, a demostrar cómo ocurrió el siniestro, de cara en su momento a exigir la responsabilidad que corresponda a la compañía de seguros del culpable.

Además de lo anterior, el testigo de un atropello tiene también otras funciones, como son la de auxiliar a la víctima y llamar a los servicios de emergencias, ayudar a señalizar el accidente o el tráfico en lo que vienen los agentes de la autoridad, no mover a la víctima y mantener la calma en lo que llega la ayuda, y facilitar todos sus datos a la Policía o la Guardia Civil para el caso de que se necesite su testimonio.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA DECLARACION JURADA DEL TESTIGO Y CUANDO ES NECESARIA EN UN ATROPELLO

Cuando en un atropello comparecen los agentes de la autoridad, y hay testigos presenciales, suelen tomarlos declaración directamente, para incluir su testimonio en el Atestado, lo cual es importante teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos los agentes no han presenciado el atropello, y por tanto, además de la inspección ocular del lugar de los hechos y la declaración tanto de víctima como de presunto responsable, les resulta muy útil conocer por testigos presenciales lo que han visto, para determinar las circunstancias del accidente.

En otras ocasiones, son las propias víctimas quienes recopilan datos de los testigos, para lo que es necesario contar con su nombre y su teléfono, para contactar con ellos una vez pasados los primeros momentos.

Es posible que la compañía de seguros niegue la culpa o atribuya una parte de la responsabilidad al propio peatón, por ejemplo, si éste ha cruzado fuera del paso de peatones, o por lugar no habilitado para ello. Sin embargo, estos casos también son susceptibles de reclamarse, siempre que podamos contar con otros elementos de prueba como los testigos.

En estos casos, conviene que el testigo firme una declaración jurada, lo más cerca posible del día del siniestro, para evitar que olvide datos importantes que haya visto, y en la misma hacer constar todos sus datos personales (nombre y apellidos, dirección, teléfono de contacto, etcétera), y un relato lo más exhaustivo posible de los hechos, fecha y firma.

Esta declaración jurada puede utilizarse para acreditar ante la compañía de seguros la responsabilidad del contrario, y es especialmente fundamental cuando por cualquier circunstancia no se elabora Atestado, si bien esto no es habitual porque en los atropellos casi siempre se da aviso a los agentes de la autoridad.

La declaración jurada del testigo de un atropello puede servir de manera determinante para negociar con la compañía y llegarse a un acuerdo amistoso de indemnización con la misma sin necesidad de acudir a un procedimiento judicial.

EL PAPEL DEL TESTIGO EN UN JUICIO POR ATROPELLO

En otras ocasiones, sin embargo, la compañía de seguros niega la culpa y por tanto no realiza oferta de indemnización alguna por las lesiones sufridas por el peatón, alegando que la responsabilidad es exclusiva suya. Esto ocurre bastante a menudo, teniendo en cuenta además que en un atropello las lesiones sufridas por le víctima suelen ser de gravedad, al recibir directamente el impacto en su cuerpo, y ello supone que las indemnizaciones a pagar suelen ser cuantiosas.

Cuando esto ocurre, es necesario si queremos reclamar la indemnización, acudir a un procedimiento judicial contra la aseguradora. Una de las pruebas fundamentales a aportar con la demanda, será la declaración jurada de los testigos presenciales, como modo de demostrar la culpa del contrario.

Pero el papel del testigo en juicio va más allá, puesto que, en su momento, los abogados de la víctima le van a citar a declarar en juicio, para ratificarse en la declaración que firmaron en su momento. Es importante que el testigo recuerde bien los hechos, puesto que a veces los juicios se celebran pasados más de uno o incluso dos años desde el accidente.

Por eso es importante que, si en su momento firmaron una declaración jurada, conserven una copia de la misma para recordar lo que manifestaron, y se les advierta que, si es necesario, serán citados a testificar si finalmente se interpone un procedimiento judicial. Tienen obligación de decir la verdad, y no tener ningún interés en el pleito salvo que se haga justicia.

 

En DEMANDATULESION hemos tramitado como abogados especialistas en atropellos multitud de reclamaciones en las que el papel de los testigos ha resultado fundamental para el éxito de la misma, tanto en vía amistosa como en un procedimiento judicial. Es importante que la víctima conozca hasta qué punto la declaración de un testigo puede resolver satisfactoriamente su caso, sobre todo en accidentes dudosos, especialmente los atropellos, teniendo en cuenta la gravedad y las múltiples circunstancias que se pueden dar en la dinámica del mismo.

¿DENUNCIA POR ACCIDENTE DE TRÁFICO?

Cuando sufrimos un accidente de tráfico en el que no somos culpables, podemos reclamar una indemnización por todos los daños y perjuicios que hayamos tenido en el siniestro.

La mayoría de los perjudicados saben que pueden reclamar esa compensación económica a la que tenemos derecho, sin embargo, existe mucho desconocimiento sobre el modo de hacerlo, y, sobre todo, qué cauces normativos o legales pueden utilizarse para tramitar la reclamación.

La ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico para valorar cada caso en concreto, y establecer las vías para reclamar con garantías, es fundamental si queremos que la reclamación prospere frente a la aseguradora responsable de pagar la indemnización.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LAS DENUNCIAS POR ACCIDENTE DE TRAFICO ANTES DE LA REFORMA DEL CODIGO PENAL

Hasta el verano de 2015, y durante muchos años, la víctima de un accidente de tráfico reclamaba su indemnización partiendo de una denuncia contra el conductor responsable del siniestro, que se presentaba en el Juzgado de Instrucción correspondiente de la localidad donde habían ocurrido los hechos.

Se iniciaba así un procedimiento judicial que en la mayoría de los casos se tramitaba como un Juicio de Faltas. Los partes de lesiones correspondientes a la atención hospitalaria inicial al lesionado se remitían también al Juzgado, y en ocasiones los Atestados también. Si no era así, en la denuncia se solicitaba al Juzgado que pidiera el Atestado para incorporarlo a las actuaciones.

El procedimiento judicial incluía el reconocimiento del lesionado por el Médico Forense adscrito al Juzgado, quien reconocía a la víctima las veces que fueran necesarias mientras estuviera en tratamiento médico por las lesiones padecidas, y que una vez concluida la fase de curación, emitía un Informe de Sanidad, en el que incluía los días que había tardado en restablecerse, así como las secuelas que le habían quedado, que a veces puntuaba y otras no.

Igualmente, si existían daños materiales a reclamar, se pedía la peritación judicial de los mismos, y se aportaban facturas de gastos derivados del accidente y cualquier otro perjuicio a reclamar.

Una vez finalizada todas las diligencias anteriores, se citaba a las partes a juicio, que en ocasiones no llegaba a celebrarse porque las partes llegaban a un acuerdo. Normalmente la víctima estaba asistida de abogado, quien negociaba los términos del acuerdo con el tramitador o con el abogado de la aseguradora, según los casos.

Si no había sido posible llegar a una solución amistosa, se celebraba el juicio de faltas con asistencia de la víctima y su letrado (opcional, no obligatorio, pero siempre aconsejable), del conductor responsable, y de la aseguradora.

Este tipo de procedimientos eran relativamente sencillos, gratuitos para la víctima, y agilizaban bastante la tramitación de los procedimientos derivados de accidentes de circulación, que se demoraban solo en los casos en los que había mucha saturación de trabajo en los Juzgados, lo que en los últimos años se agudizó con el atasco judicial de muchos de nuestros Tribunales.

 

LOS CAMBIOS INTRODUCIDOS POR LA REFORMA DEL CODIGO PENAL

El 1 de julio de 2015 entró en vigor la reforma del Código Penal aprobada por la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo, por la que se modificaba la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre del Código Penal.

Esta modificación vino a alterar de manera sustancial el modo de tramitar las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de accidentes de circulación.

Y eso es así porque desaparecieron los Juicios de Faltas, que como hemos visto, eran el sistema estándar que se utilizaba para tramitar estos casos. La vía penal quedó reducida únicamente para supuestos muy concretos de siniestros derivados de hechos de la circulación, principalmente a los casos de alcoholemia o drogas y, en general, a los denominados Delitos contra la Seguridad del Tráfico.

¿Cuál fue la consecuencia directa de esta reforma en las víctimas de accidentes de tráfico? Sencillamente, que a partir de la reforma, si querían acudir a la vía judicial para reclamar la indemnización que les pudiera corresponder derivada de un accidente de tráfico, tenían que acudir a la jurisdicción civil, y de hacerlo, ello les iba a suponer un desembolso económico que antes no tenían, puesto que para acudir a la vía civil necesitaban, además de un abogado, un procurador, y un perito médico al que tenían que contratar para que elaborara un informe pericial necesario para demostrar la existencia de lesiones y su valoración (lo que antes realizaba de manera gratuita el médico forense).

Esto provocó que muchos perjudicados se decidieran, en las primeras fases del cambio normativo, a aceptar las ofertas de las aseguradoras, aunque fueran insuficientes, para evitar meterse en más gastos si se metían en un procedimiento civil.

Todos estos cambios vinieron acompañados, 6 meses después, por la reforma del Baremo de Tráfico, lo que vino a establecer nuevos requisitos para tramitar las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico, que más que nunca, requerían de ayuda para las víctimas por parte de abogados especialistas y ajenos a las aseguradoras, que se han beneficiado de manera clara con estos cambios normativos, sobre todo en lo que respecta a siniestros con daños de menor entidad.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

DEMANDA POR ACCIDENTE DE TRAFICO: COMO Y CUANDO

¿Cuál es la situación actual? Después de un tiempo de rodaje desde las reformas mencionadas, muchos perjudicados por accidentes de tráfico acuden, cada vez más, a asesorarse con abogados especializados en accidentes de tráfico, cuyos honorarios están cubiertos en todo o en parte por la cobertura por defensa jurídica que la víctima tiene en su póliza de seguro.

No siempre es necesario interponer una demanda civil contra la compañía de seguros obligada al pago. Es más, cuando el perjudicado acude a un abogado especialista, normalmente se le indica que la primera opción siempre es intentar llegar a un acuerdo amistoso, que evite al perjudicado tanto tiempos de espera como un dinero que le costaría acudir a una demanda civil.

En la mayoría de los casos, el procedimiento civil contra la compañía de seguros obligada al pago se interpone cuando la misma, o bien discute la culpa en el accidente, o su oferta de indemnización al perjudicado está por debajo de lo que realmente le corresponde, o incluso se discuten ambas cosas.

En cualquier caso, y dado el enorme atasco de nuestros Juzgados y Tribunales, el interponer una demanda civil va a suponer una demora importante en el tiempo, ya que estos procedimientos pueden tardar más de un año, como mínimo, en solventarse.

 

¿NECESITO UN ABOGADO PARA INTERPONER DEMANDA POR ACCIDENTE?

Definitivamente SÍ, y no solo para interponer demanda. El perjudicado necesita un abogado especialista a su lado desde el primer momento, para guiarle en la tramitación de su reclamación. Los cambios normativos implican una serie de pasos fundamentales a dar de manera correcta desde el principio, que luego pueden condicionar la gestión de la reclamación a posteriori.

El abogado defiende el interés del cliente, es decir, de la víctima desde el principio, y esta defensa incluye el intentar solucionar el caso de manera satisfactoria con la aseguradora de manera amistosa, y solamente si ello es inviable, planteará al perjudicado la opción de interponer una demanda por el accidente sufrido.

En DEMANDATULESION llevamos muchos años defendiendo como especialistas los derechos de las víctimas de accidentes de circulación. Nuestro equipo de abogados conoce a fondo la normativa y los cambios introducidos, poniéndose a disposición de los perjudicados para dar la mejor asistencia, tanto extrajudicial como judicialmente, no solo a nivel legal, sino también a nivel laboral, asistencial o pericial.

Es un hecho conocido prácticamente por todos los perjudicados con daños materiales o personales derivados de un accidente de circulación, que pueden reclamar la indemnización que les corresponda, en caso de no ser culpables, por esos daños sufridos.

Sin embargo, a la hora de aplicar los criterios normativos a la reclamación, existe mucho desconocimiento por parte de las víctimas. Muchos saben que hay un Baremo de Tráfico en base al cual se valoran las indemnizaciones a percibir. Sin embargo, la complejidad del mismo implica para los perjudicados una dificultad añadida para interpretar la aplicación del mismo a su caso concreto, por lo que siempre van a requerir de ayuda por parte de abogados especialistas que valoren las opciones para reclamar y sobre todo, negocien los derechos del perjudicado frente a la aseguradora obligada al pago.

Una de las cuestiones más difíciles de interpretar son las Tablas incluidas en el nuevo Baremo, que requieren de conocimientos específicos para aplicarlas a cada siniestro en particular.

 

DOCUMENTOS NECESARIOS PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR ACCIDENTE

La carga de la prueba en una reclamación de indemnización derivada de un accidente de tráfico la tiene el perjudicado, que tendrá que demostrar no solo que tiene derecho a percibir esa compensación económica, sino también la cuantía de la misma, para lo que es fundamental contar con toda la documentación que lo acredite.

El problema radica en el desconocimiento por parte de las víctimas en cuanto a los pasos a dar inicialmente, y qué documentos necesitan para reclamar con garantías. Así, si por ejemplo hemos sufrido un accidente con lesiones en el cuello, necesitaremos conocer qué dice el Baremo de Tráfico que vamos a necesitar para demostrar esa lesión, que, por norma, las aseguradoras suelen indemnizar siempre por debajo de lo que corresponde.

Así, si la víctima no sabe que el Baremo de Tráfico indica que debe haber una primera asistencia antes de las 72 horas posteriores al siniestro, que la lesión tiene que estar demostrada con pruebas diagnósticas tales como resonancias magnéticas, o que si su coche tiene daños materiales escasos necesitará una prueba biomecánica para demostrar el nexo causal entre siniestro y lesiones, se encontrará con que, aunque sus daños sean reales y derivados del accidente, la compañía le denegará el pago de la indemnización o la oferta será mínima, porque no reúne los requisitos que establece el Baremo de Tráfico.

La importancia de la documentación necesaria para reclamar la indemnización es esencial, y para saber qué hace falta, la víctima va a necesitar ayuda y consejo legal desde el primer momento.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

COMO APLICAR LAS TABLAS PARA CALCULAR MI INDEMNIZACION

El nuevo Baremo de Tráfico es un compendio de más de 500 páginas, en el que aparecen multitud de Tablas que sirven de aplicación a cada caso concreto, dependiendo del tipo de siniestro, las circunstancias de la víctima, su edad, el tiempo que haya tardado en curar de sus lesiones, o las secuelas o incapacidades que le queden tras el alta médica.

La valoración y aplicación de dichas tablas a cada accidente y víctima en particular no puede realizarse de manera completa hasta que el perjudicado ha finalizado su proceso de curación de las lesiones sufridas, y tiene todos los documentos que acreditan, no solo los daños personales (que incluyen secuelas tanto funcionales como estéticas, incapacidades derivadas de las lesiones sufridas, operaciones médicas, etcétera), sino también otros factores que se recogen en el Baremo y que son susceptibles de indemnizarse, como es el perjuicio patrimonial (daño emergente y lucro cesante), gastos, etcétera.

Asimismo, existen tablas que recogen el modo de valorar la indemnización correspondiente a grandes lesionados, en cuyo caso se tienen en cuenta otra serie de conceptos como pueden ser los gastos sanitarios futuros, la necesidad de ayuda de terceras personas, las prótesis, etcétera. Y en el caso de fallecidos por accidentes de tráfico, el nuevo Baremo establece las indemnizaciones a los beneficiarios del mismo, en función igualmente de unas Tablas que deben aplicarse y valorarse atendiendo a cada caso concreto.

El Baremo 2016 se va actualizando cada año, es decir, en 2017 y 2018 no hay un Baremo nuevo, sino cada año se actualizan las cantidades establecidas con el incremento de las pensiones previsto en los Presupuestos Generales del Estado, actualización que para 2017 y 2018 han sido, respectivamente, de un 0,25%.

 

QUÉ DATOS NECESITO PARA CALCULAR MI INDEMNIZACION

Cuando se sufre un accidente de tráfico, y la víctima acude a un abogado especialista, en función de los daños sufridos inicialmente, se puede obtener una valoración aproximada y provisional de la indemnización a reclamar.

Sin embargo, se trata de datos iniciales que suponen un cálculo muy básico, y que lógicamente va depender de la evolución posterior de los daños de la víctima, lo que puede conducir a que esa valoración, en casi todos los supuestos, cambie según avance la tramitación del caso.

Supongamos que una víctima de un accidente sufre una lesión de hombro, que inicialmente parece que va a curar más o menos rápido con tratamiento rehabilitador, y que sin embargo con el paso del tiempo ha derivado en una operación, y tras el tiempo de curación, el lesionado queda con una limitación de movilidad tal que queda incapacitado parcialmente para su trabajo habitual. Pues bien, esa evolución condiciona la valoración final de las lesiones sufridas, puesto que inicialmente se trataba de una lesión en el hombro, pero finalmente la indemnización tiene que incluir las operaciones que se le han realizado, el tiempo total que ha tardado en curarse, el material de osteosíntesis que se le haya podido poner, entre las secuelas funcionales, además de la limitación de movilidad o el dolor, el perjuicio estético, y por supuesto la incapacidad permanente parcial.

Todos estos conceptos no pueden saberse al valorar inicialmente el caso, porque no sabemos cuál va a ser la evolución del lesionado. Por eso puede hacerse un cálculo provisional, pero será necesario esperar a la estabilización lesional, para realizar ya una valoración completa del caso a la vista de toda la documental de la víctima y de cómo haya ido yendo su evolución.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿NECESITO UN ABOGADO PARA APLICAR LAS TABLAS PARA CALCULAR MI INDEMNIZACION?

Evidentemente, el perjudicado por un accidente de tráfico va a necesitar ayuda para dar todos estos pasos. Y esta ayuda no la ofrece la aseguradora, de hecho, la inmensa mayoría de víctimas de siniestros se quejan de sentirse desinformadas y desasistidas, lo que va a repercutir en su reclamación si no cuentan con ayuda legal.

Los abogados especialistas en accidentes de circulación se ponen a disposición de las víctimas como abogados independientes, ajenos a las compañías de seguros y expertos en valorar cada caso concreto en función de las circunstancias que le rodean y aplicando el baremo de Tráfico para interpretar y cuantificar cada caso en concreto.

Gracias a la cobertura por defensa jurídica, la víctima puede elegir a un abogado de su confianza para que la asesore en todo el proceso con garantías, ya que los honorarios de este son cubiertos en todo o en parte por su aseguradora, en función de la cobertura que tenga en la póliza.

Como abogados especialistas en accidentes de tráfico desde hace años, en DEMANDATULESION insistimos siempre en que antes de dar cualquier paso, la víctima se asesore. Nuestra valoración es siempre gratuita y sin compromiso, y nuestro objetivo, que la víctima esté informada desde el primer momento y acompañada en todo el proceso para garantizar su derecho a ser indemnizada por los daños y perjuicios sufridos.

 

Todos sabemos que un accidente de tráfico es siempre una experiencia traumática para las víctimas. Pero cuando además se trata de un siniestro grave, en el que se ven involucradas varias personas, y hay varios ocupantes en un vehículo, resultando uno o varios de ellos fallecidos, se origina un verdadero drama para los supervivientes y para las familias de aquellos, que a la pérdida de un ser querido tienen que añadir las gestiones y trámites derivados del accidente, con todo lo que ello conlleva.

Por desgracia, el número de víctima mortales en accidentes de circulación ha sufrido un aumento en los últimos años, tras una época de descenso en la siniestralidad. Mucho se habla de estos accidentes en los medios de comunicación, sin embargo, poco se sabe después de todo el drama que hay detrás de estos siniestros, y del sufrimiento de las familias y amigos de los fallecidos.

El equipo de DEMANDA TU LESION ha tramitado varios casos de accidentes con fallecidos, y desde la experiencia podemos afirmar que es muy importante contar con asesoramiento legal, jurídico y técnico, para ayudar a las familias de las víctimas a sobrellevar el duro trance posterior al fallecimiento en accidente de tráfico.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO ¿QUE OCURRE CUANDO MUERE EL CONDUCTOR O UNO DE LOS OCUPANTES DEL VEHÍCULO?

Cuando se produce un accidente donde uno de los ocupantes de un vehículo fallece, la situación para el resto es muy delicada, debido a que, en casi todos los casos, cuando varias personas viajan juntas en un vehículo, existen vínculos afectivos entre ellas que pueden ser familiares (varios miembros de una familia viajan juntos) o de amistad.

Ello hace que la pérdida de uno o varios ocupantes sea mucho más dolorosa y traumática para ellos, y que, en muchas ocasiones, el daño vaya mucho más allá de lo meramente físico, con secuelas psicológicas que en muchas ocasiones son difíciles de superar.

La entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo Baremo de Tráfico, supuso un importante avance para la tramitación de las indemnizaciones a percibir en los casos de fallecidos en accidentes de circulación, mejorándose de manera sustancias las cuantías económicas a percibir por las familias de los fallecidos. Sin embargo, su complejidad requiere de asistencia jurídica por parte de abogados especialistas en fallecimientos, puesto que, en estos casos, las aseguradoras tienden a intervenir de manera rápida, y el desconocimiento de las familias puede provocar el aceptar ofertas que ni de lejos se ajusten a lo que por derecho les corresponde.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿POR QUÉ ES NECESARIO BUSCAR UN ABOGADO ESPECIALISTA PARA RECLAMAR UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO?

El nuevo Baremo de Tráfico dedica a los fallecidos en accidentes de circulación los artículos 61 a 92, recogiéndose como principal novedad el establecimiento de nuevos beneficiarios, especialmente afectados por la pérdida del familiar en el siniestro.

La necesidad de acudir a un abogado especialista en fallecimientos es fundamental para los familiares de las víctimas, pero también para el resto de ocupantes lesionados en un accidente de estas características, que también van a necesitar ayuda para reclamar su indemnización.

Los beneficiarios con derecho a indemnización en el nuevo Baremo incluyen al cónyuge viudo, los ascendientes, los descendientes, los hermanos y los allegados, estos últimos introducidos como importante novedad y que comprenden a personas muy cercanas al fallecido y con vínculos tales como las parejas de hecho o hijos de un cónyuge divorciado que conviven con el padre o madre y la nueva pareja.

El abogado especialista en fallecimientos se va a ocupar de calcular las indemnizaciones derivadas de fallecimiento en base a los tres grupos establecidos en el Baremo de Tráfico, que son el Perjuicio Personal Básico que se contempla en la Tabla 1.A, el Perjuicio Personal Particular, recogido en la Tabla 1.B, y el Perjuicio Patrimonial, que se regula e la Tabla 1.C.

Cada una de estas Tablas debe aplicarse a cada caso concreto, dependiendo de diversos factores que deben ser estudiados y valorados de manera personalizada, para calcular la cuantía indemnizatoria que corresponde en cada caso, atendiendo a edad, situación personal o familiar, circunstancias laborales, grado de dependencia, etcétera.

También la importancia de contar con el abogado especialista en fallecimientos es clave a la hora de determinar las circunstancias del siniestro y la responsabilidad de las partes implicadas en el mismo. Así, no es igual que el o los fallecimientos sean causados por el conductor del coche en el que viajaban las víctimas, que, por culpa de un tercero, o que fallezca un conductor que es culpable, u ocupantes tanto del vehículo responsable como del otro involucrado en el accidente.

En cada caso, las circunstancias varían, y el derecho o no a percibir indemnización también. Por eso es fundamental conocer el Atestado del accidente, las personas implicadas, la responsabilidad de cada uno, y los derechos que asisten a las víctimas, y para ello, no solo va a ser necesario que ese estudio lo haga un abogado especialista, sino que es ocasiones va a ser incluso clave contar con un perito reconstructor de accidentes, si por algún motivo existen dudas sobre la dinámica del mismo, ya que todo ello va a condicionar la reclamación posterior.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA AYUDA PSICOLOGICA CONTEMPLADA EN LA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON FALLECIDOS

Por desgracia, en la mayoría de los accidentes de tráfico donde se producen víctimas mortales, los supervivientes del mismo suelen quedar con importantes secuelas psicológicas derivadas de la situación traumática que han vivido. No podemos olvidar que, en ocasiones, se trata de niños que quedan huérfanos, padres que pierden a sus hijos, abuelos que pierden a sus nietos, y se genera un drama que en la mayoría de las ocasiones va a derivar en situaciones muy difíciles de superar.

En estos casos, la asistencia psicológica se convierte en una necesidad para los supervivientes, que tienen que aprender a encajar la situación, superar el trauma vivido, y seguir delante de la mejor manera posible, lo cual suele requerir tiempo y la asistencia de especialistas en la materia.

Las secuelas psicológicas se contemplan en el Baremo de Tráfico y también deben ser indemnizadas, debiendo para ello contarse con informes específicos de los especialistas que hayan tratado o estén tratando a los perjudicados.

Estos tratamientos son una consecuencia más del accidente, y como tal perjuicio deben ser reclamados no solo como secuela, sino también su coste económico en sí, al tratarse de un perjuicio patrimonial, valorable económicamente y con un nexo causal con el accidente perfectamente definido, y si quien requiere ayuda psicológica son familiares de un fallecido por accidente de tráfico, será necesario valorar cada caso en concreto por el abogado especialista para determinar la procedencia de su reclamación como daño derivado del siniestro.

Por desgracia, en DEMANDATULESION hemos tramitado como especialistas casos de accidentes con fallecimiento, donde nuestro equipo profesional se pone a disposición de las familias para ayudarles en la gestión de todos los trámites necesarios para reclamar las indemnizaciones correspondientes, y cuidando, sobre todo, la parte humana del caso, con un servicio que va más allá de la parte meramente jurídica para centrarse también en todo aquello que necesiten para superar tan duro trance.

 

En un accidente de circulación, pueden sufrirse solamente daños materiales, o, además, sufrir daños personales o lesiones.

Esas lesiones van a estar condicionadas por múltiples factores, como pueden ser el tipo de siniestro, la posición ocupada en el vehículo, los antecedentes médicos de las víctimas, o incluso la edad o la complexión física.

De todos los posibles daños que pueden producirse, las lesiones de la columna vertebral son las más comunes, y en concreto el 80% de las víctimas de accidentes padecen algún daño relacionado con esta parte del cuerpo.

Sin embargo, precisamente por ser una lesión muy común, las compañías de seguros se resisten a pagar indemnización por este concepto, o si lo hacen, la oferta siempre es mínima. Por ello conviene asesorarse con un abogado especialista en estos casos, para que valore el siniestro concreto y ofrezca al perjudicado las pautas necesarias para poder recibir la compensación que corresponda en función de las lesiones sufridas.

 

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO QUE ES UNA CONTRACTURA MUSCULAR

Como hemos visto, las lesiones musculares que se pueden sufrir en un accidente de tráfico pueden variar en cuanto a la gravedad en base a múltiples factores. El tipo de siniestro más habitual que provoca lesiones vertebrales es el alcance trasero, donde en muchas ocasiones la lesión es de mayor entidad al no ser esperada, lo que provoca que la musculatura se encuentre relajada y el daño es, por tanto, mayor.

En ocasiones, se trata de contracturas leves, que duelen inicialmente, y que curan sin dejar secuelas en un periodo entre dos y cuatro semanas, según el caso, y que necesitan de tratamiento de rehabilitación. Pese a su levedad inicial, es muy importante que el perjudicado acuda a urgencias de inmediato para que le hagan un chequeo completo, a fin de valorar la lesión y descartar otro tipo de patologías de mayor gravedad.

Sin embargo, en muchas ocasiones la lesión va más allá, provocando el denominado “esguince cervical”, que va acompañado de esa contractura muscular provocada por el movimiento de hiperflexión e hiperextensión de la zona, y que provoca, además del dolor, mareos, limitación en la movilidad, náuseas, dolor de cabeza, y en ocasiones parestesias o adormecimiento en el brazo o la mano. Se produce, por tanto, un movimiento brusco de aceleración-desaceleración, que provoca daños en los tejidos blandos, músculos y ligamentos.

Lo que debe tenerse en cuenta es que algunas personas se recuperan de estas lesiones con facilidad, recibiendo el tratamiento adecuado. Sin embargo, en otros casos, esta lesión puede llegar a ser muy incapacitante, interviniendo factores como la edad, el sexo, la complexión física, o los antecedentes de lesiones previas en la zona.

Todo ello influye de manera determinante en el proceso de curación del lesionado, de tal manera que no puede generalizarse, como suelen hacer las compañías de seguros, en el sentido de que todos los perjudicados curan rápido y sin secuelas. Es por ello que es muy importante que se pueda demostrar médicamente la entidad y alcance de la lesión en cada caso concreto, para que la indemnización que se perciba por este concepto sea justa y ajustada a la realidad lesional de la víctima.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO LA NECESIDAD DE REHABILITACION Y EL REEMBOLSO DE ESTE GASTO

Un dato importante a tener en cuenta es que, en ocasiones, el dolor y la sintomatología derivada de estas lesiones aparece unas horas después del accidente. Y esto es muy importante, porque para estas patologías, el nuevo Baremo de Tráfico establece una serie de requisitos sin los cuales va a ser muy difícil conseguir que nos indemnicen.

Por ello, y aunque inicialmente no se sienta un dolor fuerte, debe acudirse a urgencias cuanto antes, y en cualquier caso, dentro de las 72 horas posteriores al siniestro, ya que de lo contrario, y aunque luego efectivamente exista ese daño, las aseguradoras van a negarse a pagar alegando la falta de nexo causal entre el accidente y la lesión sufrida.

El tratamiento inicial que suele prescribirse en urgencias incluye analgesia y relajantes musculares, si bien debe tenerse en cuenta que se trata de medios para paliar el dolor, pero que no curan.

Para que esta lesión evolucione favorablemente, es necesario realizar tratamiento rehabilitador, que será más o menos largo en función del tipo de daño sufrido, y que será prescrito por el traumatólogo, tras valorar al paciente, y realizada por fisioterapeutas especializados.

Muchos lesionados tienen dudas sobre si ese tratamiento va a ser sufragado por la aseguradora. La respuesta siempre será que sí, ya que se trata de un perjuicio ocasionado directamente por el siniestro sufrido. La forma de recibirlo varía en función de cada caso. Así, si se trata de un accidente laboral, será la mutua del trabajador quien haga el seguimiento y ponga el tratamiento adecuado. Otras veces el perjudicado acude a una clínica privada, reclamando la factura correspondiente a la compañía de seguros en su momento. Y en muchos casos, la rehabilitación se realiza a través del seguro, en un centro adherido al denominado Convenio Unespa, que agrupa una serie de clínicas que ofrecen tratamiento a las víctimas sin que las mismas tengan que sufragarlo, ya que directamente es asumido por la compañía.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA RECLAMACION DE INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON CONTRACTURA MUSCULAR

Sea de una u otra forma, la necesidad de contar con asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico es clave para que la reclamación se realice con garantías. Y esto es así porque el lesionado desconoce la normativa existente y la necesidad de cumplir una serie de requisitos básicos cuando se producen lesiones leves para poder reclamarlas.

Así, la necesidad de primera asistencia antes de que pasen 72 horas desde el accidente, o de contar con pruebas médicas complementarias tales como resonancias o electromiogramas, que acrediten la existencia de la lesión, la obligatoriedad de demostrar mediante pruebas biomecánicas que hay relación causal entre el accidente y la lesión, cuando los daños materiales en el vehículo son escasos, o la importancia de contar con un buen informe de rehabilitación que demuestre la situación médica final de la víctima después de terminar el tratamiento, incluyendo, si es el caso, la existencia de secuelas para luego poder reclamarlas, son algunos de los puntos básicos que el abogado va a ir indicando al perjudicado para construir el caso desde el primer momento.

En DEMANDATULESION contamos con una amplia experiencia en reclamación de accidentes de tráfico con resultado de esguinces y contracturas musculares, contando con un amplio equipo no solo jurídico, sino también médico, que valora cada caso en particular y que ofrece a la víctima asesoramiento personalizado desde el primer momento, para que la reclamación de indemnización sea adecuada y justa y recoja todos aquellos conceptos a los que la víctima tiene derecho.

 

Cuando sufrimos un accidente de tráfico, en el que tenemos daños personales, la indemnización o compensación económica que podemos reclamar va a depender siempre, en cuanto a ese daño, del tipo de lesión sufrida, y del tiempo que hayamos tardado en restablecernos.

En ocasiones los daños sufrimos nos van a impedir realizar las tareas de nuestra vida diaria, sea trabajar o el desempeño de nuestra profesión habitual, o sea porque a consecuencia de las lesiones estamos un tiempo incapacitados para hacer nuestras ocupaciones habituales.

El nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor en enero de 2016, modifica este concepto y las cuantías a percibir por estar de baja laboral, o incapacitado de alguna manera, a consecuencia del accidente de tráfico sufrido.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CUANTOS DIAS DE BAJA NOS CORRESPONDEN POR UN ACCIDENTE DE TRAFICO?

No todos los casos son iguales a la hora de reclamar por este concepto, por lo que es importante que la víctima que ha sufrido un accidente de tráfico con lesiones consulte cuanto antes con un abogado especialista. Esto es así, porque para poder percibir indemnización por estos daños deberemos acreditarlos documentalmente, y pueden darse casos de bajas laborales largas en el tiempo, de bajas con altas por mejoría y nueva baja por recaída, o de personas que, sin baja laboral en sí, pero con incapacidad para hacer las tareas habituales pueden reclamar de la misma manera que si estuvieran de baja laboral.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la indemnización a percibir por daños personales o lesiones un accidente de tráfico, comprende en primer lugar el tiempo que hemos tardado en curarnos de las mismas, computado desde el momento de sufrir el siniestro hasta que recibimos el alta médica por estabilización de las lesiones. A esto habrá que añadir después la valoración de secuelas o posibles incapacidades que hayamos tenido a consecuencia del siniestro.

Si a consecuencia del accidente causamos baja laboral, se nos indemnizará, en términos generales, desde el día de la baja hasta el alta, sea por mejoría o por curación. En ocasiones recibimos el alta en rehabilitación un día, y el médico nos da el alta unos días después, en este caso lo normal es que la aseguradora pague la baja hasta el día del alta en rehabilitación, y no compute los días posteriores a ese alta, aunque sean con baja acreditada.

Otras veces en el proceso curativo de un lesionado, recibe el alta por mejoría, pero continuando el tratamiento de curación por las lesiones, y al incorporarse al trabajo, se ve obligado a volver a coger la baja por imposibilidad de realizar su trabajo. Aunque se trate de una baja partida, quedando acreditado que todo el proceso deriva del accidente de tráfico, la aseguradora debe pagar todos los días que hayamos estado de baja, sumando las que hayamos tenido. Esto no siempre lo hacen de buen grado, por lo que el lesionado deberá tener un buen asesoramiento de un abogado especialista para que defienda sus lesiones frente a la compañía de seguros.

Debe tenerse en cuenta, por otro lado, que muchos lesionados tienen que coger la baja a consecuencia de los daños sufridos, pero se ven obligados, por circunstancias económicas, laborales, o por miedo a perder sus trabajos, a darse de alta antes de estar preparados para retomar sus ocupaciones profesionales. Es importante que el lesionado tenga en cuenta que debe de curarse bien y con garantías, y procurar no forzar el alta si realmente no se está mejor como para trabajar, porque luego vienen los empeoramientos y la curación puede complicarse.

COMO SE PAGAN LOS DIAS DE BAJA

El nuevo Baremo 2016 divide el proceso curativo de un lesionado en el apartado de lesiones temporales, en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular (que vienen a sustituir los días impeditivos y no impeditivos del antiguo Baremo).

La baja laboral se incardina dentro del perjuicio personal particular, que a su vez se subdivide en perjuicio personal particular moderado, grave o muy grave (que se corresponden con día impeditivo, de baja o de incapacitación, día de hospital, o día de UCI, respectivamente).

La baja laboral se corresponde con el perjuicio personal particular en grado de moderado, entendiendo como tal el periodo en el que el lesionado se encuentra incapacitado para realizar las tareas básicas de su vida diaria, ya sea estando de baja laboral, o por ejemplo inmovilizado o incapacitado para realizar sus ocupaciones habituales.

Cada día de baja laboral del lesionado se indemniza con 52 euros diarios, cantidad que en 2017 se actualizó a 52,13 €/día, y en el presente año 2018 se paga con la actualización a 52,26 €/día.

Debe tenerse en cuenta también que si a consecuencia de estar de baja laboral, un lesionado pierde parte de su nómina, o se le descuenta alguna cantidad a causa de la baja, esa cantidad puede reclamarse como parte de la indemnización al tratarse de un perjuicio directamente relacionado con el accidente. Se considera lucro cesante, incardinado dentro del denominado perjuicio patrimonial, y debe acreditarse documentalmente, siendo lo más fácil hacerlo con un certificado de la empresa donde figure la cantidad descontada.

Lo mismo ocurre con profesionales como los taxistas, que a causa de su baja pierden dinero por no poder desempeñar su profesión, lo que igualmente podrá reclamarse.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

SI SOY ESTUDIANTE SIN BAJA QUE PUEDO RECLAMAR COMO INDEMNIZACION

Dentro del perjuicio personal particular en grado de moderado, se incluyen todas aquellas personas que, sin estar de baja, han estado incapacitadas para realizar las tareas básicas de su vida diaria. Ejemplos de ello serían las amas de casa, los jubilados, o los niños o estudiantes. Todos ellos no tienen baja laboral, pero sí pueden estar incapacitados para hacer su vida normal.

Los estudiantes de cualquier edad que a consecuencia de sus lesiones faltan al colegio o la universidad, pueden reclamar esos días como si hubieran estado de baja. Para ello necesitarán acreditarlo, siendo lo más habitual un Certificado del centro educativo indicando e periodo en el que el estudiante no ha acudido a clase, o incluso no ha podido realizar actividades físicas o deportivas en el entorno escolar. Esos días, por tanto, se pagarán también igual que si el estudiante hubiera estado de baja laboral.

Si a consecuencia del accidente y las lesiones el estudiante pierde un curso, un campeonato, o cualquier actividad que constituye un perjuicio, debe reclamarse indemnización por este concepto como daño patrimonial derivado del siniestro.

Dados los múltiples casos que pueden producirse en un accidente de tráfico con lesiones temporales que impiden a la víctima hacer su vida normal, es muy importante contar con un buen asesoramiento jurídico y técnico por parte de abogados especialistas, porque las aseguradoras tenderán a recortar las indemnizaciones lo más posible. En DEMANDA TU LESION llevamos muchos años defendiendo los derechos de los perjudicados en accidentes, poniendo a su disposición un equipo altamente cualificado que asesorará al perjudicado desde el primer momento.

Los lugares públicos (centros comerciales, restaurantes, tiendas, parques temáticos, teatros, cines, etcétera) tienen una constante afluencia de personas y en ocasiones, puede darse el caso de que alguien sufra un accidente en sus instalaciones.

No todo el mundo sabe que, en estos supuestos, y siempre que se den una serie de requisitos, el perjudicado en este tipo de siniestros puede reclamar una indemnización.

Es fundamental acudir cuanto antes, si se sufre una caída en un establecimiento público, a un abogado especialista en accidentes, a fin de saber si ese supuesto concreto puede reclamarse.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CUANDO RECLAMAR UNA INDEMNIZACION POR CAIDA?

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que no todas las caídas se pueden reclamar.

Cuando el accidente se produce por culpa exclusiva del perjudicado, es decir, se trata de una falta de atención, un despiste, e incluso una negligencia por su parte, no habrá derecho a reclamar indemnización alguna por los daños sufridos, puesto que estos supuestos el único responsable del siniestro es el propio perjudicado. Un ejemplo sería quien se cae por unas escaleras mecánicas por hacer un mal uso de las mismas (saltar, empujarse, etcétera).

Sin embargo, existen situaciones muy cotidianas que ocurren en ocasiones que sí pueden dar lugar a exigir una responsabilidad. Supuestos habituales son caídas o resbalones por líquidos derramados en el suelo, puertas giratorias que funcionan mal, baldosas defectuosas, iluminación deficiente, escaleras mecánicas en mal estado, o productos mal colocados en estanterías que se vencen. Todos estos supuestos dan lugar al derecho de la víctima de un accidente por cualquiera de estos motivos a exigir una indemnización por los daños y perjuicios sufridos, a cargo de la compañía de seguros del establecimiento o local comercial.

Este tipo de reclamaciones suelen gestionarse y solucionarse de manera extrajudicial, cuando existen elementos probatorios suficientes para demostrar la causa del daño y el resultado lesivo, y siempre que el perjudicado cuente con asesoramiento jurídico de un abogado especialista en accidentes por caída que se ocupará de negociar con el seguro.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿QUÉ HACER EN CASO DE SUFRIR UNA CAIDA EN LUGAR PUBLICO?

Hay veces que se producen caídas o pequeños incidentes en lugares y establecimientos comerciales que no van a mayores, y que, dada su levedad, no se reclaman.

Sin embargo, en otras ocasiones el accidente puede ocasionar lesiones graves, siendo las más habituales las fracturas provocadas en resbalones y malas caídas. Cuando en la producción del daño han intervenido elementos externos ajenos al propio perjudicado, como manchas en el suelo o líquidos derramados, existe una responsabilidad del local o establecimiento y por tanto, derecho a reclamar los daños y perjuicios sufridos.

Lo primero que hay que hacer al sufrir una caída de este tipo es demostrar el nexo causal entre el accidente y los daños sufridos, y ello tiene que realizarlo el propio perjudicado, ya que sin elementos probatorios será muy difícil que la reclamación pueda prosperar.

Los principales pasos a dar en estos casos son:

No moverse del lugar y avisar de inmediato a los agentes de la autoridad, para que acudan a levantar un Atestado, y a los servicios de emergencias para que realicen a la víctima una primera asistencia médica. El parte que emita la Policía nos servirá para acreditar la realidad del accidente ante la compañía de seguros del establecimiento, y el primer informe de asistencia de los servicios de emergencias acreditará, en una primera valoración, la existencia de lesiones.

Avisar a los responsables del local o establecimiento y sacar fotografías de la causa que ha originado el accidente. Esto es muy importante porque de inmediato el establecimiento va a borrar o eliminar todo vestigio o huella de lo ocurrido, por lo que antes de ello es conveniente sacar fotografías para acreditar cómo han ocurrido los hechos.

Recopilar datos de testigos presenciales del accidente. Esto es muy fácil teniendo en cuenta que se trata de lugares públicos con gran afluencia de personas, por lo que siempre habrá testigos de la caída. Es muy importante coger los datos personales, DNI y teléfono de los mismos, ya que su declaración será clave para demostrar la veracidad del accidente y el modo de ocurrir el mismo. En caso de que se discuta la culpa por la aseguradora y sea necesario interponer un procedimiento judicial, los testigos podrán declarar y así acreditar el siniestro.

Acudir de inmediato a un Hospital o Centro Médico (si no nos trasladan los servicios de emergencia) para que nos hagan un examen completo de las lesiones sufridas, que deben quedar claramente especificadas en el informe de alta, indicándose la causa que las ha motivado.

-Poner una reclamación en el Centro Comercial lo antes posible, indicando fecha, hora y lugar exacto del accidente, causa que lo motivó, lesiones y daños sufridos, datos de testigos presenciales, fotografías y copia de los informes médicos iniciales. De esta reclamación, el establecimiento dará traslado a su compañía de seguros para aperturar expediente y hacer el seguimiento.

¿QUIÉN PAGA LA INDEMNIZACION POR CAIDA EN LUGAR PUBLICO?

La indemnización por caída en lugar público la abona la compañía de seguros del local o establecimiento donde se ha producido el accidente. Es necesario primero haber dado los pasos anteriores, porque si no somos capaces de demostrar de manera fehaciente cómo ha ocurrido y contar con elementos probatorios, la aseguradora puede declinar responsabilidad o pretender imputar la misma al propio perjudicado.

Cuando se trata de lesiones graves que requieren un largo proceso de curación, la aseguradora normalmente va a realizar seguimiento del mismo.  Es fundamental, en estos casos, que la víctima cuente con asesoramiento legal por abogados especialistas, ya que en su momento habrá que valorar los daños, y ya sabemos que, por norma, las ofertas de las compañías siempre están por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

Una vez la víctima haya recibido el alta por estabilización de sus lesiones, deberá hacerse la reclamación por nuestro abogado, adjuntando toda la documentación que se ha ido pidiendo al perjudicado a lo largo del proceso para realizar una valoración y la correspondiente oferta de indemnización, no solo por las lesiones, sino también por cualquier otro daño o perjuicio sufrido directamente relacionado con el siniestro.

Nuestro abogado nos indicará si es o no correcta, y en su caso, negociará con la compañía de seguros para intentar un acuerdo amistoso que evite un procedimiento judicial.

En caso de que la oferta no sea adecuada, o sea insuficiente, o incluso con las pruebas correspondientes la aseguradora se niegue a pagar, será necesario interponer una demanda judicial civil contra la compañía en defensa de los derechos del perjudicado.

En DEMANDA TU LESION contamos con abogados especialistas en caídas en establecimientos públicos, que han tramitado casos tanto en vía amistosa como en sede judicial, contando además con un amplio equipo de técnicos, peritos médicos y laboralistas que se ponen a disposición de la víctima desde el primer momento.

Cuando sufrimos un accidente de tráfico, podemos reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos siempre que no hayamos sido culpables exclusivos del siniestro.

La cuantía de la indemnización va a depender de múltiples factores, ente los cuales se encuentra la situación en la que nos encontrábamos en el momento de sufrir el siniestro, y otras como el tiempo que hayamos tardado en curarnos, el tipo de lesión sufrida, nuestros antecedentes médicos, la edad, etcétera.

¿PUEDO SOLICITAR INDEMNIZACION SI ESTOY EN EL PARO O NO TRABAJO?

En ocasiones, el accidente de tráfico sufrido es leve, y provoca unas lesiones que no requieren baja laboral, y que curan, muchas veces sin secuelas, recibiendo el tratamiento rehabilitador adecuado.

Pero en muchos otros casos, las lesiones provocan en la víctima una incapacidad para realizar su vida normal, y ello puede implicar su imposibilidad de trabajar, o de realizar las tareas habituales del hogar si se trata por ejemplo de un ama de casa, o de acudir al colegio o el instituto si hablamos de una víctima menor de edad.

Si una persona se encuentra en el paro, o percibe la prestación por desempleo, y sufre un accidente de tráfico, naturalmente podrá reclamar la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

El hecho de estar en el paro no significa que la víctima no pueda reclamar esos días como perjuicio personal particular (es decir, lo que antes se conocían como días impeditivos), porque al igual que un perjudicado que estuviera trabajando, se encuentra incapacitado para realizar su vida normal. Si, por ejemplo, una persona que está en el paro sufre un accidente y estando incapacitado recibe una oferta de trabajo, es muy fácil que no pueda aceptarla, debido a que se encuentra convaleciente de sus lesiones.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

COMO SE INDEMNIZA EL TIEMPO DE INMOVILIZACION

El Baremo divide el periodo de curación de un perjudicado, dentro de las lesiones temporales, en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, que a su vez se subdivide en perjuicio personal particular en grado de moderado, en grado grave y en grado muy grave.

El perjuicio personal básico es el que sufre cualquier víctima de un accidente de tráfico por el mero hecho de haberlo tenido, y suele coincidir con el tiempo que tarda un lesionado en restablecerse, pero que no deja de hacer su vida normal o su trabajo o profesión.

El perjuicio personal particular lo sufren aquellos perjudicados que se encuentran incapacitados de una u otra forma para hacer su vida normal (grado moderado), están hospitalizados a causa de las lesiones (grado grave) o ingresados en UCI o UVI (grado muy grave).

Aquellas víctimas que se encuentren trabajando a fecha del accidente y se vean obligados a causar baja laboral por las lesiones sufridas, serán indemnizados por el tiempo que hayan estado de baja en concepto de perjuicio personal particular en grado de moderado.

Y de la misma manera, si la víctima está en el paro, y a consecuencia de las lesiones está en situación de incapacidad, y con imposibilidad de realizar sus tareas habituales, será igualmente indemnizado por perjuicio personal particular en grado moderado.

Otros casos similares pueden aplicarse a cualquier otra víctima que a causa del accidente tengan que ser inmovilizados o con reposo absoluto o relativo domiciliario, y que no puedan realizar las tareas básicas y habituales de su vida diaria. Por ejemplo, amas de casa que no pueden hacer sus labores, estudiantes que no pueden hacer deporte ni ejercicio físico, o acudir a clase, y jubilados o personas mayores que tengan que estar en situación de reposo. Ejemplos habituales son la inmovilización por ejemplo con una escayola o cabestrillo, una lesión de cadera que requiera reposo absoluto, o la utilización temporal de una silla de ruedas para deambular a causa de una fractura en extremidades interiores.

Por tanto, todas estas situaciones de inmovilización por algún concepto, se consideran a los efectos de indemnización, como si la víctima estuviera de baja laboral, porque lo que se indemniza no es la baja laboral en sí, sino ese tiempo que el lesionado se encuentra incapacitado, de una u otra manera, para realizar las tareas habituales de su día a día.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿COMO SE RECLAMAN ESTAS INDEMNIZACIONES?

Cuando el perjudicado tiene una baja y un alta laboral, ese periodo de incapacidad se computa fácilmente atendiendo a los días que ha estado de baja.

Sin embargo, si no existe la misma, para reclamar la indemnización por perjuicio personal particular en grado de moderado (lo que antes equivalía a los días impeditivos), habrá que acreditarlo, y para ello es fundamental que los informes médicos del lesionado recojan ese periodo concreto en el que se ha considerado que el mismo no estaba capacitado `para realizar su vida normal.

En estos supuestos la ayuda a la víctima de un abogado especialista en accidentes de tráfico es fundamental, porque le mismo va a indicar al perjudicado qué documentación es necesaria para demostrar el tiempo de incapacitación.

Así, si por ejemplo el perjudicado ha estado dos meses inmovilizado con una escayola o cabestrillo, deambulando con muletas o en una silla de ruedas, los informes médicos (traumatólogo que hace el seguimiento, médico de cabecera, rehabilitador) deberán especificarlo, y concretar el periodo de tiempo en el que el lesionado ha estado en esta situación, para computar ese periodo como perjuicio personal particular en grado de moderado.

En el caso de un parado, es importante conseguir una baja por el INEM, ya que en caso de recibir una oferta de trabajo será necesario acreditar esa situación de incapacidad a causa del accidente.

Si se trata, por ejemplo, de un estudiante, será necesario un Certificado del Centro escolar que indique el periodo que el menor no ha acudido a clase o no ha podido hacer actividades deportivas.

En ocasiones ese periodo puede no estar demasiado claro, lo cual es siempre aprovechado por las compañías de seguros para realizar oferta por esos días, pero no computarlos como de incapacidad, sino como días curativos, y así pagar menos indemnización.

De ahí la importancia de que la víctima cuente con ayuda de un abogado especialista en reclamación de indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico. En DEMANDA TU LESION hemos tramitado multitud de casos sin baja laboral, siempre acreditando esa incapacidad del lesionado (de la clase que sea), orientándole sobre la documentación que necesita que servirá para reclamar a la aseguradora responsable esos días como perjuicio personal particular en grado de moderado.

En el mes de enero de 2016 entró en vigor el nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), que ha supuesto un importante cambio en cuanto a la regulación y valoración de los daños a los perjudicados en accidentes de tráfico.

Cuando calculamos una indemnización, debemos tener en cuenta que debe utilizarse el Baremo que se corresponda con la fecha de ocurrencia del siniestro. El nuevo sistema que entró en vigor en enero de 2016 es de aplicación a todos los accidentes ocurridos a partir del 1 de enero de 2016.

¿Qué ha ocurrido en estos dos años y qué cambios se producen en 2018?

NOVEDADES DEL BAREMO DE TRAFICO PARA 2018

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no hay un Baremo nuevo 2018 como tal, ni 2017. Es decir, el Baremo no cambia según pasen los años. Lo que realmente ocurre es que las cantidades contenidas por los distintos conceptos indemnizatorios en el Baremo de Tráfico 2016 (este sí fue un nuevo Baremo), se actualizan cada año de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 49 del mismo, que indica:

Artículo49-Actualizaciones.
“1. A partir del año siguiente a la entrada en vigor de esta Ley, las cuantías y límites indemnizatorios fijados en ella y en sus tablas quedan automáticamente actualizadas con efecto a 1 de enero de cada año en el porcentaje del índice de revalorización de las pensiones previsto en la Ley de Presupuestos Generales del Estado”.

Esto significa que el Baremo 2016, se ha ido actualizando en estos dos años de conformidad con lo dispuesto en este artículo, es decir, teniendo en cuenta el incremento de las pensiones previsto en los Presupuestos Generales del Estado (a diferencia de lo que ocurría antes de la entrada en vigor del Baremo 2016, donde el criterio utilizado para la actualización era el incremento del IPC).

Así, si sufrimos un accidente en el año 2017 pero nuestras lesiones se estabilizan en el año 2018, lo que haremos es aplicar el Baremo 2016 pero con las actualizaciones correspondientes al 2018, en este caso.

De acuerdo lo anterior, para el año 2018, se ha fijado un incremento de las pensiones del 0,25% (es decir, igual que en 2017), y las cantidades establecidas en concepto de lesiones temporales, en concreto perjuicio personal básico y perjuicio personal particular se actualizan quedando de la siguiente forma para el año 2018:

  • Perjuicio personal básico: 30,15 €/día
  • Perjuicio personal particular en grado de moderado: 52,26 €/día
  • Perjuicio personal particular en grado de grave: 75,375 €/día
  • Perjuicio personal particular en grado de muy grave: 100,50 €/día

Como se puede observar, las actualizaciones son mínimas, y ello favorece de manera clara a las compañías de seguros, porque las indemnizaciones se han incrementado muy poco, pero las aseguradoras ingresan por encima del IPC de cada año por el incremento de las primas de los seguros.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

DIFICULTADES PARA INTERPRETAR EL BAREMO

El nuevo Baremo de Tráfico 2016 supuso un cambio importante en el modo de valorar y cuantificar los daños y perjuicios derivados de accidentes de circulación. Se trató de una reforma solicitada desde hacía años por distintos sectores encabezados por las víctimas de accidentes de circulación.

Tras dos años en vigor del nuevo Baremo, sigue habiendo dudas en cuanto a la aplicación de diversos factores y conceptos, que se irán solventando con el tiempo, cuando los Juzgados y Tribunales empiecen a dictar sentencias y comience a crearse jurisprudencia en la materia.

Lo que es fundamental tener en cuenta es que cualquier víctima de un accidente de circulación, desconoce en la mayoría de las ocasiones, el modo de aplicación del Baremo a su caso concreto, y por supuesto la forma de interpretar cada concepto y factor que resulta susceptible de ser indemnizado, y mucho más con la complejidad de las Tablas incluidas en el Baremo, que como es natural, se escapa a la comprensión de cualquier persona que no esté acostumbrada o especializada en este ámbito jurídico.

La consecuencia de ello ha sido que, sobre todo en el primer año de vigencia del nuevo Baremo, las compañías de seguros aprovechaban ese desconocimiento para ofertar cantidades en concepto de indemnización por debajo de lo que realmente correspondía a la víctima. Y muchos perjudicados han percibido indemnizaciones mucho menores por ese desconocimiento de la normativa y su modo de aplicación a su siniestro concreto.

El nuevo Sistema de Valoración de daños contiene, además una serie de requisitos y condicionantes que resultan fundamentales y cuya aplicación es necesaria si queremos que la reclamación de la indemnización prospere. Si la víctima lo desconoce, se puede dar el caso de que, aunque haya resultado, por ejemplo, realmente lesionado en el siniestro, la compañía de seguros obligada al pago se niegue a realizar oferta alguna porque, por ejemplo, la víctima ha tardado más de 72 horas en acudir a urgencias desde la fecha del accidente, o ha tardado más de un mes en recibir tratamiento rehabilitador.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

POR QUE ES NECESARIO QUE LA VÍCTIMA TENGA UN ABOGADO ESPECIALISTA

Es por todo lo que hemos comentado por lo que, si antes de la entrada en vigor del nuevo Baremo 2016, era muy importante contar con el asesoramiento de un abogado especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación, ahora su presencia y su ayuda al perjudicado resulta esencial.

Los abogados que nos dedicamos a este tipo de materia, como en DEMANDA TU LESION, donde llevamos muchos años defendiendo el interés de las víctimas de accidentes de tráfico, hemos tenido que interpretar, actualizar y aumentar la especialización, y adaptarnos a la nueva normativa para así poder seguir ayudando a los perjudicados en su proceso de reclamación.

El nuevo Baremo incluso se ha convertido en una pequeña “trampa” para muchas víctimas de accidentes, en especial para todos los lesionados leves, y sobre todo con lesiones derivadas del famoso “esguince cervical”, donde si antes era difícil reclamar, ahora deben de cumplirse escrupulosamente todos los requisitos indicados en el Baremo para poder reclamar con garantías.

En DEMANDA TU LESION hemos ido adaptándonos a los cambios y como profundos conocedores de las novedades normativas y en base a nuestra experiencia funcionando con el nuevo Baremo desde que entró en vigor en 2016, podemos concluir que el tiempo en la valoración de un siniestro es fundamental, que la víctima tiene derecho a reclamar con garantías y que no se vea perjudicada por su desconocimiento de la Ley, y que hoy más que nunca, va a requerir de los servicios de un abogado especialista en responsabilidad civil para que su reclamación prospere con garantías.

 

En un accidente de tráfico pueden producirse daños materiales y daños personales. No todos los siniestros implican lesiones, si bien hasta los más leves (por ejemplo, los alcances traseros), son susceptibles de producir daños en la columna (cervical, lumbar, o dorsal) que tienen que reclamarse.

Para calcular la indemnización por lesiones en un accidente de tráfico la víctima tiene que estar bien asesorada desde el primer momento, y contar con la ayuda de un abogado especialista en siniestros que oriente al perjudicado y le indique los pasos a dar y la documentación a solicitar para demostrar esas lesiones sufridas y por tanto poder reclamar indemnización por ellas.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CÓMO CALCULAR UNA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE POR LESIONES?

El cálculo de la indemnización a reclamar a la compañía de seguros responsable por las lesiones sufridas en un accidente se realiza en base a los criterios y tablas recogidos en el Baremo de Tráfico que entró en vigor en el año 2016 y que vino a sustituir al anterior sistema, que se había quedado obsoleto, anticuado y no era justo ni proporcional.

Este cambio produjo muchas dudas en cuanto a su aplicación, y su complejidad hace que sea necesaria la intervención de abogados especialistas que conozcan la materia y puedan con garantías defender el derecho del lesionado a percibir la compensación económica que le corresponda en base a lo dispuesto en el Baremo de Tráfico.

No a todas las personas les afecta de igual manera una misma lesión, y en el resultado lesivo van a intervenir factores tales como la edad, el sexo, los antecedentes médicos, la posición ocupada en el vehículo, etcétera. Por tanto, para calcular la indemnización por lesiones no se puede tener en cuenta lo que le haya podido pasar o cómo haya evolucionado otro perjudicado, pues cada persona puede sufrir una lesión con consecuencias en cuanto a tiempo de curación o secuelas que evolucione de manera diferente.

De ahí que cada caso deba valorarse de manera independiente y particular, incluso tratándose de víctimas de un mismo siniestro, cuya evolución será diferente en atención a los factores que intervengan en cada uno de ellos.

PERJUICIO PERSONAL BASICO Y PARTICULAR, Y SECUELAS O INCAPACIDAD

Para calcular la indemnización por lesiones debe tenerse en cuenta, por un lado, el periodo de tiempo que hemos tardado en curarnos, a computar desde el momento de sufrir el accidente hasta que recibimos el alta médica por estabilización lesional, y por el otro, las secuelas o incapacidades derivadas de esas lesiones, que nos hayan quedado tras finalizar nuestro proceso curativo.

El nuevo Baremo de Tráfico 2016 denomina “lesiones temporales” a lo que antes se conocía como periodo de sanidad, estableciendo un nuevo sistema de valoración que divide en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular.

El perjuicio personal básico lo constituye el tiempo de curación de un lesionado, que ha sufrido lesiones, por el mero hecho de haber sido perjudicado en el accidente, y suele corresponderse con el periodo en el que el lesionado se está tratando de los daños sufridos, normalmente con rehabilitación.

El perjuicio personal particular solo lo tienen algunos lesionados, y se divide en tres categorías (moderado, grave o muy grave) que se corresponden con lo que antes se denominaban días de UCI, hospital e impeditivos.

El cálculo de la indemnización se realiza dividiendo el tiempo que el perjudicado ha tardado en restablecerse (computado desde la fecha del accidente hasta recibir el alta médica) en función de lo anterior, es decir, los días que haya podido estar en la UCI (perjuicio personal particular muy grave), o bien ingresado en el hospital (perjuicio personal particular grave), o bien de baja laboral o incapacitado para realizar las tareas básicas de la vida diaria (perjuicio personal particular moderado), y por último el tiempo que se ha estado haciendo rehabilitación para curarse, ya sin estar de baja o incapacitado (perjuicio personal básico).

Una vez calculado el periodo de curación, habrá que añadirle la indemnización por las secuelas derivadas del accidente. Para poderlas reclamar es necesario que las mismas estén acreditadas en los informes médicos.

El cálculo de la indemnización por secuelas se realiza acudiendo a las tablas del Baremo, donde se especifica el tipo de secuela y se valora con una horquilla de puntos, dependiendo de la gravedad. Una vez calculados los puntos por las distintas secuelas, se realiza la suma de todas ellas aplicando la denominada “Fórmula de Balthazar”, y una vez tengamos el total de puntos, se acude a las Tablas del Baremo donde en función de la edad del lesionado se indica la cantidad a percibir por este concepto. Cuantos más puntos de secuela y menos edad, más sube la indemnización.

Asimismo, se indemniza también cualquier incapacidad derivada directamente del accidente, sea parcial, total, absoluta o gran invalidez, para lo que la misma deberá estar documentada médicamente, y realizarse el cálculo según lo establecido en el Baremo de Tráfico.

Además de lo anterior, existen oros conceptos indemnizables en torno a las lesiones, como, por ejemplo, si el perjudicado ha sufrido una o varias operaciones médicas a consecuencia de las lesiones, en cuyo caso podrá reclamar también indemnización por dicho concepto.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

CRITERIOS MEDICOS PARA UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE

A la hora de calcular la indemnización por accidente, debemos tener en cuenta que el Baremo de Tráfico 2016 introdujo, entre otras novedades, el deber de colaboración de la víctima con la aseguradora, que implicaba el hecho de dejarse ver por los servicios médicos de la compañía.

Lógicamente, los criterios de los médicos de las compañías no son objetivos, pues se trata de profesionales que al trabajar para la aseguradora van a tratar de minimizar las lesiones sufridas por la víctima.

Es por ello que el perjudicado necesita estar bien asesorado por un abogado especialista, y contar con un perito médico particular y ajeno a las compañías de seguros para que con un criterio profesional más objetivo e imparcial, elabore una pericial médica que recoja la entidad de las lesiones sufridas, el tiempo de curación y las secuelas que hayan quedado tras el alta médica.

La disparidad en los criterios médicos para valorar las lesiones sufridas por la víctima, y, por tanto, la indemnización que le corresponde, es lo habitual en el proceso de reclamación, y en muchas ocasiones es necesario acudir a un procedimiento judicial en el que cada perito defienda sus motivos y razones médicas para valorar de una u otra forma los daños personales de la víctima.

En DEMANDA TU LESION llevamos muchos años defendiendo el interés de las víctimas de accidentes de circulación, tanto en casos leves como graves, y nuestros abogados y peritos médicos conocen la necesidad de que el perjudicado esté debidamente asesorado para calcular bien su indemnización. Disponemos de una calculadora de indemnizaciones en nuestra web para que el lesionado se haga una idea de por dónde puede ir su reclamación, si bien es orientativa, por lo que sin compromiso ninguno nuestros abogados te informarán y valorarán tu caso.

La mayoría de los conductores saben que en caso de sufrir un accidente de tráfico y no ser culpables exclusivos del mismo, pueden reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Sin embargo, existe un gran desconocimiento sobre lo que incluye esa indemnización, y sobre todo cómo saber si la compensación económica que nos está ofreciendo la compañía de seguros es justa y se corresponde con el perjuicio realmente sufrido.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

COMO RECLAMAR UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO JUSTA

Para reclamar una indemnización por accidente de tráfico justa y acorde con los daños y perjuicios sufridos por la víctima, es muy importante que la misma tenga toda la información necesaria para saber qué pasos hay que dar y qué va a necesitar para demostrar la entidad de esos daños, ya que la carga de la prueba recae en la propia víctima.

Tras la entrada en vigor, en el mes de enero de 2016, del nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), conocido por todos como Baremo de Tráfico, las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de accidentes de circulación se complican para las víctimas, desconocedoras de los nuevos trámites y requisitos impuestos por la normativa.

Este desconocimiento es a menudo utilizado en su favor por las compañías, que juegan con ventaja frente a la víctima. Ello, junto al hecho innegable de que las aseguradoras tienen convenios entre ellas y de que su interés nunca es el del perjudicado, sino el de la propia compañía, ha llevado a que muchas víctimas perciban indemnizaciones muy por debajo de lo que realmente les corresponde. El perjudicado desconoce si lo que le ofrecen es o no justo, y si se le indemniza por todos los daños y perjuicios a los que tiene derecho.

Es por todo ello por lo que para que una víctima de un accidente de tráfico sepa con certeza que la oferta que se le hace por parte de la aseguradora obligada al pago no solo es justa, sino que es completa y por todos los conceptos a los que tiene derecho, debe asesorarse bien, y este asesoramiento debe buscarlo siempre en un despacho de abogados especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación, independiente y ajeno por completo a las compañías de seguros.

Cuando el perjudicado acude a un abogado especialista, lo primero que recibe es información, y una primera valoración de su caso, de las opciones que tiene de reclamar, y de los pasos iniciales que debe dar. La importancia de los primeros días posteriores al siniestro son clave, de ahí que sea fundamental que la víctima no espere para concertar una cita con un abogado, pues si esos primeros pasos no se dan correctamente, es posible que la indemnización sea menor de la que realmente le correspondería, e incluso que no se pudiera reclamar si falta alguno de los requisitos que se recogen en el nuevo Baremo de Tráfico.

Muchas veces nos hemos encontrado en DEMANDA TU LESION con clientes que vienen a vernos al mes del accidente, y en ese tiempo no habían ido al médico, no habían cogido baja laboral pese a estar mal, ni se los había derivado a un centro de rehabilitación. La consecuencia de ello era que no tenían informes médicos de primera asistencia antes de las 72 horas posteriores al siniestro, ni habían comenzado el tratamiento en los 15 días posteriores al accidente, y por ello la aseguradora obligada a pagar denegaba la oferta de pago. Esto es un ejemplo de lo que puede ocurrir si el perjudicado no está debidamente asesorado.

Por todo ello, siempre es fundamental que, si queremos que se nos compense de manera justa por los daños sufridos en un accidente, lo primero que debemos hacer es informarnos, asesorarnos y contar con un abogado especialista que nos acompañe en todo el proceso de reclamación.

COMO PROCEDER PARA QUE LA ASEGURADORA ME PAGUE LO QUE ME CORRESPONDE

Como ya hemos visto, para que la aseguradora abone a la víctima lo que le corresponde, primero hay que contar con la ayuda de un abogado especialista.

Una vez tengamos asesoramiento jurídico, técnico y médico, es el propio perjudicado quien debe procurar recopilar toda la documentación posible que demuestre, por un lado, la culpa o responsabilidad en el accidente del contrario, y por el otro la entidad de los daños sufridos.

La indemnización a percibir se calcula en base a unas Tablas incluidas en el Baremo de Tráfico, donde se recogen todas las partidas y conceptos a los que se tiene derecho, que deben ser interpretados y analizados por el abogado en función del caso concreto. Cada víctima y cada accidente es un mundo, y lo aplicable a uno no debe extrapolarse al otro, puesto que ni siquiera la misma lesión en un siniestro afecta de la misma forma a dos personas distintas. Factores como la edad, las cargas familiares, el estar o no trabajando a fecha del accidente, los antecedentes médicos, el tipo de lesión, si quedan o no secuelas tras la curación del lesionado, y otros muchos, intervienen en el cálculo de la indemnización a reclamar.

Seguir las pautas marcadas por nuestro abogado y recopilar la información y documentación necesaria para probar el daño sufrido, son dos puntos básicos en la gestión de la reclamación de los perjuicios derivados del accidente.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿Y SI NO ESTOY DE ACUERDO CON LA OFERTA DE INDEMNIZACION QUE ME HACEN?

En ocasiones es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía de seguros obligada al pago, sobre todo cuando la víctima cuenta con un abogado particular, que va a negociar de tú a tú con la aseguradora buscando en todo momento que se compense al cliente de manera justa y acorde con el daño sufrido.

Sin embargo, en otras ocasiones la oferta de indemnización que realiza la compañía es baja, insuficiente, o no recoge todos los conceptos por los que el perjudicado tiene derecho a reclamar.

Si la víctima no está de acuerdo con la oferta, la opción es interponer contra la aseguradora un procedimiento judicial, es decir, una demanda civil reclamando la indemnización correspondiente. De ello se ocupará nuestro abogado, quien se ocupa de nuestra defensa y lleva la dirección letrada del pleito.

En ocasiones es posible llegar a un acuerdo una vez interpuesta la demanda, y será la pericia de nuestro abogado y su capacidad de negociar lo que permitirá, en algunos casos, alcanzar una solución amistosa antes del juicio. Si no es posible, el procedimiento judicial se tramitará íntegramente y culminará con la oportuna sentencia.

Desde DEMANDA TU LESION siempre insistimos, como abogados especialistas en accidentes de tráfico desde hace muchos años, en que, en cualquier caso, y sea cual sea el camino para reclamar, por vía extrajudicial o judicial, es la víctima, nuestro cliente, quien siempre tiene la última palabra. No podemos olvidar que el interés el abogado particular va unido al del cliente desde el primer momento, y, por tanto, se pone a su disposición un equipo no solo jurídico, sino también médico y técnico para que la reclamación prospere con garantías.

Una de las preguntas que nos plantean los clientes cuando vienen a vernos a DEMANDATULESION es por qué deben contratar a un abogado particular, en lugar de optar por poner la gestión de su reclamación en manos de su aseguradora.

Casi todo el mundo sabe que cuando se sufre un accidente de tráfico, sea solo con daños materiales o también con daños personales, el asegurado dispone de un plazo de 7 días para dar el parte a su compañía de seguros. A partir de ese momento se inicia el proceso de reclamación en caso de tener derecho a ella y a una compensación económica por los daños sufridos.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

EL ABOGADO DE LA COMPAÑÍA DE SEGUROS

En el momento que el asegurado da el parte a su compañía en el plazo establecido, ésta se apresura a poner a su disposición los servicios de la compañía para gestionar el siniestro y, por tanto, la reclamación de los daños y perjuicios sufridos.

Normalmente, la aseguradora asigna un numero de referencia al siniestro y facilitan al asegurado los datos del tramitador (o en ocasiones, del letrado de la compañía) que se va a hacer cargo del expediente.

Sin embargo, muchos perjudicados se dan cuenta en seguida de la situación de abandono y desamparo que como víctimas tienen por parte de la compañía de seguros. En la mayoría de los casos lo primero que sienten es desinformación, porque nadie les indica qué deben de hacer.

Normalmente se les dice que vayan mandando papeles del accidente, que contactarán con la compañía contraria, y al perjudicado le toca esperar, sin tener en ningún momento idea de los pasos a seguir, sin que le den una solución para la reparación de su vehículo, o sin indicarles a qué médicos deben ir ni qué pruebas tienen que hacerse para demostrar la entidad de las lesiones que han sufrido.

La explicación es bien sencilla: el abogado o tramitador de una compañía de seguros trabaja por y para dicha compañía, y, por tanto, defienden el interés de la misma, y no el de la víctima. Todas las aseguradoras tienen convenios entre ellas, lo que significa que lo que menos interesa es cuanta indemnización tiene derecho a percibir el perjudicado, o cómo va a quedar de sus lesiones después del tratamiento que reciba.

El resultado final de poner el caso en manos de la aseguradora es bien claro, y nuestra experiencia de tantos años nos ha demostrado que las indemnizaciones ofertadas por las compañías siempre están, en mayor o menor medida, por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima.

La víctima de un accidente de tráfico es un número para la aseguradora, un expediente que hay que tramitar y cerrar en el menor tiempo posible, independientemente de cómo se encuentre el perjudicado o de si se le paga o no por todo aquello a lo que tiene derecho a consecuencia del siniestro.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

EL ABOGADO PARTICULAR

Los abogados especialistas en accidentes de tráfico son profesionales expertos en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación. Conocen la normativa que es de aplicación a cada caso concreto, saben los pasos que hay que dar para que la reclamación prospere, y sobre todo, orientan e informan a la víctima desde el primer momento, valorando su caso, indicándole los pasos a seguir y haciendo un seguimiento personal y especifico de la evolución del mismo.

Tras la entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de Reforma del Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), conocido por todos como Baremo de Tráfico, la situación se ha complicado mucho para las víctimas de accidentes por la complejidad de la nueva normativa y la interpretación y aplicación de la misma a casa caso concreto.

Está demostrado que las aseguradoras realizan ofertas motivadas de indemnización por debajo de lo que corresponde a la víctima. Pues bien, el abogado particular, a diferencia del abogado de compañía, sí lucha por defender el interés del perjudicado y que le indemnicen por lo que realmente le corresponde.

Y esto es así, porque en la inmensa mayoría de los casos, los abogados particulares trabajan a porcentaje, es decir, sus honorarios constituyen un porcentaje de la indemnización obtenida para el cliente. Por tanto, en estos supuestos el interés del abogado particular va unido al de la víctima, ya que cuanta mayor sea la indemnización obtenida, mayores serán los honorarios.

Además de lo anterior, cambia completamente la atención que la víctima recibe de un abogado particular, ya que en estos casos cada cliente es único, y se le atiende de manera personalizada y especial. El resultado es que el perjudicado se siente permanentemente acompañado en todo el proceso por su abogado, está informado en todo momento del devenir del caso, y además tiene instrucciones concretas desde el principio para saber lo que debe de hacer o solicitar para que su reclamación prospere hasta el objetivo final de conseguir una compensación justa por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

El abogado particular defiende el interés de su cliente frente a la aseguradora obligada al pago, y negocia de igual a igual, algo que de ninguna manera interesa a las compañías de seguros.

 

¿ABOGADOS GRATIS?  LA DEFENSA JURIDICA

Un concepto que no todo el mundo conoce es la posibilidad, en la mayoría de los casos, de que a la víctima de un accidente le salga gratis en todo o en parte contratar los servicios de un abogado particular para que gestione su reclamación por el accidente sufrido.

Y esto es posible gracias a la cobertura por defensa jurídica que la mayoría de las pólizas de seguro tienen incluida, en virtud de la cual el asegurado dispone de una cantidad, que varía de unas compañías a otras, para cubrir los honorarios del abogado particular que libremente designen para gestionar su caso.

Incluso en los casos de accidentes como los atropellos, o las caídas en un autobús, si la víctima dispone de seguro de hogar, es muy posible que la defensa jurídica incluida en la póliza les cubra los honorarios del abogado particular.

Las ventajas, pues, de contratar los servicios de un abogado externo y ajeno a las compañías de seguros, son obvias y hoy por hoy, que la víctima de un siniestro, grande o pequeño, cuente con el asesoramiento de abogados especialistas que realmente defiendan sus derechos resulta fundamental para el éxito de la reclamación.

Los abogados y el resto del equipo jurídico y técnico de DEMANDA TU LESION llevamos muchos años defendiendo los intereses de los perjudicados en accidentes de circulación. Nuestra mayor satisfacción es la de nuestros clientes, a los que hemos ayudado a tramitar sus casos con profesionalidad, cercanía, y conocimientos.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE EN BICI

Los accidentes de bicicleta se han incrementado en los últimos años, de manera paralela al aumento del uso de este sistema de desplazamiento, sobre todo en las grandes ciudades, donde incluso se han puesto en marcha sistemas de alquiler público de bicis. La bicicleta es un modo de desplazamiento rápido, económico y no contaminante, utilizado actualmente no solo como modo de hacer deporte, sino también por ocio, turismo, e incluso trabajo.

El ciclista, al igual que el peatón, se encuentra especialmente desprotegido en caso de sufrir un accidente, ya que su cuerpo recibe la fuerza del impacto, llegando en muchas ocasiones a salir despedido de la bicicleta, lesionándose.

Es importante, teniendo en cuenta los múltiples factores que pueden intervenir en el desarrollo de un accidente donde interviene una bicicleta, que la víctima reciba desde el momento asesoramiento jurídico, por lo que conviene contactar con un despacho de abogados especializado en accidentes de bici para informarse sobre los pasos a dar para reclamar la indemnización que le corresponda por los daños y perjuicios sufridos.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿QUÉ NORMAS DEBES CONOCER PARA CIRCULAR EN BICI?

Los accidentes de bicicleta se pueden producir de muchas maneras, y en muchos casos son debidos a conductas imprudentes de otros conductores, que provocan el siniestro por falta de atención, por no respetar la distancia de seguridad con las bicicletas, por despistes, por invadir el carril bici, etcétera.

Sin embargo, también los ciclistas es ocasiones infringen las normas de seguridad vial por desconocimiento de las normas más elementales a la hora de circular con ellas.

La Dirección General de Tráfico recoge en un manual las principales normas de circulación para bicicletas, entre las que destacamos las más importantes:

-Antes de comenzar a circular debemos asegurarnos de que no hay cerca otros vehículos o que están a cierta distancia y podemos incorporarnos a la vía sin peligro.

-Si vamos a realizar una maniobra es obligatoria señalizarla extendiendo el brazo a la altura del hombro en horizontal.

-En ciudades debe circularse siempre lo más cerca posible de la parte derecha de la vía.

-El ciclista tiene prioridad de paso sobre los vehículos de motor en las ciudades cuando circulen por el carril bici, pasos o arcenes para ciclistas claramente señalizados, y también si el vehículo va a girar a derecha o izquierda para incorporarse a otra vía y el ciclista está próximo.

-El ciclista debe ceder el paso en los pasos de peatones señalizados o en caso de girar para incorporarse a otra vía y hay peatones cruzando, aunque no exista paso habilitado para ello.

-En un cruce o intersección la preferencia de paso la determina el agente de la autoridad que esté regulando el tráfico, el semáforo, y las señales de circulación verticales (stop o ceda el paso).

-Si el ciclista quiere detenerse debe señalizarlo moviendo el brazo hacia arriba y hacia debajo de manera rápida.

-Para girar a la derecha el ciclista debe situarse lo más cerca posible de dicho lado y avisar con antelación de la maniobra, extendiendo el brazo derecho de manera horizontal y con la palma hacia abajo o bien doblado el izquierdo hacia arriba con la palma extendida.

-Para girar a la izquierda en una vía de sentido único el ciclista debe situarse lo más posible a la izquierda de la calzada, señalizando la maniobra con el brazo izquierdo horizontal y la mano abierta hacia abajo o el brazo derecho hacia arriba con la palma extendida.

-Si el giro a la izquierda es en una vía de doble sentido el ciclista debe arrimarse a la línea central de separación de carriles, sin invadir el sentido contrario de la marcha.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

USO DE AURICULARES Y ACERAS

Los ciclistas tienen prohibido circular con auriculares conectados a reproductores de sonido, y también está prohibido el uso de teléfonos móviles. Ello es perfectamente comprensible si tenemos en cuenta que el ciclista tiene que prestar especial atención a la circulación del resto de los usuarios de la vía, y por tanto poder escuchar sin distraerse, cualquier aviso, claxon, frenazo o circunstancia sobrevenida en el devenir de la marcha que pueda ser fundamental para evitar un accidente de tráfico.

Hay que tener en cuenta que la bicicleta es considerada como un vehículo por el Reglamento General de Circulación, y por tanto el ciclista es un conductor a todos los efectos. Por tanto, si la bici se considera un vehículo, debe respetar las normas de circulación, y obviamente no puede circular por las aceras, (pese a que en algunas localidades hay algunas Ordenanzas Municipales que lo permiten, que están siendo anuladas por resoluciones judiciales), sino por la calzada, preferentemente y si existen, por las zonas habilitadas para ciclistas

En ocasiones en algunas ciudades se ha habilitado en la acera un carril para que circulen las bicicletas, zona que es compartida por peatones y ciclistas. Ello puede ser una fuente de accidentes si ciclistas y peatones no ponen especial cuidado en las mismas.

En caso de que el ciclista tenga por alguna razón que circular por una acera, deberá bajarse de la bici y caminar con ella como peatón, al igual que en los pasos de peatones.

 

CIRCULACION EN GRUPO Y FUERA DE LA CIUDAD

En la circulación en grupo debe tenerse especial cuidado, no solo para evitar accidentes entre los propios ciclistas, sino también con otros vehículos que circulen en ese momento.

Así, en la ciudad y si los ciclistas están circulando en grupo deben hacerlo como mucho en columna de a dos, salvo que haya mucho tráfico o no haya buena visibilidad, en cuyo caso deberemos circular de uno a uno en hilera.

Tienen prioridad los ciclistas sobre los vehículos a motor que van en grupo si el primero ya ha iniciado el cruce o ha entrado en una glorieta.

En vías interurbanas, los ciclistas no pueden circular, en general, por autopistas ni autovías, pero en autovías se permite la circulación por los arcenes si el ciclista tiene más de 14 años, salvo que haya alguna señal que expresamente lo prohíba.

En caso de circular por una vía interurbana, si existe una vía para ciclistas debe circularse por ella, y si no existe, debe circularse siempre por el arcén de la derecha si tiene el ancho suficiente para permitirlo, y de no serlo, solo puede usarse el mínimo posible de la calzada.

Solo está permitido salir del arcén si hay descensos prolongados con curva, salvo en las autovías.

Si vamos a realizar un adelantamiento en una vía interurbana, por ejemplo, a un tractor, debe señalizarse la maniobra y realizarla siempre que no se ponga en peligro a otros usuarios de la vía que circulen en sentido contrario, y siempre que como mínimo pueda dejarse la distancia reglamentaria de metro y medio con el vehículo de la clase que sea que estemos adelantando.

Desde DEMANDA TU LESION siempre hemos abogado por propiciar, con la colaboración de todos, la pacífica convivencia entre peatones, ciclistas y resto de conductores, en aras de mejorar la seguridad del tráfico y con el fin de evitar la siniestralidad con este medio de transporte.

En caso de ser ciclista y sufrir un accidente de tráfico, es muy importante contactar con abogados especialistas en este tipo de siniestros que, como en DEMANDA TU LESION, ponen todos sus conocimientos al servicio de la víctima para ayudarla a tramitar su reclamación por los daños y perjuicios sufridos.

Resulta más frecuente de lo que se puede creer la existencia de accidentes de tráfico en los que se ven involucrados animales, ya sean salvajes o domésticos.

Se trata de situaciones que no son previsibles, y suelen producirse, en la mayoría de los casos, en carreteras convencionales, y en muchos casos, cuando se circula junto a cotos de caza o fincas particulares.

El problema que ha surgido en el tema de los atropellos de animales ha sido el cambio en la legislación vigente, que deja en una situación de completo abandono a los conductores cuando sufren un accidente de tráfico como consecuencia de la irrupción sorpresiva de un animal en la calzada.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

QUE DICE LA LEGISLACION SOBRE EL ATROPELLO DE ANIMALES

Según información de la DGT, al año se producen entre 15.000 y 20.000 accidentes con animales en las carreteras españolas.

La Disposición Adicional Novena de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, fue modificada en el año 2014, desatando la polémica entre los conductores.

La antigua redacción de dicha Disposición Novena indicaba lo siguiente:

En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas será responsable el conductor del vehículo cuando se le pueda imputar incumplimiento de las normas de circulación.

Los daños personales y patrimoniales en estos siniestros, sólo serán exigibles a los titulares de aprovechamientos cinegéticos o, en su defecto, a los propietarios de los terrenos, cuando el accidente sea consecuencia directa de la acción de cazar o de una falta de diligencia en la conservación del terreno acotado.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produce el accidente como consecuencia de su responsabilidad en el estado de conservación de la misma y en su señalización.”

De acuerdo con lo anterior, hasta la reforma operada en 2014 solo se responsabilizaba al conductor si el mismo incumplía alguna de las normas de circulación. En los demás casos podía exigirse responsabilidad a los dueños de los cotos de caza o a la Administración si la presencia de animales no estaba correctamente señalizada.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

ATROPELLO DE ANIMALES SALVAJES

A partir de la reforma operada en el año 2014, la Disposición Adicional Novena se modificó, quedando redactada de la siguiente manera:

Responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas:

«En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquéllas.

No obstante, será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.»

De acuerdo con lo anterior, con el cambio normativo el conductor es responsable en caso de atropello de un animal cinegético, si bien no tiene que asumir el coste del animal, y solo se podrá exigir responsabilidad al titular de un coto de caza o propietario de un terreno si el siniestro ocurre en el plazo de las 24 horas siguientes a la terminación de una cacería o durante la misma, y siempre que se trate de animales de caza mayor, como los ciervos, siendo no obstante el animal que más accidentes causa el jabalí.

La Administración, según dicho artículo, solo será responsable si no ha señalizado correctamente la existencia de animales sueltos o no ha reparado las vallas de cerramiento.

La conclusión a la que se llega tras la nueva redacción dada a la Disposición novena mencionada en 2014 es que, con este cambio, los conductores quedan completamente expuestos y desamparados en caso de sufrir un accidente con un animal, sin poder reclamar indemnización alguna salvo en las dos excepciones expuestas.

Sin embargo, si en el vehículo accidentado viajan otras personas y a consecuencia del siniestro sufren daños personales, podrán reclamar la indemnización correspondiente a la compañía de seguros del coche en el que viajan, al tener la consideración de ocupantes, y al margen de la responsabilidad del conductor, que es el único que no podrá ser indemnizado.

ATROPELLO DE ANIMALES DOMESTICOS

Es también bastante frecuente que se produzcan atropellos de animales domésticos, que en ocasiones pueden estar abandonados o sin dueño e irrumpir de la calzada por sorpresa, causando un accidente si al conductor no le da tiempo a reaccionar ante su presencia.

En caso de accidente con un animal doméstico, lo primero es seguir los mismos pasos que en un siniestro normal, apartando el coche de la carretera y señalizando el accidente.

Es importante avisar a los Agentes de la Autoridad y también a los servicios de emergencias si ha habido heridos. En cuanto al animal, conviene alertar en la llamada a las autoridades del atropello del mismo, para que sean ellos quienes indiquen al conductor lo que se debe hacer. Si no hemos sufrido daños y nos lo indican así, podemos mover al animal e incluso trasladarlo a un centro veterinario.

Conviene también sacar fotografías del lugar y del animal causante del atropello. El Atestado de los agentes es fundamental en caso de haberse sufrido daños materiales y/o personales, ya que, si el animal está identificado, y muchas mascotas o animales domésticos llevan un chip donde figuran sus datos, podrá reclamarse indemnización por los daños y perjuicios sufridos a su dueño.

Lo mismo ocurre en caso de que un animal doméstico se escape e invada la calzada provocando el accidente, puesto que su propietario tendrá que hacerse cargo de la indemnización por daños personales y materiales a terceros.

En DEMANDA TU LESION, como abogados especialistas en accidentes de tráfico, recomendamos siempre que la víctima de un accidente con animales, de la clase que sean, contacte con un despacho de abogados especialista en este tipo de siniestros para asesorarse sobre su caso concreto, pasos a dar y viabilidad de una posible reclamación por los daños y perjuicios sufridos.

La mayoría de las personas saben que, si sufren un accidente de tráfico, de la clase que sea, y no son culpables exclusivos del mismo, pueden reclamar a la compañía de seguros del responsable una indemnización por los daños tanto personales como materiales sufridos en el siniestro.

No obstante, pocos saben si una vez percibida dicha indemnización, tienen alguna obligación con la Agencia Tributaria o pueden deducirse algún gasto derivado de la tramitación del caso, como por ejemplo los honorarios abonados al abogado particular que nos ha llevado el caso.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

COMO SE TRIBUTA UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE

Se trata de una cuestión que en DEMANDA TU LESION nos plantean mucho los clientes, sobre todo cuando se trata de grandes cantidades por accidentes graves, o incluso por familiares de un accidentado fallecido, que son los perceptores de la indemnización correspondiente.

Esta cuestión se recoge en el artículo 7d de la Ley del IRPF 35/2006 de 28 de noviembre, que nos dice que las indemnizaciones que hayan percibido los perjudicados o víctimas de accidentes de tráfico como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales estarán exentas de tributar hasta la cuantía legal o judicialmente establecida.

La razón de que las indemnizaciones derivadas de accidentes de circulación estén exentas tiene que ver con la finalidad resarcitoria de las mismas, es decir, que no se considera que a través de ellas la víctima se haya enriquecido, ni que haya tenido un incremento patrimonial a causa del siniestro, sino que más bien ha sido compensada económicamente por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

QUE DICE LA LEY AL RESPECTO

Hay dos supuestos distintos que pueden diferenciarse, partiendo de lo dispuesto en el artículo 7d de la Ley del IRPF 35/2006 de 28 de noviembre:

-Aquellos supuestos de indemnizaciones que se han conseguido en base a una transacción extrajudicial o un acuerdo amistoso y donde no ha habido actuaciones judiciales: en estos casos la indemnización no tributa si no excede de las cuantías establecidas legalmente en el Baremo de Tráfico, y si excede, solo se tributa por la parte del exceso sobre esos límites establecido en el Baremo, que se considera ganancia patrimonial no derivada de la transmisión de bienes y que se va a integrar en la base imponible general.

-Los supuestos de indemnizaciones que se hayan percibido por los perjudicados como consecuencia de la interposición de un procedimiento judicial (sin que sea necesario que haya tenido que haber sentencia, basta con que haya habido actuaciones judiciales tales como una demanda, un allanamiento o un acuerdo judicial previo a la vista, etcétera): en estos casos las cantidades percibidas no tributan, independientemente de que excedan o no de las cuantías establecidas legalmente en el Baremo de Tráfico, y de la misma forma, tampoco van a tributar en la declaración de la renta.

Ahora bien, se dan casos, sobre todo en los accidentes con grandes lesionados, en los que, en lugar de una indemnización percibida por la víctima de conformidad con alguno de los supuestos anteriores, se acuerda con la compañía de seguros que la misma perciba una renta vitalicia, en cuyo caso esa renta sí va a tributar como rendimientos de trabajo.

Otro supuesto a tener en cuenta es el de los herederos de un fallecido en accidente de circulación, que perciben una indemnización, ya que en estos casos deberán declararla en el Impuesto de Sucesiones porque se va a considerar herencia a todos los efectos.

También debe tenerse en cuenta que la cantidad en concepto de intereses de demora que haya podido percibir la víctima con la indemnización también deben tributar.

Es importante, a efectos de todo lo expuesto, que el perjudicado por el accidente conserve el justificante de haber percibido la indemnización por accidente de tráfico, sea un finiquito, un recibo de indemnización, una sentencia, un acuerdo extrajudicial, etcétera, y que lo comunique a su entidad bancaria para que estén enterados. De este modo si se produce una inspección de Hacienda, el perjudicado podrá justificar las cantidades recibidas en concepto de indemnización.

¿SE PUEDEN DEDUCIR LOS GASTOS PAGADOS AL ABOGADO DE LA RENTA?

Se trata de otra duda que nos plantean nuestros clientes, y la respuesta a la pregunta es que NO pueden deducirse de la renta los honorarios abonados al abogado que nos haya llevado el accidente de tráfico.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

Lo que desde DEMANDA TU LESION recomendamos siempre a la víctima es que se asesore debidamente con un abogado especialista y que plantee todas las dudas que pueda tener al respecto, para no tener problemas con Hacienda o hacer mal las cosas. Nuestro equipo de profesionales está a disposición de las víctimas de accidentes de circulación no solo para tramitarles su reclamación, sino también para solventar cualquier duda que puedan tener sobre la gestión de su siniestro.

Los accidentes de tráfico pueden producirse de múltiples maneras, y producir daños tanto materiales como personales en las víctimas.

Uno de los supuestos más comunes, y donde pueden plantearse muchos problemas, es el accidente en el que se ven involucrados tres o más vehículos, principalmente por las dudas que pueden surgir a la hora de determinar el responsable del accidente, como ahora veremos.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTES CON COLISIONES MULTIPLES

Los accidentes con choque en cadena se denominan también colisiones múltiples. Pueden verse afectados desde tres vehículos hasta muchos, sobre todo en casos de choques en carreteras y autovías.

En algunos supuestos, este tipo de siniestros se producen por un despiste o una falta de atención en la conducción, sin embargo, en muchas otras ocasiones el elemento determinante es no guardar la debida distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, unido a un exceso de velocidad.

Las malas condiciones meteorológicas también influyen en estos accidentes, cuando una lluvia intensa o la niebla nos impiden ver con claridad al resto de los vehículos que circulan por la vía por la mala visibilidad.

Otro elemento que influye en este tipo de siniestros son las retenciones, donde nos vemos obligados a detenernos en algunas ocasiones de manera brusca, lo que provoca que, si el vehículo que circula detrás nuestro no se percata de ello, puede colisionar con nosotros y los que circulan detrás de él chocar de igual manera, produciéndose el accidente en cadena.

Cuantos más vehículos se vean implicados en un choque en cadena, más difícil resulta determinar quién ha sido el responsable, complicándose la situación cuando se producen varios golpes en cadena independientes en el mismo accidente.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

PROBLEMAS PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR COLISION MULTIPLE

Un accidente de tráfico con colisión múltiple o choque en cadena va a requerir siempre que la víctima busque el asesoramiento de un abogado particular especialista en este tipo de siniestros para ayudarle a reclamar la indemnización que le pueda corresponder.

Y esto es así porque para poder reclamar es necesario saber quién es el responsable del accidente, lo que en una colisión donde hay varios vehículos implicados es difícil de determinar. Y en este sentido, no solo pueden poner problemas los otros conductores implicados, sino sobre todo sus aseguradoras, que en un choque en cadena van a tratar siempre de responsabilizar a cualquier otro vehículo antes que al de su asegurado, con el fin de no tener que pagar indemnización alguna.

El punto de partida para reclamar indemnización por accidente con colisión en cadena es determinar quién ha golpeado en primer lugar, puesto que la aseguradora de ese vehículo que colisiona primero será quien deba asumir todos los daños materiales y personales que se produzcan en todos los demás vehículos implicados en el accidente.

Un ejemplo de estos casos es el vehículo A que recibe un golpe por detrás de un vehículo B, y es lanzado a consecuencia de esta colisión hacia delante golpeando al vehículo C. En este supuesto el vehículo B es el responsable del accidente al golpear en primer lugar, y tiene que hacerse cargo de las indemnizaciones de los vehículos A y C.

El problema mayor se plantea cuando hay más de tres vehículos implicados, o varias colisiones simultáneas, pues en estos casos es muy difícil determinar quién ha golpeado en primer lugar. Esto ocurre de manera habitual en una retención de tráfico, donde puede haber varios responsables que han originado varios alcances en cadena.

Para evitar problemas es muy importante en este tipo de accidentes tomar los datos de todos los vehículos implicados y no solo del que nos haya golpeado por detrás, y preguntar a los demás conductores, porque en muchas ocasiones su declaración es vital para desmontar la versión del culpable que quiera eximirse de responsabilidad.

En el caso de que los conductores de los vehículos implicados se avengan a realizar un parte amistoso, conviene hacer tantos partes como vehículos intervinientes haya que nos afecten directamente (por ejemplo, un parte con el coche que nos golpea por detrás y otro con el coche al que hemos golpeado como consecuencia de la colisión anterior), e indicar claramente que se trata de un choque en cadena, recogiendo las matrículas de todos los vehículos y sus aseguradoras, así como los datos personales de los conductores.

También es fundamental avisar en estos casos a la Policía o la Guardia Civil, quienes elaborarán un Atestado recopilando los datos de todos los implicados en el accidente, y normalmente emitirán un juicio crítico sobre el desarrollo del siniestro una vez analicen los vestigios, huellas de frenada, y a los conductores intervinientes. El Atestado es una prueba clarísima que nos ayudará en la reclamación a la compañía de seguros que figure como responsable.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

COMO CALCULAR LA INDEMNIZACION POR COLISION MULTIPLE

Si somos víctimas de un accidente con choque en cadena y no somos culpables exclusivos del mismo, podremos reclamar indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Es importante referirse a los daños materiales, porque estos accidentes pueden provocar daños tanto en la parte trasera como la delantera de nuestro vehículo (al golpearnos por detrás y lanzarnos contra en coche de delante). En estos casos el arreglo de los daños materiales puede tardar hasta que nuestra compañía sepa con certeza quien es culpable del accidente, y en ocasiones nos reparan los daños traseros, pero no los delanteros, por lo que es necesario reclamarlos judicialmente.

En cuanto a los daños personales, tenemos derecho a que nos indemnicen por las lesiones sufridas, lo que incluye, por un lado, el periodo que hayamos tardado en curarnos, dividido en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, según hayamos tenido días de hospital, días de baja laboral o de incapacitación para las tareas esenciales del día a día, o días de curación, hasta el fin del tratamiento rehabilitador.

Cuando el alta médica se produce con secuelas, sean funcionales o estéticas, las mismas deben reclamarse también, y valorarse conforme a las Tablas recogidas por estos conceptos en el Baremo de Tráfico. Si además hemos tenido una incapacidad derivada de esas lesiones y secuelas, se reclama igualmente como indemnización.

En DEMANDA TU LESION hemos tramitado multitud de reclamaciones derivadas de accidentes con choques en cadena, y sabemos los problemas que van a surgir desde el primer momento, por lo que siempre insistimos en que las víctimas estén debidamente asesoradas por abogados especialistas que desde el principio dirijan la reclamación e indiquen al perjudicado los pasos a dar para que perciban la indemnización que les corresponda.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO COMO AUTONOMO

Sufrir un accidente de tráfico es siempre una experiencia traumática para muchas personas, sobre todo cuando los daños personales sufridos son de gravedad.

Para muchas víctimas, el accidente les provoca una serie de perjuicios que van más allá del periodo de curación de sus lesiones, ya que el siniestro les afecta en su vida diaria, ya sea a nivel personal o profesional.

 

ACCIDENTE DE TRAFICO COMO AUTONOMO

Los trabajadores autónomos no están exentos de sufrir un accidente durante su jornada laboral, lo cual les acarrea una serie de problemas importantes, partiendo de la base de que los accidentes de tráfico de los autónomos “in itinere” (es decir, yendo o viniendo del mismo) no tienen la consideración de accidentes de trabajo para este colectivo.

El accidente “in itinere” se considera, sin embargo, como de trabajo para los trabajadores por cuenta ajena, entendiendo como tal el producido en el trayecto de su casa al lugar de trabajo y lo mismo en el caso de la vuelta del trabajo a su domicilio.

Sin embargo, en el caso de los trabajadores autónomos no ocurre igual, y esto es así porque al trabajador autónomo se le considera empresario y trabajador a la vez, y en su caso resulta muy difícil poder concretar lo anterior, teniendo en cuenta que disponen de horarios más flexibles que los trabajadores por cuenta ajena, entran y salen de su negocio y se mueven y desplazan más en el día, por lo que para los autónomos, no se incluye el accidente de tráfico sufrido durante la jornada laboral como accidente de trabajo.   

Muchos trabajadores autónomos que sufren un accidente de tráfico con lesiones, no permanecen de baja el tiempo que necesitarían para recuperarse, por el miedo a no generar ingresos si no trabajan, con las consecuencias negativas que ello supone en su curación.

En el caso de los autónomos, sus ingresos estarán afectados en mayor o menor medida en función de si el siniestro se ha producido en el transcurso de su jornada laboral o ha sido “in itinere”, y lo mismo va a afectar en cuanto al cálculo del lucro cesante que le correspondería en función del momento en el que haya sufrido el accidente de tráfico.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

RECLAMAR INDEMNIZACION POR LESIONES COMO AUTONOMO

Si el trabajador autónomo ha sufrido daños personales en el accidente y no es culpable exclusivo del mismo, podrá reclamar la indemnización que le corresponda por las mismas, atendiendo a lo dispuesto en el Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), conocido por todos como Baremo de Tráfico.

Para su cálculo, será necesario que la víctima cuente con la ayuda de un abogado especialista en accidentes, dada la complejidad del Baremo y los factores que influyen en la valoración y determinación de las cantidades económicas a las que se tiene derecho por los daños sufridos.

En este sentido, es necesario que el lesionado haya finalizado su proceso curativo para poder calcular la indemnización. Así, se computa por un lado el perjuicio personal básico (tiempo de curación y en tratamiento del lesionado que no le impide realizar su trabajo o sus actividades de la vida diaria), y el perjuicio personal particular (que se valora atendiendo a los días que el lesionado haya estado hospitalizado, o de baja laboral, o incapacitado para hacer las tareas básicas de su día a día). La cuantía por día se determina, dependiendo de lo anterior, en función del número de días y de si han sido de baja, de curación, de hospital, etcétera.

Por otro lado, el autónomo podrá reclamar indemnización por las secuelas, tanto funcionales como estéticas, que le hayan podido quedar después de finalizar el tratamiento médico y en el momento en que sea dado de alta por su médico, siempre y cuando esas secuelas se encuentren claramente recogidas en los informes emitidos por el traumatólogo y demás especialistas.

Igualmente, si de las lesiones y secuelas deriva una incapacidad del tipo que sea (parcial, total, absoluta o gran invalidez), la misma debe también reclamarse y se pagará por la aseguradora la indemnización que corresponda tomando como base las cantidades especificadas en el Baremo de Tráfico por estos conceptos.

Para que la reclamación de indemnización por lesiones prospere, será necesario disponer de toda la documentación médica que lo demuestre, para lo que la víctima va a necesitar el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

RECLAMAR EL LUCRO CESANTE COMO AUTONOMO

El lucro cesante es un concepto a reclamar por los autónomos que en el nuevo Baremo de Tráfico se incluye, junto con el daño emergente, en lo que se denomina “perjuicio patrimonial”, y que se refiere a aquellas cantidades que el trabajador autónomo no haya recibido por causa del accidente de tráfico sufrido, o lo que es lo mismo, la pérdida o disminución de dichos ingresos netos.

Se trata de un concepto que las aseguradoras obligadas a indemnizar suelen discutir, por lo que el trabajador autónomo debe de recopilar cuanta documentación pueda que acredite esa pérdida de ingresos.

Lo habitual para calcular de la manera más concreta posible el lucro cesante, es partir de los ingresos del trabajador del año anterior en el mismo periodo de tiempo, o la media de los ingresos que haya obtenido en los tres últimos años. De esta forma se calculan los ingresos/día del trabajador para reclamar el lucro cesante, debiendo tener en cuenta que habrá que deducir aquellas cantidades que esté percibiendo por el mismo concepto el trabajador como prestaciones de carácter público.

Si ya de por sí es importante que la víctima de un accidente de tráfico esté informada y asesorada por un abogado, en el caso de los trabajadores autónomos es muy importante, puesto cuando se trata de accidentes graves con lesiones importantes y donde hay cantidades altas para reclamar en concepto de lucro cesante, la compañía de seguros obligada al pago va a poner siempre problemas para pagar este concepto.

En DEMANDA TU LESION, contamos con abogados especialistas en accidentes de tráfico de trabajadores autónomos, con un equipo especializado de profesionales que ayudan a las víctimas a reclamar su indemnización por todos los conceptos a los que tienen derecho, incluyendo el lucro cesante tan discutido por las compañías de seguros.

Los accidentes de coche son los más habituales, y en la dinámica de los mismos intervienen muchos factores que de una u otra forma condicionan la reclamación de una indemnización por los daños sufridos.

En muchas ocasiones las víctimas no cuentan con el asesoramiento adecuado, y desconocen los pasos a seguir y los documentos que necesitan para garantizar el éxito de la reclamación.

La ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico resulta fundamental para tramitar el caso, teniendo en cuenta además que en la mayoría de los supuestos la víctima va a contar con la cobertura por defensa jurídica que tiene incluida en su póliza que le va a cubrir en todo o en parte los honorarios del abogado particular que libremente designe.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿CUBRE EL SEGURO EL ACCIDENTE CUANDO EL CONDUCTOR NO ES EL ASEGURADO?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que para poder conducir es necesario contar con el oportuno permiso o carné de conducir. El hecho de circular sin estar en posesión del mismo acarrea consecuencias penales para el infractor, al considerarse delito en nuestro Código Penal.

En una póliza de seguro nos podemos encontrar con varias figuras: el propietario del vehículo en cuestión, el asegurado, y el tomador de la póliza, y no siempre tienen que coincidir todos ellos en la misma persona.

El conductor, a efectos de la póliza de seguro, será la persona que está habilitada por el propietario del vehículo asegurado o por el asegurado para utilizarlo.

Es importante que la compañía de seguros tenga constancia de quien conduce el vehículo de manera habitual, que suelen ser el conductor principal y el conductor ocasional, y estarán cubiertos por la póliza de seguro si la compañía tiene dicha constancia, por lo que deben estar incluidos en la misma.

No obstante lo anterior, hay que tener en cuenta que no solamente estarán cubiertos en caso de siniestro los conductores declarados en la póliza, y que en este sentido cada aseguradora establece su propio criterio, que está en función de la antigüedad del carné y la edad del conductor. Por ejemplo, hay aseguradoras que establecen un mínimo de 25 años y le añaden X años de carnet de conducir, y otras elevan esa edad a los 27 o 28 años, por tanto, depende de los requisitos que haya establecido cada compañía en su póliza de seguro.

Por ello, antes de coger un coche, es conveniente revisar las condiciones particulares de la póliza para saber si quien va a conducir estará o no cubierto en caso de sufrir un accidente de tráfico.

QUÉ HACER SI TENGO UN ACCIDENTE EN UN COCHE QUE NO ES MIO

Este punto es importante y conviene saber lo que hacer porque en muchas ocasiones hay personas que dejan su coche en manos de otros conductores con demasiada ligereza y sin pensar en lo que podría pasar en caso de que ocurriera un accidente de tráfico.

En principio, si el conductor es mayor de edad y dispone de carnet de conducir no habría problema. En cuanto a la edad, en términos generales los menores de 26 años deben estar incluidos en la póliza, lo que es importante sobre todo en el caso de padres que dejan a sus hijos conducir su vehículo, pero no los incluyen en la póliza porque quieren ahorrarse el sobrecoste que supone, lo cual es un error grave que puede tener consecuencias muy negativas si el hijo tiene un accidente con el coche del padre.

Por tanto, si dejo mi coche a una persona mayor de 26 años y con carné de conducir, y la misma sufre un accidente, en principio y en términos generales los pasos a dar son los mismos que en cualquier otro siniestro y estará cubierto por la póliza, si bien siempre es aconsejable antes de prestar el coche, revisar las condiciones particulares de la póliza para que luego no haya problemas.

Ahora bien, si el conductor al que le he prestado el coche sufre un accidente y da positivo en alcoholemia o drogas, no estará cubierto por la póliza por las cláusulas de exclusión de responsabilidad que casi todas las pólizas de seguro incluyen para estos supuestos, y si en el accidente provoca daños a terceros, la aseguradora tendrá la facultad de repetición contra el conductor culpable reclamándole las indemnizaciones que haya tenido que pagar a los perjudicados y que dicho conductor tendrá que abonar con su propio patrimonio.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

INDEMNIZACION A RECLAMAR EN ESTOS CASOS

Si no hemos sido culpables exclusivos del accidente sufrido con un coche que no es nuestro, y en el mismo se producen daños materiales y personales, los daños materiales no podrá reclamarlos la víctima, puesto que no es propietaria del vehículo que conducía, y esta reclamación deberá hacerla el dueño del coche. Para ello, deberán peritarse dichos daños y es propietario podrá gestionar el arreglo de los mismos a través de su seguro o contratando un abogado particular especialista en reclamaciones derivadas de accidentes de tráfico.

En cuanto a las lesiones, podrá reclamarlas el perjudicado independientemente de que el vehículo no fuera suyo, y siempre que no haya tenido la culpa en el accidente. La reclamación se dirige a la compañía de seguros del vehículo culpable, para lo que será fundamental que el perjudicado contrate los servicios de un abogado externo, particular y ajeno a las aseguradoras, que defienda sus derechos frente a la compañía obligada al pago de la indemnización.

Dentro de estas lesiones se incluirá, por un lado, el tiempo que el lesionado haya tardado en curarse, desde el accidente hasta que el traumatólogo le dé el alta médica, y que se dividirá, según el Baremo de Tráfico, en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, dependiendo de si la víctima ha tenido días de hospital, días de baja laboral o de incapacitación para las tareas básicas de la vida diaria, y días de curación.

Todo ello tiene que estar perfectamente documentado en los informes médicos, empezando por el de urgencias inicial, que nunca puede ser posterior a las 72 horas desde el siniestro, los de evolución, las pruebas diagnósticas pertinentes tales como resonancias o ecografías, y el informe final de rehabilitación.

Además, la indemnización también incluye las posibles secuelas permanentes que hayan quedado a la víctima después de su periodo de curación, y cualquier tipo de incapacidad derivada directamente de las lesiones sufridas.

Dada la complejidad para quienes no conocen la normativa y los requisitos que se exigen ahora para garantizar la viabilidad de una reclamación de indemnización derivada de un accidente de tráfico, desde DEMANDA TU LESION y como abogados especialistas en siniestros, siempre insistimos en que la víctima se asesore cuanto antes, buscando un abogado de confianza experto en la materia, que defienda sus derechos y reclame con garantías la indemnización que le corresponda.

EL SEGURO OBLIGATORIO DE VIAJEROS O SOV

Cualquier usuario de un medio de transporte público (metro, autobús, tren) está expuesto a sufrir un accidente. Sin embargo, existe bastante desinformación por parte de los usuarios de los derechos que les asisten en caso de resultar con daños personales y/o materiales en un accidente viajando en cualquiera de estos medios de trasporte público.

 

LOS ACCIDENTES EN TRANSPORTE PUBLICO

Los accidentes más comunes en un medio de transporte público son los de autobús, siendo éste un medio utilizado por millones de usuarios, y tanto en transporte urbano como interurbano.

Lo primero que hay que tener en cuenta en este tipo de siniestros es que el pasajero de un medio de transporte público, tiene la consideración de ocupante, y los ocupantes cobran indemnización siempre, independientemente de quien haya tenido la culpa en el accidente de tráfico.

Para ello, no obstante, es necesario seguir unos pasos a la hora de reclamar, y buscar siempre el asesoramiento de un abogado especialista en este tipo de siniestros, ya que las aseguradoras siempre van a buscar indemnizar lo menos posible o incluso imputar la responsabilidad al pasajero, en casos sobre todo de caídas en el interior del autobús.

Es necesario conservar el billete o título de transporte utilizado en el trayecto el día del accidente, y no moverse del autobús hasta que lleguen los servicios de emergencia y la Policía o Guardia Civil a levantar un Atestado o Parte de accidente, que nos servirá para demostrar no solo cómo ha ocurrido el siniestro, sino también las partes implicadas, las personas que han resultado lesionadas, y los posibles testigos del siniestro que en caso de duda puedan con su versión aclarar la dinámica del accidente.

También es importante, si el accidente se ha producido por culpa del conductor del autobús, interponer una reclamación en la empresa de autobuses, pues todos los conductores tienen obligación de emitir un parte con cualquier incidencia que se haya producido durante el trayecto.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

INDEMNIZACION CON CARGO AL SOV Y DIFERENCIA CON EL SOA

Todos los viajeros de un medio de transporte público disponen, solo por el hecho de serlo, e incluido en su billete, de la cobertura del denominado Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV, que ofrece cobertura por aquellos daños que se puedan sufrir en un accidente mientras viajamos en el autobús, o mientras subimos o bajamos del mismo, incluyendo la asistencia sanitaria.

Este seguro no es excluyente con el Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria o Seguro Obligatorio del Automóvil (SOA), que en este caso cubre las indemnizaciones por accidentes producidos por culpa del conductor del mismo o de un tercero. Y que no sean excluyentes implica que hay casos en los que podremos percibir dos indemnizaciones, una con cargo al SOV y otra con cargo al SOA, por el mismo siniestro, dependiendo de quién ha sido responsable del accidente.

Los distintos supuestos de accidente que pueden darse son:

-Accidente que se produce por una caída casual o fortuita de un pasajero, sin intervención de nadie más e imputable solo al propio viajero: en estos casos no podrá reclamar indemnización alguna con cargo al SOA, pero sí podrá recibir asistencia sanitaria e indemnización conforme al SOV. La excepción a este caso es para supuestos en los que el pasajero sufre el accidente por viajar bajo los efectos del alcohol o las drogas o por su conducta negligente o dolosa.

-Accidente que se produce por culpa exclusiva del conductor del autobús (por ejemplo, un acelerón o un frenazo violento y negligente que provoca la caída de uno o varios pasajeros en el interior del autobús), en cuyo caso se puede reclamar la indemnización correspondiente con cargo al SOA a la compañía de seguros del autobús, y además la que corresponda con cargo al SOV por ser ocupante del mismo.

-Accidente que se produce por culpa exclusiva de un tercero (otro vehículo que por ejemplo colisiona con el autobús por saltarse un Ceda el Paso o un STO^P), en cuyo caso los pasajeros lesionados reclamarán la indemnización por lesiones y daños a la aseguradora de ese otro vehículo interviniente (SOA), y además la que le corresponda conforme al SOV.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

COMO SE RECLAMA INDEMNIZACION CONFORME AL SOV

Teniendo en cuenta las distintas variantes que pueden producirse en un accidente de autobús, es conveniente que la víctima esté bien asesorada, por lo que debe contactar cuanto antes con un despacho de abogados especialista en este tipo de siniestros.

El viajero debe conservar el billete de transporte y poner los hechos en conocimiento del conductor del autobús, así como formular una reclamación en la empresa de autobuses o solicitarlo al conductor.

El SOV cubrirá, en caso de accidente, los gastos sanitarios, y los de hospitalización, asistencia y rehabilitación. Para reclamar por las lesiones sufridas, se acude a un Baremo especifico contenido en el anexo al Real Decreto 1575/1989, que se encuentra muy desfasado y las indemnizaciones se han quedado muy obsoletas con el paso del tiempo.

A diferencia del Baremo de Tráfico 2016 (donde se indemniza por lesiones el periodo de curación, más las secuelas o incapacidades que hayan podido quedar a la víctima conforme a unas Tablas de Valoración), en este caso, el Baremo de Indemnizaciones del Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV) realiza un pago único por las lesiones sufridas, divididas en 14 categorías, cada una de ellas agrupa una serie de lesiones concretas, y ofrece un pago único por ellas.

Así, por ejemplo, si hemos sufrido una tetraplejia a consecuencia del accidente, la indemnización será de 42.070,85 €, al incluirse esta lesión en la 1ª Categoría. Y si en cambio hemos sufrido una fractura de fémur en el accidente, nos indemnizarán por el SOV con 1.202,02 euros, al incluirse esta lesión en la 14ª categoría.

Desde DEMANDA TU LESION recomendamos acudir siempre a un abogado especialista en accidentes de autobús para reclamar la indemnización que corresponda a la víctima, tanto por daños personales como por los daños materiales en objetos o cosas del lesionado que se hayan estropeado a cusa del siniestro. Nuestros abogados ofrecen cobertura legal, técnica y médica desde el primer momento para garantizar la viabilidad de la reclamación.

 

 

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO Y JUICIO CIVIL

Cuando se sufre un accidente de tráfico que produce daños materiales y daños personales, las víctimas o perjudicados tienen derecho a reclamar, siempre que no hayan sido culpables exclusivos del mismo, la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

El modo de reclamar esa indemnización varía, ya que en ocasiones es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía de seguros obligada al pago, pero en otros casos es inviable la transacción extrajudicial, y es necesario acudir a un procedimiento civil para reclamar a la aseguradora.

 

DE LOS JUICIOS DE FALTAS AL JUICIO CIVIL

En el verano de 2015, entró en vigor la reforma del Código Penal, que supuso un cambio importante en la tramitación judicial de los accidentes de tráfico.

Antes de la reforma, la mayoría de los siniestros se tramitaban como Juicios de Faltas, que comenzaban con una denuncia del perjudicado contra el conductor responsable y contra su compañía de seguros, que se turnaba al Juzgado de Instrucción de la localidad donde había ocurrido el accidente. El lesionado era reconocido por el médico forense del Juzgado, quien emitía un Informe de Sanidad que se traducía en la cuantía de la indemnización, se tasaban los daños materiales y se hacía la reclamación a la aseguradora. En muchas ocasiones el proceso era relativamente rápido y se cerraban muchos casos por acuerdo antes del juicio de faltas.

Tras la reforma del Código Penal los Juicios de Faltas desaparecen y son muy pocos los supuestos de accidentes de tráfico que se tramitan aun por vía penal, por ejemplo, los accidentes donde hay alcoholemias, puesto que además de la responsabilidad civil, en estos supuestos existe un reproche penal que debe ser castigado.

El panorama dejado por la reforma perjudica de manera inequívoca al lesionado en un accidente, porque ahora la vía judicial que queda abierta para reclamar cuando no es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía de seguros es la civil, y ello supone que la víctima va a tener unos gastos adicionales a cubrir (abogado, procurador y perito médico como mínimo) para poder ejercer su derecho a percibir una indemnización justa por los daños sufridos.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

CUANDO ES NECESARIO ACUDIR A UN JUICIO CIVIL PARA RECLAMAR INDEMNIZACION

Como ya hemos visto, en ocasiones es posible llegar a una solución extrajudicial con la compañía de seguros obligada al pago, lo que siempre debe hacerse con la intermediación de un abogado especialista en accidentes de tráfico.

Esto es así porque, como en DEMANDA TU LESION sabemos desde hace años que nos dedicamos a esto, las compañías de seguros tienen convenios entre ellas y su objetivo y fin es defender el interés de la compañía, nunca de la víctima. Ello se traduce en ofertas de indemnización muy por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

Normalmente el abogado de tráfico intentará siempre el acuerdo extrajudicial, que ahorra tiempo y dinero al cliente. Para ello una vez que la víctima está estabilizada de sus lesiones y se dispone de toda la documentación acreditativa de los daños sufridos, se hace un requerimiento a la compañía, que tiene hasta tres meses para realizar lo que se denomina una oferta motivada de indemnización.

Estas ofertas siempre son insuficientes, por lo que el abogado va a iniciar una etapa de negociación para subir la oferta, que en ocasiones puede culminar con un acuerdo amistoso que pone fin a la reclamación.

Sin embargo, en otras muchas ocasiones, y en especial tras la entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo Baremo de Tráfico, la aseguradora responsable se niega a subir la oferta, o bien la misma no recoge todos los conceptos indemnizables en el caso concreto, motivo por el cual es necesario interponer una demanda civil en los Juzgados contra la aseguradora.

Como es natural, este procedimiento requiere la asistencia obligada de un abogado que debe ser especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación, con amplios conocimientos de la normativa aplicable y que conozca el modo de actuar de las aseguradoras.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

COMO SE TRAMITA UN JUICIO CIVIL

El juicio civil comienza con la interposición de una demanda civil contra la compañía de seguros, a la que deben adjuntarse todos los documentos acreditativos de las pretensiones que se ejercen.

El trabajo del abogado especialista en accidentes de tráfico resulta fundamental para recopilar toda esa documentación, porque la carga de la prueba la tiene el demandante, es decir, la víctima.

Un documento fundamental es una pericial médica, ya que un perito experto en valoración del daño corporal será quien valore las lesiones y secuelas de la víctima, y las defienda en juicio frente al perito de la compañía de seguros, que siempre tirará a minimizar tanto las lesiones como las secuelas.

Una vez interpuesta la demanda, se dará traslado a la compañía de seguros para que conteste en un plazo de 20 días, y una vez recibida la contestación, el Juez cita a ambas partes a una audiencia previa, en la que demandante y demandado se ratifican en sus escritos de demanda y contestación, respectivamente, y proponen la prueba que consideren oportuna de cara al juicio.

Dicha prueba versará sobre todo aquello que queremos probar, por ejemplo, se cita a los peritos a ratificarse en sus informes periciales, a posibles testigos del accidente si hay dudas sobre la culpabilidad, a peritos reconstructores de accidentes si se discute la dinámica del mismo, o a los agentes de la autoridad que levantaron el Atestado si el mismo no está claro o ha sido impugnado por alguna de las partes.

El Juez valora y en su caso, admite o inadmite la prueba propuesta y cita a las partes para celebración del juicio. En ocasiones, la víctima es citada a declarar, o se puede citar también al conductor causante del accidente. Todo ello forma parte de la estrategia de las partes de cara al juicio.

Es importante destacar que desde el momento que se interpone la demanda hasta el día del juicio, es posible llegar a un acuerdo con la compañía de seguros que ponga fin al proceso, para lo que nuestro abogado intentará negociar en todo momento con intención de acortar plazos y cerrar el caso antes en interés del cliente. La última palabra siempre la tiene la víctima, que es quien, en definitiva, con el apoyo y asesoramiento adecuado, tiene que aceptar la oferta final de indemnización.

Si no es posible el acuerdo se celebrará el juicio, practicándose toda la prueba aceptada por el Juez, quedando los Autos vistos para sentencia. El gran problema que tenemos en la justicia española es el enorme atasco de nuestros Juzgados y Tribunales, lo que implica que estos procedimientos se alargan mucho en el tiempo y muchas veces no se obtiene sentencia antes del año y medio desde la interposición de la demanda, como mínimo.

La sentencia puede ser apelada por cualquiera de las partes, lo que conlleva mínimo otros 5 o 6 meses de espera, y si no es así, una vez que es firme podrá ser ejecutada para que la víctima cobre su indemnización.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en reclamaciones civiles contra las aseguradoras con un altísimo porcentaje de éxito, y nuestro interés siempre va unido al del cliente, por lo que nuestros abogados tratan siempre de agilizar el proceso velando para que la víctima perciba la indemnización que por derecho le corresponde.

 

La indemnizacion por accidente implica un proceso que comienza en el mismo momento del siniestro, y cuyos primeros pasos a dar van a condicionar la viabilidad y resultado de la reclamación.

En un accidente de tráfico intervienen multitud de factores, y no hay dos accidentes iguales, de la misma forma que no afecta la misma lesión de la misma manera a todas las víctimas, motivo por el cual no debe generalizarse y es muy importante que cada perjudicado cuente con asesoramiento especializado de abogados independientes expertos en accidentes de tráfico que defiendan sus derechos frente a la compañía de seguros.

¿PUEDE LA ASEGURADORA NO CUBRIRME TRAS UN ACCIDENTE?

Las pólizas de seguro contienen una serie de cláusulas o condiciones particulares, entre las que se encuentran aquellos casos en los que no cubren determinados supuestos de siniestros.

En aquellos supuestos en los que somos culpables exclusivos del accidente, debemos tener en cuenta que, en cuanto a la responsabilidad civil, no podremos reclamar indemnización alguna con cargo al denominado Seguro Obligatorio. Algunas pólizas ofrecen el seguro de responsabilidad voluntario, que viene a ampliar el anterior, y que es recomendable tener y que puede o no contratarse, si bien recomendamos contar con ello sobre todo para casos de accidentes graves.

Otra cobertura voluntaria para casos específicos en caso de accidente es el denominado seguro del conductor, que, aunque suponga un incremento de la póliza, es importante tener, ya que va a cubrir al conductor culpable de un siniestro que haya resultado lesionado, y que cubrirá también la asistencia médica del conductor y los ocupantes, salvo excepciones como dar positivo en control de alcohol o drogas.

Para poder tener estos conceptos claros, es importante que la víctima que ha sufrido un accidente consulte con un abogado especialista en siniestros de tráfico, y le lleve su póliza de seguro a fin de que se le informe de las coberturas de que dispone para el caso concreto del accidente que haya tenido.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE EN CASOS DE ALCOHOLEMIA Y DROGAS AL VOLANTE

Mención aparte suponen los casos de alcoholemia al volante, pues aquí sí que el culpable de un accidente de tráfico que ha dado positivo en alcohol o drogas puede enfrentarse a un problema importante que puede incluso costarle un dineral a nivel económico que va a tener que sufragar con su propio patrimonio.

Y esto es así, porque si tenemos la mala suerte de provocar un accidente de tráfico en el que hay daños materiales y/o personales en otros vehículos, y damos positivo en la prueba de alcoholemia o drogas, nuestra compañía de seguros se va a desentender del tema.

La mayoría de las pólizas de seguro excluyen de sus coberturas los supuestos de alcoholemia y/o drogas. Las consecuencias para el conductor van a depender de la tasa de alcohol arrojada en sangre, puesto que seremos responsables penalmente si superamos los límites establecidos.

En caso de superar la tasa de 0,60 mg/litro en la prueba de alcoholemia, seremos imputados por un Delito contra la Seguridad del Tráfico, recogido en el Código Penal, y se nos citará a un Juicio Rápido si la pena no supera los 5 años de cárcel. Para la defensa, necesitaremos siempre de la asistencia jurídica de un abogado especialista en alcoholemias para que nos defienda en el juicio, en el que, si reconocemos los hechos y no somos reincidentes, podremos conseguir una reducción de la condena en un tercio.

El problema surge si hemos provocado conduciendo bajo los efectos del alcohol o las drogas un accidente de tráfico, y hemos ocasionado lesiones y daños a terceros. En estos supuestos el conductor que ha dado positivo y es culpable no está amparado por el seguro obligatorio, al excluir las pólizas de seguro específicamente estos supuestos.

La consecuencia de ello va a ser que, aunque la compañía de seguros indemnice a las víctimas del accidente, posteriormente va a ejercer el derecho de repetición contra el conductor bebido causante del siniestro, reclamándole las cantidades abonadas en concepto de indemnización, con lo que si el accidente ha sido grave y los daños y lesiones importantes, el responsable puede incluso llegar a arruinarse al tener que responder con su propio patrimonio de las indemnizaciones adelantadas por su seguro.

Y todo ello al margen de las penas, incluso de prisión, que puedan caerle al conductor que circulaba bajo los efectos del alcohol y las drogas, ya que estas conductas tienen reproche penal y consecuencias no solo económicas, sino penales, para los infractores.

El procedimiento por delito de alcoholemia se va a tramitar inicialmente en los Juzgados de Instrucción y posteriormente en un Juzgado de lo Penal, y siempre va a requerir que tanto el conductor culpable como las víctimas, estén asistidas de abogado y procurador.

Por ello desde DEMANDA TU LESION siempre insistimos en que nunca se debe conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, y que, en todo caso, las víctimas estén debidamente asesoradas por un abogado especialista en alcoholemias que defienda su derecho a ser resarcido económicamente por los daños y perjuicios sufridos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿QUE OCURRE SI EL RESPONSABLE ES UN FAMILIAR?

Una situación que se produce de manera habitual es un accidente de tráfico en el que resulta culpable el conductor de un vehículo que viaja con otros miembros de la familia.

Hay que tener en cuenta que los ocupantes de cualquier medio de transporte (coche, moto, taxi, autobús, etcétera) cobran siempre indemnización, independientemente de quien sea responsable del accidente.

Antes de la despenalización de los Juicios de Faltas tras la reforma del Código Penal, cuando resultaba culpable del accidente un familiar, los ocupantes que habían resultado lesionados en el siniestro tenían muchas dudas a la hora de tramitar el caso, que en vía penal suponía poner una denuncia contra ese familiar.

Tras la reforma del Código Penal, la vía judicial que queda abierta a los familiares que son víctimas de un accidente de tráfico en el que resulta culpable otro miembro de la familia, es la civil, que se interpone directamente contra la compañía de seguros del vehículo en el que viajaban.

La indemnización, pues, se tramitará igual que cualquier otra, independientemente del vínculo familiar entre conductor culpable y ocupantes familiares de aquél.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en accidentes de tráfico desde hace muchos años, y nuestro equipo siempre recomienda, ante cualquier duda y antes de realizar cualquier gestión, asesorarse e informarse debidamente, ya que, como cualquier otra especialidad, la reclamación de indemnizaciones derivadas de accidentes de circulación implica tener unos conocimientos que se ponen al servicio de la víctima y sus familiares en la defensa de sus derechos como perjudicados en el siniestro.

Casi todo el mundo sabe que, en caso de sufrir un accidente de tráfico sin ser culpables exclusivos del mismo, puede reclamar a la compañía de seguros responsable la indemnización que le corresponda en función de los daños personales y materiales sufridos en el siniestro.

Sin embargo, la mayoría de las víctimas desconocen la normativa a aplicar en estos casos, así como los pasos que deben darse para que la reclamación pueda prosperar.

Las aseguradoras no contribuyen a aclarar las dudas de los perjudicados, puesto que se limitan a pedir documentos y en la mayoría de los casos la falta de información y la sensación de abandono de las víctimas es común denominador en este tipo de reclamaciones. No podemos olvidar que las aseguradoras velan por el interés de la compañía, nunca por el del lesionado, motivo por el cual no puede esperarse que se impliquen con el mismo, de ahí la necesidad de que toda víctima acuda lo antes posible a un abogado especialista y externo a las compañías para recibir el asesoramiento adecuado y garantizar la viabilidad de la reclamación.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

CONSEJOS PARA ACTUAR EN CASO DE SUFRIR UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

Lo primero que debe hacerse ante un accidente de tráfico es mantener la calma, lo cual, sabemos en DEMANDA TU LESION que no es fácil, partiendo de la base de que sufrir un accidente es siempre una experiencia traumática para las víctimas, que puede convertirse en un verdadero drama en los casos más graves o cuando se produce un fallecimiento en el siniestro.

Los primeros momentos tras el accidente son claves para construir bien el caso. Es muy importante que se avise de inmediato a la Policía o la Guardia Civil, ya que los agentes acudirán al lugar y levantarán un Atestado que servirá al perjudicado para acreditar la responsabilidad y tener todos los datos para poder reclamar.

Si el contrario se aviene a formalizar un parte amistoso, es fundamental saber rellenarlo correctamente, especificando cuantos más datos mejor, incluyendo que hay heridos (aunque sean leves) y daños materiales, y poniendo en caso de haberlos, datos de testigos presenciales y de los ocupantes del vehículo accidentado en el supuesto de que viajaran varias personas en el vehículo siniestrado.

Es necesario, además, señalizar de manera conveniente el lugar del accidente y mover los vehículos a un lugar seguro para evitar que se pueda producir otro siniestro. Sacar fotografías con el móvil también puede ayudar en caso de que, por cualquier circunstancia, existan dudas sobre cómo ha ocurrido el accidente, incluyendo fotos de los daños materiales en los vehículos implicados en el mismo.

Si a consecuencia de las lesiones sufridas la víctima es evacuada del lugar del siniestro por los servicios de emergencia, y antes de que pueda dar su versión del accidente a los agentes de la autoridad, debe acudirse lo antes que se pueda a declarar a comisaría para que el Atestado no incluya solo la versión del otro conductor, lo que nos puede perjudicar en caso de que el mismo pretenda imputarnos la culpa exclusiva.

PASOS FUNDAMENTALES PARA PODER RECLAMAR INDEMNIZACION POR LESIONES

Una vez tengamos acreditada la responsabilidad, debemos probar de manera clara e indubitada la entidad de los daños personales sufridos. En este sentido debe tenerse en cuenta que las compañías de seguros, suelen discutir en una reclamación de indemnización por accidente de tráfico, además de la culpa, los daños personales, sobre todo porque los cuantifican y valoran, en términos generales, siempre por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima.

Por ello, y porque el perjudicado no conoce la normativa ni los requisitos básicos que deben establecerse casi desde el momento del accidente, es necesario que estén debidamente asesorados por un abogado independiente y especialista en este tipo de reclamaciones, ya que si los primeros pasos no se dan correctamente podemos encontrarnos con que la aseguradora nos deniegue el pago de la indemnización.

En el caso de las lesiones, es fundamental acudir lo antes posible a un Hospital para que nos hagan un examen exhaustivo y asegurándonos de que en el informe correspondiente se hagan constar todas las lesiones sufridas. En cualquier caso, nunca pueden pasar más de 72 horas desde el accidente para recibir esa primera asistencia médica, ya que por encima de ese plazo la compañía de seguros va a alegra ruptura del nexo causal y se va a negar a indemnizarnos.

Las lesiones deben acreditarse en los informes médicos y cuantos más mejor, debiendo quedar claro el periodo de curación del lesionado desde la fecha del accidente hasta que recibe el alta por estabilización de las mismas, sobre todo con los informes de rehabilitación. Si es posible, conviene realizarse pruebas diagnósticas (ecografías, resonancias), sobre todo para acreditar las lesiones cervicales, que son las más comunes en un accidente y las más discutidas por las compañías de seguros.

En caso de que al lesionado le hayan quedado secuelas tras el alta médica o cualquier incapacidad derivada del siniestro, deben acreditarse para poder reclamar la indemnización por estos conceptos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

TRÁMITES DE LA RECLAMACION POR DAÑOS MATERIALES Y PERSONALES

Como hemos dicho, la ayuda de un abogado particular especializado en accidentes de tráfico resulta fundamental para que la víctima conozca los pasos a dar y la documentación que necesita para reclamar con garantías.

Para cuantificar la indemnización debe acudirse al Baremo de Tráfico 2016, cuya complejidad requiere de conocimientos específicos para valorar todos y cada uno de los conceptos a los que la víctima tiene derecho.

El momento de reclamar a la aseguradora depende del tiempo que tarde en curar el lesionado, pues hasta que no se ha recibido el alta médica y se dispone de toda la documentación que acredite los daños, tanto materiales como personales sufridos, no se realiza el requerimiento a la compañía.

El abogado particular que defienda el interés de la víctima será quien requiera a la aseguradora de pago, adjuntando todos los documentos que justifican la reclamación. En ocasiones, es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía, normalmente después de un proceso de negociación porque partimos de la base de que la oferta motivada de la aseguradora siempre está por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

En el caso de que no sea posible llegar a una solución extrajudicial, bien porque la compañía nos deniegue la culpa, o porque la oferta de indemnización no se corresponda con la entidad de los daños sufridos, será necesario interponer contra la misma una demanda civil, y contar con una pericial médica que acredite las lesiones.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas desde hace años en reclamación de indemnizaciones derivadas de accidentes de circulación, tanto a nivel extrajudicial como judicial. Nuestro equipo de abogados, peritos, técnicos, laboralistas, y expertos en reconstrucción de accidentes se ocupan de todos los trámites de la reclamación para que la víctima únicamente se preocupe de recuperarse lo antes posible.

Los atropellos a ciclistas se han incrementado en los últimos años como consecuencia del aumento en el uso de la bicicleta como medio para desplazarse.

En la actualidad, no solo usamos la bici para hacer deporte, sino como medio de transporte, sobre todo en las ciudades, donde muchos trabajadores se desplazan a sus puestos de trabajo o a hacer compras en bicicleta. Esto ha motivado que, en ciudades grandes como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, hayan puesto en marcha sistemas de alquiler público de bicicletas, para facilitar el uso de un medio de desplazamiento que es económico, rápido, no contaminante y respetuoso con el medio ambiente.

Paralelamente al aumento en el uso de la bicicleta para desplazarse, se han incrementado los accidentes con la bici. Algunos quedan en un susto sin mayores consecuencias, pero la mayoría provocan daños materiales en la bicicleta y lesiones en el ciclista, que en ocasiones cuando el siniestro es grave pueden provocar incluso la muerte, sobre todo en vías interurbanas.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Calcular

REFORMA DEL CÓDIGO PENAL POR ATROPELLO A CICLISTAS Y PEATONES

Hasta el verano de 2015, si se sufría un accidente de bicicleta, el perjudicado podía interponer denuncia contra el conductor culpable del accidente, que se cursaba al Juzgado de Instrucción de la localidad donde se había producido el siniestro. El procedimiento se tramitaba como un Juicio de Faltas, el lesionado era reconocido por el médico forense del Juzgado, quien emitía un Informe de Sanidad que recogía el tiempo de curación y en su caso las secuelas que le quedaban a la víctima, y dicho Informe se traducía conforme al Baremo de Tráfico en la indemnización por daños personales.

Aparte los daños de la bicicleta se peritaban judicialmente, y una vez se señalaba fecha de juicio, se intentaba el acuerdo amistoso con la aseguradora responsable. En muchas ocasiones, el abogado particular designado por la víctima conseguía llegar a un acuerdo extrajudicial, y cuando este no era posible, o había discusiones en cuanto a la culpa en la dinámica del accidente, se celebraba el oportuno Juicio de Faltas.

Sin embargo, la reforma del Código Penal en verano de 2015 supuso la desaparición de los Juicios de Faltas, y con ello, el cierre al perjudicado por un atropello de la posibilidad de denunciar al contrario y tramitar su reclamación por este cauce.

Ahora, son muy pocos los casos de accidentes por atropello a ciclistas o peatones que se tramitan por vía penal, quedando la misma reducida a supuestos como alcoholemias que han causado lesiones (Delito contra la Seguridad del Tráfico), o a casos muy graves donde se haya producido, por ejemplo, el fallecimiento del ciclista en el accidente.

En la actualidad, si la víctima de un accidente de bicicleta quiere reclamar, la opción judicial es acudir a la vía civil interponiendo una demanda contra la compañía de seguros del vehículo responsable del accidente. Es posible, no obstante, si el perjudicado cuenta con un abogado independiente especialista en accidentes de bicicleta, que el mismo pueda llegar a un acuerdo amistoso con la compañía de seguros que evite la interposición de un pleito civil.

QUÉ HACER EN CASO DE ACCIDENTE DE BICICLETA

Lo primero que debe tenerse en cuenta en caso de sufrir un accidente de bicicleta, es que el paso inicial es acreditar la responsabilidad del contrario. Hay que tener en cuenta que muchas veces el ciclista resulta con lesiones graves y es evacuado del lugar del accidente por los servicios de emergencias, lo que puede utilizarse por el conductor contrario para intentar eximirse de responsabilidad imputando la culpa al ciclista. En estos casos sí es conveniente denunciar en cuanto se pueda.

Siempre que sea posible debe avisarse a la Policía o Guardia Civil para que acudan al lugar del siniestro y levanten un Atestado o un Parte de Accidente, donde se recojan las partes intervinientes, sus datos, la aseguradora y la dinámica del mismo. En ocasiones ambas partes firman un parte amistoso, que también puede servir para acreditar la responsabilidad si está correctamente rellenado, en cuyo caso el ciclista debe asegurarse de que está completo, y que se incluye en el mismo la mención a los daños materiales y personales que se puedan haber sufrido.

En ocasiones puede existir duda sobre quién ha sido el responsable del siniestro, o incluso que ambos intervinientes, ciclista y contrario, hayan tenido una parte de culpa en la dinámica del mismo (concurrencia de culpas). En estos casos también puede reclamarse la indemnización correspondiente, que en su momento se va a reducir en proporción a la parte de culpa que haya tenido cada uno.

En cualquier caso, la necesidad de contar con la ayuda de un abogado especialista en accidentes de bicicleta es clave, ya que conviene, sobre todo en los primeros momentos tras el accidente, saber qué debe hacerse y qué documentos son necesarios para que luego la aseguradora no niegue el pago de la indemnización en base al incumplimiento de alguno de los requisitos que se recogen en el Baremo de Tráfico.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

QUÉ SE RECLAMA EN LA INDEMNIZACION POR ATROPELLO A CICLISTA

Siempre que el ciclista no hay sido culpable exclusivo del accidente pueden reclamarse tanto los daños materiales como los daños personales.

Para ello se toma como punto de partida lo dispuesto en el Baremo de Tráfico, que nos indica conceptos, factores, y requisitos para valorar la indemnización. Interpretarlo no es fácil, de ahí que una víctima de accidente de bicicleta va a necesitar que un abogado especialista le ayude en su caso concreto a valorar el alcance de los daños sufridos y no se quede ningún concepto por reclamar.

La indemnización por daños materiales incluye los daños de la bicicleta, que deben acreditarse mediante fotografías, presupuesto de arreglo o factura de reparación, y en caso de no ser posible la misma, deberá reclamarse el valor de la bici teniendo en cuenta modelo, antigüedad, precio, y otros factores. Se reclaman aquí también los daños en casco, indumentaria de ciclista, y en objetos como gafas o teléfonos móviles que hayan podido sufrir daños en el accidente.

La indemnización por daños personales incluye el periodo de curación de la víctima desde el accidente hasta que recibe el alta médica, dividido en perjuicio personal básico y particular dependiendo de si hemos tenido días de hospital, días de baja o incapacidad para hacer las tareas básicas del día a día, y días de curación. A ello se le añade, en su caso, la indemnización por las secuelas que le puedan haber quedado y cualquier incapacidad sobrevenida a raíz de las lesiones sufridas.

Desde DEMANDA TU LESION, como abogados especialistas en accidentes de bicicleta, recomendamos siempre no esperar para acudir a un abogado particular. Muchos ciclistas hoy disponen de pólizas específicas de seguro para bicicleta, y en otros casos los seguros de hogar pueden cubrir la asistencia jurídica de un abogado ajeno a las compañías gracias a la cobertura por defensa jurídica.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO POR LESIONES

Por desgracia, los accidentes de tráfico siguen siendo una lacra en nuestro país, habiéndose incrementado, tras un tiempo de mejoría en las estadísticas, el número de fallecidos en siniestros.

En la inmensa mayoría de los casos, además de los daños materiales, los accidentes de tráfico provocan lesiones o daños personales en las víctimas, que son de mayor o menor envergadura dependiendo del tipo de siniestro.

 

¿QUE ES LA INDEMNIZACION POR DAÑOS CORPORALES?

Los daños corporales o personales son aquellas lesiones sufridas por la víctima de un accidente de circulación que requieren de tratamiento médico para su curación.

En ocasiones, los accidentes de tráfico son leves, si bien esa levedad no impide que los perjudicados tengan daños corporales, que normalmente suelen traducirse en el conocido como latigazo cervical, es decir, lesiones en la columna que en muchos casos curan sin dejar secuelas con el tratamiento rehabilitador adecuado.

Sin embargo, no siempre es así, y muchos accidentes de tráfico provocan daños corporales importantes, que dependiendo de factores tan dispares como la edad de la víctima, el sexo, los antecedentes médicos de dolencias previas al siniestro, la posición ocupada en el vehículo, o el tipo de accidente (motocicleta, atropello, coche, etcétera) pueden llegar a ser muy incapacitantes para la víctima.

Un elemento que influye en gran manera en el resultado lesivo es el tipo de accidente sufrido. Así, los atropellos, los accidentes de bicicleta y los de moto, suelen ser siniestros que provocan daños corporales de gravedad, debido a que la víctima se encuentra especialmente expuesta a recibir en su propio cuerpo la fuerza del impacto, por lo que las lesiones suelen ser mayores.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

¿COMO SE VALORAN LAS INDEMNIZACIONES POR DAÑOS CORPORALES?

En una indemnización por daños personales o corporales intervienen una serie de factores que es necesario tener en cuenta para que la valoración de los mismos sea correcta.

Así, en términos generales la indemnización va a comprender, por un lado, el tiempo de curación de las mismas, que se computa desde el día del accidente hasta el momento en que el lesionado se considera estabilizado de sus lesiones y recibe el alta médica.

Y, por otro lado, se van a tener en cuenta las secuelas que puedan quedar a la víctima tras la estabilización lesional, y las posibles incapacidades derivadas de las mismas, que no existían antes del accidente.

Algo que parece tan sencillo de valorar, resulta complicado tras la entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación-Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), conocido por todos como Baremo de Tráfico, en base al cual se valoran y se determina las cantidades en concepto de compensación económica que debe percibir la víctima por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro.

Este sistema está compuesto de una serie de artículos y unas Tablas donde se especifican los diversos supuestos que pueden darse, los requisitos que deben cumplirse, y todos los conceptos que son indemnizables a causa de un accidente de tráfico. Para una correcta valoración de una indemnización, se hace necesario, más que nunca, que la víctima esté convenientemente asesorada por un abogado especialista y ajeno a las aseguradoras, pues es obvio que un perjudicado no conoce la normativa y por tanto no sabe qué debe hacer y que documentos pedir para acreditar sus daños corporales y poder reclamar por ellos.

Esto es tan importante, que se han dado casos, y en DEMANDA TU LESION lo sabemos bien, que eran susceptibles de reclamarse, pero que, por desconocimiento de las víctimas, y por no acudir a un abogado para recibir el apoyo legal y técnico necesario, han sido rechazadas por las compañías de seguros, por no cumplirse alguno de los requisitos que marca la ley.

En este sentido, merece la pena referirse sobre todo a las lesiones menores, es decir, las que se producen en el 80% de los accidentes de tráfico, que son las lesiones de la columna, principalmente la cervicalgia o esguince cervical. Se trata de una lesión tan común, y que cuesta tanto dinero a las compañías de seguros, que el nuevo Baremo dedica un artículo entero, el 135, a regular los requisitos mínimos para poder recibir indemnización por las mismas. Basta no cumplir alguno de ellos, como por ejemplo no acudir al médico o al Hospital antes de las 72 horas posteriores al siniestro, para que la aseguradora deniegue el pago alegando la ruptura del nexo causal.

Por ello desde DEMANDA TU LESION insistimos siempre en la necesidad de que la víctima esté informada desde el principio, y asesorada por especialistas para evitar que la reclamación fracase.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿COMO SE RECLAMAN LAS INDEMNIZACIONES POR DAÑOS CORPORALES?

Las indemnizaciones por daños corporales se reclaman una vez que el lesionado ha alcanzado la estabilización de sus lesiones y dispone de toda la documentación medica que las acredita, que debe enviarse a la compañía de seguros obligada al pago.

En ocasiones, cuando se trata de lesionados de larga duración (lesiones graves o muy graves), las aseguradoras realizan a la víctima pagos a cuenta de la indemnización final. Hay que tener cuidado con ello porque siempre están por debajo de lo que corresponde, y para valorarlo de manera correcta y exigir en su momento la indemnización justa para el perjudicado, es fundamental que un abogado especialista estudie las ofertas y defienda los derechos de igual a igual con la compañía en nombre de su cliente.

En el nuevo Baremo de Tráfico la indemnización por el periodo de curación de los daños corporales del lesionado se va a dividir en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, en función de los días de hospital, de impedimento con o sin baja laboral, o inmovilización de la víctima, y los de curación. Para valorarlos será necesario contar con toda la documentación médica del lesionado, partes de baja y alta, informes y pruebas diagnósticas y documento final tras el tratamiento con la fecha del alta por el traumatólogo.

A ello se unirá la valoración de las secuelas y de cualquier incapacidad derivada de esas lesiones que le haya podido quedar al perjudicado. Todo ello se valora en base a las Tablas establecidas en el Baremo, que deben interpretarse en función de cada caso concreto.

La reclamación debe hacerse por el abogado particular de la víctima para intentar una solución amistosa, y si no es posible porque la oferta de la aseguradora es insuficiente o no recoge todas las lesiones sufridas, será necesario acudir a un procedimiento judicial.

En DEMANDA TU LESION llevamos muchos años defendiendo los derechos de las víctimas de accidentes de circulación, y nuestro equipo de abogados, peritos y tramitadores se ponen a disposición de los perjudicados para que su indemnización sea justa y acorde con el daño efectivamente sufrido en el accidente.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON CONCURRENCIA DE CULPAS

Los accidentes de tráfico pueden producirse de muchas maneras, y en su dinámica pueden intervenir multitud de factores que deben tenerse siempre en cuenta porque van a condicionar de una u otra forma la reclamación posterior de la indemnización por daños y perjuicios que pueda corresponder a la víctima del siniestro.

Precisamente porque no hay dos accidentes iguales, y porque cualquier detalle puede ser importante para determinar si existe o no derecho a reclamar indemnización, es por lo que se hace necesario que el perjudicado cuente siempre con la ayuda y el asesoramiento de un despacho de abogados especializado en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

¿QUE ES LA CONCURRENCIA DE CULPAS?

Cuando en un accidente de tráfico la culpa está clara, es decir, no hay ninguna duda sobre quien es el responsable del accidente, la compañía de seguros obligada al pago solo nos discutirá la entidad de las lesiones sufridas, porque automáticamente se genera para ella una obligación de indemnizar a la víctima.

Sin embargo, en ocasiones existen dudas sobre la dinámica del accidente, y, por tanto, sobre quien es el responsable del mismo. En estos supuestos, y teniendo en cuenta que la carga de la prueba corresponde a la víctima, es muy importante conseguir cualquier medio que nos sirva para acreditar nuestra versión del siniestro, pues lo habitual en estos casos donde hay una culpa compartida es que la compañía de seguros obligada a indemnizar tienda a considerar culpable en su totalidad al reclamante, a fin de ahorrarse la indemnización.

En muchos casos, esta actitud de las aseguradoras disuade a los perjudicados de reclamar, en el convencimiento de los mismos de que no tienen opciones para pelear su indemnización pese a tener muy claro que solo intervinieron en el accidente en una parte, y que la otra era claramente del contrario.

Es por ello por lo que antes de tomar cualquier decisión al respecto, es muy importante asesorarse, y hacerlo al margen de las aseguradoras y consultando con abogados especialistas que tengan experiencia en reclamar indemnizaciones por accidente donde existe una concurrencia de culpas.

Por tanto, podemos entender que hay culpa compartida o concurrencia de culpas, cuando en el siniestro, los vehículos intervinientes han participado activamente en la dinámica del accidente y por tanto en el resultado lesivo, en un porcentaje que habrá que determinar ya que en función del mismo se reclamará la indemnización que corresponda.

Así, casos donde hay una concurrencia son, por ejemplo, el atropello en el que un peatón cruza por lugar no habilitado y el vehículo que le atropella circula con exceso de velocidad. O el supuesto en el que un vehículo realiza una maniobra de cambio de sentido prohibida colisionando con una motocicleta que circula por encima del límite permitido en la vía donde se produce el choque.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿QUE HACE FALTA PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR ACCIDENTE EN ESTOS CASOS?

Para reclamar indemnización en los casos donde existe concurrencia de culpas lo más importante que hace falta es disponer de medios probatorios que sirvan al perjudicado para demostrar ante la compañía de seguros contraria la dinámica del siniestro y que existe esa culpa compartida entre los intervinientes en el accidente.

El principal medio probatorio es el Atestado o Parte de Accidente levantado por los Agentes de la autoridad. Por ello es muy importante llamar a la Policía o Guardia Civil para que acudan al lugar del siniestro y recopilen toda la información sobre el mismo. En la mayoría de los casos habrá versiones contradictorias entre las partes, por lo que los agentes de la autoridad examinarán el lugar, los vestigios y huellas de frenada, la posición final de los vehículos intervinientes, y cualquier otro dato que sirva para reconstruir el accidente.

En la mayoría de estos casos los agentes indicarán en el juicio crítico la responsabilidad compartida, por ejemplo, si ha habido maniobras prohibidas, o exceso de velocidad, y hay casos en los que incluyen la causa principal del siniestro y la complementaria que indica la existencia de concurrencia.

En caso de firmarse un parte amistoso puede haber dudas sobre la culpa si no está bien redactado, por lo que siempre es recomendable llamar a los agentes, aunque se firme un parte amistoso.

Los testigos son una pieza clave en estos supuestos, donde pueden colaborar a aclarar el accidente con su testimonio si han presenciado el mismo. Conviene que si acude la Policía o Guardia Civil s eles incluya en el Atestado, y en muchas ocasiones los propios agentes se apoyan en ellos para elaborarlo, pues hay que tener en cuenta que siempre llegan al lugar del accidente cuando este ya se ha producido y por tanto no lo han presenciado.

 

¿COMO SE RECLAMA LA INDEMNIZACION POR CONCURRENCIA DE CULPAS?

Para reclamar una indemnización por un accidente de tráfico con concurrencia de culpas lo primero que debe hacer el perjudicado es asesorarse bien, pues como hemos dicho, es muy posible que la compañía de seguros contraria parta de declararle culpable exclusivo para no tener que abonar indemnización alguna.

La víctima va a necesitar ayuda jurídica y técnica tanto para recopilar la documentación y necesaria para defender la concurrencia, como para negociar el porcentaje de culpa de cada parte, ya que de ello va a depender la cuantía de la indemnización.

Así, no es lo mismo que la culpa esté repartida en un 50% para cada parte, que en un 25-75%. Por ello es fundamental acudir cuanto antes a un despacho de abogados especialista en este tipo de siniestros.

El abogado del perjudicado será quien negocie en nombre de la víctima la indemnización a percibir, para lo cual remitirá la oportuna reclamación con toda la prueba de que se disponga, tanto para acreditar la concurrencia de culpa, como para demostrar los daños materiales y las lesiones sufridas por la víctima y poder cuantificar la indemnización.

En muchas ocasiones los casos con concurrencia de culpas no pueden cerrarse por vía amistosa con la compañía de seguros contraria, y es necesario acudir a un procedimiento judicial para defender el derecho de la víctima a percibir la parte que le corresponda en función del porcentaje de culpa que haya tenido en el siniestro.

Desde DEMANDA TU LESION, como abogados especialistas desde hace años en reclamación de indemnizaciones derivadas de accidentes con culpa compartida, siempre recomendamos no esperar para acudir a un especialista, pues en estos supuestos el papel del abogado de la víctima resulta fundamental para evitar que la aseguradora del contrario se niegue a indemnizar alegando culpa exclusiva del perjudicado.

Con la llegada de las vacaciones, cada vez es más habitual utilizar el coche para desplazarse al extranjero y hacer turismo, bien sea en nuestro propio vehículo, bien utilizando un coche de alquiler. Antes de nada, conviene realizar una revisión completa del coche, dado que previsiblemente se van a recorrer muchos kilómetros y conviene asegurarnos de que todo está en orden de cara al viaje.

Como usuarios de un vehículo, estamos, si viajamos al extranjero, expuestos a sufrir un accidente de circulación, lo que genera multitud de dudas a los perjudicados sobre el modo de proceder en estos supuestos.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

QUE HACER SI SUFRO UN ACCIDENTE DE TRAFICO EN EL EXTRANJERO

Lo primero que debemos tener en cuenta en caso de sufrir un accidente de tráfico en el extranjero, es que las pautas de actuación son las mismas que si lo sufrimos en España, es decir:

Señalizar el accidente, abandonar la vía para evitar otros posibles siniestros, mantener la calma en todo momento y no mover a las víctimas.

Avisar de inmediato al 112 (este teléfono está vigente para toda Europa), y tratar de facilitar todos los detalles posibles sobre el siniestro, localización del accidente y número de heridos.

-Formalizar el correspondiente parte de declaración amistosa de accidente (algunas aseguradoras disponen, y debe llevarse, de un Parte Europeo de Accidentes, que facilita bastante los trámites posteriores), recopilando todos los datos posibles, matrículas de los vehículos implicados y aseguradoras, y datos personales de los conductores. Si hay testigos, conviene también contar con sus datos personales por si a la hora de reclamar nos hicieran falta. Es importante recoger la dinámica del accidente, como se ha producido, y sacar, si es posible, unas fotografías del lugar y de los vehículos intervinientes

-El idioma puede jugarnos una mala pasada si estamos en el extranjero, pues resulta difícil expresar si no dominamos el mismo cómo ocurrió el siniestro y comunicarnos con el o los otros conductores implicados en el mismo. Por ello lo más conveniente es avisar a la autoridad competente del país en el que nos encontremos para que acudan al lugar y realicen el Atestado con la dinámica del accidente, los vehículos implicados y la responsabilidad de quien corresponda.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA CARTA VERDE

Antes de comenzar nuestro viaje al extranjero, es importante saber si el país al que vamos a viajar o por los que vamos a circular están adheridos al denominado Convenio Multilateral de Garantía del seguro de Responsabilidad Obligatoria, al que pertenecen España y países como Suecia, Suiza, Polonia Portugal, Dinamarca, Eslovenia, Alemania, Noruega, Holanda, Hungría, Grecia, Malta, Italia, Luxemburgo, Francia, Austria, Bélgica, Irlanda, Gran Bretaña, Estonia, Finlandia, Lituania, Chipre, Gran Bretaña, Andorra, Islandia, Croacia, República Checa, Eslovenia o Letonia.

Es muy importante, si sufrimos un siniestro en el extranjero, asegurarnos de que el vehículo culpable se encuentra asegurado, solicitando la documentación al conductor, y en función del país en el que se encuentre matriculado dicho vehículo, deberemos pedir lo que se denomina la Carta Verde, documento que ayuda al tráfico internacional de vehículos, y que prueba la existencia de la póliza de seguro, ayudando en casos de siniestros en los que intervienen vehículos de varias nacionalidades. Este documento es muy importante si se viaja a países como Rusia, Marruecos, Albania o Turquía.

La Carta Verde es emitido por las compañías de seguros del país de origen, y su vigencia nos asegura, como poco, la cobertura mínima del seguro obligatorio en el país donde ha ocurrido el accidente, es decir, que existe un Seguro de Responsabilidad Civil.

 

COMO SE RECLAMAN LAS INDEMNIZACIONES EN ESTOS CASOS

Para gestionar de manera correcta las reclamaciones de indemnizaciones por daños materiales y/o personales derivados de un accidente ocurrido en el extranjero, es importante que los perjudicados contacten con un despacho de abogados especialistas en este tipo de siniestros, que nos harán mucho más fácil y rápida la tramitación del caso.

Deberemos ponernos en contacto con OFESAUTO, que es una entidad donde participan todas aquellas compañías de seguros que estén autorizadas para trabajar u operar en España en el ámbito del Seguro del Automóvil.

Si hemos sufrido un accidente en el extranjero y la culpa ha sido nuestra, deberemos facilitar todos los datos de que dispongamos a nuestra aseguradora. Si la responsabilidad en el siniestro es del otro conductor, con matrícula extranjera, y que forme parte del Espacio Económico Europeo, será necesario reclamar a la representante en España de la asegura extranjera de dicho vehículo, que dispone de un plazo de tres meses para contestar el requerimiento, y pasado dicho plazo si no se ha obtenido respuesta o la misma no se encuentra motivada debidamente, será necesario dirigirse a OFESAUTO, llamada también la Oficina de la Carta Verde.

Pueden surgir problemas en el caso de tener que reclamar judicialmente, a la hora de conocer a qué Juzgado debemos dirigirnos. Lo normal es que la competencia sea del Juzgado correspondiente al Partido Judicial donde ha ocurrido el siniestro, si bien varía esta regla general en algunos países, por lo que habrá que atender a cada caso concreto para conocer dónde dirigir la reclamación judicial.

En el supuesto en que coincida la nacionalidad de las víctimas con el país de matriculación del coche en el que viajan, aunque el siniestro se produzca en el extranjero podremos aplicar la legislación de dicho país. Un supuesto de este tipo sería el caso de una familia española que viaja de veraneo a Portugal en un coche matriculado en España, y sufren un accidente en dicho país por culpa de su conductor, la reclamación se va a realizar a la aseguradora española del vehículo matriculado en España, aunque el siniestro haya sido en Portugal.

En casos en los que el vehículo extranjero causante del siniestro no se haya podido identificar o desconozcamos sus datos, se aplica el Convenio Multilateral de Garantía, al que pertenecen 23 países.

En este tipo de accidentes pueden darse muchas más variantes que condicionen la manera de reclamar, por ejemplo, el que ninguna de las víctimas del accidente ocurrido en un país tenga su domicilio en dicho país (en cuyo caso se aplicará a cada uno las leyes de sus respectivos países), o cuando hay varios vehículos implicados, todos matriculados en el mismo país y todas las víctimas de dicho país, y el accidente se produce en otro país diferente (en cuyo caso también es de aplicación la normativa de su país de origen y no el del lugar del siniestro).

Para solventar las múltiples dudas y eventuales dificultades que pueden surgir en los accidentes ocurridos en el extranjero, por la variedad de supuestos que pueden darse, es fundamental que la víctima contacte cuanto antes con un despacho de abogados especializado en este tipo de siniestros. En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo experto en tramitar este tipo de reclamaciones con garantías de éxito para los perjudicados.

 

En los últimos años se han multiplicado los casos de atropellos, siendo siniestros de especial gravedad al encontrarse el peatón especialmente expuesto a recibir el impacto sin poderse proteger del mismo, y por ello las lesiones suelen ser especialmente graves.

En muchas ocasiones el atropello se produce cruzando el peatón por un paso de peatones, lo que multiplica el riesgo de que no sea una sola persona, sino varias, las atropelladas. En otros casos el peatón cruza por lugar indebido y resulta atropellado, lo cual no significa que no pueda reclamar indemnización si se demuestra que el contrario ha tenido también responsabilidad en el accidente.

Por ello, y pudiendo darse multitud de factores que condicionan de una u otra forma la posible reclamación de daños y perjuicios, es conveniente que la víctima se asesore primero con un abogado especialista en atropellos para saber las opciones que tiene de reclamar.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿CUÁNDO PUEDO RECLAMAR INDEMNIZACION POR UN ATROPELLO?

El punto de partida para saber cuándo se puede reclamar una indemnización por atropello es la culpa, es decir, acreditar documentalmente quien ha sido el responsable del siniestro.

En este sentido, podremos reclamar los daños y perjuicios derivados de un atropello siempre que no seamos culpables exclusivos del mismo.

La peculiaridad de este tipo de accidentes es que en ocasiones el peatón participa activamente en el resultado lesivo, por ejemplo, en los casos en los que cruza por un lugar indebido, o cuando es atropellado fuera del paso de peatones, teniéndolo al lado.

En estos supuestos las compañías de seguros tienden a responsabilizar en exclusiva al peatón, para evitar tener que abonar indemnización alguna. Sin embargo, hasta cuando el peatón cruza por lugar indebido, es necesario hacer por un abogado especialista en atropellos y ajeno a las aseguradoras, un estudio del caso concreto y de las circunstancias y factores que han intervenido en el desarrollo del accidente.

Un caso bastante común es el del peatón que cruza por lugar no habilitado y resulta atropellado por un vehículo o una motocicleta que circula con exceso de velocidad o por encima del límite establecido en ese tramo de vía. En estos casos puede valorarse y pelearse una concurrencia de culpas entre ambas partes, y podrá reclamarse indemnización, si bien la misma va a estar minorada en proporción al porcentaje de culpa de cada una de las partes intervinientes.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿QUÉ HACER EN CASO DE SER ATROPELLADO?

En caso de resultar atropellado, lo primero que se debe hacer es no perder la calma, y no moverse, dado que en este tipo de siniestros las lesiones suelen ser de gravedad.

Es muy importante avisar in situ a la Policía o la Guardia Civil, para que comparezcan en el lugar y realicen un Atestado o Parte de Accidente, donde figure la dinámica del mismo y los datos del responsable. En caso de concurrencia de culpas el Atestado también nos va a servir para defender la parte de responsabilidad del conductor frente a la aseguradora.

Los testigos en un atropello juegan un papel fundamental, pues cuando llegan los agentes de la autoridad el siniestro ya ha ocurrido, y van a tener que construir el Atestado en base a las declaraciones de las partes implicadas y de los testigos presenciales, quienes, en caso de duda o si la aseguradora en su momento discute la dinámica del atropello, pueden ayudar a corroborar nuestra versión del mismo, incluso judicialmente si fuera necesario.

Por otro lado, es fundamental llamar de inmediato a los servicios de emergencias para que hagan la primera asistencia a la víctima en el lugar del atropello. Normalmente los daños personales suelen ser de gravedad, al recibir el impacto el peatón en su propio cuerpo, por lo que, en muchos casos, salen despedidos cayendo sobre la calzada, lesionándose.

Es importante tener en cuenta que muchas veces los servicios de emergencias evacúan a la víctima al Hospital rápidamente cuando las lesiones son de gravedad, con lo que la misma no puede declarar en el momento su versión del accidente, y ello puede motivar que el conductor responsable pretenda imputar la responsabilidad en exclusiva al peatón. En estos casos conviene acudir lo antes posible a comisaría a prestar declaración o denunciar los hechos.

 

¿COMO SE CALCULA LA INDEMNIZACION POR ATROPELLO?

La indemnización por atropello se calcula en base al Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación-Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, conocido como Baremo 2016, que vino a sustituir al anterior sistema, que se había quedado obsoleto con el paso del tiempo.

La complejidad del nuevo sistema requiere de asistencia jurídica y técnica a la víctima por parte de abogados especialistas que conozcan a fondo la nueva normativa y que puedan valorar todos los conceptos a los que el perjudicado tenga derecho.

Así, la indemnización va a estar condicionada por los daños sufridos, y el tiempo de curación, secuelas, incapacidades y otros conceptos que haya sufrido la víctima del atropello.

Los daños personales o lesiones incluyen la indemnización por el tiempo que hayamos estado curándonos, dividido en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular (este último incluirá los días de UCI, hospitalización o impedimento, con o sin baja laboral), y que abarca desde la fecha del atropello hasta el momento de estabilización lesional, con el alta médica del traumatólogo.

Para acreditarlo de cara a la compañía de seguros, harán falta todos los documentos médicos que podamos conseguir, desde el informe inicial de los servicios de urgencias del Hospital, hasta los informes evolutivos, de rehabilitación, pruebas diagnósticas y cualquier otro que demuestre el tratamiento de los daños sufridos.

Asimismo, se reclamarán las secuelas, tanto funcionales, como estéticas, que hayan quedado a la víctima tras el alta médica, así como posibles incapacidades sobrevenidas tras el atropello, que se calcularán de conformidad con las Tablas establecidas en el Baremo. Las aseguradoras hacen siempre las valoraciones a la baja, para pagar la menor indemnización posible.

Es por ello por lo que desde DEMANDA TU LESION insistimos siempre en que la víctima necesitará siempre asistencia jurídica para que abogados expertos negocien en su nombre y defiendan sus derechos desde una posición independiente y velando siempre por el interés del lesionado.

Además de las lesiones se podrá reclamar también el perjuicio patrimonial sufrido a causa del accidente (lucro cesante y daño emergente) y cualquier gasto derivado del siniestro, todo ello siempre que se pueda acreditar documentalmente, para lo que el abogado que asista a la víctima indicará lo que es necesario conseguir.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en atropellos desde hace años, poniendo nuestro equipo profesional a disposición del perjudicado para que sus derechos se vean compensados económicamente de manera justa y de conformidad con los daños y perjuicios sufridos.

Los accidentes de tráfico continúan siendo una lacra en nuestra sociedad, que pese a la tendencia a la baja que tuvo durante un tiempo en nuestro país, ha experimentado una subida en los últimos años que ha motivado un crecimiento en el número de víctimas, no solo mortales, sino también los heridos de gravedad.
Hoy por hoy, la mayoría de las personas saben que pueden reclamar una indemnización a la aseguradora del responsable, si bien desconocen en casi todos los casos la manera de proceder, cómo se indemniza y en base a qué conceptos, y cuál es la mejor forma de reclamar con garantías.

¿PAGAN LAS ASEGURADORAS LA INDEMNIZACION ADECUADA POR UN ACCIDENTE DE TRAFICO?

Lo primero que deben conocer las víctimas de un accidente de tráfico es que las compañías de seguros NO ayudan, y que, en la inmensa mayoría de los casos, las ofertas de indemnización que realizan a los perjudicados están siempre por debajo de lo que realmente les correspondería percibir por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

Ello es así porque todas las aseguradoras tienen una serie de convenios entre ellas, lo que les permite compensar unos siniestros con otros, y utilizar el sistema del “hoy por ti, mañana por mí” en la gestión y tramitación de los accidentes, dejando a las víctimas completamente desasistidas en el proceso.

En muchas ocasiones los perjudicados acuden a su propia compañía en el convencimiento de que su seguro se va a ocupar de todos los trámites defendiendo sus derechos como asegurados. Nada más lejos de la realidad, y la experiencia en DEMANDA TU LESION de todos estos años nos ha demostrado que, en la mayoría de los casos, las víctimas se quejan de la falta de información que les da sus compañía, y la imposibilidad de acceder a los tramitadores o letrados de la misma, que no devuelven las llamadas, son difíciles de localizar y por supuesto no generan en la víctima esa confianza que necesitan para superar la experiencia traumática que en muchos casos supone un accidente de tráfico.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿PUEDO CAMBIAR DE MI SEGURO A UN ABOGADO PARTICULAR UNA VEZ INICIADA LA RECLAMACION?

En DEMANDA TU LESION hemos tenido, en muchas ocasiones, clientes que acuden a nuestro despacho una vez que el expediente ha empezado a tramitarse a través de su compañía de seguros. Normalmente las quejas que recibimos del trato de la aseguradora siempre son por esa desinformación y falta de interés que la compañía muestra con su caso.

Esto es así, porque para la aseguradora, la víctima es un número más que hay que gestionar. No están interesados en cómo se encuentra el lesionado, cómo va a quedar, qué necesita para mejorar su estado de salud, y por supuesto qué debe hacer para que su reclamación de los daños y perjuicios sufridos sea justa y conforme con los mismos.

Es posible acudir a un abogado particular, una vez el expediente haya comenzado a tramitarse a través del seguro, si bien siempre insistimos desde DEMANDA TU LESION que el tiempo en la gestión efectiva del siniestro es fundamental, de modo que cualquier paso que no se haya dado bien desde el principio, va a ser difícil de modificar, y ello puede condicionar en gran medida el resultado de la reclamación posterior a la compañía de seguros responsable.

No obstante lo anterior, en DEMANDA TU LESION hemos tramitado muchos casos de accidentes de perjudicados que han decidido contratar a un abogado particular una vez iniciada la reclamación a través de su aseguradora, por lo que siempre va a ser mejor acudir a un especialista mientras la víctima está en periodo de curación, que cuando el mismo ha concluido y la aseguradora realiza una oferta de indemnización, pues en esos casos al abogado particular le queda muy poco margen de maniobra para intentar corregir los errores cometidos durante la tramitación del expediente.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿POR QUÉ DEBO TRAMITAR MI ACCIDENTE CON ABOGADO PARTICULAR?

Resulta, por tanto, bastante obvio que poner la gestión de nuestro accidente en manos de un abogado particular y ajeno a las compañías de seguros siempre es lo más recomendable, y hacerlo cuanto antes, para evitar cometer errores que puedan poner incluso en peligro la viabilidad de la reclamación de los daños y perjuicios sufridos.

El abogado particular, a diferencia de la aseguradora, defiende en exclusiva el interés de la víctima. Ello es así porque sus honorarios suelen consistir en un porcentaje de la indemnización conseguida a su cliente, por lo que su interés y su trabajo se va a centrar en conseguir para el perjudicado la mejor indemnización conforme a los daños y perjuicios sufridos, de tal manera que cuanto mayor sea la compensación económica obtenida para su cliente, mayores serán sus honorarios.

A ello se une que el abogado particular pone todos sus esfuerzos en ayudar a la víctima a recuperarse, y en ese sentido indica en cada momento del proceso al perjudicado qué debe hacer para restablecerse lo antes posible, y a la vez, demostrar documentalmente la entidad y alcance de los daños sufridos, como paso previo a reclamar luego con garantías a la aseguradora responsable.

La víctima que acude a un despacho de abogados especialista en accidentes de tráfico no se encuentra desasistida en ningún momento, y tiene desde el principio toda la información necesaria para ir tramitando el caso con garantía.

Además de lo anterior, las coberturas por defensa jurídica que tienen las víctimas en sus pólizas de seguro les cubren, en todo o en parte, los honorarios del abogado particular que designen, por lo que en muchas ocasiones la gestión de sus accidentes con abogados especialistas les sale gratis. Incluso en casos de atropellos o caídas en un medio de transporte público, cuentan, si disponen de póliza de hogar, con esas coberturas.

 DEMANDA TU LESION es un despacho de abogados consolidado y con amplia experiencia en la tramitación de accidentes de tráfico, que pone a disposición de las víctimas y sus familias todos los medios necesarios y un equipo completo de peritos médicos, tramitadores, gestores, abogados, laboralistas y reconstructores de accidentes que velan por el interés y la defensa de los derechos de los perjudicados desde el primer momento.

DIAS IMPEDITIVOS, NO IMPEDITIVOS Y DE HOSPITALIZACIÓN

Dentro de ese cálculo de la indemnización por daños personales, se valora, en primer lugar, el tiempo de curación del lesionado, a computar desde la fecha del accidente hasta el momento del alta por estabilización lesional que normalmente coincide con el alta médica.
En el nuevo Baremo de Tráfico 2016, el cómputo de dichos días se realiza teniendo en cuenta el perjuicio personal básico y el perjuicio personal particular, que vienen a sustituir a lo que en el antiguo sistema de valoración se conocían como días impeditivos y no impeditivos.

Así, el perjuicio personal básico se recoge en la Tabla 3 del Baremo 2016, y supone la indemnización a recibir por la víctima solamente por el hecho de haber tenido un accidente de tráfico. En el año 2017 se paga a 30,075 euros/día (teniendo en cuenta la actualización de 2016 a 2017).

Por otro lado, el perjuicio personal particular se adiciona al anterior, y son cantidades por la pérdida temporal de calidad de vida que solamente van a percibir ciertas víctimas, que cumplan alguna de las circunstancias especificadas en este apartado del Baremo, y que se dividen en pérdida de calidad de vida muy grave (estancia en UCI o estados vegetativos, que se paga en 2017 a 100,25 euros/día), grave (equivalente a los días de hospital y que se paga en 2017 a 75,10 euros/día), y moderada (días con baja laboral del lesionado o días en que esté incapacitado para realizar las actividades propias de su vida diaria, que se pagan a 52,13 euros/día en este año 2017).

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

VALORACION DE SECUELAS FUNCIONALES Y ESTETICAS E INCAPACIDAD

Además del tiempo de sanidad, la indemnización comprende el pago por las secuelas, tanto funcionales como estéticas, que le hayan quedado a la víctima tras el alta médica, y que deben estar especificadas en los informes médicos del lesionado para que la compañía de seguros las pague.

En este apartado hay que señalar que las aseguradoras tienden a minimizar las secuelas, e incluso a veces no las valoran pese a figurar en los informes médicos de la víctima, motivo por el cual es tan necesaria la intervención de un abogado particular que defienda la existencia de esas secuelas y que las reclame tanto en vía amistosa, como si es necesario en vía judicial.

Las secuelas se valoran en unas Tablas que figuran en el Baremo de Tráfico (las secuelas por perjuicio personal básico en la Tabla 2.A del Baremo, y en cuanto al perjuicio personal particular en la Tabla 2.B del Baremo), y que se dividen por distintas categorías, estableciéndose una horquilla de puntuación que será mayor o menor atendiendo a la sintomatología residual, el efecto sobre el lesionado y la importancia para su día a día, yendo de menor a mayor puntuación en función de la gravedad.

En muchas ocasiones será necesaria la intervención de un perito especialista en valoración del daño corporal para valorar en una pericial médica el alcance de esas secuelas para la víctima, y dicho informe se remitirá a la compañía de seguros por el abogado del lesionado para intentar llegar a un acuerdo sobre la existencia y puntuación de las mismas.

Lo mismo ocurre con la incapacidad del lesionado, sobrevenida a raíz de las lesiones y secuelas del accidente, y que puede ser parcial, total, absoluta y gran invalidez. Igualmente se computan en una horquilla de cantidades, y para valorarla se tendrán en cuanta sobre todo criterios de edad y otros de la víctima para valorarla. Se trata de una secuela muy pocas veces reconocida por las compañías de seguros, incluso si la misma ha sido reconocida por la seguridad Social, por lo que en general, hay que pelearla con una pericial.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

EL PERJUICIO PATRIMONIAL

Dentro de la indemnización a reclamar se computa también el denominado perjuicio patrimonial, que en el nuevo Baremo de Tráfico se divide en lucro cesante y daño emergente. Aquí se engloban todos los gastos derivados del accidente, como los de transporte, farmacia, rehabilitación etcétera, y las pérdidas económicas sufridas por el siniestro. Todo ello debe estar bien documentado para poderse reclamar.

También se indemnizan daños en las cosas y objetos deteriorados a causa del accidente, como pueden ser gafas de ver o de sol, teléfonos móviles, ordenadores, relojes, casco o guantes o indumentaria en el caso de los motoristas, etcétera.

La reclamación de la indemnización por accidente de tráfico requiere, pues, de conocimientos de la actual normativa y un equipo que defienda el derecho de la víctima a ser resarcida por los daños y perjuicios sufridos. En DEMANDA TU LESION contamos con ese grupo de profesionales que durante muchos años ha resuelto con efectividad y rapidez todo tipo de casos de accidentes de tráfico, con los mejores resultados para el cliente.

LA CERVICALGIA Y LUMBALGIA EN LA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO

Muchos de los accidentes de tráfico que se producen provocan daños personales a los intervinientes, daños que pueden ser de mayor o menor entidad dependiendo de múltiples factores, como pueden ser el tipo de accidente, la posición ocupada en el vehículo, la edad, o los antecedentes médicos previos al siniestro.

Dentro de las lesiones que se pueden sufrir en un accidente de tráfico, las que afectan a la columna vertebral son las más frecuentes, en especial las cervicales (el famoso “latigazo cervical”). Este tipo de daños pueden ser de carácter más leve, pero en ocasiones se complican hasta desembocar en lesiones de mucha más trascendencia y gravedad hasta el punto de afectar de manera importante a la vida del lesionado.

INDEMNIZACION POR LESION CERVICAL Y/O LUMBAR EN ACCIDENTE

Precisamente por ser la cervicalgia y la lumbalgia las lesiones más habituales en un accidente de tráfico, sobre todo en los famosos alcances traseros (el 80% de las lesiones en siniestros de este tipo producen cervicalgia y/o lumbalgia), son las más discutidas por las compañías de seguros, y, sobre todo, las que peor se pagan.

Las lesiones de traumatismos en columna vertebral suelen tener una sintomatología muy concreta, que incluye el dolor, la limitación de movilidad, las parestesias, etcétera.

En el caso de la lumbalgia, el dolor se sitúa en la parte baja de la espalda, y puede llegar a ser verdaderamente incapacitante, pudiendo acompañarse de irradiación a la ingle o a la pierna, dificultad para desplazarse o espasmos musculares.

En el caso de la cervicalgia, además del dolor y limitación en la movilidad del cuello, son frecuentes los mareos, los pitidos en los oídos, los dolores de cabeza, o la sensación de hormigueo en las manos.

En ocasiones, el accidente de tráfico provoca ambas lesiones (cervical y lumbar), que, si bien se refieren a la columna, tienen su propia sintomatología y deben de tratarse de manera independiente.

Podrán reclamar indemnización por cervicalgia y/o lumbalgia las víctimas de accidentes de circulación siempre que no hayan sido culpables exclusivos del siniestro. Las compañías de seguros en ocasiones tratan de unificar ambas lesiones como si fuera una sola, y pese a haber recibido tratamiento en cada una de ellas y en caso de que hayan quedado secuelas de ambas, ofertar indemnización considerando que todo viene del mismo sitio (columna).

De ahí la importancia de contactar cuanto antes con un despacho de abogados especialista en accidentes de tráfico, máxime desde que el nuevo Baremo de Tráfico 2016 complica y condiciona con una serie de requisitos la obtención de una indemnización por estos conceptos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

QUE HACE FALTA PARA RECLAMAR POR CERVICALGIA O LUMBALGIA

Para reclamar por cervicalgia y lumbalgia hace falta tener muy bien acreditadas las lesiones en la documentación médica que la víctima vaya obteniendo durante su proceso de recuperación.

Como punto de partida, debe tenerse en cuenta que en ocasiones estas dolencias no aparecen hasta pasadas unas horas desde el accidente. El Baremo nuevo 2016 indica que las lesiones deben estar acreditadas en informes médicos antes de que pasen 72 horas desde el siniestro. Por ello, desde DEMANDA TU LESION siempre insistimos en que, sea cual sea el dolor ocasionado en el siniestro, debe acudirse de inmediato a urgencias para que nos hagan un chequeo completo, incluyendo pruebas radiológicas, para tener bien acreditadas las lesiones sufridas.

La cervicalgia y la lumbalgia pueden ser más o menos graves dependiendo de muchos factores. En ocasiones, curan en un par de meses con el tratamiento rehabilitador adecuado y no dejan secuelas. Pero otras veces lo que comienza como una lesión traumática leve, se complica hasta el punto de requerir largos periodos de baja, tratamientos de rehabilitación de varios meses, y dejan secuelas de por vida que pueden llegar a ser muy incapacitantes.

Las pruebas diagnósticas adicionales son fundamentales en este tipo de lesiones, sobre todo si son de mayor gravedad en su sintomatología. Así, las resonancias pueden determinar la existencia de protusiones o hernias discales traumáticas, derivadas del accidente, y que también deben ser indemnizadas. Para ello, es importante poder acreditar que la víctima no tiene antecedentes de asistencias médicas por ese tipo de lesión, ya que, ante la aparición de una protusión o una hernia, las aseguradoras tienden a mantener que el lesionado las tenía de antes, para no indemnizar por dicho concepto.

Igualmente es importante si los síntomas lo aconsejan, realizarse un electromiograma para conocer si existe compromiso radicular en la lesión, porque de existir, también debe ser indemnizado.

En la mayoría de las ocasiones las víctimas desconocen las indemnizaciones que pueden percibir por cervicalgia o lumbalgia, por lo que deberán ser dirigidos por un abogado especialista en accidentes de tráfico, que además les vaya indicando qué documentos o pruebas necesitan para poder reclamar con garantías.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

COMO SE CALCULA LA INDEMNIZACION POR CERVICALGIA O LUMBALGIA

Como ya hemos comentado, el Baremo 2016 complica la reclamación de este tipo de lesiones al introducir una serie de requisitos sin los cuales las compañías de seguros no pagan indemnización por las mismas. Si la víctima desconoce estos requisitos (y por supuesto su aseguradora no se los va a indicar) puede darse el caso de sufrir una cervicalgia o una lumbalgia con consecuencias graves para el lesionado que no pueda reclamarse porque, por ejemplo, el mismo no ha ido a urgencias dentro de las 72 horas que indica el Baremo.

Para calcular la indemnización por estas lesiones hay que partir del artículo 135 del Baremo, dedicado los traumatismos menores de columna vertebral, que indica:

“Los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia de dolor, y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias, se indemnizan como lesiones temporales, siempre que la naturaleza del hecho lesivo pueda producir el daño de acuerdo con los criterios DE:
-exclusión, que consiste en que no medie otra causa QUE JUSTIFIQUE TOTALMENTE LA PATOLOGÍA.

 

-Cronológico, que consiste en que la sintomatología aparezca en tiempo médicamente explicable. En particular, tiene especial relevancia a efectos de este criterio que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica en este plazo.

-Topográfico, que consiste en que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida, salvo que una EXPLICACION PATOGENICA JUSTIFIQUE LO CONTRARIO.
-De intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente y las demás variables que afectan a LA PROBABILIDAD DE SU EXISTENCIA.

 

  1. La secuela que derive de un traumatismo cervical menor se indemniza sólo si un informe médico concluyente acredita su existencia tras el PERIODO DE LESION TEMPORAL.

 

  1. Los criterios previstos en los apartados anteriores se aplicarán a los demás traumatismos menores de la columna vertebral referidos en el baremo médico de secuelas.

 

Si se cumplen los requisitos de dicho artículo, para calcular la indemnización a percibir computaremos tanto el periodo de curación del lesionado (dividido según los casos en perjuicio personal básico y/o perjuicio personal particular), como las secuelas o posibles incapacidades que le hayan quedado tras el alta médica, aplicando las Tablas que al respecto se recogen en el Baremo 2016.

Para obtener la documentación necesaria que permita reclamar con garantías la indemnización por lesiones cervicales y/o lumbares, de acuerdo con el mencionado artículo, es necesario, como insistimos desde DEMANDA TU LESION como abogados especialistas, que la víctima conozca, en base a su caso concreto, qué debe hacer para cumplir con lo dispuesto en la normativa y de esta forma evitar que la aseguradora responsable de pagar la misma pueda negarse a su abono porque falte alguno de los requisitos mencionados, para lo que nadie mejor que un experto en la materia, podrá aconsejar a la víctima sobre cómo proceder en estos casos.

LA CULPABILIDAD EN LA INDEMNIZACION POR UN ACCIDENTE DE TRAFICO

Un accidente de tráfico se puede producir de muchas maneras, y en la dinámica del mismo pueden intervenir multitud de factores que hacen de cada siniestro un caso único y distinto a los demás.

Uno de los temas que más debate provoca y donde existe mucha falta de información es el de la culpabilidad en el accidente. Se trata de un punto clave, puesto que de ello va a depender el derecho a reclamar una indemnización por los daños y perjuicios derivados del accidente sufrido.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿TENGO DERECHO A INDEMNIZACION SI SOY CULPABLE DEL ACCIDENTE?

Se trata de una cuestión que nos plantean en DEMANDA TU LESION muchas víctimas de accidentes que buscan información y saber qué opciones tienen para gestionar su siniestro.

Lo primero que debe quedar claro es que, a efectos de responsabilidad civil, si resultamos lesionados en un accidente en el que hemos sido culpables exclusivos del mismo, no tendremos derecho a reclamar indemnización por lesiones con cargo al Seguro Obligatorio (SOA).

No obstante, dicho seguro sí se hará cargo de los daños que hayamos provocado en el accidente a terceros. En ocasiones, las pólizas de seguro incluyen un seguro de responsabilidad voluntario, que sirve para ampliar la cobertura del seguro obligatorio cuando las indemnizaciones a pagar a terceros perjudicados exceden del límite del seguro obligatorio. Esta cobertura es voluntaria, y conviene contratarla para quedar cubiertos en caso de provocar un siniestro con daños materiales y personales graves.

Para evitar situaciones que pueden conllevar una desprotección total del conductor culpable, las compañías de seguros ofrecen también otra cobertura denominada “seguro del conductor”, que abona una compensación económica al conductor responsable de un accidente que ha sufrido lesiones. Se trata de una cobertura muy importante y que conviene contratar, aunque encarezca la póliza, y suele contener una cantidad para supuestos de fallecimiento o invalidez permanente que varía según cada compañía de seguros, y otra para el caso de lesiones, si bien no todas están cubiertas. Por ello conviene estudiar bien la póliza que se vaya a contratar en su momento, para saber las coberturas de que se dispone en cada caso.

Además de lo anterior, se incluye en esta cobertura la asistencia a centros de rehabilitación autorizados para tratarse las lesiones sufridas, tanto del conductor asegurado como de los ocupantes, salvo excepciones concretas tasadas tales como dar positivo en un control de alcoholemia o no ser el conductor asegurado o tener menos de dos años de carnet. Por ello es muy importante asegurarnos siempre al contratar una póliza de seguro de tener claras las coberturas que contratamos.

Si en el accidente del que somos culpables exclusivos hemos sufrido daños materiales en nuestro vehículo, tendremos que correr con los gastos de la reparación salvo si disponemos de un seguro a todo riesgo, con o sin franquicia, ya que en este caso los daños serán reparados por nuestra compañía.

Por último, conviene comprobar en caso de accidente siendo culpables exclusivos del mismo, las pólizas que podamos tener contratadas de seguro de hogar o seguro de vida, que en algunas ocasiones pueden tener alguna cobertura para este tipo de casos.

QUE OCURRE CON LOS OCUPANTES DEL VEHICULO CULPABLE

En el caso de los ocupantes de un vehículo culpable, la cosa cambia, ya que, en cualquier caso, el ocupante va a cobrar indemnización por los daños y perjuicios sufridos siempre, independientemente de quien haya tenido la culpa en el accidente.

Así, si la responsabilidad es de un tercero ajeno al vehículo en el que viajamos, será su compañía de seguros quien tenga que indemnizarnos.

Y si, por el contrario, el responsable del accidente es el conductor del vehículo en el que viajamos, será su propia aseguradora quien se ocupará de la indemnización que nos corresponda.

La indemnización de los ocupantes incluirá, por un lado, los daños personales o lesiones, que comprenderán el tiempo que hayan tardado en curarse, desde la fecha del accidente hasta el momento de recibir el alta médica por el traumatólogo, como las posibles secuelas que hayan podido quedar tras la estabilización lesional, así como cualquier tipo de incapacidad sobrevenida (parcial, total, absoluta o gran invalidez).

Para reclamar la indemnización deberá acreditarse con documentación la entidad de las lesiones sufridas, el periodo de incapacidad, el tiempo de curación, y las secuelas. Es para ello importante que la víctima esté bien asesorada desde el principio por un abogado especialista en accidentes de tráfico que vaya indicando los pasos a dar y los documentos que se deben conseguir de cara a la reclamación.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿QUE OCURRE SI LA CULPA ES COMPARTIDA? (O NO SES SABE QUIEN ES CULPABLE)

En ocasiones puede ocurrir que la responsabilidad en el siniestro sea compartida por dos o más intervinientes en el accidente. Son los casos de concurrencia de culpas, en los que es posible reclamar una indemnización, pero la misma estará reducida proporcionalmente al porcentaje de culpa de cada parte interviniente.

Un ejemplo de estos casos es un accidente en el que se ven involucrados un vehículo y una motocicleta, el vehículo hace un giro no permitido interceptando la trayectoria de la moto, pero la moto circula con exceso de velocidad. Este supuesto, muy típico, suele terminar con una concurrencia de culpas, y la indemnización deberá graduarse en proporción al porcentaje de culpa de cada conductor.

Para defender los casos de concurrencia es muy necesaria la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico. En DEMANDA TU LESION, como expertos en este tipo de reclamaciones, recomendamos al perjudicado acudir a asesorarse lo antes posible, ya que la aseguradora contraria va a intentar siempre pagar lo menos posible (o incluso partir de negar la culpa de su asegurado), y será necesario obtener el Atestado de la Policía o Guardia Civil, testigos, y cualquier otro medio de prueba (como por ejemplo un perito reconstructor de accidentes, muy importante en caso de lesiones muy graves o fallecimientos donde las indemnizaciones son de muy elevada cuantía) para defender la dinámica del siniestro y valorar y en su caso reclamar el porcentaje de indemnización que pueda corresponder al cliente.

QUÉ ES UNA INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO

La mayoría de los accidentes de tráfico producen, de una u otra forma, una serie de daños, que pueden ser tanto personales como materiales, y que generan para la víctima no culpable el derecho a ser indemnizados.

Sin embargo, existe aún mucho desconocimiento por parte de los perjudicados sobre el modo de proceder tras sufrir un accidente de tráfico, y a ello no ayudan las compañías de seguros, que en la mayoría de los casos no solo no informan a las víctimas, sino que además su interés siempre es el de la compañía, y en ningún caso el de la víctima.

Por ello conviene saber por dónde empezar si se sufre un accidente de tráfico y hay daños, sean personales o materiales, o ambos, para reclamar la indemnización que corresponda a la aseguradora del responsable.

 

LAS INDEMNIZACIONES EN LOS ACCIDENTES DE TRAFICO

Lo primero que se debe destacar es que cada accidente de tráfico es un mundo, y en un siniestro intervienen multitud de factores y condicionantes que de alguna manera van a influir tanto en la resolución del caso como en las consecuencias económicas derivadas del mismo.

Tras la despenalización de los Juicios de faltas por la reforma del Código Penal en el año 2005, la tramitación de los casos de accidentes de tráfico, que hasta entonces se tramitaban, en su mayoría, por la vía penal del Juicio de Faltas, mediante denuncia, reconocimiento por el médico forense, y o bien acuerdo con la compañía de seguros antes de juicio, o bien celebración de este y cobro en virtud de sentencia, se vieron abocados a tramitarse en la vía civil.

Esto supuso para el perjudicado, que salvo en los casos de arreglo extrajudicial (siempre mediando, como después veremos, un abogado independiente a las aseguradoras y especialista en estos casos), se hace necesario interponer, si no hay acuerdo amistoso, una demanda civil contra la compañía de seguros obligada a indemnizar, lo que genera unos gastos para el perjudicado y normalmente alargan en el tiempo reclamaciones que antes se solventaban de manera mucho más ágil y rápida.

Posteriormente, tras la entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo  Baremo de Tráfico 2016 (Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación-Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), se ha modificado sustancialmente el modo de reclamar ante las aseguradoras y en muchos casos los requisitos que ahora se necesitan para algunos supuestos concretos, como las indemnizaciones derivadas de lesiones cervicales leves (el famoso “esguince cervical).

Las cuantías de las indemnizaciones a percibir por los perjudicados en un accidente de circulación también han cambiado, mejorando de manera ostensible para el caso de los grandes lesionados y de los fallecidos, en detrimento de los casos más leves (que son la mayoría), donde las indemnizaciones no solo no han mejorado, sino que en algunos casos empeoran respecto al sistema anterior y, sobre todo, se complica la manera de reclamarlos.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

QUE NECESITO PARA RECLAMAR LA INDEMNIZACION

Un primer dato a tener en cuenta es que, para reclamar la indemnización, lo primero que vamos a necesitar es acreditar quien es el culpable del accidente de tráfico sufrido. Y esto es así, porque solo percibirán indemnización conforme al Seguro Obligatorio del Automóvil quienes no hayan sido culpables exclusivos del accidente.

La indemnización va a depender de acreditar la culpa, en primer lugar, ya que pueden darse también casos donde hay una culpa compartida (concurrencia de culpas) y en estos supuestos también es posible reclamar indemnización, si bien la misma va a estar condicionada al porcentaje de culpa de cada una de las partes intervinientes.

Para acreditar la culpa, necesitaremos o bien un parte amistoso firmado, o un Atestado emitido por la Policía o la Guardia Civil, que deje claro cuál ha sido la dinámica del accidente y quien es culpable del mismo. Los testigos también pueden servirnos para demostrar cómo ha ocurrido el siniestro.

Por otro lado, para reclamar la indemnización hará falta demostrar la entidad de los daños sufridos, tanto materiales como personales, en base a los que se va a calcular la compensación económica que vamos a pedir a la aseguradora. Para ello necesitaremos toda la documentación acreditativa de los mismos.

En caso de reclamar daños materiales, vamos necesitar presupuesto o factura de arreglo de los mismos y si es posible fotografías. Si además hemos sufrido daños en objetos que portábamos en el momento del siniestro, puede reclamarse su reparación previa justificación de los daños.

Si lo que reclamamos son lesiones, deben estar perfectamente recogidas en los informes médicos, siendo fundamental el inicial, antes de que pasen 72 horas desde el accidente, y que recoja todas las lesiones sufridas. Cuanto mayores hayan sido los daños personales, más necesitaremos acreditar el tiempo de curación y las secuelas o incapacidades que nos hayan quedado, pues de ello dependerá la cuantía de la indemnización.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA NECESIDAD DE UN ABOGADO ESPECIALISTA PARA RECLAMAR LA INDEMNIZACION

En muchas ocasiones, nos preguntan en DEMANDA TU LESION sobre la idoneidad de contratar un abogado externo en lugar de tramitar el siniestro a través de la propia compañía de seguros.

Poner la gestión de un accidente de tráfico en manos del seguro siempre constituye un error, y lo es porque todas las aseguradoras tienen sus propios acuerdos y convenios, en los que el interés que prima es el de la compañía, nunca el de la víctima.

La aseguradora no es imparcial ni objetiva, y sus abogados o tramitadores no defienden los derechos de su asegurado, sino los de la compañía, por tanto, la víctima no está informada, no recibe asesoramiento, no se le indica lo que debe hacer para que la reclamación sea justa y adecuada al efectivo perjuicio sufrido, y por supuesto en ningún caso es relevante cómo quede el perjudicado.

Sin embargo, acudir a un despacho especializado en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación como DEMANDA TU LESION; implica contratar a profesionales preparados, ajenos a las aseguradoras, y cuyo interés y cliente es la víctima, a la que van a defender desde el primer momento.

Un despacho de abogados especialista une su interés al del cliente: por un lado, ayudar y poner los medios para que la víctima se recupere lo antes posible. Por otro, sus honorarios dependen del buen resultado de su trabajo, puesto que cobran a porcentaje, es decir, que cuanto mayor sea la indemnización para el cliente, mayores serán los honorarios del abogado.

Además, en muchas ocasiones y gracias a la cobertura por defensa jurídica, los honorarios del abogado que designemos nos pueden salir gratis en todo o en parte, por lo que siempre compensa reclamar a través de un abogado especialista e independiente.

 

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE BICICLETA

La utilización de la bicicleta como medio de transporte para desplazarse, sobre todo en las grandes ciudades, ha ido ganando adeptos y cada vez son más las personas que deciden utilizar la bicicleta no solo para hacer deporte o para ratos de ocio los fines de semana, sino también como medio para moverse en sus jornadas laborales por la ciudad.

Ello ha provocado que hayan aparecido, en ciudades como Madrid, Sevilla, Barcelona o Zaragoza, empresas de alquiler de bicicletas, que facilitan al usuario la utilización de este medio de transporte barato, ecológico, rápido y sano.

En contraposición, han aumentado de manera importante los accidentes de bicicleta, por lo que es importante saber qué podemos hacer para reclamar la indemnización que nos pueda corresponder en caso de sufrir un siniestro circulando con ella.

LOS CICLISTAS Y LOS ACCIDENTES DE BICI

El mayor uso de la bicicleta como medio de transporte ha llevado a la creación sobre todo en grandes ciudades, de los carriles bici, que no siempre son bien utilizados por los propios ciclistas, pero que también en la mayoría de las ocasiones no son respetados por otros usuarios de la vía (principalmente los vehículos de cuatro ruedas).

En grandes ciudades, se ha notado que no existe una clara percepción del peligro que supone circular en bicicleta por parte de los ciudadanos, si bien es cierto que la mayoría de los accidentes mortales de bicicleta se producen en las vías interurbanas, destacando el presente año 2017 por un claro aumento de este tipo de siniestros en las carreteras españolas.

El carril bici ha ayudado mucho a facilitar la circulación de los ciclistas, si bien es uno de los lugares donde más accidentes se producen, siendo víctimas tanto los peatones que cruzan un paso de cebra en el propio carril bici, y son atropellados por los ciclistas, como los propios ciclistas que son arrollados por los vehículos que no se percatan de su presencia, no van atentos a las circunstancias del tráfico, o no respetan la señalización.

Los accidentes más comunes de bicicletas se producen cuando un vehículo gira a la derecha sin percatarse de la presencia del ciclista. Otro caso muy habitual de accidentes de bici se debe a que los conductores no respetan el metro y medio de distancia de seguridad que deben dejar respecto del ciclista.

La proliferación de bicicletas y el aumento de accidentes de ciclistas ha llevado a muchos de ellos a contratar seguros para bicis, y muchas compañías ya han sacado al mercado pólizas de seguro especialmente diseñadas para los usuarios de bicicletas, seguros que desde DEMANDA TU LESION siempre recomendamos tener, sobre todo a los usuarios habituales de este medio de transporte.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

QUE NECESITO PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE BICI

A todos los efectos, el accidente de bicicleta se considera como un atropello, siendo accidentes donde los ciclistas suelen sufrir lesiones de gravedad, al estar expuestos al golpe con el contrario directamente, y recibir en su propio cuerpo el impacto de éste.

Para reclamar indemnización por un accidente de bicicleta es muy importante que la víctima esté bien asesorada, y acuda a un despacho de abogados especialista lo antes posible, pues en este tipo de siniestros es muy habitual que las aseguradoras quieran imputar la responsabilidad al propio ciclista.

Lo primero que debemos tener bien acreditada es la culpa del contrario, para lo que es conveniente llamar desde el mismo lugar del accidente a la Policía o Guardia Civil para que levanten un Atestado, donde se indique cómo ocurrido el accidente, si hay daños materiales en la bicicleta o cualquier otro objeto portado (relojes, teléfonos móviles), si el ciclista ha sufrido lesiones, y si hay testigos del siniestro.

En ocasiones se firma un parte amistoso entre ambas partes, lo que también sirve para acreditar la culpa siempre que esté bien rellenado, se hagan constar todos los datos de ambas partes y los daños sufridos. Los testigos pueden ayudarnos en caso de duda sobre el modo de ocurrir el siniestro, e incluso declarar a nuestro favor si finalmente hay que llevar la reclamación a juicio.

La indemnización comprenderá tanto los daños personales o lesiones como los daños materiales, siempre que unos y otros podamos acreditarlos.

Para demostrar la existencia de lesiones deberemos acudir a urgencias lo antes posible para que nos hagan un examen completo (y en cualquier caso antes de las 72 horas posteriores al siniestro). Las pruebas diagnósticas tales como ecografías o resonancias son fundamentales para acreditar la existencia de las lesiones, así como el informe de rehabilitación donde tiene que figurar la evolución de la víctima hasta el alta y si le han quedado secuelas al terminar el tratamiento.

También pueden reclamarse los daños materiales de la bicicleta, siempre que se justifiquen con fotografías, presupuesto de arreglo o factura de reparación. En ocasiones las compañías de seguros quieren peritar la bici, por lo que siempre es bueno conservar la factura de compra de la misma como punto de partida para el caso de que la bici haya resultado siniestro y nos tengan que compensar económicamente por su valor a fecha del accidente (valor venal).

Los daños en otros objetos portados en el momento del siniestro también se indemnizan, siempre que podamos demostrar que los llevábamos encima cuando tuvimos el accidente y la relación causal entre esos daños y aquel.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

EL PAPEL DEL CONDUCTOR DEL VEHICULO CULPABLE

En los accidentes de bicicleta es muy habitual que el ciclista herido sea evacuado del lugar del siniestro por los servicios de emergencias debido a los daños sufridos, lo que puede ser utilizado por el contrario para dar una versión distinta del accidente pretendiendo achacar la responsabilidad del mismo al ciclista.

Por ello es conveniente que, si no podemos declarar en el momento a los agentes de la autoridad porque nos han evacuado, que vayamos lo antes posible a denunciar los hechos o a declarar para que nuestra versión se una al Atestado instruido.

En otras ocasiones puede alegarse por el conductor una concurrencia de culpas (es decir, que en el accidente ambas partes son responsables). En estos casos será necesario determinar qué porcentaje de culpa tiene cada parte, ya que la indemnización será proporcional a dicho porcentaje.

En DEMANDA TU LESION somos abogados especialistas desde hace años en reclamaciones derivadas de accidentes e bicicleta, ofreciendo a la víctima y a sus familias un completo asesoramiento desde el principio, poniendo a su disposición los mejores peritos médicos, reconstructores de accidentes para casos en los que se discuta la culpa, tramitadores y expertos en incapacidades derivadas de las lesiones sufridas, de cara a obtener la indemnización por todos los conceptos que correspondan al lesionado.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE EN TRANSPORTE PUBLICO

Cada vez es más habitual, sobre todo en grandes ciudades, el uso del transporte público (metro, autobús, tren) como medio para desplazarse.

Sin embargo, existe un gran desconocimiento sobre los derechos que asisten a los usuarios de un medio de transporte público, ni las coberturas de que disponen para reclamar la indemnización por daños y perjuicios que les pueda corresponder en caso de sufrir un accidente de tráfico viajando en ellos. Es importante, pues, que la víctima esté debidamente asesorada y cuente con el apoyo y la ayuda de un despacho de abogados especializado en este tipo de siniestros.

 

INDEMNIZACION COMO OCUPANTE DE MEDIO DE TRANSPORTE PUBLICO

Lo primero que hay que tener en cuenta es que cualquier pasajero de un medio de transporte público dispone de una cobertura por el solo hecho de haber adquirido el billete correspondiente, a cargo del denominado SOV (Seguro Obligatorio de Viajeros).

Si el accidente se ha producido por culpa exclusiva del pasajero, es decir, por una caída accidental o fortuita donde no hay terceros responsables, no podremos reclamar indemnización alguna con cargo al SOA (Seguro Obligatorio de Automóviles), sin embargo, sí estaremos cubiertos en este caso por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), y podremos reclamar indemnización con cargo a este seguro (sólo por lesiones y de acuerdo a un Baremo específico que indemniza una sola cantidad dependiendo del tipo de lesión sufrida), salvo en el caso de que el siniestro se haya producido por actos dolosos producidos por el viajero, o por encontrarse bajo los efectos de las drogas o del alcohol.

En el caso de que al accidente se produzca por culpa del conductor del medio de transporte público, el pasajero que haya resultado lesionado puede reclamar a la aseguradora del mismo la indemnización que le corresponda con cargo al Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA).

Igualmente se podrá reclamar indemnización con cargo a dicho Seguro cuando el accidente se produce por responsabilidad de un tercero (por ejemplo, un vehículo que colisiona con un autobús de pasajeros por culpa suya provocando lesiones a ocupantes del autobús), en cuyo caso la indemnización se reclamará a la compañía de seguros de dicho vehículo responsable del siniestro.

En estos dos últimos casos, además de la indemnización que nos corresponda con cargo al SOA, podremos reclamar también la que nos corresponda con cargo al SOV, al tratarse de una indemnización que es complementaria a la que perciba por Responsabilidad Civil con cargo al Seguro Obligatorio de Automóviles.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

QUE HACER PARA RECLAMAR LA INDEMNIZACION

Lo primero que debe hacer la víctima de un accidente en un medio de transporte público es acudir a un despacho de abogados especializado para asesorarse, y saber desde el principio los pasos que debe dar para que la reclamación prospere en su momento.

La mayoría de los viajeros de un medio de transporte desconoce los derechos que le asisten y la documentación que necesita para ser indemnizados por todos los conceptos a los que tiene derecho.

Es muy importante acreditar la dinámica del accidente para luego poder reclamar a quien corresponda, por lo que es fundamental no abandonar el lugar, avisar al conductor o supervisor (autobús, metro, tren) y a los agentes de la autoridad, para que acudan a levantar in situ un Atestado que recoja las circunstancias del siniestro y la responsabilidad de las partes intervinientes en el mismo.

Asimismo, conviene contar con testigos del accidente, que en su momento si es necesario, puedan declarar cómo ocurrieron los hechos si por cualquier circunstancia la compañía de seguros obligada a indemnizar los niega o los discute, lo que es bastante habitual, tratando de imputar la responsabilidad al viajero (no va bien agarrado, se ha levantado de su asiento antes de tiempo, etcétera).

Cuando se sufren lesiones graves en un accidente de este tipo, y aunque inicialmente no parezcan muy importantes, debe llamarse a los servicios de emergencias para que acudan in situ a realizar la primera asistencia al lesionado en el lugar de los hechos. Hay que tener en cuenta que todos los conductores de un medio de transporte público tienen que dar un parte de cualquier incidencia acaecida durante el trayecto, lo que a veces es aprovechado cuando los sanitarios evacúan a las víctimas para modificar la versión del siniestro en contra de la víctima. De ahí la importancia de denunciar los hechos o declarar para que conste en el Atestado nuestra versión del accidente.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

QUE DOCUMENTOS NECESITO PARA RECLAMAR LA INDEMNIZACION

Lo primero que debemos conservar es el billete o tarjeta de transporte utilizada el día del accidente, y como hemos dicho, poner en conocimiento del conductor o supervisor la existencia del accidente.

Para dar correctamente los primeros pasos en este tipo de reclamaciones es muy importante acudir a un abogado especialista en accidentes en medios de transporte público, pues los primeros días posteriores al siniestro son claves para garantizar la viabilidad de la reclamación.

Es importante, si no nos han atendido por los servicios de emergencias en el lugar del accidente, y siempre, en cualquier caso, acudir a los servicios de urgencias del hospital lo antes posible, y siempre antes de que pasen 72 horas desde el siniestro, para que nos hagan un examen completo de las lesiones sufridas.

También se debe interponer cuanto antes una reclamación ante la empresa de transportes correspondiente, describiendo los hechos, indicando lugar exacto, día y hora del accidente, datos de testigos, intervención de autoridades, y adjuntar copia del billete y de la asistencia sanitaria inicial recibida. Normalmente esta reclamación se cursa por la empresa a la aseguradora correspondiente, que suele contactar con el lesionado para hacerle seguimiento médico.

Para reclamar la indemnización por lesiones deberemos adjuntar a la reclamación toda la documentación médica del proceso, desde la atención en urgencias hasta el alta del traumatólogo por estabilización lesional.

Ello incluye los partes de baja y alta laboral o documentos acreditativos de haber estado incapacitados para hacer la vida habitual, pruebas diagnósticas tales como ecografías, radiografías o resonancias, y los informes de rehabilitación que indiquen si a fecha del alta han quedado secuelas o algún tipo de incapacidad, ya que todo ello debe reclamarse.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO EN MOTOCICLETA

El uso de la motocicleta como medio de transporte para desplazarse cobra cada vez más adeptos, teniendo en cuenta lo que se gana en rapidez, economía, movilidad, facilidad para aparcar, etcétera. El buen tiempo provoca el aumento de motoristas en las ciudades y hasta han aparecido empresas de alquiler de motocicletas que son muy utilizadas por profesionales que se desplazan a las grandes ciudades por motivos laborales.

En paralelo con lo anterior, los accidentes de motocicleta también han aumentado.

Las estadísticas no mienten, siendo una realidad que la siniestralidad en nuestro país, en general, ha aumentado de manera importante en los últimos años. En 2016 se contabilizaron 1.160 fallecidos en accidentes de tráfico de todo tipo, un 2,6% más que en 2015.

El presente año 2017 ha ido a peor, y de hecho octubre ha sido un mes negro en las carreteras españolas. El hecho más a tener en cuenta es que el número de víctimas mortales que más ha crecido en estos últimos meses respecto al año anterior es el de los motoristas y ciclistas.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE EN MOTO

Dentro de los distintos tipos de accidentes de tráfico, los de motocicleta suelen ser especialmente graves, ya que el motorista, igual que ocurre con los ciclistas o los peatones, reciben el impacto del contrario directamente en su cuerpo, o en otras ocasiones salen despedidos de la moto, cayendo en la calzada y provocándose en dicha caída las lesiones.

En el 72% de los accidentes de motocicleta, las lesiones sufridas por el motorista son de gravedad.

El tipo más común de accidente de motocicleta es aquel en el que participan un vehículo de cuatro ruedas (turismo, en general) y una motocicleta.

Sin embargo, las estadísticas también demuestran que de cada 4 accidentes de tráfico donde se ven involucrados un vehículo y una motocicleta, 3 de ellos no son culpa del motorista, sino del contrario.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

Las infracciones más comunes que realizan los turismos en estos casos son la falta de atención en la conducción, y no respetar la prioridad de paso de la motocicleta. La colisión por alcance también es uno de los siniestros más comunes, y en la mayoría de los casos se producen por despistes del otro conductor, o por no guardar la distancia de seguridad con la motocicleta.

Los accidentes más graves de motocicleta, con lesiones gravísimas o incluso fallecimientos de motoristas, se producen en las vías interurbanas, sobre todo debido a que se circula a alta velocidad.

Otro tipo de accidente de moto muy común es el que se produce sin que haya una colisión entre la moto y el contrario. Son supuestos en los que el motorista se percata de que va a producirse el accidente, y su pericia al volante con una maniobra evasiva evita el mal mayor, que es la colisión, lo que no evita que en la mayoría de los casos pierda el control de la moto y sufra el accidente. Aunque no haya habido colisión, el motorista que ha sido víctima de este tipo de accidentes puede reclamar indemnización por las lesiones y daños sufridos.

 

¿ME VAN A INDEMNIZAR SI NO LLEVO PUESTO EL CASCO EN UN ACCIDENTE?

En nuestro país es obligatorio el uso del casco para circular con motocicleta o ciclomotor (art.47), y además se exige que el casco esté debidamente homologado.

No llevar el casco circulando con una motocicleta va a suponer que nos van a imponer una sanción administrativa (multa de 200 euros). Pero más allá de la multa en sí, lo que debe tenerse en cuenta es que, en caso de sufrir un accidente de tráfico, las posibilidades de sufrir lesiones muy graves e incluso la muerte se multiplican en caso de circular sin llevar el casco.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los accidentes de motocicleta el motorista sale despedido de la moto y cae al suelo, donde lo más fácil es golpearse la cabeza, con lo que es fácil imaginar las tremendas lesiones que pueden producirse-muchas de ellas derivan en daños medulares o la muerte-y que serían mucho menores de estar convenientemente protegido por el casco.

Si se sufre un accidente de circulación en el que la víctima es el motorista y no llevaba puesto el casco reglamentario, puede reclamarse una indemnización, pero en estos casos la aseguradora responsable no abonará nunca la totalidad de la misma, pues nos va a alegar siempre una concurrencia de culpas, es decir, que los daños son mayores por no llevar el casco el motorista puesto, y, por tanto, ha contribuido en una parte en el hecho dañoso.

Es muy importante en estos casos contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de motocicleta, porque será necesario negociar con la aseguradora contraria qué porcentaje de culpa tiene cada parte, ya que la indemnización a percibir dependerá de dicho porcentaje.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

QUE HACER EN CASO DE ACCIDENTE DE MOTOCICLETA

Desde DEMANDA TU LESION recomendamos siempre no esperar para contactar cuanto antes con un abogado especialista en accidentes de motocicleta para que desde el principio nos indique los pasos a dar para tramitar la reclamación.

Es importante contar, por un lado, con un parte amistoso firmado, un Atestado de los agentes de la autoridad o testigos del accidente, para poder acreditar la culpa del contrario, como paso previo a la reclamación de lesiones y daños.

Una vez podamos demostrar que el culpable ha sido el contrario, deberemos recopilar toda la documentación médica que acredite las lesiones que hemos sufrido (empezando por acudir a urgencias dentro de las 72 horas posteriores al accidente), incluyendo pruebas médicas, informes de rehabilitación, del médico de atención primaria, de nuestra mutua laboral si ha sido accidente in itinere, partes de baja y alta laboral, etcétera. Nuestro abogado nos irá indicando los pasos a dar para ir solicitando los documentos que necesitemos.

La indemnización por lesiones incluye el tiempo de curación, y también las secuelas que nos hayan quedado después de recibir el alta médica y cualquier incapacidad derivada de las mismas, siempre que estén debidamente acreditadas en los informes médicos.

Asimismo, se reclaman los daños materiales de la motocicleta, acreditados con presupuesto o factura de arreglo de los mismos, o en caso de resultar siniestro total, se reclamará el importe del mismo.

Dentro de esos daños materiales pueden reclamarse los gastos de casco, indumentaria, guantes y cualquier objeto dañado en el siniestro, como relojes, móviles o gafas de sol, así como los gastos de farmacia, rehabilitación o cualquier otro derivado del accidente, siempre que se puedan acreditar.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en accidentes de motocicleta, contando con un equipo, independiente y ajeno a las aseguradoras, formado por abogados, peritos médicos, tramitadores, procuradores y laboralistas que van a asesorar a la víctima desde el primer momento para que la reclamación sea un éxito.

 

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRÁFICO LEVE

En un accidente de tráfico es muy común sufrir lesiones, además de daños materiales. Estas lesiones dependen de muchos factores y no afectan de la misma manera a todas las personas. Así, la edad, el sexo, la posición ocupada en el vehículo, los antecedentes médicos y complexión física, etcétera, influyen de manera determinante en el resultado lesivo para la víctima.

Dentro de los daños personales, se incluyen las lesiones leves, que, por ser de poca entidad, suelen ser negadas por las compañías de seguros, o mal pagadas, por entender que las mismas o han curado sin secuelas o no han necesitado curación.

Para tramitar la indemnización por accidente leve es muy importante que la víctima se asesore con un abogado especializado en accidentes de tráfico, ya que es muy probable que haya que discutir con la aseguradora responsable de indemnizar.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

QUÉ ES UN ACCIDENTE DE TRÁFICO LEVE

Los accidentes de tráfico con lesiones o daños personales leves son la mayoría, y precisamente por eso, las indemnizaciones por las mismas suponen un gran desembolso económico para las aseguradoras.

Es por ello que las compañías han conseguido que el nuevo Baremo de Tráfico recoja una serie de requisitos sin los cuales este tipo de lesiones no serán abonadas, por lo que es muy importante conocer lo que hay que hacer desde el principio para poder reclamarlas.

Los accidentes de tráfico leves suelen producirse a baja velocidad, y el más común es el alcance trasero. Factores como el no esperar el impacto, influye en el tipo de lesión sufrida, ya que el músculo se encuentra relajado y por tanto no preparado para recibir un golpe, con lo que el resultado lesivo es mayor.

Dentro de este tipo de lesiones leves se incluyen las contracturas musculares, que, si no se complican, recibiendo el conveniente tratamiento rehabilitador suelen curar como media en un mes y no deja secuelas. La lesión se produce en el músculo, y aunque en caliente la víctima no sienta nada, es importante acudir a urgencias para que nos valore un médico, nos hagan las pruebas radiológicas pertinentes y poder así descartar otras patologías más graves.

Otras lesiones leves derivadas de un accidente de tráfico son los esguinces o las distensiones musculares. Las zonas del cuerpo más afectadas en los siniestros suelen ser el cuello, la espalda y el hombro, aunque dependiendo del tipo de accidente pueden variar en gravedad e importancia.

No obstante, si hablamos de lesiones leves en accidente de tráfico, la más común y sobre todo discutida por las aseguradoras es el conocido como esguince cervical, que se produce por un movimiento brusco del cuello hacia atrás y hacia adelante. Su sintomatología es muy variada y tiene varios grados en función de su gravedad:

-Grado I, que se caracteriza porque hay dolor, pero sin ningún otro síntoma, ni contracturas.

-Grado II, cuando además del dolor las radiografías evidencian que hay una rectificación cervical o contracturas.

-Grado IIB, en el que además de lo anterior se encuentra limitada la movilidad del cuello.

-Grado III, que se da cuando además de los síntomas anteriores, el lesionado tiene dolores de cabeza, vómitos, mareos o parestesias.

-Grado IV, que es el más grave y que añade a los síntomas anteriores una fractura o luxación.

 

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS EN ACCIDENTE LEVE EN EL NUEVO BAREMO 2016

Como ya hemos visto, los daños personales leves derivados de accidente de circulación son susceptibles de ser indemnizados, si bien el nuevo Baremo de Tráfico 2016 ha establecido una serie de requisitos sin los cuales es muy difícil que nos indemnicen. En términos generales, la nueva normativa perjudica y reduce las indemnizaciones por este tipo de lesión, que por otro lado es la más habitual en los siniestros.

El nuevo Baremo recoge los denominados “traumatismos menores de la columna vertebral” en el artículo 135, que indica además una serie de requisitos, pues estas lesiones, según el Baremo, se basan en la manifestación de dolor del propio lesionado, y serán indemnizados como lesiones temporales siempre que se cumplan varios criterios, con la finalidad de acreditar que existe un nexo causal entre el accidente y ese traumatismo menor sufrido:

-Criterio de exclusión, es decir, que la lesión sea consecuencia directa del accidente.

-Criterio cronológico, que implica que el lesionado ha recibido asistencia médica por la lesión dentro de las 72 horas posteriores al siniestro.

-Criterio topográfico, que indica que tiene que existir relación entre la zona del cuerpo afectada y la lesión.

-Criterio de intensidad, es decir, que el accidente haya tenido una intensidad suficiente para producir esa lesión.

Así, por ejemplo, se discute mucho por las aseguradoras que, si los daños materiales en los vehículos son escasos, el siniestro no puede haber producido daños personales. En estos casos, el lesionado tiene que acreditar que existen efectivamente las lesiones a través de una prueba de biomecánica.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

DOCUMENTACIÓN PARA RECLAMAR POR ACCIDENTE LEVE

En DEMANDA TU LESIÓN hemos tramitado multitud de accidentes de tráfico con lesiones leves, y sabemos por experiencia que el consejo y ayuda del abogado en estos casos es fundamental, ya que el desconocimiento de la víctima de los requisitos que indica el Baremo pueden dar lugar a que la reclamación no prospere.

Así, es fundamental acudir a urgencias dentro de las 72 horas posteriores al accidente, incluso si inicialmente no notamos dolor, pues en muchas ocasiones éste aparece posteriormente. Conviene insistir para que nos hagan las radiografías pertinentes y ante la duda optar por una resonancia magnética, para que haya una prueba objetiva de existencia de lesión.

Las lesiones leves no se curan solas, y será necesario hacer rehabilitación, que será más o menos larga dependiendo de la gravedad de los daños. Es importante acudir a un centro no afecto a las aseguradoras, ya que en estos casos es posible que cursen el alta antes de tiempo para pagar menos indemnización. Nuestro abogado nos indicará la mejor manera de hacer el tratamiento y donde acudir con garantías.

Si es posible, debemos hacernos pruebas diagnósticas, como una resonancia magnética en caso de lesión de columna vertebral, o una ecografía si es por ejemplo una lesión de hombro.

Y en el caso de que los daños materiales sean escasos, siempre habrá que optar por una prueba biomecánica en un centro especializado, para demostrar que, pese a la levedad del golpe, la lesión existe. No podemos olvidar que no a todas las personas les afecta el mismo tipo de golpe de la misma manera, ni todos necesitarán el mismo tratamiento.

Por todo ello, y para que este tipo de reclamaciones de indemnización por lesiones leves prospere, es necesario que la víctima acuda desde el principio a un despacho de abogados especialista, que no solo conoce los requisitos para tramitar este tipo de daños, sino que cuenta, como en DEMANDA TU LESION, con peritos médicos, y biomecánicos, que se ponen al servicio del lesionado para ayudar a reclamar su indemnización.

También te puede interesar:

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON CERVICALGIA

La inmensa mayoría de los accidentes de tráfico producen lesiones en la zona de la columna vertebral. La entidad de los daños sufridos depende de múltiples circunstancias, y no afecta de la misma forma a todos los lesionados. Así, por ejemplo, suelen ser de mayor gravedad en mujeres que en hombres, por una cuestión de complexión física. Tener antecedentes médicos por la misma lesión, o más o menos edad, son factores que también influyen en el resultado lesivo.

Los daños personales sufridos en un accidente de tráfico más comunes son los derivados del cuello. La zona cervical se ve especialmente afectada en un siniestro, y sin embargo esta lesión es la más discutida por las compañías de seguros.

 

LA CERVICALGIA POSTRAUMATICA EN UN ACCIDENTE DE TRAFICO

El cuello es la zona corporal más propensa a sufrir las consecuencias de un impacto por accidente de circulación, sobre todo en las colisiones traseras, y en alcances laterales. Sea más leve o grave el tipo de accidente, la cervicalgia postraumática aparece en la mayoría de ellos.

El esguince cervical es el diagnóstico derivado de esta lesión (denominada cervicalgia), que provoca dolor en el cuello, y se produce por un movimiento brusco y excesivo en la flexión y extensión del cuello (latigazo cervical). Se indica que es traumática porque se ha producido por un trauma en la zona, derivado del accidente.

Los síntomas asociados a la cervicalgia postraumática son dolor en el cuello y/o dolor de cabeza, mareos, limitación de la movilidad, y en ocasiones irradiación del dolor a los brazos (parestesias).

Dependiendo de la gravedad del esguince cervical, se dividen en grados, cada uno de ellos con una sintomatología, que va desde la contractura muscular del esguince de grado I, hasta una luxación o fractura vertebral en los casos más graves, correspondientes al esguince grado IV.

La cervicalgia postraumática requiere de tratamiento rehabilitador, porque por sí sola no se cura. Este tratamiento será más o menos largo dependiendo del grado del esguince. En ocasiones, la curación del mismo no deja secuelas, sobre todo en víctimas jóvenes y sin antecedentes médicos anteriores al accidente del mismo tipo.

Otras veces, sin embargo, lo que comienza con un diagnóstico de cervicalgia postraumática, se complica posteriormente, siendo necesarias otras medidas terapéuticas e incluso en los casos más extremos, quirúrgicas.

Es muy importante acudir cuanto antes al médico para un diagnóstico acertado, teniendo en cuenta que el tratamiento inicial con analgesia no va a curar la lesión. El uso del collarín tampoco debe ser habitual ni largo en el tiempo, salvo en casos más graves, ya que puede provocar la atrofia de la zona lesionada.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

COMPLICACIONES DE LA CERVICALGIA EN ACCIDENTE DE TRAFICO

La mayoría de los esguinces cervicales no son especialmente graves, y con el tratamiento rehabilitador adecuado, curan sin secuelas. Aproximadamente un 50% de los lesionados por esguince cervical se recuperan en un plazo de entre 4 y 12 semanas, según el caso. Un 40% va a tener secuelas durante el primer año desde el accidente, y el 10% restante puede padecer dolor crónico a causa de la lesión cervical sufrida.

En ocasiones, los esguinces cervicales son dolorosos y en DEMANDA TU LESION hemos vivido casos de lesionados que después de sufrir una cervicalgia postraumática no vuelven a ser los mismos. A veces, simplemente una desalineación de la columna vertebral puede producir dolores crónicos que pueden perjudicar de manera relevante la vida laboral, personal y de ocio del lesionado.

En los casos más graves de esguince cervical (grado IV, cuando puede producirse una luxación o fractura vertebral), la cosa se complica, no solo porque se alarga el tiempo de curación, sino también por las secuelas que le puede quedar a la víctima, que en casos extremos pueden provocarle hasta una incapacidad para hacer su vida normal, en cuyo caso debe indemnizarse también.

Será necesario, en estos casos, contar con pruebas complementarias, como resonancias magnéticas o electromiogramas (en caso de irradiación a los brazos), e incluso consultar a un neurólogo.

En ocasiones la gravedad de la lesión cervical no es diagnosticada inicialmente en los informes de urgencias, por ejemplo, una pequeña fractura, o incluso una hernia cervical, en cuyo caso los síntomas son más acusados según pasan los días (bloqueo del cuello, limitación intensa del movimiento, pérdida de fuerza o de sensibilidad en los brazos que según pasa el tiempo se hace más acusada, o mareos y náuseas de manera continua).

En todos estos casos, la indemnización a percibir por las secuelas derivadas de lo que inicialmente era una cervicalgia postraumática varía, y se incrementa, por lo que conviene acudir siempre a un despacho de abogados especialista para que nos indique qué documentos médicos necesitamos para que la compañía de seguros responsable nos compense adecuadamente por los daños sufridos.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

REQUISITOS PARA RECLAMAR POR CERVICALGIA SEGÚN BAREMO 2016

Como ya hemos visto, la cervicalgia postraumática, al ser la lesión más común en los accidentados de tráfico, es la más discutida por las aseguradoras, y el nuevo Baremo de Tráfico 2016 establece una serie de requisitos en su artículo 135 para que proceda indemnización por este tipo de daños.

Así, es necesario acudir a urgencias o al médico antes de que pasen 72 horas del accidente, y es fundamental realizarnos cuantas pruebas diagnósticas sean necesarias para acreditar la existencia de la lesión, tales como resonancias magnéticas, o electromiogramas.

La rehabilitación es fundamental para curar una lesión de cuello, y será más o menos larga en el tiempo dependiendo de la gravedad de la misma. Es muy importante que el informe de alta del tratamiento recoja si han quedado secuelas tras finalizar el mismo, puesto que, aunque hay cervicalgias que curan sin ellas, en otros casos más graves quedan dolencias o limitaciones que van a condicionar la vida de la víctima, y que deben ser valoradas e indemnizadas.

El Baremo también indica en su artículo 135 que debe existir un criterio de intensidad, de manera que, si los daños materiales en los vehículos implicados han sido leves, es muy posible que la aseguradora no reconozca la existencia de daños personales, para lo que tendremos que acudir a una prueba biomecánica que demuestre que pese a la levedad del golpe existen lesiones susceptibles de ser indemnizadas.

Tiene que cumplirse, además, el criterio topográfico que indique la relación entre la zona del cuerpo afectada y la lesión sufrida, así como el criterio de exclusión, que indica la relación de causalidad entre el siniestro y los daños sufridos.

En DEMANDA TU LESION somos especialistas en reclamar indemnizaciones derivadas de lesiones por cervicalgia postraumática derivada de accidentes de circulación. En ocasiones, será necesario contar con un perito experto en valoración del daño corporal, que nos ayude a demostrar la existencia del daño de cara a la aseguradora, por lo que contamos con un completo equipo de peritos y especialistas en biomecánica que ponemos a disposición de las víctimas para que sean debidamente indemnizadas.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON EL CONSORCIO

En ocasiones se producen accidentes en los que la indemnización a percibir es abonada por el Consorcio de Compensación de Seguros.

Así ocurre, por ejemplo, cuando el culpable del accidente es un vehículo que circula sin el correspondiente Seguro Obligatorio, o los casos en los que el responsable del siniestro es un vehículo que se da a la fuga o que ha sido robado.

Lo mismo ocurre si el responsable del accidente es un vehículo de los asegurados en el Consorcio, como pueden ser los de la Policía.

Para poder reclamar al Consorcio, no obstante, tienen que darse una serie de requisitos, que conviene saber para poder reclamar con garantías ante este organismo.

 

CUANDO INTERVIENE EL CONSORCIO DE COMPENSACION DE SEGUROS EN UN ACCIDENTE DE TRAFICO

El Consorcio de Compensación de Seguros es una entidad pública, adscrita al Ministerio de Economía, española, y con su propia personalidad jurídica, cuya actividad, dentro de la rama aseguradora, se divide en varios campos.

Por un lado, en el ámbito del Seguro de automóviles, el Consorcio asume la cobertura obligatoria de determinados vehículos de organismos públicos (por ejemplo, la Policía) o que no sean aceptados por otras compañías de seguros.  En este ámbito también el Consorcio se ocupará de las indemnizaciones derivadas de daños materiales y lesiones producidos en accidentes con vehículos robados, que circulen sin tener seguro, o con vehículos que se dan a la fuga tras el accidente.

Por otro lado, el Consorcio cubre, en el ámbito del seguro de riesgos extraordinarios, las indemnizaciones derivadas de daños por catástrofes naturales (inundaciones, terremotos, etcétera), y los producidos por terrorismo o por hechos de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Y, por otro lado, en supuestos en los que el vehículo responsable del siniestro está asegurado en una compañía de seguros en liquidación, suspensión de pagos o quiebra, o concurso de acreedores, el Consorcio se ocupa de indemnizar por daños a personas o bienes.

Además de lo anterior, el Consorcio de Compensación de Seguros gestiona el denominado FIVA (Fichero de Informativo de Vehículos Asegurados), muy útil para víctimas de accidentes, ya que es un modo sencillo y rápido de conocer cuál es la aseguradora de cualquier vehículo. Lo mejor en estos casos es contar con una asesoría legal adecuada con abogados expertos.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO POR EL CONSORCIO

El Consorcio de Compensación de Seguros indemniza en caso de accidente de tráfico en supuestos muy concretos, dependiendo de cada caso, y siempre que pueda acreditarse documentalmente las circunstancias que motivan la reclamación a esta entidad.

En el supuesto de sufrir un accidente donde el culpable es un vehículo robado, el Consorcio de Compensación de Seguros nos va a indemnizar por daños personales y por daños materiales. Si el vehículo robado tiene ocupantes, estos solo podrán percibir indemnización si se acredita que desconocían que el vehículo en el que viajaban era robado.

Si tenemos un accidente de tráfico con un vehículo que circula sin seguro obligatorio, el Consorcio va a abonarnos la indemnización que nos corresponda tanto por los daños materiales sufridos como por las lesiones o daños personales, sin importar si son más leves o más graves.

En supuestos de accidentes donde el vehículo culpable del mismo está asegurado en una compañía que está en quiebra, el Consorcio paga tanto daños materiales como lesiones, siempre que dicha aseguradora esté disuelta o sea insolvente y no pueda hacerse cargo de las indemnizaciones.

En el caso de sufrir un accidente con un vehículo que se da a la fuga y del que desconocemos sus datos, el Consorcio va a abonar la indemnización correspondiente a los daños personales, y no abona los daños materiales salvo que la víctima permanezca más de 7 días en el hospital por las lesiones sufridas.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

QUE NECESITO PARA RECLAMAR AL CONSORCIO

Para reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros una indemnización derivada de un accidente de circulación, lo primero que debe hacerse es acudir a un despacho de abogados especializado en accidentes de tráfico, que nos asesore para comprobar que el caso en cuestión se incardina dentro de alguno de los supuestos que cubre el Consorcio, ya que, de no poder demostrarlo, el Consorcio nos denegará el pago de la misma.

Lo primero que debemos hacer es conseguir demostrar la responsabilidad del contrario, y que el vehículo responsable se encuentra en alguno de los casos por los que el Consorcio indemniza.

Para ello lo mejor es contar con un parte amistoso firmado, o bien con un Atestado levantado por los agentes de la autoridad, donde conste que el vehículo contrario circulaba, por ejemplo, sin estar asegurado, o que en el siniestro ha intervenido un vehículo desconocido que se ha dado a la fuga. Para acreditar este extremo resultan también de gran importancia los testigos del accidente. Sin estos elementos de prueba, es muy seguro que el Consorcio nos deniegue el derecho a ser indemnizados.

Una vez tengamos este extremo demostrado, deberemos acreditar los daños, como en cualquier otro accidente. Por un lado, los daños materiales, con la peritación de los mismos o factura de arreglo correspondiente.

Por otro lado, acreditaremos los daños personales o lesiones sufridas en el siniestro, desde la primera atención en los servicios de urgencias, hasta el tratamiento recibido, hasta el momento de recibir el alta médica por el traumatólogo. Los informes de rehabilitación son fundamentales para demostrar que hemos requerido más de una primera asistencia facultativa, y en el mismo debe también recogerse si han quedado secuelas derivadas de esas lesiones después de recibir el alta por el traumatólogo.

En muchas ocasiones el Consorcio solicita ver al lesionado para valorar sus lesiones por un médico de la compañía. Es conveniente para ello estar bien asesorados por un abogado especialista, y en su caso y si es necesario y la entidad de las lesiones sufridas lo requiere, contar con un informe pericial de parte elaborado por un perito médico especialista en valoración del daño corporal.

En DEMANDA TU LESION contamos con abogados especialistas en reclamación de daños al Consorcio de Compensación de Seguros. Nuestro equipo conoce los requisitos y condiciones necesarias para que este tipo de reclamaciones se tramiten con garantías de éxito para que la víctima perciba lo que en derecho le corresponde por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE CON ATROPELLO

Dentro de los tipos de accidentes de tráfico, los atropellos se consideran como siniestros de gravedad, ya que, por lo general, suelen producir daños personales de envergadura, motivado porque el peatón de encuentra especialmente desprotegido, y al recibir el impacto directamente en su cuerpo, las lesiones suelen ser mayores.

Los casos de atropellos se han incrementado en los últimos años, siendo en la mayoría de las ocasiones provocados por culpa de los conductores, si bien hay casos en los que la propia imprudencia del peatón provoca el resultado lesivo.

Debemos tener en cuenta que podremos reclamar indemnización por atropello siempre que la culpa exclusiva no haya sido nuestra. Como se dan muchos supuestos y variantes en un atropello, incluso si el peatón cruza por lugar indebido, es muy importante consultar el caso con un abogado especialista en atropellos desde el primer momento.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

CAUSAS DE LOS ACCIDENTES DE PEATONES

Dentro de los accidentes de peatones hay que distinguir los que se producen por culpa del conductor, por culpa del peatón, o por una concurrencia de culpas de ambos.

De cada tres atropellos, uno es por culpa del propio peatón, y las causas principales son irrumpir en la vía o cruzarla por lugar no habilitado para ello, no utilizando los pasos de peatones, o no respetar los semáforos en fase roja para peatones.

Por tramos de edad en estos casos, las víctimas suelen ser personas mayores y menores de 14 años, aumentando en función de la edad (cuanto más mayor peores son las consecuencias lesivas) las posibilidades de fallecer en un atropello.

En cuanto a los atropellos causados por conductores, del tipo de vehículo que sea (moto, coche, autobús, camión, etcétera), las causas principales suelen ser el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol y/o las drogas, la distracción en la conducción, o no ir atento a las circunstancias del tráfico sobre todo cuando hay poca visibilidad (de hecho, las horas del anochecer o amanecer son las de mayor riesgo).

En ocasiones, el atropello se produce por culpa de ambas partes, peatón y conductor. Un caso muy frecuente es el peatón que cruza por lugar indebido, pero el conductor va con exceso de velocidad o conduce de manera distraída y desatenta. En estos supuestos hay derecho a indemnización, pero la misma será reducida en proporción al porcentaje de culpa de cada parte.

En uno y otro caso, la necesidad de contar con un abogado especialista en atropellos es fundamental para acreditar la culpa y poder reclamar una indemnización.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

DOCUMENTACION PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR ATROPELLO

El primer paso para reclamar indemnización por atropello es tener acreditada a culpabilidad en el siniestro, es decir, quien es responsable del mismo, pues en función de ello se podrá o no realizar la reclamación.

No hay derecho a indemnización cuando el peatón es el culpable único y exclusivo del accidente.

La indemnización comprenderá tanto los daños personales o lesiones, como los daños materiales, que incluyen todos aquellos sufridos en objetos portados en el momento del accidente, como por ejemplo relojes, gafas de sol o de ver, o teléfonos móviles, siempre que podamos acreditarlos con facturas o presupuestos de arreglo de los mismos, y fotos de los daños.

También se indemnizan los gastos que hayamos tenido a causa del atropello sufrido, como son los de farmacia, rehabilitación, desplazamiento, etcétera, previa justificación documental de los mismos.

Para reclamar la indemnización por lesiones en el atropello, tenemos que obtener cuanta documentación médica sea necesaria que acredite la entidad de las lesiones sufridas y el tratamiento realizado para curarlas. Es especialmente importante el informe de urgencias, donde nos darán el primer diagnóstico, debiendo asegurarnos de que se incluyen en el mismo la totalidad de las lesiones sufridas.

Dependiendo del tipo de lesiones sufridas, necesitaremos más o menos tiempo para curarnos. Así, la indemnización comprenderá el periodo que va desde le fecha del atropello hasta recibir el alta médica por el traumatólogo. Este periodo (perjuicio personal básico) incluye el tiempo de hospitalización, y el tiempo en el que hayamos estado impedidos o incapacitados para realizar las tareas propias de nuestra vida diaria (perjuicio personal particular), que puede ser con baja laboral o sin ella (por ejemplo, si tenemos que estar inmovilizados o en reposo absoluto).

Asimismo, deberemos acreditar el tratamiento realizado (rehabilitación), solicitando en su momento el informe de alta que debe incluir las posibles secuelas que nos hayan quedado tras el accidente, que se valoran en el Baremo de Tráfico en función de la edad del lesionado y la gravedad de la misma.

En muchas ocasiones el atropello supone lesiones graves para la víctima, que al recibir el alta médica queda con algún tipo de incapacidad para hacer sus tareas (profesionales y/o de ocio y relación). En estos casos se reclama indemnización por esta incapacidad que debe demostrase documentalmente con los informes médicos pertinentes.

PASOS A SEGUIR EN LA RECLAMACION POR ATROPELLO

Desde DEMANDA TU LESION, especialistas en atropellos, siempre recomendamos acudir lo antes posible a consultar a un abogado experto, incluso si se cree que no hay derecho a indemnización, pues en ocasiones puede haber una concurrencia de culpas, aunque la aseguradora pretenda imputar la responsabilidad exclusiva al peatón.

Es fundamental conseguir el correspondiente Atestado, que nos va a servir para demostrar esa culpa, teniendo en cuenta que en ocasiones el peatón es evacuado del lugar de los hechos a causa de sus lesiones y no puede declarar su versión del accidente, lo que puede ser aprovechado por el conductor para eximirse de culpa. Por ello acudir a denunciar lo antes posible y tratar de conseguir testigos del atropello son pasos fundamentales para reclamar con garantías.

Cuando la víctima está dirigida por abogado, conoce desde el primer momento cuales son los pasos a dar para ir recopilando toda la documentación que sirve para acreditar el siniestro.

En ocasiones y cuando se trata de lesionados de larga duración, las aseguradoras ponen peritos médicos para el seguimiento de las lesiones de la víctima, por lo que es importante que la misma cuente también, facilitado por su abogado, con un perito médico especialista en valoración del daño corporal, que sea independiente y ajeno a las compañías, para defender las lesiones de cara a la aseguradora.

En ocasiones, es posible a través de nuestro abogado llegar a un acuerdo amistoso con la compañía de seguros obligada a indemnizar, si bien cuando la oferta motivada de la misma es insuficiente o no recoge todos los conceptos a los que la víctima tiene derecho, será necesario acudir a un procedimiento judicial.

DEMANDA TU LESION, especialistas en atropellos, pone a disposición de víctimas y familias un completo equipo de abogados, peritos médicos, expertos en incapacidades, reconstructores de accidentes y tramitadores, que asesoran y ayudan a los perjudicados desde el primer momento de la reclamación.

 

INDEMNIZACION POR ATROPELLO

Los atropellos constituyen uno de los tipos de accidentes con mayores consecuencias lesivas para las víctimas, al estar especialmente desprotegidas y recibir el impacto directamente sobre su cuerpo.

Sufrir un atropello siempre supone un trauma para el perjudicado, que en muchas ocasiones no solo deja secuelas físicas, sino también psicológicas de por vida para quien lo sufre.

LOS ATROPELLOS Y EL DERECHO A INDEMNIZACION

Un atropello puede darse por múltiples circunstancias, por lo que es muy importante que la víctima se oriente con un abogado especialista en este tipo de accidentes para poder saber si en su caso concreto va a tener o no derecho a percibir una indemnización.

Las estadísticas son claras: en nuestro país, según un informe del RACE se producen 27 atropellos de media cada día (11000 al año), y de ellos 5 conllevan heridas muy graves o el fallecimiento de la víctima. Por tramos de edad, los más perjudicados son los mayores de 74 años.

La primera causa de mortalidad en el ámbito urbano la constituyen los atropellos, y más de la mitad de los mismos se producen en nuestras ciudades. Resulta también preocupante que, de cada tres atropellos, uno ocurre por una imprudencia del propio peatón, que cruza de manera imprudente y sin respetar las normas de circulación. En cuanto a los conductores, las causas más habituales son despistes, exceso de velocidad, y no ir atento a las circunstancias del tráfico.

En un atropello las compañías de seguros suelen discutir dos aspectos fundamentales: primero, quien es culpable del accidente, y por tanto responsable de indemnizar a la víctima, y, por otro lado, la entidad o cuantía de la indemnización a satisfacer al perjudicado.

Hay derecho a indemnización por atropello siempre y cuando la víctima no sea culpable exclusiva del mismo. Sin embargo, en muchas ocasiones la culpa puede ser dudosa, motivo por el cual la aseguradora del vehículo responsable (de la clase que sea) siempre va a tratar de responsabilizar al peatón. Es por ello por lo que es muy importante acudir cuanto antes a un despacho de abogados especializado, ya que los primeros días van a ser fundamentales para construir la prueba de cara a exigir la responsabilidad a quien corresponda.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿TENGO DERECHO A INDEMNIZACION SI CRUZO FUERA DEL PASO DE PEATONES?

Uno de los casos más comunes y que hemos tramitado en numerosas ocasiones en DEMANDA TU LESION, es el atropello que se produce cuando el peatón cruza fuera del paso de peatones.

Como hemos dicho, puede haber múltiples variantes en estos casos, y factores concretos que pueden determinar si hay o no derecho a exigir una indemnización por las lesiones y daños sufridos, para lo que necesitaremos el consejo experto de un abogado especialista.

Así, un ejemplo muy característico es la víctima que no cruza por el paso de peatones, pero lo hace por una zona con mucha visibilidad, y el vehículo causante del atropello circula con exceso de velocidad.

En estos casos intervienen varios factores a tener en cuenta, y no solo que el peatón cruzara por lugar no habilitado para ello, como es la visibilidad y el exceso de velocidad. Estos casos pueden defenderse y puede reclamarse una indemnización por existir una concurrencia de culpas. Ello supone que la indemnización va a minorarse, de manera que será proporcional al porcentaje de culpa de cada parte implicada. En estos casos es fundamental la negociación con la compañía de seguros y es fácil que la reclamación acabe derivando en un procedimiento civil contra la aseguradora, que por norma va a siempre a considerar culpable exclusivo al peatón.

Otro caso bastante común se da cuando el atropello se produce muy cerca del paso de peatones, pero no sobre el mismo. Estos supuestos son difíciles de defender, ya que para valorarse habrá que tener en cuenta todos los demás factores que hayan intervenido en el accidente.

Solicita tu Asesoría GRATIS
con nuestros abogados expertos.

QUÉ NECESITO PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR ATROPELLO

Lo primero que hace falta para reclamar la indemnización por atropello es, como hemos visto, acreditar la culpa del contrario. Para ello es fundamental contar con un Atestado emitido por la Policía o la Guardia Civil, donde quede reflejada la dinámica del accidente y quien es el responsable del mismo. En estos casos la existencia de testigos del atropello también resulta fundamental, pues es muy probable que el conductor responsable quiera imputar la culpa al peatón, que en muchas ocasiones es evacuado del lugar del accidente por los servicios de emergencia debido a las lesiones sufridas, y no puede declarar a los agentes para dar su versión de los hechos. En estos casos hay que acudir a denunciar el atropello lo antes que se pueda, indicando en la denuncia también las lesiones sufridas y los daños materiales en objetos o pertenencias a causa del mismo.

Una vez tengamos acreditada la responsabilidad, deberemos también demostrar los daños personales y materiales sufridos.

Dentro de las lesiones, seremos indemnizados por el tiempo que hayamos tardado en curarnos (perjuicio personal básico y perjuicio personal particular), de conformidad con lo dispuesto en el Baremo de Tráfico, incluyendo tanto los días de UVI o de hospitalización, como los días de impedimento o incapacidad (con o sin baja laboral) y días de curación.

Además de los días, la indemnización por daños personales engloba también las secuelas que nos hayan podido quedar tras el atropello después de recibir el alta médica, y que en este tipo de siniestros suelen ser importantes según las lesiones sufridas.

Asimismo, en ocasiones estas secuelas provocan una incapacidad al lesionado, que según sean de una u otra entidad, podrá considerarse parcial, total o absoluta, y que igualmente deben ser indemnizadas.

Para reclamar la indemnización por daños personales necesitaremos acreditarlos con toda la documentación medica que podamos reunir, para lo que es de gran importancia contar con asesoramiento especializado de un abogado para atropellos.

El perjuicio patrimonial también debe reclamarse (lucro cesante y daño emergente), incluyendo cualquier gasto que hayamos tenido derivado del atropello (farmacia, taxis para desplazarnos al médico o a rehabilitación, gastos médicos, etcétera). Si además han resultado dañados en el siniestro otros elementos que portábamos en ese momento, tales como relojes, gafas de sol o de ver o teléfonos móviles, podemos reclamar su reparación o sustitución, dependiendo de cada caso, adjuntando fotos, facturas de reparación o presupuestos, y siempre conviene hacer constar estos daños en la denuncia para evitar que la compañía de seguros pueda negar su existencia.

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo de abogados expertos en atropellos que han tramitado todo tipo de casos, incluyendo supuestos de culpa compartida o incluso negación de culpa. Antes de dar cualquier paso siempre recomendamos acudir a un profesional, para que nos haga una valoración gratuita de la viabilidad de la reclamación y de las opciones y vías para ser indemnizados con garantías.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE CON MUJER EMBARAZADA

En España, es muy común que las mujeres embarazadas conduzcan de manera habitual. Muchas de ellas siguen dedicándose a sus ocupaciones profesionales y laborales hasta prácticamente el final de sus embarazos, y a menudo necesitan utilizar sus vehículos para acudir a sus lugares de trabajo.

Las mujeres embarazadas tienden a ser precavidas a la hora de utilizar en su estado un vehículo a motor, y suelen estar bastante informadas sobre el modo de utilizar el cinturón de seguridad y otras medidas a   tener en cuenta en su estado.

Sin embargo, como cualquier otro usuario de un vehículo a motor, están expuestas a sufrir un accidente de circulación, que en su caso puede tener consecuencias graves no solo para las madres, sino también para el futuro bebé.

LOS EMBARAZOS Y EL USO DE VEHICULOS A MOTOR

Es importante saber, en primer lugar, que no es igual conducir un vehículo a motor estando embarazada de dos meses que a los ocho meses de gestación. El cuerpo y el volumen va cambiando, y teniendo en cuenta esta evolución, hay que ir adaptando la conducción y el modo de hacerlo en cada etapa del embarazo.

Algunas medidas a tener en cuenta en mujeres embarazadas al volante son:

Procurar sentarse erguidas y con el respaldo lo más recto que podamos.

Utilizar ropa cómoda adaptada al embarazo para conducir, sobre todo en trayectos largos, así como un calzado igualmente cómodo y seguro. Son recomendables las bandas pélvicas sobre todo en gestaciones avanzadas y en trayectos largos.

-Si la mujer embarazada es conductora, es importante guardar una distancia mínima de 25 centímetros con el volante para evitar lesiones si sufren un accidente.

-En el caso de ser copiloto y viajar en el asiento delantero, conviene también guardar dicha distancia con el salpicadero.

-No debe desconectarse el airbag, ya que en caso de accidente siempre estará más protegida con el airbag que sin él.

Una de las cuestiones que más discusiones provoca en este ámbito es el uso del cinturón de seguridad en las mujeres embarazadas, obligatorio desde el año 2006 que se contempló en el Reglamento de Circulación. Muchas embarazadas tienen dudas sobre si es o no contraproducente utilizarlo.

Recientes estudios han demostrado que, en caso de sufrir un accidente, cualquier posible daño producido a la madre o al futuro bebé por llevar puesto el cinturón sería siempre menor que en caso de no utilizarlo. Sobre todo, en caso de golpe directo contra el volante, pueden producirse lesiones como una rotura de placenta que pueden malograr el embarazo.

No obstante lo anterior, es muy importante conocer el modo más adecuado de llevarlo en las mujeres embarazadas, sobre todo cuando la gestación está avanzada. Así, la banda ventral del cinturón debe colocarse en la parte más baja, para que retenga la parte más dura (pelvis) y no la parte más blanda, que sería el vientre. En cuanto a la banda diagonal, debe colocarse igual que si no hubiera embarazo.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

INDEMNIZACION EN CASO DE ABORTO A CAUSA DEL ACCIDENTE

En caso de sufrir un accidente estando embarazada, las consecuencias lesivas pueden ser muy variadas dependiendo de múltiples factores, entre los que se encuentran la posición ocupada en el vehículo, si se llevan correctamente los instrumentos de retención, el tipo de siniestro (leve o grave), los meses de embarazo cuando se tiene el siniestro, etcétera.

Como es natural, en un siniestro de este tipo la consecuencia más trágica es la pérdida del feto a consecuencia del accidente. El aborto puede producirse de manera directa por el accidente, o puede malograse el embarazo a consecuencia de sufrir el accidente. En ambos casos debe reclamarse la indemnización correspondiente a la compañía de seguros responsable del accidente.

Se han dado casos de accidentes de tráfico en los que la mujer víctima del mismo desconocía que estaba embarazada en el momento de sufrirlo, y que a consecuencia de las pruebas que se le realizan tras el siniestro o los medicamentos pautados se produce el aborto. En este caso también hay posibilidades de reclamar indemnización.

El nuevo Baremo 2016 (Ley 35/2015) dedica el artículo 111 a la indemnización por pérdida de feto a consecuencia de un accidente de tráfico

Artículo 111. Pérdida de feto a consecuencia del accidente.

 

  1. La pérdida de feto a consecuencia del accidente constituye un perjuicio que se resarce con una cantidad fija. Dicha cantidad es superior si la pérdida de feto tiene lugar una vez transcurridas doce semanas de gestación.
    2. La indemnización corresponde a la mujer embarazada que sufre la pérdida del feto, añadiéndose a la que, en su caso, perciba por las lesiones padecidas.

Lo primero a tener en cuenta que va a tener la consideración de feto a efectos de percibir indemnización a partir más o menos de las seis semanas de gestación, es decir, cuando ya tiene los órganos y características propias del ser humano.

En el Baremo se establecen dos cantidades fijas, que se perciben en función del momento en que se produce la pérdida del feto:

  1. Si la pérdida tiene lugar antes de las doce semanas de gestación (teniendo en cuenta lo que hemos apuntado sobre en qué momento se considera que existe feto), la indemnización es de 000 euros.
  2. A partir de las doce semanas de gestación, la indemnización por pérdida de feto es de 000 euros.

Lógicamente, a la indemnización por este concepto, deberá añadirse la que le corresponda a la madre víctima del accidente por las lesiones en su propia persona que haya sufrido en el mismo.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

QUE ES NECESARIO PARA TRAMITAR ESTOS CASOS

Tratándose de supuestos tan delicados como el presente, donde a las consecuencias traumáticas de sufrir un accidente de tráfico hay que añadir el drama de ver malograrse un embarazo, es muy necesario que se acuda cuanto antes a consultar el caso a un despacho de abogados especializado. Solicita tu primer asesoría GRATIS aquí.

En DEMANDA TU LESION, donde hemos tramitado casos de abortos sufridos a causa de un accidente de tráfico, conocemos la importancia de reunir la documentación médica necesaria para poder acreditar la relación causal entre el accidente y el aborto.

En estos supuestos ya hemos constatado en varias ocasiones la negativa de las compañías de seguros a abonar indemnización por este concepto alegando la no existencia de dicha relación de causalidad. Es por ello por lo que harán falta cuantos informes médicos (urgencias, ginecólogo, etcétera) se puedan conseguir que acrediten que el aborto es consecuencia del accidente.

Estos informes deben completarse en ocasiones con una pericial médica, que interprete y valore el conjunto de documental de la víctima, y que será necesario en caso de tener que demandar judicialmente a la aseguradora si se niega al pago de la indemnización por este concepto.

En DEMANDA TU LESION contamos con el mejor equipo de abogados, peritos médicos y tramitadores para gestionar la reclamación de indemnización en estos casos tan delicados, y poneos todos nuestros recursos al servicio de la víctima para la mejor defensa de sus derechos.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE CON LESIONES GRAVES

Los accidentes de tráfico siguen aumentando en los últimos años pese a las campañas en medios de comunicación, y raro es el día en que no se habla en prensa o televisión de siniestros en carretera.

De hecho, el año 2016 cerró con un aumento de fallecido en vías interurbanas, tendencia que se repite el presente año 2017.

Hay muchos tipos de accidentes de tráfico, siendo los más traumáticos aquellos que producen en las víctimas serias lesiones que por su gravedad, comportan un drástico cambio en la vida de las mismas, sobre todo por las secuelas que quedan tras el tratamiento y curación de las lesiones.

TIPOS DE LESIONES GRAVES EN UN ACCIDENTE DE TRAFICO

En un accidente de tráfico, cobra especial importancia el coste humano, debido a que muchas lesiones graves terminan siendo permanentes y derivando en la mayoría de los casos en incapacidades, llegando en algunos casos a situaciones de gran invalidez que provocan importantes cambios en la vida de los perjudicados.

Las lesiones graves suelen ser muy discutidas por las aseguradoras, no solo porque suponen indemnizaciones mayores, sino además porque con llevan largos periodos de tratamiento para curarse, bajas laborales de muchos días, y esta situación se agrava en muchos casos porque lo que comienza como una lesión temporal, se va complicando con el paso del tiempo hasta convertirse en permanente.

Las lesiones graves más habituales en los accidentes de tráfico son los traumatismos, que pueden ser de diversas clases, y en concreto las fracturas, que según informe de la Dirección General de Tráfico suponen un 53,6 % de las lesiones. Dentro de las fracturas destacan las de cabeza (faciales o craneales) y de extremidades superiores o inferiores (huesos de brazos y/o piernas) y en tórax.

En muchas ocasiones, estas fracturas requieren intervenciones quirúrgicas, y un tiempo más o menos largo de inmovilización, al que se añade el periodo de rehabilitación posterior que en algunas de estas lesiones son largos en el tiempo, como en el caso de las fracturas de meseta tibial, o de rodilla.

Otro tipo de lesiones graves habituales son las internas (un 17,2% según indica la DGT), principalmente las lesiones cerebrales y medulares, que pueden desembocar en paraplejias o tetraplejias que dejan importantísimas secuelas en los lesionados.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

INDEMNIZACION POR LESIONES MEDULARES DERIVADAS DE ACCIDENTE

En caso de sufrir un accidente de tráfico con una lesión medular, hay derecho a reclamar indemnización siempre que la víctima no haya sido culpable exclusiva del accidente.

Dentro de las lesiones medulares podemos distinguir:

Tetraplejia, que a nivel cervical supone una gravísima lesión traumática, y que normalmente es irreversible, requiriendo largos periodos de recuperación y tratamiento rehabilitador. Dependiendo de la zona afectada la valoración en secuelas de acuerdo con lo dispuesto en el Baremo de Tráfico contempla más o menos puntuación.

Paraplejia, que se va a valorar también dependiendo de la vértebra afectada (por ejemplo, no es igual la valoración en puntos de secuela si se ha dañado la vértebra D1 que si es la D10).

Tetraparesia, lesión que se va a valorar con más o menos puntos en función de la gravedad (leve, moderada o grave).

Hemiparesia, que igualmente a efectos de indemnización se valora con más o menos puntos dependiendo de la gravedad (entre 15 y 85 puntos según sea leve, moderada o grave).

Hemiplejia, que se valora entre 71 y 80 puntos, en función de las limitaciones que le hayan quedado a la víctima del accidente.

En todos estos supuestos de lesiones tan graves, es fundamental contar con un buen asesoramiento tanto jurídico como médico, y será necesario acudir a una pericial elaborada por un perito independiente que valore la mayor o menor gravedad, y por tanto las secuelas y demás factores de corrección a aplicar en estos supuestos y que deben ser indemnizados por la aseguradora responsable.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

COMO TRAMITAR LAS RECLAMACIONES EN ESTOS CASOS

Lo primero que debemos tener en cuenta y la experiencia de DEMANDA TU LESION en este tipo de casos así lo ha constatado, es que las compañías de seguros siempre van a ofertar una indemnización por este tipo de lesiones graves por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

Hay que tener en cuenta que el nuevo Baremo 2016 ha mejorado sustancialmente las compensaciones económicas por estos conceptos, ampliándose de tal manera que se requiere la ayuda de un abogado especialista que conozca a fondo la normativa para reclamar todos los conceptos a los que la víctima tenga derecho.

El abogado designado va a guiar al lesionado y a sus familias no solo a nivel judicial, sino también a nivel médico y laboral, poniendo a su disposición un perito experto en valoración del daño corporal que hará el seguimiento de la evolución lesional de la víctima.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de lesiones la compañía de seguros también va a realizar seguimiento médico, por lo que teniendo en cuenta que le perito de la compañía va a valorar siempre a la baja, es necesario que el lesionado cuente con otro perito imparcial y objetivo que en su momento valore y defienda si es necesario judicialmente, las lesiones y secuelas de la víctima.

En estos supuestos la documentación médica es fundamental para acreditar los daños personales. Es importante recordar que hablamos de lesionados muy graves, y que va a haber que reclamar, entre otros conceptos y según el Baremo de Tráfico:

-Los gastos de asistencia sanitaria, rehabilitación ambulatoria o domiciliaria futuros que necesite la víctima.

-La adecuación de vivienda, si es necesario porque en la mayoría de los casos el lesionado tiene que vivir en silla de ruedas, y los costes de movilidad.

-Los daños morales complementarios por perjuicio psicofísico, por secuela superiores a 60 puntos (en este tipo de lesiones se supera con creces dicha puntuación).

-El perjuicio estético derivado de las secuelas, así como la incapacidad que le quede a la víctima derivada de las lesiones sufridas.

-El perjuicio moral por pérdida de calidad de vida de los familiares y el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida del propio lesionado.

-Los gastos derivados de necesidad de ayuda de terceras personas.

Solicita tu primer asesoría GRATIS rellenando el formulario aquí

Desde DEMANDA TU LESION, abogados especializados en lesionados graves, junto con especialistas en incapacidades, peritos médicos y tramitadores de siniestros, se ponen a disposición de la víctima y sus familias ayudando desde el primer momento al lesionado en su proceso de recuperación y ofreciéndole todo el apoyo y medios necesarios para reclamar la indemnización que le corresponda y por todos los conceptos a los que tiene derecho.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON LESIONES

Si sufrir un accidente de tráfico ya es de por sí una experiencia traumática para muchas víctimas, cuando existen daños personales la situación se complica, en especial en casos de lesiones graves o muy graves y en el caso de los fallecidos.

Para reclamar una indemnización por lesiones derivadas de un accidente de tráfico es muy importante que la víctima esté bien asesorada, y esto solo es posible si pone la gestión de su caso en manos de un despacho de abogados especializado en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación.

Las novedades introducidas por el nuevo Baremo de Tráfico que entró en vigor el pasado mes de enero de 2016 requieren que expertos en la materia con amplios conocimientos jurídicos y técnicos defiendan frente a las aseguradoras el derecho de la víctima lesionada a percibir la indemnización que le corresponda por los daños y perjuicios sufridos.

 

¿CUANDO TENGO COBERTURA SANITARIA POR MI COMPAÑÍA DE SEGUROS EN CASO DE ACCIDENTE?

Existe mucho desconocimiento por parte de los perjudicados en accidentes de circulación, sobre quien abona los gastos médicos en caso de accidente de tráfico.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la Seguridad Social no cubre estos gastos. Esto no significa que el lesionado no sea atendido, sino que tras el alta el Hospital solicita todos los datos del accidente y remite la factura a nuestra compañía de seguros, que se hace cargo hasta los límites que tenga incluidos en sus pólizas en cada caso (cobertura que se incluye en el denominado seguro del conductor, que es una garantía adicional que suele estar incluida en las pólizas de seguro a terceros ampliado, y que va a cubrir los gastos de asistencia sanitaria). Es importante tener esto en cuenta porque de no rellenar dicho documento, podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de que el Hospital nos quiera cobrar a nosotros dichos gastos sanitarios.

Es conveniente por ello contar con la seguridad de que nos van a cubrir en caso de accidente los gastos sanitarios, y tener en cuenta qué cobertura tenemos con el seguro del conductor, puesto que no siempre están cubiertos la totalidad de los gastos, lo que hay que tener en cuenta si se sufre un accidente grave, donde los gastos sanitarios van a dispararse y tendremos que abonar todo lo que exceda del límite de la cobertura si la culpa ha sido nuestra. Si es del contrario estaremos cubiertos sin problema alguno. Debe valorarse también el que queden cubiertos los gastos sanitarios de los ocupantes.

Si el accidente de tráfico se ha producido en horario laboral mientras trabajábamos, se considera accidente “in itinere” y los gastos sanitarios estarán cubiertos por la mutua laboral.

Los ocupantes de un vehículo siniestrado, aunque haya sido culpable su conductor, estarán cubiertos por el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria y responsabilidad civil de suscripción voluntaria.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

PUEDO ELEGIR LA CLINICA DE REHABILITACION

La atención médica a los lesionados en accidentes de circulación se regula a través del denominado Convenio UNESPA, suscrito con la Asociación Empresarial del Seguro y las distintas entidades sanitarias (agrupa al Consorcio, federaciones y asociaciones de clínicas y centros de rehabilitación) y recoge entre otras cosas qué centros médicos pueden ocuparse de la atención al lesionado y quién ha de ocuparse de los gastos médicos derivados de esa asistencia.

Escoger bien la clínica de rehabilitación donde vayamos a hacer tratamiento es fundamental para garantizar el éxito de la reclamación. Podemos, pues, elegir el centro de rehabilitación donde queremos ir, dentro de los que figuren como concertados, es decir, que están adheridos al Convenio UNESPA.

La práctica y experiencia de años de trabajo en DEMANDA TU LESION nos llevan a afirmar sin duda que no todos los centros de rehabilitación son iguales. De hecho, hay algunos especialmente afectos a las compañías de seguros, que limitan lo que pueden las sesiones de tratamiento al lesionado para darles el alta lo antes posible, y tratando de evitar la realización de pruebas diagnósticas necesarias para conocer el alcance de las mismas. Estos centros son los que suele recomendarnos nuestro seguro, ya que no solo ganan ellos sino también la compañía que está obligada al pago (cuanto antes den el alta médica al lesionado, menos indemnización tienen que pagarle).

Por ello la ayuda y asesoramiento de un abogado especialista resulta fundamental en estos casos, ya que indicarán al lesionado cuales son los mejores centros concertados a los que acudir evitando aquellos que funcionen como hemos comentado.

Además de lo anterior, ninguna aseguradora puede obligar al perjudicado a acudir al centro que ellos decidan. La víctima puede elegir libremente el centro que quiera e incluso pedir un traslado de centro por motivos de cercanía al domicilio o al trabajo o por otros motivos.

 

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

LA IMPORTANCIA DE LA DOCUMENTACION MEDICA

El informe de alta de rehabilitación es fundamental en la reclamación de la indemnización a la que tengamos derecho, ya que especificará no solo las sesiones dadas, sino la evolución del lesionado a lo largo del proceso y el estado en el que queda tras el alta por el traumatólogo, así como las secuelas que le puedan haber quedado tras el alta. Por desgracia, no todos los informes de rehabilitación son así de completos, lo que origina importantes problemas a los abogados de las víctimas cuando quieren hacer la reclamación, sobre todo en el tema de las secuelas, que las compañías no solo no quieren pagar, o si lo hacen, siempre es en valores mínimos.

Se han dado casos de clínicas concertadas y afectas a las aseguradoras que se han negado a facilitar a los lesionados los informes de alta tras el tratamiento, o de pruebas diagnósticas, enviándolos directamente a la aseguradora para evitar que el perjudicado pueda reclamar en caso de no estar de acuerdo ni con el alta ni con las conclusiones del mismo.

Por desgracia muchos lesionados acuden al abogado cuando ya han terminado la rehabilitación en uno de estos centros y la solución en estos casos es complicada, salvo que se acuda en caso de tener seguro privado a otro centro o costear un nuevo tratamiento y repercutírselo después a la aseguradora culpable.

En DEMANDA TU LESION contamos con un equipo especialista desde hace años de abogados y peritos médicos que guían y asesoran a la víctima desde el primer momento, indicándoles los pasos a dar, los centros a los que acudir con garantías y que se ocupan de la reclamación a la aseguradora y de todo el proceso hasta el pago de la indemnización completa por las lesiones y secuelas sufridas

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO Y TIPOS DE SEGUROS

Todo el que dispone de un vehículo a motor tiene la obligación de contratar un seguro obligatorio de responsabilidad civil, que constituye la cobertura mínima que necesitamos para poder circular por territorio español y que sirve para cubrir los daños a terceros en caso de resultar culpables en un accidente de tráfico.

A la hora de contratar un seguro obligatorio, es importante conocer y entender las coberturas que vamos a suscribir, que son importantes si tenemos un percance con el coche o moto con el que circulamos.

 

LOS DISTINTOS TIPOS DE COBERTURA EN UN SEGURO (SEGURO BASICO Y COBERTURA EXTRA)

Existen distintos tipos de pólizas que son comunes a todas las aseguradoras, y aparte cada compañía de seguros ofrece una serie de especialidades que podemos o no contratar.

En la póliza van figurar las coberturas contratadas por el asegurado, y los casos y conceptos que van a quedar cubiertos por la compañía. En términos generales existen cuatro tipos de pólizas:

Seguro a terceros: esta póliza cubre los daños que podamos ocasionar a otros conductores cuando seamos los culpables del accidente, siniestros que están cubiertos por el seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio, que es común y necesario en todas las pólizas de seguro. En la mayoría de las ocasiones este tipo de seguro se acompaña de la cobertura por defensa jurídica (cuya cuantía límite varía de unas aseguradoras a otras) y un seguro del conductor, que va a cubrir los daños que pueda sufrir el mismo.

Seguro a terceros ampliado: este tipo de póliza es exactamente igual que el anterior, pero viene con una serie de coberturas adicionales, como pueden ser la rotura de lunas o el robo del vehículo.

Seguro a todo riesgo: es más completo que los anteriores, ya que ofrece todas las coberturas del seguro a terceros y terceros ampliados, pero además contempla los denominados “daños propios”, entendiendo como tales los daños causados por culpa o responsabilidad nuestra en nuestro propio vehículo. Puede ser más o menos amplia, y cubrir desde pequeños desperfectos como golpes o abolladuras, hasta el caso de accidente con pérdida o siniestro total del coche.

Seguro a todo riesgo con franquicia: este tipo se parece al seguro a todo riesgo, con la diferencia de que se incluye una franquicia a abonar por el asegurado aplicada a la cobertura por daños propios, lo que significa que, si tenemos un accidente de tráfico con daños o desperfectos, el asegurado tendrá que abonar una parte de los mismos, hasta el importe el importe determinado en la franquicia, y la compañía de seguros abonará el resto de los mismos.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

EN QUE AFECTAN LAS DISTINTAS COBERTURAS A MI INDEMNIZACION

Hay que tener en cuenta, en primer lugar, que, en caso de accidente de tráfico, el seguro obligatorio va a cubrir, como hemos visto, la responsabilidad civil del conductor frente a terceros, pero no los daños sufridos por el conductor del vehículo si es el culpable del siniestro.

Esto significa que, en caso de accidente, si el responsable del mismo es el otro conductor, su compañía de seguros nos va a cubrir nuestros daños, tanto personales como materiales, pero si los culpables somos nosotros, no estaremos cubiertos. Ahora bien, si somos culpables y viajan ocupantes con nosotros, ellos sí podrán reclamar indemnización con cargo a nuestro seguro, dado que los ocupantes perciben compensación económica siempre, independientemente de quien haya tenido la culpa en el accidente.

En caso de siniestro, siempre es preferible contar con un seguro a todo riesgo. Nuestra experiencia en DEMANDA TU LESION nos ha demostrado que los conductores que sufren un accidente con seguro a terceros siendo culpable el otro vehículo, tardan mucho más en tramitar su caso, ya que el seguro no va a dar ningún paso hasta que la compañía contraria se da culpable, lo que retarda bastante las reclamaciones.

Por otro lado, la cobertura por daños propios de las pólizas de seguro a todo riesgo permite que, si somos responsables del siniestro, tendremos cubiertos los daños causados a nuestro vehículo, mientras que, si el seguro es a terceros y somos culpables, tendremos que abonarlos nosotros.

En el caso de las motocicletas, además del seguro obligatorio de responsabilidad civil pueden ampliarse las coberturas, siendo recomendable en el caso de motos de mayor valor económico, que, aunque no lleguen a las coberturas del todo riesgo, sí amplíen el seguro básico, ya que las motos están consideradas como vehículos que en caso de accidente sufren mayores daños. Cuando la motocicleta tiene más de cinco años su valor se ha reducido considerablemente y en estos casos puede pensarse en un seguro más básico y con menos coberturas.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿SE PUEDE PEDIR UN VEHICULO DE SUSTITUCION TRAS UN ACCIDENTE?

En ocasiones, al sufrir un accidente de tráfico con daños materiales, el perjudicado se ve obligado a pedir un coche de sustitución durante el tiempo en el que el suyo se encuentra en un taller, lo que es muy habitual en caso de vivir en núcleos aislados o necesitar el coche para trabajar o para, por ejemplo, llevar a los niños al colegio. Es decir, es muy importante para poder solicitarlo que sea necesario para nuestro día a día.

Si bien las aseguradoras tienden a no abonar los gastos de alquiler de un coche de sustitución, cada vez hay más jurisprudencia que reconoce el derecho del perjudicado a reclamar a la aseguradora responsable los gastos derivados del alquiler de un coche de sustitución, al ser un perjuicio directamente relacionado con el accidente y siempre que se acredite de manera fehaciente el tiempo del alquiler, que tiene que circunscribirse a los días que ha estado en el taller nuestro vehículo, para lo que tendremos que pedir un certificado de entrada y salida y la necesidad del mismo, siendo lo que se reclama en estos casos el importe o coste de dicho alquiler.

En ocasiones esta cobertura se tiene incluida en la póliza del seguro propio, y tendremos derecho a ello independientemente de si hemos sido o no responsables del accidente, salvo en casos que no estén específicamente incluidos en la cobertura, por ejemplo, si los daños en el vehículo son por nuestra culpa y hemos dado positivo en un control de alcoholemia.

Pese a ello, las aseguradoras suelen poner pegas para abonar este tipo de gastos, por lo que conviene acudir lo antes posible a un despacho de abogados especialistas, que como en DEMANDA TU LESION, conocen el modo de reclamar estos perjuicios sufridos por causa directa del accidente.

ALTA MEDICA EN INDEMNIZACION POR LESIONES EN ACCIDENTE

Por desgracia, la mayoría de los accidentes de tráfico provocan lesiones en los perjudicados. De mayor o menor entidad, todas ellas van a necesitar un periodo de tratamiento para curarlas, que será más o menos largo en el tiempo dependiendo del tipo de lesiones sufridas.

No puede iniciarse el proceso de reclamación a la aseguradora obligada al pago hasta que el proceso de curación del lesionado ha finalizado y recibe el alta médica. Cómo sea ese alta y los informes que obtengamos serán claves a la hora de tramitar y reclamar la indemnización. En ocasiones, la fecha del alta médica por estabilización lesional se discute por el seguro, sobre todo por la tendencia de las aseguradoras a acortar en lo posible los tiempos de curación para pagar menos indemnización.

Conviene por tanto que el perjudicado por lesiones en un accidente de circulación esté debidamente asesorado, y siempre por abogados especialistas y ajenos a las compañías como en DEMANDATULESION.

 

LA IMPORTANCIA DEL ALTA MEDICA PARA VALORAR EL PERIODO DE CURACION

No hay dos accidentes de tráfico iguales, y, además, un mismo siniestro no afecta de la misma manera a dos lesionados. Así, factores como la edad, el sexo, la posición ocupada en el vehículo, motocicleta, autobús, etcétera en el momento del accidente, los antecedentes médicos previos o incluso el peso o constitución física, contribuyen e inciden directamente en el alcance y la evolución de las lesiones sufridas.

Tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico 2016, existe una obligación por parte del lesionado de dejarse ver por los servicios médicos de la compañía de seguros obligada al pago. No obstante, hay que tener en cuenta que esa valoración nunca va a ser objetiva, puesto que el médico de la compañía defiende los intereses de la misma, que es quien le paga, y, por tanto, la valoración de las lesiones del perjudicado siempre será a la baja.

De ahí la importancia de que, sobre todo en siniestros graves con periodos largos de tratamiento, la víctima cuente también con una valoración objetiva e imparcial por parte de un perito médico especialista en valoración del daño corporal y ajeno a las compañías de seguros. Para ello es fundamental que cuente con el asesoramiento de un despacho de abogados especialista, que va a guiar al lesionado en el proceso curativo, le va a facilitar el perito médico para que le valore, y va a solicitarle cuanta documentación haga falta para la reclamación posterior a la compañía, para rebatir, si llega el caso, la valoración que haya hecho el médico del seguro.

Hasta que el lesionado no tiene el alta médica, no puede realizarse reclamación alguna a la compañía de seguros obligada al pago. El alta médica coincide con la estabilización lesional de la víctima, es decir, el momento en el que la misma ya no va a mejorar más. Ese momento del alta marcará el final del periodo curativo del perjudicado y por tanto nos indicará el tiempo que debemos reclamar por este concepto a la compañía.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿Y SI EL MEDICO DEL SEGURO ME DA EL ALTA ANTES DE TIEMPO?

Los problemas surgen, en muchas ocasiones, cuando los servicios médicos de la compañía de seguros obligada al pago consideran que el perjudicado se encuentra estabilizado de sus lesiones antes de terminar el tratamiento y de recibir el alta médica.

Esto ocurre sobre todo en caso de lesionados de larga duración. El argumento de la aseguradora suele ser en estos casos que el tratamiento del lesionado no le está produciendo mejoría y que por tanto se ha estancado en la evolución, motivo por el cual cortan los días a pagar y ofrecen indemnización-siempre tirando a la baja-por secuelas.

En estos supuestos es muy importante la labor del abogado que esté tramitando el caso, ya que será necesario hacer frente a los argumentos de los servicios médicos de la compañía con otro informe, esta vez de un perito imparcial que verdaderamente valore al lesionado de manera objetiva. La finalidad es demostrar que hasta que el perjudicado no tenga el alta médica no puede determinarse el periodo de curación, y mucho menos las secuelas que hayan podido quedar.

En la negociación de nuestro abogado con la compañía, se remitirá el informe pericial particular del lesionado realizado por perito independiente para comparar con la del médico de la aseguradora, con vías a llegar a un punto de entendimiento. Cuando no es posible el acuerdo amistoso, será necesario interponer contra la compañía de seguros obligada al pago una demanda civil, a la que habrá que adjuntar cuanta documentación médica tengamos del perjudicado y la pericial, que será defendida por el perito en juicio, frente al médico de la aseguradora.

 

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

¿QUIEN SE HACE CARGO DE LOS GASTOS MEDICOS DERIVADOS DEL ACCIDENTE?

Es importante saber que la Seguridad Social no se hace cargo de los gastos médicos derivados de un accidente de tráfico, sino que en su momento los va a repercutir en la aseguradora. Tras la asistencia en el Hospital que corresponda, nos van a solicitar todos los datos del siniestro, en especial los de los vehículos involucrados, matrículas y aseguradoras. Es muy importante rellenar esos impresos cuanto antes y facilitarlos al Hospital, ya que de lo contrario nos los pueden reclamar a nosotros.

Si el accidente es laboral o “itinere” se ocupará del seguimiento y posterior tratamiento médico la mutua laboral del lesionado, al tratarse de un accidente de trabajo.

El tratamiento rehabilitador podemos hacerlo en cualquier centro de los adheridos al llamado Convenio UNESPA, que agrupa una serie de centros y clínicas de fisioterapia y rehabilitación, que van a dar el tratamiento al lesionado sin coste alguno para ellos, indicando quien puede atender a la víctima y quien se hará cargo de dichos gastos.

Si por cualquier motivo el perjudicado se ve obligado a realizar la rehabilitación en centros privados o tiene que abonar el tratamiento o pruebas médicas necesarias para conocer el alcance de las lesiones sufridas, dichas facturas-perfectamente acreditadas- podrán reclamarse como perjuicio directo a causa del accidente a la compañía de seguros obligada al pago de la indemnización.

Para que el perjudicado esté acompañado en todo el proceso y sepa desde el primer momento lo que debe hacer para evitar problemas en la reclamación a la compañía de seguros responsable, desde DEMANDA TU LESION y en base a todos los años de experiencia que tenemos, siempre insistimos en que la víctima se asesore, que utilice la cobertura de defensa jurídica incluida en su póliza para contratar los servicios de un abogado particular, que como especialistas conocen la tramitación de este tipo de siniestros y los pasos a dar para conseguir la indemnización que corresponde al víctima por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

También te puede interesar…

TIEMPOS PARA COBRAR MI INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO

En muchas ocasiones la pregunta más frecuente de nuestros clientes cuando acuden a DEMANDATULESION y nos encargan la gestión de su caso es saber cuánto tiempo van a tardar en percibir la indemnización que les corresponda por los daños y perjuicios sufridos en el accidente de tráfico.

Se trata de una cuestión difícil de responder, puesto que en una reclamación de este tipo intervienen muchos factores que van a condicionar de manera importante los tiempos para recibir la compensación económica a la que tenemos derecho. Analizamos los distintos factores que intervienen en esta cuestión y que es importante tener en cuenta.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

 

¿CUANTO TIEMPO SE TARDA EN COBRAR MI INDEMNIZACION? (EN JUICIO TRAS STC, TRAS ACUERDO ETC)

El primer punto que hoy por hoy debemos saber es que los tiempos han cambiado a raíz de la reforma del Código Penal y la despenalización de los Juicios de Faltas. Así, antes el procedimiento comenzaba con la denuncia del perjudicado, que tenía que pasar reconocimiento médico forense, y una vez el mismo emitía el correspondiente informe de sanidad, se negociaba con la aseguradora y en muchos casos se cerraba el expediente por acuerdo amistoso. Cuando la compañía de seguros obligada al pago discrepaba del informe forense o discutía la culpa en el siniestro, era necesario acudir a juicio, si bien en sede penal los plazos eran más cortos y tras el juicio y la sentencia el cobro era bastante rápido.

Sin embargo, en la actualidad, el perjudicado que quiere reclamar en sede judicial se ve obligado a acudir a un procedimiento civil, en caso de no ser posible un acuerdo extrajudicial, y en ese caso las reclamaciones se alargan en el tiempo por varias causas, entre ellas el atasco de nuestros Tribunales, y por otro lado la necesidad de contar con un informe pericial médico para defender el alcance de las lesiones sufridas y las secuelas o incapacidades que le queden al lesionado.

Otro factor a tener en cuenta es que no puede iniciarse reclamación alguna a la aseguradora responsable hasta que la víctima lesionada haya terminado todo su proceso curativo y reciba el alta médica. Si se trata de unas lesiones más leves, como una cervicalgia, el periodo de curación es más corto, pero cuando las lesiones son graves y tienen largos periodos de baja o de rehabilitación, los tiempos se alargan inevitablemente.

Es evidente, por tanto, que siempre se tardará menos en cobrar la indemnización en caso de llegar a un acuerdo amistoso. Para ello el perjudicado debe contar siempre con la asistencia de un abogado especialista y particular, quien negociará con la aseguradora una vez disponga de toda la documentación del lesionado, tanto médica, como acreditativa de los daños materiales, facturas de gastos, cantidades a reclamar en concepto de lucro cesante o daño emergente, etcétera.

Una vez se cierra el acuerdo amistoso y el perjudicado firma los documentos del finiquito, la compañía de seguros realiza el pago en unos días, casi siempre mediante transferencia bancaria a la cuenta del mismo, por lo que, en términos generales, en unos 15 días a lo sumo la indemnización ya es efectiva.

En caso de acudir a un procedimiento judicial civil, los plazos se alargan mucho más, pudiendo llegar a demorarse el proceso un año o más si es necesario llegar finalmente a juicio, ya que desde que se interpone la demanda contra la aseguradora, siempre hay opciones para llegar a un acuerdo con la compañía contraria, lo que podrá negociarse por nuestro abogado en cualquier momento del proceso antes del juicio. Cada aseguradora es un mundo y desde la experiencia de DEMANDA TU LESION conocemos aquellas más propensas a buscar un acuerdo razonable frente a las que lo niegan todo sistemáticamente y prefieren acudir a juicio, aunque tengan muchas posibilidades de perderlo.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

 

¿DEBE LA ASEGURADORA PAGARME INTERESES DE DEMORA?

En este tema, debemos tener en cuenta una serie de puntos, sobre todo tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico 2016.

La aseguradora dispone de un plazo de tres meses para realizar una oferta motivada de pago, incurriendo en intereses de demora en caso de pasar ese plazo desde el requerimiento de pago sin haberlo realizado. Si el perjudicado acepta la oferta de indemnización de la aseguradora no hay intereses de demora que reclamar. Ocurre lo mismo si interponemos un procedimiento judicial contra la compañía de seguros responsable y la sentencia nos concede la misma cantidad que ya nos había ofrecido la compañía de seguros de manera extrajudicial.

Ahora bien, si reclamamos judicialmente una cantidad y la sentencia condena a pagar otra superior a la oferta inicial de la aseguradora, los intereses a pagar por la compañía deben calcularse solo respecto de la cantidad superior obtenida sobre la que ya nos ofrecía la compañía. Es decir, si reclamamos 3000 euros, la compañía nos ofreció 1000 de manera extrajudicial y la sentencia la condena a abonarnos 2500, los intereses se calculan sobre 1500 euros, que es la cantidad de más obtenida sobre la oferta de la compañía de seguros.

 

LOS INTERESES DE DEMORA EN LESIONADOS DE LARGA DURACION

En los casos de lesionados graves, que requieren largos tiempos de curación y tratamiento de sus lesiones, es obvio que no puede saberse a ciencia cierta cuanto tiempo va a tardar en recibir el alta médica, siendo casos donde suele haber un tiempo de hospitalización, largos periodos de baja laboral, y mucho tratamiento rehabilitador.

En estos casos las compañías de seguros suelen realizar pagos a cuenta de la indemnización final a percibir. En estos casos o la paga directamente al lesionado, o la consigna judicialmente, solicitando en muchas ocasiones que el Juzgado se pronuncie sobre la suficiencia del ofrecimiento realizado para evitar que se puedan devengar intereses.

El modo de calcular los intereses con la entrada en vigor del nuevo Baremo 2016 no ha variado, por lo que, en caso de incurrir en mora, la aseguradora tiene que pagar intereses incrementando el interés legal en un 50%, y a partir de los dos años entre la fecha del accidente y la fecha de pago, el interés será de un 20%.

Para el cálculo correcto de los intereses de demora y cuando es procedente solicitarlos, es muy importante acudir a un despacho de abogados especialistas, que como en DEMANDATULESION, están preparados jurídicamente para negociar y defender jurídicamente, si fuera necesario, los derechos del perjudicado frente a la compañía de seguros responsable.

Sufrir un accidente de tráfico siempre es una experiencia traumática para las víctimas. A esa experiencia se le une, en la mayoría de las ocasiones, un claro desconocimiento de lo que deben hacer tras el siniestro, entre otros motivos porque su aseguradora, en la mayoría de los casos no facilitan la información necesaria ni indican qué pasos seguir en la reclamación.
La mayoría de las víctimas, no obstante, saben que, si no son culpables exclusivos, pueden reclamar indemnización por los daños y perjuicios sufridos, pero desconocen todos los derechos que les asisten dentro de dicho proceso.

TIPOS DE ACCIDENTE CON DERECHO A INDEMNIZACIÓN

Podremos reclamar la indemnización que nos pueda corresponder si hemos sufrido un accidente de tráfico, siempre que no seamos los culpables exclusivos del mismo.

Cada accidente es un mundo, por lo que a menudo ocurren siniestros en los que hay discusiones sobre la responsabilidad o incluso una culpa compartida, en cuyo caso también puede reclamarse indemnización, que no obstante será proporcional al porcentaje de culpa de cada parte.

Los tipos de accidente con derecho a indemnización son muy variados: de coche, de motocicleta, colisiones entre varios vehículos, bicicleta, taxi (conductor no culpable/ ocupantes siempre), camión, accidente de autobús (conductor no culpable o/y ocupantes), ciclomotor, etcétera. Son susceptibles también de reclamarse las caídas en medios de transporte público, accidentes en el tren, en el metro, o incluso caídas en centros comerciales o establecimientos de todo tipo, siempre que la propia víctima no haya sido la responsable directa y única del siniestro. Igualmente pueden reclamarse indemnizaciones por accidentes con vehículos sin seguro, o con alcoholemias, que pueden ser del propio conductor, que no tiene derecho a indemnización (aunque sí lo tienen los ocupantes), o de un contrario que es quien da positivo, en cuyo caso las víctimas no culpables pueden reclamar siempre.

En un accidente de tráfico pueden darse multitud de factores o circunstancias que hacen de cada caso un supuesto único y personal, de la misma manera que un mismo accidente no afecta de la misma forma a todas las víctimas, pues las consecuencias lesivas para cada uno dependen de factores como la edad, la posición en el vehículo en el momento del accidente, los antecedentes médicos previos, etcétera.

Como cada tipo de accidente es único, es conveniente que la víctima se asesore cuanto antes con un despacho de abogados independiente y ajeno a las aseguradoras, que pueda guiarle desde el principio y explicar el proceso de la reclamación, los requisitos de la misma y los documentos que va a ir necesitando para demostrar los daños sufridos. Solicita tu  primer asesoría gratuita con DEMANDATULESION aquí.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

¿QUE SE PUEDE RECLAMAR COMO INDEMNIZACION?

Los conceptos y partidas que se pueden reclamar como indemnización derivada de un accidente de circulación se recogen en el denominado Baremo 2016 (Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación-Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de Reforma del Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación), que viene a sustituir a un sistema que se había quedado obsoleto y muy lejos de otros países europeos.

Así, podemos reclamar tanto los daños personales como los daños materiales sufridos, y cualquier perjuicio económico sufrido en el accidente susceptible de probarse y cuantificarse, por ejemplo, el lucro cesante y el daño emergente.

Los daños materiales hacen referencia a los sufridos en el vehículo, ciclomotor, motocicleta o bicicleta de la víctima. Previa peritación de los mismos, podremos exigir la reparación, o en el caso de que el arreglo sea inviable y nos lo declaren siniestro, podremos reclamar el valor del mismo (valor venal mejorado o valor venal más afección).

Asimismo, como daños materiales podremos reclamar la reparación o sustitución de todos aquellos objetos dañados en el accidente, como gafas de sol o de ver, teléfonos móviles, ordenadores portátiles, etcétera, previa presentación de factura de arreglo, presupuesto de reparación o factura de compra si no es susceptible de ser reparado.

Por otro lado, pueden reclamarse los daños personales o lesiones sufridas en el accidente. Dentro de los mismos, se indemniza el periodo que el lesionado haya estado en tratamiento para curarse de las lesiones, desde el momento del accidente hasta el alta médica. Esos días se valoran e indemnizan con distintas cantidades dependiendo de si ha habido días de hospitalización, días de impedimento (tanto con baja laboral como con imposibilidad de realizar las tareas básicas de la vida diaria), y días de curación (sin incapacidad, pero en tratamiento, por ejemplo, con rehabilitación, que es lo más habitual). En el Baremo 2016 los días se dividen en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular.

Además, el periodo de curación del lesionado, se reclama la indemnización que pueda corresponder por las secuelas que nos hayan quedado tras el alta médica, y que serán de mayor o menor gravedad dependiendo de la entidad de las lesiones sufridas. Las secuelas se valoran por categorías, y con una puntuación que depende del tipo de secuela y de la gravedad de la misma. Para reclamar indemnización por este concepto debe probarse la existencia de la secuela a través de la documentación medica que vaya consiguiendo el lesionado.

Asimismo, cualquier incapacidad sobrevenida a consecuencia de las lesiones sufridas es susceptible de indemnizarse (parcial, total, absoluta, o gran invalidez).

Mención aparte merecen los casos más graves, como los fallecimientos, donde el nuevo Baremo de Tráfico 2016 establece una serie de partidas indemnizatorias, y de beneficiarios, que mejora mucho la cuantía de estas compensaciones económicas a las familias de los fallecidos. Son casos especialmente delicados que requieren de amplios conocimientos en la materia para interpretar el Baremo de Tráfico correctamente.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

PASOS Y PLAZOS PARA RECLAMAR INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO

Los pasos para reclamar la indemnización que nos pueda corresponder deben estar dirigidos siempre por un abogado especialista. No se puede dejar la gestión de un accidente en mano de las aseguradoras, que en todo caso defienden el interés de la compañía y no el de la víctima.

De esta manera, como lleva años gestionando siniestros el equipo de DEMANDA TU LESION, la víctima está acompañada y guiada en todo el proceso de reclamación, y son los abogados especialistas independientes quienes defienden los derechos e intereses de los perjudicados frente a la compañía de seguros responsable.

En cuanto a los plazos, se establece un año desde la fecha del accidente, de manera general, si bien para lesionados con largos procesos curativos, ese plazo puede interrumpirse mediante burofax o reclamaciones previas, lo que debe hacer siempre un abogado para evitar que pueda prescribir la acción de reclamación.

La complejidad de las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico requieren, hoy más que nunca, ayuda jurídica, médica, y técnica, de profesionales independientes y ajenos a las aseguradoras, que como en DEMANDA TU LESION persiguen el resarcimiento justo de las víctimas de los siniestros.

EL ATESTADO EN ACCIDENTE DE TRAFICO

Cuando se sufre un accidente de tráfico, son innumerables las circunstancias o factores que pueden influir en la dinámica del mismo, y todos ellos son de gran importancia cuando se producen lesiones y daños materiales y tenemos que reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.
La aseguradora del vehículo responsable puede discutir dos puntos de la reclamación: por un lado, la responsabilidad (es decir, quien ha sido culpable del accidente) y por otro lado la cuantía de la indemnización (es decir, los conceptos que ha de pagar por los daños personales y/o los daños materiales).
El Atestado resulta un elemento de prueba fundamental para acreditar la culpa en el siniestro y poder, por tanto, reclamar la indemnización que nos corresponda.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

LA IMPORTANCIA DEL ATESTADO EN UN ACCIDENTE DE TRAFICO

Lo primero que hay que saber es que no todos los accidentes de tráfico se recogen en un Atestado. Cuando las partes firman un parte amistoso convenientemente rellenado o cuando el siniestro es leve y no hay lesionados o se trata de daños materiales escasos, en la mayoría de las ocasiones la fuerza instructora no levanta Atestado como tal.
Partiendo de esta base, siempre recomendamos no obstante desde DEMANDATULESION, que tras un accidente la/las víctimas avisen de inmediato a las autoridades, como paso previo, independientemente de que luego se firme el parte amistoso o nos indiquen que no se va a levantar Atestado.
En muchas ocasiones, el Atestado se convierte en la pieza clave para garantizar el éxito de la reclamación de la indemnización que nos pueda corresponder. Hay que tener en cuenta que no hay derecho a indemnización si somos culpables del accidente, y que hay veces que el contrario responsable nos niega la culpa, o incluso nos atribuye una parte de responsabilidad en el siniestro.
Cualquiera de estos casos provoca que la aseguradora del responsable se agarre a estas posibles dudas sobre la dinámica del accidente para no pagar indemnización alguna. Teniendo en cuenta que la carga de la prueba recae en la propia víctima, resulta fácil entender hasta qué punto un Atestado puede ayudarnos a demostrar la culpa del contrario.
En ocasiones la Policía hace lo que se llama un “Parte de Accidente”, que nos sirve también para poder tener por un agente de la autoridad, descrita la dinámica del mismo, o lo que se llama un “Informe Arena” o Informe estadístico, que en muchas ocasiones recoge la diligencia de parecer de los agentes que han acudido al lugar del siniestro. Todos ellos son documentos muy importantes de cara a demostrar la responsabilidad en el accidente.
Es importante señalar que no obstante lo anterior, hay veces que el Atestado no es todo lo fiable o veraz que debería ser, cuando por ejemplo la víctima ha sido evacuada del lugar de los hechos por los servicios de emergencia sin haber podido dar su versión del accidente, y en muchas ocasiones porque cuando los agentes de la autoridad llegan al lugar de los hechos, en la mayoría de las ocasiones los vehículos han sido movidos del lugar, y el accidente no ha sido presenciado por los mismos, por lo que tienen que partir de lo que cuenten los testigos o el conductor contrario.
De ahí la importancia de acudir cuanto antes a un abogado especialista, pues incluso un Atestado en contra en ocasiones puede darse la vuelta con un buen asesoramiento jurídico y el estudio de cuantas pruebas puedan recopilarse. Si este es tu caso contacta de inmediato con uno de nuestro abogados especialista para una primer asesoría GRATIS aquí.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

COMO SOLICITAR UN ATESTADO

Cuando los accidentes se producen en vías interurbanas, es la Guardia Civil quien se ocupa de levantar el Atestado correspondiente. Si el siniestro ocurre en zona urbana, se ocupa de ello la Policía Local o Municipal.
Conseguir un Atestado no siempre es sencillo. Antes de la reforma del Código Penal y la despenalización de los juicios de faltas, se podía solicitar a través el Juzgado penal donde se tramitaba el procedimiento.
Ahora, en muchas ciudades y localidades puede solicitarse rellenando unos impresos (que normalmente se facilitan en los Ayuntamientos) y pagando la tasa correspondiente (que varía según la localidad), y suelen enviarse al solicitante por correo electrónico o correo postal.
Si se trata de Atestado de la Guardia Civil, lo más sencillo es solicitarlo en el cuartel correspondiente a la dotación que haya intervenido en el siniestro. Los abogados especialistas en accidentes de tráfico disponen también de medios para solicitarlos en estos casos previa autorización de su cliente.
Si el accidente ha sido con alcoholemia, víctimas graves o fallecidos, o con la comisión de delitos contra la seguridad del tráfico, los agentes de la autoridad lo van a remitir al Juzgado de la localidad correspondiente al partido judicial donde ocurrieron los hechos, donde puede solicitarse previa personación en el procedimiento incoado por el accidente de los perjudicados con abogado y procurador.

CUANDO APORTAR EL ATESTADO EN UNA RECLAMACION DE INDEMNIZACION

Sea de la clase que sea el accidente de tráfico sufrido, es fundamental que la víctima cuente con asesoramiento de un abogado especialista y ajeno a las aseguradoras que nos va a indicar en qué momento hay que solicitar el Atestado correspondiente, cómo hacerlo, qué necesita para ello, y sobre todo a la vista del mismo, dar una opinión jurídica y profesional sobre las probabilidades de éxito en la reclamación.
Una vez el lesionado ha sido dado de alta médica, y contamos con toda la documentación relativa a su tratamiento, así como la parte que haya que reclamar de daños materiales, gastos, lucro cesante o daño emergente y cualquier otra partida susceptible de ser reclamada, nuestro abogado enviará toda la documentación a la aseguradora obligada a indemnizar requiriendo de pago.
Junto con dicha documentación, se adjuntarán los documentos que sirven para acreditar la culpa en el accidente y por tanto la responsabilidad de la aseguradora del conductor culpable, entre ellos el Atestado o parte de accidente que previamente hemos conseguido.
La compañía tiene tres meses para contestar y realizar una oferta motivada de pago, o si discute culpa o considera que no está obligada al mismo, hará una respuesta motivada.
En caso de discrepancia sobre culpa y/o lesiones, será necesario acudir a un procedimiento judicial contra la compañía aseguradora.
Dado que en un accidente intervienen múltiples factores, lo que en principio puede parecer sencillo de reclamar puede complicarse de muchas maneras.

De ahí que en DEMANDATULESION recomendemos, antes de dar cualquier paso, asesorarse adecuadamente, y de esta manera saber de antemano los pros y contras que pueden surgir en la reclamación, y contar con profesionales especialistas que ayuden en la tramitación del caso con todos los argumentos legales, médicos y materiales que hagan falta para que la misma prospere.

LA DEFENSA JURIDICA EN LAS INDEMNIZACIONES POR ACCIDENTE DE TRAFICO

Una de las dudas que más plantean los nuevos clientes de DEMANDATULESION cuando vienen a nuestras oficinas es saber cuánto les va a costar la contratación de un abogado especializado en responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación que sea ajeno a las aseguradoras para gestionar su caso.

En muchas ocasiones, los perjudicados por la siniestralidad vial desconocen en este sentido los derechos que les asisten y que es posible que el abogado particular que libremente designen puede salirle gratis. Para ello es importante saber en qué consiste la cobertura de defensa jurídica y reclamación de daños.

QUÉ ES LA DEFENSA JURIDICA Y PARA QUE SIRVE

A la hora de contratar un seguro de coche, es muy importante contar con la denominada cobertura por defensa jurídica. Casi todas las aseguradoras la ofrecen, y algunas compañías la incluyen directamente en el precio del seguro. Si no es así, es muy importante contratarla, ya que además la prima a pagar por esta cobertura es pequeña.

En términos generales, la defensa jurídica implica una cobertura en caso de accidente que consiste en la defensa y asistencia jurídica del asegurado en caso de tener que realizar una reclamación (extrajudicial o judicial). Los importes de la defensa jurídica varían de unas compañías a otras, oscilando entre los 600 euros y los 1500, aunque en algunas pólizas pueden llegar a los 3000 euros.

La reclamación de daños implica, como su propio nombre indica, el asesoramiento al asegurado y reclamación de los daños que se hayan podido causar por un tercero al mismo en caso de accidente de tráfico.

Cada cobertura por estos conceptos varía de unas aseguradoras a otras, así como los beneficiarios de la misma (asegurado, propietario, conductor, ocupante, etcétera).

Disponer de la cobertura por defensa jurídica no significa que nuestra compañía nos defienda siempre que queramos. De hecho, solicitan documentación y si no lo ven viable no lo defienden. Es decir, si todas las pruebas apuntan a la culpabilidad de su asegurado, van a recomendar no iniciar acciones judiciales, y por supuesto no las van a defender. En estos casos la compañía indica al asegurado que tiene “libertad de acción”, lo que significa que el mismo tendrá que buscarse a un abogado particular para defender su reclamación.

Si en el accidente las dos partes involucradas en el mismo (culpable y víctima) pertenecen a la misma compañía de seguros y no hay acuerdo amistoso, se genera un conflicto de intereses y en estos casos la aseguradora no va a defender al perjudicado (al no poder ir contra ellos mismos), por lo que abonará a la víctima los gastos de abogado y procurador particular que libremente designe hasta el límite de la cobertura por este concepto.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

LAS VENTAJAS DEL ABOGADO PARTICULAR Y LA DEFENSA JURIDICA

Tramitar la reclamación por un accidente de tráfico se puede hacer de dos maneras: poniendo la gestión del siniestro en manos de nuestra aseguradora, o contratando a un abogado particular especialista en accidentes de tráfico que nos lleve el caso.

En ambos supuestos funciona la cobertura por defensa jurídica. La cobertura suele ser ilimitada si el asegurado decide llevarlo a través de su compañía de seguros, y para el caso de contratar un abogado particular, sus honorarios serán cubiertos en todo o en parte dependiendo del límite de dicha cobertura.

La diferencia es sustancial, por razones obvias:

Si el asegurado confía la gestión de su reclamación a la compañía de seguros, debe saber que todas las aseguradoras tienen convenios entre ellas, por lo que el interés de la compañía NUNCA es el del lesionado. Es decir, la aseguradora tramita el caso como un expediente más, en ningún momento indica a la víctima que pasos dar o que documentos conseguir para acreditar los daños sufridos, y esto es así porque tramitadores y abogados de compañía defienden el interés de la misma (que es la que paga). Y como todas las aseguradoras negocian entre ellas y compensan unos siniestros con otros, al final la oferta de indemnización es baja, insuficiente y en casi todas las ocasiones, no acorde con la totalidad de los daños sufridos.

-La ventaja del abogado particular especialista en accidentes de tráfico es clara, porque se trata de profesionales independientes, ajenos a las aseguradoras, especialistas en la materia, y que acompaña a cliente en todos los pasos a dar desde el primer momento de la reclamación. La asistencia es personalizada y completa y su interés en este caso SI va unido al de la víctima, puesto que sus honorarios van a consistir en un porcentaje de la indemnización conseguida al cliente. Esto significa que cuanto más cobre el cliente, más cobra el abogado, por tanto, el interés e ambos va unido y en este sentido el abogado particular no solo defiende los derechos del lesionado frente a la aseguradora, sino que aconseja, indica, negocia y resuelve. Si la oferta es insuficiente a un abogado particular no le tiembla el pulso para acudir a los tribunales a defender los derechos de su cliente.

Pero es que además los honorarios del abogado particular que elijamos pueden salirnos gratis, dependiendo de esa cobertura por defensa jurídica que hemos comentado, en todo o en parte, dependiendo del límite que tengamos contratado en la póliza que hayamos suscrito.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

COMO RECLAMAR LA DEFENSA JURIDICA A LA ASEGURADORA

En DEMANDATULESION nos ocupamos de todo para que el cliente recupere los honorarios de nuestros abogados a través de la cobertura por defensa jurídica que tienen incluidas en sus pólizas.

Es necesario enviar, una vez se contrate al abogado, la oportuna designación de abogado particular a la compañía. Es importante tener en cuenta que nuestro despacho no cobra cantidad alguna por adelantado, y solo cobra los honorarios una vez que el cliente ha percibido su indemnización.

Cuando el procedimiento termina, ya sea en via amistosa o judicialmente, y el cliente ha percibido su indemnización, preparamos toda la documentación necesaria para reclamar la defensa jurídica y realizamos las gestiones necesarias ante la aseguradora para que el mismo cobre lo antes posible la cantidad correspondiente.

En DEMANDATULESION el servicio es completo desde el primer momento, incluyendo la gestión de la reclamación de la defensa jurídica por nuestros especialistas.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO CON VEHICULO SIN SEGURO Y/O ITV

Todo vehículo que esté dado de alta tiene que disponer de la documentación siempre en regla para evitar sanciones que van más allá de la mera multa administrativa.
Conducir un vehículo implica una serie de riesgos cada vez que nos ponemos en marcha. Aunque siempre pensamos que nunca pasará nada, cualquiera se expone a verse involucrado en un accidente de tráfico, y siendo o no responsable del mismo, siempre hay consecuencias si no se dispone de la documentación en regla.

¿Has tenido un accidente de tráfico?
Calcula tu indemnización GRATIS
Incluso sin peritaje médico

EL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL Y LA ITV

Todo el que dispone de un coche, una moto o un ciclomotor tiene, entre otras, la obligación de tener al día la Inspección Técnica de Vehículos o ITV y de contratar el correspondiente seguro de responsabilidad civil.
Las consecuencias de no contar con ambas cosas, implica, además de las sanciones que nos puedan imponer, una serie de consecuencias importantes que afectan no solo al propietario y/o conductor, sino a los ocupantes y a terceras personas que pueden verse involucradas en un hipotético accidente de tráfico.
La ITV es una revisión que tienen que pasar los vehículos a partir de una cierta antigüedad, y que parte de la fecha de matriculación del mismo. La primera revisión se realiza a los cuatro años desde la misma, las siguientes se realizan cada dos años y a partir de los diez años de antigüedad las revisiones de la ITV deben realizarse cada año.
Lógicamente los vehículos se van deteriorando con el paso de los años, y cuanto más antiguo es, más posibilidades tiene de que falle alguna de las piezas claves del mismo. Ello, unido al desgaste propio del vehículo por los años que tiene, multiplica a su vez las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico.
No tener la ITV pasada implica, por un lado, una sanción económica para el infractor, que puede oscilar entre los 200 y los 500 euros y cuya cuantía va a depender de cada caso concreto (no es lo mismo tener caducada la ITV que no disponer de ella), pudiendo llegar a inmovilizarse el vehículo.
Pero es que además si sufrimos un accidente de tráfico y no disponemos del ITV nos podemos encontrar con que nuestra aseguradora decline responsabilidad, con lo que las consecuencias tanto personales como económicas pueden ser muy negativas para el infractor, máxime si el accidente es especialmente grave.
En cuanto al seguro, todos los vehículos en España todos los conductores tenemos la obligación de disponer de un seguro de responsabilidad civil, estando prohibida la circulación a todo aquel vehículo que carezca de seguro.
La sanción económica por conducir sin seguro oscila entre los 601 y los 3005 euros, y se cuantifica dependiendo de diversas circunstancias tales como el tiempo que lleva el coche sin el seguro, la reincidencia, si el coche estaba parado o se estaba conduciendo el mismo, etcétera. Además, nos pueden inmovilizar el vehículo, teniendo que cargar el infractor con los gastos ocasionados por el depósito del mismo.
La cosa se complica si se produce un accidente con vehículo sin seguro, como ahora veremos.

TENGO UN ACCIDENTE CON VEHÍCULO SIN SEGURO

Este caso que se produce con más habitualidad de lo que creemos es sufrir un accidente de tráfico siendo el responsable del mismo quien no tiene seguro obligatorio en vigor. Las estadísticas demuestran que cada año más de 10.000 accidentes de tráfico se producen con vehículos que no están asegurados.
Para el propietario del vehículo sin asegurar, las consecuencias serán, por un lado, la imposición de una sanción administrativa, y por el otro, que dicho conductor no va a tener cobertura por parte de una compañía de seguros (ni a nivel médico ni a nivel legal), y si sufre daños se los va a tener que costear por su cuenta.
Cuando el conductor de un vehículo no asegurado es el responsable del siniestro, no va a poder reclamar indemnización alguna. En ocasiones el conductor desconoce que conduce sin seguro, por lo que tiene que contactar de inmediato con su compañía de seguros para que la misma demuestre si ha notificado de manera fehaciente que el seguro se ha cancelado, pues en ocasiones se producen errores de banco o de propia gestión de la aseguradora que pueden provocar importantes perjuicios.
En el caso de ocupantes de un vehículo cuyo conductor es responsable del accidente, no hay problema para reclamar la indemnización que les pueda corresponder, ya que los ocupantes cobran siempre, independientemente de quien haya sido responsable del siniestro. En estos casos, de la indemnización de los ocupantes se encargará el Consorcio de Compensación de Seguros, como ahora veremos, de la misma manera que si el responsable es un tercero que conduce sin estar asegurado.
Si tenemos un accidente y el contrario dispone de seguro y nosotros no lo tenemos, nos indemnizará la aseguradora del vehículo responsable, si bien a nosotros se nos impondrá una sanción de carácter administrativo por circular sin estar asegurados.

Haz tu consulta online GRATIS
a nuestros abogados expertos.

INDEMNIZACION CUANDO EL CULPABLE ES UN VEHICULO SIN SEGURO

Si sufrimos un accidente donde el contrario es un vehículo que no tiene seguro, puede reclamarse la indemnización que nos corresponda, de la que se va a hacer cargo el Consorcio de Compensación de Seguros, entidad que responde de manera subsidiaria por los siniestros acaecidos en España ocasionados por un vehículo que no dispone de seguro obligatorio, y hasta una cuantía máxima.
Para que el Consorcio indemnice en estos casos, es necesario demostrar de manera clara que el contrario responsable del accidente circulaba sin seguro. Por ello es muy importante que rellenemos un parte amistoso con el conductor del vehículo sin asegurar, con todos los datos y de la misma manera que si estuviera asegurado, asegurándonos de que el otro conductor lo firma.
Si el contrario se niega a firmar (lo que ocurre en ocasiones por miedo a las consecuencias de conducir sin seguro) debe avisarse de inmediato a los agentes de la autoridad para que elaboren un Atestado que en su momento enviaremos al Consorcio para acreditar la falta de seguro obligatorio.
Es muy importante que, en este tipo de siniestros, la víctima contacte cuanto antes con un abogado especialista.

En DEMANDATULESION contamos con el mejor equipo profesional de abogados, procuradores, peritos médicos y tramitadores, con amplia experiencia en reclamar indemnizaciones por accidentes con vehículos y motocicletas sin seguro obligatorio. Nuestros abogados acompañan a la víctima en todo el proceso de reclamación defendiendo sus derechos desde el primer momento para garantizar el éxito de la misma.